socia­lis­mo ver­sus capi­ta­lis­mo – La otra Andalucía

Por Nicho­las Ayala

La pan­de­mia de coro­na­vi­rus ha demos­tra­do la supe­rio­ri­dad del socia­lis­mo sobre el capi­ta­lis­mo en el mane­jo de cri­sis. Las nacio­nes socia­lis­tas están hacien­do mucho más para com­ba­tir esta pan­de­mia en com­pa­ra­ción con sus con­tra­par­tes capi­ta­lis­tas. Cuba ofre­ce uno de los mejo­res ejem­plos. Como men­cio­na­mos recien­te­men­te en otro artícu­lo , Cuba fue la úni­ca nación en acep­tar un cru­ce­ro bri­tá­ni­co con pacien­tes con coro­na­vi­rus a bor­do en sus puer­tos. Des­de enton­ces, ha envia­do un equi­po de médi­cos y enfer­me­ras a Ita­lia, Nica­ra­gua, Domi­ni­ca, Vene­zue­la y otras nacio­nes para ayu­dar­los a com­ba­tir el virus. Un medi­ca­men­to desa­rro­lla­do por Cuba, el inter­fe­rón alfa-2B , ya ha ayu­da­do a miles de per­so­nas a recu­pe­rar­se del coronavirus.

Mien­tras tan­to, en Cuba, hay dos muer­tes repor­ta­das y 80 casos con­fir­ma­dos, según los últi­mos núme­ros . El Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba ha toma­do gran­des medi­das para moni­to­rear y tra­tar a estos pacien­tes con aten­ción de cali­dad. Com­pa­re esto con los Esta­dos Uni­dos, que ni siquie­ra pue­den pro­por­cio­nar una esti­ma­ción de cuán­tos ven­ti­la­do­res, más­ca­ras y otros ele­men­tos esen­cia­les se nece­si­tan . Sin duda, Cuba está desem­pe­ñan­do un papel de lide­raz­go en nues­tra lucha con­tra esta pan­de­mia. La isla cari­be­ña lo está hacien­do, a pesar de ser san­cio­na­da, ais­la­da y con­de­na­da al ostra­cis­mo por las nacio­nes del pri­mer mun­do duran­te décadas.

En Vene­zue­la, el gobierno boli­va­riano está hacien­do todo lo posi­ble para miti­gar el impac­to del virus y satis­fa­cer las nece­si­da­des de las per­so­nas duran­te estos tiem­pos difí­ci­les. El pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro ha sus­pen­di­do el pago del alqui­ler y pro­me­tió a los tra­ba­ja­do­res de pago en el gobierno y en las empre­sas peque­ñas y media­nas para los pró­xi­mos seis meses. Mien­tras tan­to, las Fuer­zas Arma­das Boli­va­ria­nas Nacio­na­les han comen­za­do a dis­tri­buir cajas de ali­men­tos a los hoga­res. Estas medi­das se toma­ron rápi­da­men­te bajo la pre­sión de san­cio­nes geno­ci­das que limi­tan el acce­so de Vene­zue­la a sumi­nis­tros médi­cos esenciales.

Tam­bién hay mucho que decir sobre la res­pues­ta de Viet­nam. A pesar de la fron­te­ra con Chi­na, don­de comen­zó el bro­te, Viet­nam ha logra­do tener menos de 200 casos con cero muer­tes. Ha movi­li­za­do rápi­da­men­te a pro­fe­sio­na­les de la salud jubi­la­dos y res­pon­dió des­de el prin­ci­pio cuan­do Chi­na comen­zó a ver que sus casos aumen­ta­ban. Viet­nam desa­rro­lló un kit de prue­ba eco­nó­mi­co , que es muy efec­ti­vo y aho­ra está sien­do uti­li­za­do por 20 paí­ses. Final­men­te, el gobierno entre­gó comi­das a las per­so­nas en cua­ren­te­na en un esfuer­zo por fre­nar el haci­na­mien­to en los mercados.

La res­pues­ta de los paí­ses socia­lis­tas a esta cri­sis es infi­ni­ta­men­te mejor que la que vemos de los capi­ta­lis­tas. En Colom­bia, miles pro­tes­ta­ron en res­pues­ta al cie­rre del gobierno, ya que temían no poder ali­men­tar­se en medio de la cri­sis. Bra­sil está pre­sen­cian­do un aumen­to masi­vo de casos, mien­tras que el pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro se nie­ga a hacer algo por la gen­te y mini­mi­za la pandemia.

En el nor­te, Esta­dos Uni­dos otor­gó gran­des res­ca­tes a Wall Street como par­te de su paque­te de estí­mu­lo de más de $ 2 billo­nes , solo para ver cómo las accio­nes se des­plo­ma­ban nue­va­men­te. Des­pués de supe­rar a todos los demás paí­ses en tér­mi­nos de casos con­fir­ma­dos, con­vir­tién­do­se en el epi­cen­tro de la pan­de­mia, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos solo recien­te­men­te ha logra­do apro­bar una ley. Hace lo míni­mo para ayu­dar a su gen­te, al tiem­po que pro­por­cio­na miles de millo­nes más a las cor­po­ra­cio­nes y a los ricos. Mien­tras hace poco o nada en casa, Esta­dos Uni­dos tam­bién extien­de su male­vo­len­cia a otras nacio­nes que luchan con­tra el coro­na­vi­rus al impo­ner más san­cio­nes geno­ci­das. Este es real­men­te un acto mal­va­do, que no será olvi­da­do en la historia.

En el Rei­no Uni­do, tam­bién esta­mos pre­sen­cian­do los desas­tres del capi­ta­lis­mo. Ori­gi­nal­men­te, el pri­mer minis­tro Boris John­son pro­pu­so inmu­ni­dad colec­ti­va; en otras pala­bras, sacri­fi­car una por­ción de la pobla­ción en lugar de dañar la eco­no­mía como una for­ma “efec­ti­va” de com­ba­tir el virus. Muy rápi­da­men­te, el gobierno del Rei­no Uni­do tuvo que repen­sar esta idea y comen­zó a tomar la cri­sis en serio. John­son mis­mo ha dado posi­ti­vo por coro­na­vi­rus. Sin embar­go, des­pués de cua­tro déca­das de finan­cia­ción insu­fi­cien­te de su sis­te­ma nacio­nal de salud, el país está mal equi­pa­do para lidiar con el aumen­to con­ti­nuo de casos. Hay una fal­ta de kits de prue­ba dis­po­ni­bles para los hos­pi­ta­les y aho­ra el Rei­no Uni­do está lidian­do con las con­se­cuen­cias de su inac­ción temprana.

Lo que la pan­de­mia de coro­na­vi­rus nos ha demos­tra­do es que hay una dife­ren­cia entre gober­nar para las per­so­nas y gober­nar con fines de lucro. A los que viven en paí­ses capi­ta­lis­tas se les dice que sus vidas y su salud, y la salud de sus fami­lia­res y ami­gos, deben ocu­par el segun­do lugar en el bien­es­tar de los ricos. Los capi­ta­lis­tas admi­ten abier­ta­men­te que están dis­pues­tos a sacri­fi­car per­so­nas para ase­gu­rar­se de que no pier­dan sus ganan­cias. Si bien esto pue­de ser depri­men­te o cau­sar deses­pe­ra­ción, debe­mos recor­dar que exis­te una alter­na­ti­va socialista.

A medi­da que los capi­ta­lis­tas con­ti­núan sacri­fi­can­do sus pro­pias pobla­cio­nes, las nacio­nes socia­lis­tas están sal­van­do vidas en todo el mun­do. Valien­te­men­te arries­gan su salud para ir a las áreas más afec­ta­das y ayu­dar a los nece­si­ta­dos. Están actuan­do rápi­da­men­te por­que son cons­cien­tes de los peli­gros que este virus pre­sen­ta para su gen­te y el mun­do en gene­ral. Hay opti­mis­mo al ver cómo las nacio­nes socia­lis­tas bajo extre­ma pre­sión eco­nó­mi­ca se han movi­li­za­do para prio­ri­zar la salud públi­ca sobre las ganan­cias. Su dis­po­si­ción a sacri­fi­car­se, cons­truir soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal y exten­der una mano a los más nece­si­ta­dos debe­ría alen­tar­nos e ins­pi­rar­nos a ayu­dar a nues­tras pro­pias comunidades.

Fuen­te: anti​con​quis​ta​.com

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *