Vene­zue­la. J.J. Ren­dón, el oscu­ro per­so­na­je detrás de la tra­ma para derro­car a Maduro

Por Mar­co Terug­gi, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 mayo 2020

La Ope­ra­ción Gedeón pro­vo­có nume­ro­sas inter­pre­ta­cio­nes y dejó
pre­gun­tas sin res­pon­der. Al igual que suce­dió el 30 de abril del 2019,
cuan­do Juan Guai­dó y Leo­pol­do López simu­la­ron la toma de una base
mili­tar en Cara­cas para acti­var un gol­pe, la con­fu­sión fue par­te cen­tral de la escenografía. 

Sin embar­go, algo que­dó cla­ro en este caso: Juan José
Ren­dón, quien se pre­sen­ta como “res­pon­sa­ble del comi­té de estra­te­gia de
Guai­dó”, reco­no­ce haber fir­ma­do un con­tra­to en octu­bre del 2019 con la
con­tra­tis­ta mili­tar esta­dou­ni­den­se Sil­ver­corp por un mon­to de 212
millo­nes de dólares. 

Ese con­tra­to, publi­ca­do por el Washing­ton Post , plan­tea­ba tres fases. En pri­mer lugar, la pre­pa­ra­ción de quie­nes debían lle­var ade­lan­te las accio­nes. Lue­go, la
rea­li­za­ción del “obje­ti­vo pri­ma­rio” que era “capturar/​detener/​remover a
Nico­lás Madu­ro, eli­mi­nar el régi­men actual e ins­ta­lar al presidente
vene­zo­lano reco­no­ci­do, Juan Guai­dó
”. Final­men­te, la par­ti­ci­pa­ción de
Sil­ver­corp en un perío­do de 450 días ‑pro­lon­ga­ble- de “res­ta­ble­ci­mien­to
de la esta­bi­li­dad en el país”.

La “esta­bi­li­za­ción del país” sig­ni­fi­ca­ba que la con­tra­tis­ta mili­tar sería par­te del ata­que y per­se­cu­ción de mili­ta­res,
“ele­men­tos no mili­ta­res del man­do y con­trol del régi­men anterior”,
repre­sio­nes, deten­cio­nes, el cum­pli­mien­to de toques de que­da, controles
de fron­te­ra, con auto­ri­za­ción para “usar la fuer­za, has­ta e incluyendo
la fuer­za mor­tal, para eli­mi­nar la amenaza”.

Todo está escri­to en un ane­xo de 41 pági­nas con pre­ci­sio­nes sobre,
por ejem­plo, cuán­do y cómo uti­li­zar minas anti­per­so­na­les M18A1 claymore,
las cade­nas de man­do, las for­mas de pago, don­de, en caso de
“insol­ven­cia en efec­ti­vo”, Sil­ver­corp cobra­ría “en barri­les de
petróleo”.

Ren­dón reco­no­ce haber arma­do y fir­ma­do ese con­tra­to como par­te del “gobierno de Guai­dó”,
y sos­tie­ne que era y es par­te de sus tareas como “estra­te­ga” para
lograr el “cese de la usur­pa­ción”, es decir el derro­ca­mien­to. Afir­ma que
no hizo efec­ti­vo el con­tra­to, pero el esce­na­rio pla­ni­fi­ca­do es una de
las posi­bi­li­da­des sobre las que siguen tra­ba­jan­do ‑para lo cual
con­sul­ta­ron con otras con­tra­tis­tas más.

Así, entre tan­tas hipó­te­sis, men­ti­ras e inter­pre­ta­cio­nes sobre la Ope­ra­ción Gedeón, que­da cla­ro un pun­to: exis­te
un inten­to de capturar/​asesinar a Madu­ro, los prin­ci­pa­les dirigentes
del gobierno y per­se­guir al cha­vis­mo en sus dife­ren­tes nive­les
en un esce­na­rio que abre puer­tas a un enfren­ta­mien­to arma­do interno. Ese inten­to no se detendrá.

