socia­lis­mo ver­sus capi­ta­lis­mo – La otra Andalucía

Por Nicho­las Ayala

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus ha demos­tra­do la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo sobre el capi­ta­lis­mo en el mane­jo de cri­sis. Las nacio­nes socia­lis­tas están hacien­do mucho más para com­ba­tir esta pan­de­mia en com­pa­ra­ción con sus con­tra­par­tes capi­ta­lis­tas. Cuba ofre­ce uno de los mejo­res ejem­plos. Como men­cio­na­mos recien­te­men­te en otro artícu­lo , Cuba fue la úni­ca nación en acep­tar un cru­ce­ro bri­tá­ni­co con pacien­tes con coro­na­vi­rus a bor­do en sus puer­tos. Des­de enton­ces, ha envia­do un equi­po de médi­cos y enfer­me­ras a Ita­lia, Nica­ra­gua, Domi­ni­ca, Vene­zue­la y otras nacio­nes para ayu­dar­los a com­ba­tir el virus. Un medi­ca­men­to desa­rro­lla­do por Cuba, el inter­fe­rón alfa-2B , ya ha ayu­da­do a miles de per­so­nas a recu­pe­rar­se del coronavirus.

Mien­tras tan­to, en Cuba, hay dos muer­tes repor­ta­das y 80 casos con­fir­ma­dos, según los últi­mos núme­ros . El Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba ha toma­do gran­des medi­das para moni­to­rear y tra­tar a estos pacien­tes con aten­ción de cali­dad. Com­pa­re esto con los Esta­dos Uni­dos, que ni siquie­ra pue­den pro­por­cio­nar una esti­ma­ción de cuán­tos ven­ti­la­do­res, más­ca­ras y otros ele­men­tos esen­cia­les se nece­si­tan . Sin duda, Cuba está desem­pe­ñan­do un papel de lide­raz­go en nues­tra lucha con­tra esta pan­de­mia. La isla cari­be­ña lo está hacien­do, a pesar de ser san­cio­na­da, ais­la­da y con­de­na­da al ostra­cis­mo por las nacio­nes del pri­mer mun­do duran­te décadas.

En Vene­zue­la, el gobierno boli­va­riano está hacien­do todo lo posi­ble para miti­gar el impac­to del virus y satis­fa­cer las nece­si­da­des de las per­so­nas duran­te estos tiem­pos difí­ci­les. El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro ha sus­pen­di­do el pago del alqui­ler y pro­me­tió a los tra­ba­ja­do­res de pago en el gobierno y en las empre­sas peque­ñas y media­nas para los pró­xi­mos seis meses. Mien­tras tan­to, las Fuer­zas Arma­das Boli­va­ria­nas Nacio­na­les han comen­za­do a dis­tri­buir cajas de ali­men­tos a los hoga­res. Estas medi­das se toma­ron rápi­da­men­te bajo la pre­sión de san­cio­nes geno­ci­das que limi­tan el acce­so de Vene­zue­la a sumi­nis­tros médi­cos esenciales.

Tam­bién hay mucho que decir sobre la res­pues­ta de Viet­nam. A pesar de la fron­te­ra con Chi­na, don­de comen­zó el bro­te, Viet­nam ha logra­do tener menos de 200 casos con cero muer­tes. Ha movi­li­za­do rápi­da­men­te a pro­fe­sio­na­les de la salud jubi­la­dos y res­pon­dió des­de el prin­ci­pio cuan­do Chi­na comen­zó a ver que sus casos aumen­ta­ban. Viet­nam desa­rro­lló un kit de prue­ba eco­nó­mi­co , que es muy efec­ti­vo y aho­ra está sien­do uti­li­za­do por 20 paí­ses. Final­men­te, el gobierno entre­gó comi­das a las per­so­nas en cua­ren­te­na en un esfuer­zo por fre­nar el haci­na­mien­to en los mercados.

La res­pues­ta de los paí­ses socia­lis­tas a esta cri­sis es infi­ni­ta­men­te mejor que la que vemos de los capi­ta­lis­tas. En Colom­bia, miles pro­tes­ta­ron en res­pues­ta al cie­rre del gobierno, ya que temían no poder ali­men­tar­se en medio de la cri­sis. Bra­sil está pre­sen­cian­do un aumen­to masi­vo de casos, mien­tras que el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro se nie­ga a hacer algo por la gen­te y mini­mi­za la pandemia.

En el nor­te, Esta­dos Uni­dos otor­gó gran­des res­ca­tes a Wall Street como par­te de su paque­te de estí­mu­lo de más de $ 2 billo­nes , solo para ver cómo las accio­nes se des­plo­ma­ban nue­va­men­te. Des­pués de supe­rar a todos los demás paí­ses en tér­mi­nos de casos con­fir­ma­dos, con­vir­tién­do­se en el epi­cen­tro de la pan­de­mia, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos solo recien­te­men­te ha logra­do apro­bar una ley. Hace lo míni­mo para ayu­dar a su gen­te, al tiem­po que pro­por­cio­na miles de millo­nes más a las cor­po­ra­cio­nes y a los ricos. Mien­tras hace poco o nada en casa, Esta­dos Uni­dos tam­bién extien­de su male­vo­len­cia a otras nacio­nes que luchan con­tra el coro­na­vi­rus al impo­ner más san­cio­nes geno­ci­das. Este es real­men­te un acto mal­va­do, que no será olvi­da­do en la historia.

En el Rei­no Uni­do, tam­bién esta­mos pre­sen­cian­do los desas­tres del capi­ta­lis­mo. Ori­gi­nal­men­te, el pri­mer minis­tro Boris John­son pro­pu­so inmu­ni­dad colec­ti­va; en otras pala­bras, sacri­fi­car una por­ción de la pobla­ción en lugar de dañar la eco­no­mía como una for­ma “efec­ti­va” de com­ba­tir el virus. Muy rápi­da­men­te, el gobierno del Rei­no Uni­do tuvo que repen­sar esta idea y comen­zó a tomar la cri­sis en serio. John­son mis­mo ha dado posi­ti­vo por coro­na­vi­rus. Sin embar­go, des­pués de cua­tro déca­das de finan­cia­ción insu­fi­cien­te de su sis­te­ma nacio­nal de salud, el país está mal equi­pa­do para lidiar con el aumen­to con­ti­nuo de casos. Hay una fal­ta de kits de prue­ba dis­po­ni­bles para los hos­pi­ta­les y aho­ra el Rei­no Uni­do está lidian­do con las con­se­cuen­cias de su inac­ción temprana.

Lo que la pan­de­mia de coro­na­vi­rus nos ha demos­tra­do es que hay una dife­ren­cia entre gober­nar para las per­so­nas y gober­nar con fines de lucro. A los que viven en paí­ses capi­ta­lis­tas se les dice que sus vidas y su salud, y la salud de sus fami­lia­res y ami­gos, deben ocu­par el segun­do lugar en el bien­es­tar de los ricos. Los capi­ta­lis­tas admi­ten abier­ta­men­te que están dis­pues­tos a sacri­fi­car per­so­nas para ase­gu­rar­se de que no pier­dan sus ganan­cias. Si bien esto pue­de ser depri­men­te o cau­sar deses­pe­ra­ción, debe­mos recor­dar que exis­te una alter­na­ti­va socialista.

A medi­da que los capi­ta­lis­tas con­ti­núan sacri­fi­can­do sus pro­pias pobla­cio­nes, las nacio­nes socia­lis­tas están sal­van­do vidas en todo el mun­do. Valien­te­men­te arries­gan su salud para ir a las áreas más afec­ta­das y ayu­dar a los nece­si­ta­dos. Están actuan­do rápi­da­men­te por­que son cons­cien­tes de los peli­gros que este virus pre­sen­ta para su gen­te y el mun­do en gene­ral. Hay opti­mis­mo al ver cómo las nacio­nes socia­lis­tas bajo extre­ma pre­sión eco­nó­mi­ca se han movi­li­za­do para prio­ri­zar la salud públi­ca sobre las ganan­cias. Su dis­po­si­ción a sacri­fi­car­se, cons­truir soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y exten­der una mano a los más nece­si­ta­dos debe­ría alen­tar­nos e ins­pi­rar­nos a ayu­dar a nues­tras pro­pias comunidades.

Fuen­te: anti​con​quis​ta​.com

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.