No es nue­vo, pero, aho­ra tomó ‑nue­va­men­te- for­ma públi­ca, inne­ga­ble, y
lle­gó al pun­to en que un gru­po de cer­ca de sesen­ta per­so­nas, ex
inte­gran­tes de la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na, civi­les y ex
miem­bros de las Fuer­zas Espe­cia­les del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos que
estu­vie­ron en Irak y Afga­nis­tán, arri­ba­ron armas en mano a las costas
del país.

No se tra­ta de un hecho des­co­nec­ta­do. La Ope­ra­ción se enmarca
den­tro del pre­cio pues­to por el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se a
la cabe­za de Madu­ro y Dios­da­do Cabe­llo
‑otro obje­ti­vo militar
mar­ca­do en el con­tra­to- el blo­queo eco­nó­mi­co abier­ta­men­te reco­no­ci­do, el
anun­cio de la pron­ta caí­da de Madu­ro rea­li­za­da por la admi­nis­tra­ción de
Donald Trump, y una tra­ma sos­te­ni­da de este tipo de acciones
encu­bier­tas, rela­cio­na­das unas con las otras.

¿Cómo se gobier­na en ese con­tex­to? ¿Qué inge­nie­rías de defen­sa son
nece­sa­rias para evi­tar la eje­cu­ción de pla­nes de esa natu­ra­le­za? ¿Cómo
afec­ta al gobierno, la for­ma de gober­nar y al con­jun­to de la política?

Es un esce­na­rio béli­co, una excep­cio­na­li­dad per­ma­nen­te que ha
envuel­to la diná­mi­ca polí­ti­ca en lo últi­mos años. Se tra­ta de una
dia­léc­ti­ca de trin­che­ras, un asal­to con­ti­nua­do y un gobierno en
per­ma­nen­te des­mon­ta­je de ope­ra­cio­nes, sor­teo de blo­queo, y apli­ca­ción de
cla­ves de la excep­cio­na­li­dad a gran par­te de la política.

J.J.Rendón asesora al opositor venezolano Juan Guaidó. 

Ren­dón con Guaidó.

La Ope­ra­ción Gedeón bus­có que­brar este esce­na­rio, es decir lograr el derro­ca­mien­to con mer­ce­na­rios a tra­vés de una acción que abri­ría las puer­tas a un pos­te­rior enfren­ta­mien­to arma­do. La
figu­ra de Gedeón, ade­más de la reli­gio­si­dad, remi­te a una tác­ti­ca de
gue­rra: un ata­que noc­turno en infe­rio­ri­dad numé­ri­ca para sembrar
con­fu­sión en las filas del enemigo.

La Ope­ra­ción fue derro­ta­da, par­cial­men­te. Quie­nes des­em­bar­ca­ron eran
par­te de un con­jun­to mayor: según los dete­ni­dos esta­dou­ni­den­ses, Luke
Den­man y Airan Seth, el plan era tomar aero­puer­tos, para que, una vez
cap­tu­ra­do Madu­ro ‑en caso de secues­tro y no de ase­si­na­to- ate­rri­za­ra un
avión para extraer­lo. ¿De dón­de ven­drían los avio­nes? ¿Colom­bia, Estados
Unidos?

Los hom­bres que lle­ga­ron eran par­te de un plan mayor que no ter­mi­nó. ¿Cómo segui­rá? Es nece­sa­rio leer con pre­ci­sión las reac­cio­nes en Esta­dos Uni­dos y den­tro de la admi­nis­tra­ción de Donald Trump que, como era pre­de­ci­ble, negó toda participación
y con­tes­tó con arro­gan­cia y ame­na­za: “Si qui­sie­ra ir a Vene­zue­la no lo
haría en secre­to, lo haría y no podrían hacer nada, no man­da­ría un grupo
peque­ño (…) sería un ejér­ci­to, se lla­ma­ría una invasión”.

En cuan­to a la diná­mi­ca nacio­nal la ecua­ción es cla­ra: la oposición
enfren­ta otro efec­to derro­ta con sus con­se­cuen­tes enfrentamientos,
pér­di­das de cre­di­bi­li­dad y fuer­za, y el gobierno envía un men­sa­je de
for­ta­le­za tan­to a los sec­to­res gol­pis­tas opo­si­to­res como a potenciales
trai­do­res inter­nos, y sos­tie­ne su uni­dad y mando.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *