Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Rafael Bau­tis­ta: «De la quie­bra mun­dial a la «Deu­da Infinita»

Por Rafael Bau­tis­ta S., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 11 de mayo de 2020

La quie­bra finan­cie­ra del 2008 demos­tró no sólo las serias limi­ta­cio­nes de la actual cien­cia eco­nó­mi­ca (per­ple­ja ante lo que debie­ra haber diag­nos­ti­ca­do de modo anti­ci­pa­do) sino su mar­ca­da ideo­lo­gi­za­ción neo­li­be­ral como mero “busi­ness mana­ge­ment”, que ha veni­do redu­cien­do todas las apues­tas posi­bles a la irra­cio­na­li­dad tec­no­crá­ti­ca de las pre­rro­ga­ti­vas finan­cie­ras. Hoy es el turno de la cien­cia médica.

Si el cre­ci­mien­to infi­ni­to es una fina­li­dad inad­mi­si­ble, aho­ra cons­ta­ta­mos que sus con­se­cuen­cias des­en­ca­de­nan una cri­sis tam­bién expo­nen­cial, que ame­na­za defi­ni­ti­va­men­te la fini­tud de la vida. Y ello evi­den­cia una cri­sis de sen­ti­do has­ta exis­ten­cial, cuyas dimen­sio­nes civi­li­za­to­rias ponen en entre­di­cho, hoy más que nun­ca, todos los cre­dos y dog­mas de fe moder­nos. El usual nego­cio “far­ma­fio­so” de inven­tar la enfer­me­dad para des­pués ven­der la cura, tenía que tener este des­en­la­ce; dejan­do al mun­do revol­car­se en su pro­pio apo­ca­lip­sis, pro­vo­ca­do por el mis­mo cono­ci­mien­to que aho­ra nos quie­re ven­der la sal­va­ción, hipo­te­can­do la vida misma.

  1. Cri­sis civi­li­za­to­ria como “cri­sis de racionalidad”.

Si todo entra en cri­sis es por­que la cri­sis ha cons­ti­tui­do al suje­to en obje­to de la cri­sis. El suje­to renun­cia a su con­di­ción de suje­to y trans­fie­re al fenó­meno su pro­pia volun­tad; enton­ces se pro­du­ce la incer­ti­dum­bre y la cri­sis ya no se la enfren­ta, sólo se la pade­ce. Por­que com­pren­der y enten­der la cri­sis sería ya, de algún modo, más que enfren­tar­la, supe­rar­la; pero esto pre­su­po­ne un cono­ci­mien­to que debie­ra estar a la altu­ra de la cri­sis y dé razón de la crisis.

Eso es lo que cons­ti­tu­ye la auto­de­ter­mi­na­ción del suje­to y le per­mi­te, superan­do la cri­sis, supe­rar sus pro­pias limi­ta­cio­nes; la cri­sis se hace cono­ci­mien­to y ese cono­ci­mien­to se hace auto­cons­cien­cia del suje­to. Esa debie­ra ser la fae­na regu­lar de la cien­cia. Pero algo que evi­den­cia la plan-demia actual es una dene­ga­da reali­dad que ya fue adver­ti­da a prin­ci­pios del siglo XX (has­ta por Hus­serl y por la físi­ca cuán­ti­ca): la cri­sis de las cien­cias euro­peas o, para ser más cla­ros, de la cien­cia moder­na en su totalidad.

Cuan­do se habla de cri­sis civi­li­za­to­ria, se olvi­da que una civi­li­za­ción entra en deca­den­cia ter­mi­nan­te cuan­do su pro­pio sis­te­ma de prin­ci­pios y valo­res se des­mo­ro­na y, en con­se­cuen­cia, su sis­te­ma de creen­cias entra en cri­sis. Enton­ces asis­ti­mos a una pér­di­da de sen­ti­do exis­ten­cial; por­que las creen­cias bási­cas de una for­ma de vida (que cons­ti­tu­yen su uni­ver­so míti­co) es lo que sos­tie­ne, en últi­ma ins­tan­cia, el sen­ti­do mis­mo del mundo.

Des­de ese sen­ti­do es que se hace posi­ble cual­quier sis­te­ma racio­nal, o sea, el mito fun­da al logos, es decir, la razón es tam­bién una creen­cia. Por eso Dama­sio tie­ne razón cuan­do corri­ge a Des­car­tes: el “yo pien­so” es un sen­ti­mien­to. Pues bien, una de las creen­cias o mitos que sos­tie­nen a la cien­cia moder­na en su con­jun­to y su auto atri­bui­da infa­li­bi­li­dad es el “pro­gre­so infi­ni­to”; este mito cons­ti­tu­ye a la socie­dad moder­na como “la socie­dad del futuro”.

Con la actual plan-demia y la pre­fi­gu­ra­da reali­dad de un mun­do post-pan­de­mia, esa creen­cia se ha hecho tri­zas. Si ya a lo lar­go del siglo XX, la lite­ra­tu­ra y el cine refe­rían una des­con­fian­za al pro­gre­so y el futu­ro que pro­mue­ven ufa­na­men­te la cien­cia y la tec­no­lo­gía, aho­ra esa fic­ción se ha hecho la más cru­da reali­dad (la actual “cien­tí­fi­ca” con­je­tu­ra de ori­gen natu­ral del virus es la recu­rren­te manía moder­na de exter­na­li­zar res­pon­sa­bi­li­da­des y jamás admi­tir inje­ren­cias huma­nas sobre la vida misma).

Eso impli­ca ya no sólo el fra­ca­so de un opti­mis­mo dema­sia­do inge­nuo en el futu­ro moderno sino del pro­yec­to mis­mo que sus­ten­ta ese cán­di­do opti­mis­mo en un pro­gre­so sin fin; lo cual nos lle­va a sope­sar crí­ti­ca­men­te el cono­ci­mien­to que sus­ten­ta y legi­ti­ma ese optimismo.

Por­que cuan­do habla­mos de racio­na­li­dad no nos refe­ri­mos al racio­na­lis­mo sino al con­jun­to de per­cep­cio­nes, visio­nes y creen­cias que fun­dan la par­ti­cu­lar cos­mo­vi­sión que ali­men­ta el hori­zon­te de expec­ta­ti­vas de un deter­mi­na­do mun­do. La for­ma­li­za­ción de esa cos­mo­vi­sión se lla­ma cien­cia. Por eso una cri­sis civi­li­za­to­ria se tra­du­ce en una “cri­sis de racio­na­li­dad”, por­que lo que entra en cri­sis y con­du­ce al des­mo­ro­na­mien­to apo­ca­líp­ti­co de esa civi­li­za­ción des­de aden­tro, es la impo­si­bi­li­dad de supe­rar la cri­sis; por­que si los mis­mos valo­res y creen­cias ya no tie­nen sen­ti­do, enton­ces tam­po­co el mun­do que se tie­ne enfren­te en pleno des­plo­me vertical.

Lo que hace el actual con­fi­na­mien­to glo­bal obli­ga­do, como úni­ca res­pues­ta a la plan-demia sis­té­mi­ca, es reafir­mar el carác­ter irra­cio­nal de un cono­ci­mien­to que, a nom­bre de cien­cia, no sólo que no sabe poner­se a la altu­ra de la cri­sis, sino que res­pon­de con una supi­na igno­ran­cia e irres­pon­sa­bi­li­dad ante la cre­cien­te ame­na­za que sig­ni­fi­ca­ría la con­cul­ca­ción sis­te­má­ti­ca de todas y cada una de las rela­cio­nes vita­les (que hacen posi­ble lo que lla­ma­mos huma­ni­dad), por par­te de los pode­res fác­ti­cos. Esa igno­ran­cia, tam­bién sis­té­mi­ca, nos con­du­ce a la veri­fi­ca­ción que la cri­sis no sólo suce­de afue­ra sino aden­tro y eso reafir­ma lo que ver­da­de­ra­men­te nos enfren­ta: una “cri­sis de racionalidad”.

El no saber dar razón de la cri­sis y del sen­ti­do mis­mo del mun­do en cri­sis, deve­la una cri­sis civi­li­za­to­ria en cuan­to cri­sis exis­ten­cial sin paran­gón en la his­to­ria huma­na. Los lími­tes epis­te­mo­ló­gi­cos y meto­do­ló­gi­cos que podrían denun­ciar­se, no son sino los lími­tes his­tó­ri­cos del mis­mo mun­do que dio ori­gen a una cien­cia –con­ver­ti­da en el actual cre­do reli­gio­so– que toca fon­do, jun­to a este mun­do empa­pa­do en su deca­den­cia conclusiva.

Enton­ces, una “cri­sis de racio­na­li­dad” no es sino la demos­tra­ción del fra­ca­so de un pro­yec­to de vida y la impo­ten­cia del cono­ci­mien­to que ha pro­du­ci­do para sólo auto-jus­ti­fi­car­se en una típi­ca indul­gen­cia ego-cen­tris­ta. No es que el indi­vi­duo moderno-bur­gués desa­rro­lle de modo excep­cio­nal un ego-cen­tris­mo exa­ge­ra­do, sino que, el mis­mo cono­ci­mien­to que le sos­tie­ne y que fun­da sus pre­ten­sio­nes, con­tie­ne esa nota.

Des­de Des­car­tes en ade­lan­te, la pro­pia filo­so­fía moder­na fun­da en el ego el cri­te­rio de todo lo que ha de ser racio­nal, jus­to, bueno, ver­da­de­ro, etc. Por eso Nietz­sche lle­ga tar­de a esta his­to­ria. El dei­ci­dio lo come­te la moder­ni­dad nacien­te y el dios sus­ti­tu­ti­vo que des­pla­za al dios medie­val, no es otro que un ego abs­traí­do de su pro­pia exis­ten­cia natu­ral (y en con­tra de esa exis­ten­cia natu­ral). Éste se cons­ti­tu­ye en cen­tro empo­de­ra­do y pro­du­ce el cono­ci­mien­to per­ti­nen­te para “saber­se cen­tro” y, aho­ra, gra­cias al desa­rro­llo del ámbi­to finan­cie­ro, se con­so­li­da como 1% y, como un ver­da­de­ro usur­pa­dor de lo divino, se pro­po­ne hacer, del apo­ca­lip­sis que ha pro­du­ci­do, su pro­pia tie­rra pro­me­ti­da; cuyo ingre­so en un mun­do par­ti­do entre el cie­lo y el infierno, sólo será para los “mar­ca­dos por el sello imperial”.

  1. El asal­to neo­li­be­ral al pen­sa­mien­to crítico.

La igno­ran­cia glo­ba­li­za­da por la medio­cra­cia mun­dial cons­ti­tu­ye la prue­ba más rotun­da del fra­ca­so de la “era de la razón” –como se auto­de­no­mi­na el mun­do moderno– que, ante la plan-demia actual (acti­va­da no sólo en labo­ra­to­rios sino pla­ni­fi­ca­da por think tanks sub­ven­cio­na­dos por el poder finan­cie­ro), sólo sabe con­tem­plar el des­fa­lle­ci­mien­to social de toda con­fian­za y fe en las cer­te­zas del mun­do que impul­só el capi­ta­lis­mo como la for­ma de vida supues­ta­men­te más racio­nal y deseable.

El que los cole­gios pro­fe­sio­na­les de salud nacio­na­les sólo sepan subor­di­nar­se a los pro­to­co­los –inefi­cien­tes y ya muy dudo­sos– del pri­mer mun­do y ni siquie­ra ima­gi­nar de modo crea­ti­vo res­pues­tas loca­les pre­ven­ti­vas y tera­péu­ti­cas ante la infec­ción viral, sólo demues­tra una igno­ran­cia has­ta epi­dé­mi­ca que es pro­mo­vi­da por las pro­pias facul­ta­des de medicina.

La mera adop­ción de pro­to­co­los dise­ña­dos en el pri­mer mun­do, sin nin­gún ápi­ce de cri­ti­ci­dad a la hora de su imple­men­ta­ción local –como es la dise­mi­na­ción de vacu­nas que ya no cons­ti­tu­yen pre­ven­ción algu­na– sólo cons­ta­ta una pér­di­da de sen­ti­do crí­ti­co en el pro­pio ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal. Los médi­cos han deja­do de aten­der la semio­lo­gía y la his­to­ria clí­ni­ca para el diag­nós­ti­co rigu­ro­so de enfer­me­da­des, dedi­cán­do­se sólo a apli­car pro­to­co­los y pres­cri­bir tera­pias dise­ña­das por las far­ma­céu­ti­cas (como en todas las otras ramas pro­fe­sio­na­les, los médi­cos son entre­na­dos en el arte de la ven­ta y la “far­ma­fia” ha dise­ña­do todo un sis­te­ma aca­dé­mi­co para pre­miar muy bien a sus mejo­res “ven­de­do­res”).

Todo ello tie­ne que ver con la fal­ta de cri­ti­ci­dad y exclu­sión de todo pen­sa­mien­to crí­ti­co que impul­sa el sis­te­ma aca­dé­mi­co glo­bal a nom­bre de “actua­li­za­ción cien­tí­fi­ca”. En eso con­sis­tía el asal­to neo­li­be­ral a las uni­ver­si­da­des y, con mayor insis­ten­cia, a las aca­de­mias domes­ti­ca­das del ter­cer mundo.

El asal­to neo­li­be­ral a las uni­ver­si­da­des tenía ese fin: expul­sar el espí­ri­tu crí­ti­co de toda for­ma­ción pro­fe­sio­nal (por­que esa era la misión del neo­li­be­ra­lis­mo como cul­tu­ra inte­lec­tual: aca­bar con el pen­sa­mien­to crí­ti­co). Por ello no era raro adver­tir la insur­gen­cia fas­cis­ta pro­fe­sio­nal ante cual­quier polí­ti­ca a favor de las gran­des mayo­rías empo­bre­ci­das en los últi­mos años, sobre todo en Bolivia.

Esta cri­sis no se rela­ti­vi­za por la infi­ni­dad de pro­duc­ción aca­dé­mi­ca actual, ade­más prác­ti­ca­men­te inú­til, super­flua e infe­cun­da y que sólo amon­to­na una caco­fó­ni­ca redun­dan­cia de lo mis­mo que son los valo­res e intere­ses impe­ria­les exten­di­dos como ideo­lo­gía aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal. Todos los cir­cos aca­dé­mi­cos e inte­lec­tua­les peri­fé­ri­cos no repre­sen­tan sino la imple­men­ta­ción de una polí­ti­ca tec­no­crá­ti­ca de actua­li­za­ción con­ti­nua de pro­to­co­los que, como rece­tas o manua­li­tos, sólo deve­lan la total ausen­cia de auto­no­mía de deci­sión y sobe­ra­nía cien­tí­fi­ca que cun­de en las uni­ver­si­da­des colo­ni­za­das de nues­tros países.

Por ello las uni­ver­si­da­des, lejos de hacer cien­cia, han que­da­do redu­ci­das, por el neo­li­be­ra­lis­mo, a una mera indus­tria de títu­los al mejor pos­tor. Una socie­dad que cree inge­nua en el “valor” actual de la edu­ca­ción y feti­chi­za la meri­to­cra­cia de papel, aho­ra ve absor­ta cómo, con la plan-demia actual, bus­ca res­pues­tas don­de sólo encuen­tra la mis­ma per­ple­ji­dad suya, hacien­do más osten­si­ble el derrum­be de la con­fian­za moral ante lo que resul­tó un puro mito: los supues­tos exper­tos, nacio­na­les e inter­na­cio­na­les sólo saben infla­mar el mie­do y la incer­ti­dum­bre actuales.

Toda la zozo­bra e incer­ti­dum­bre mun­dial crea­da por los pode­res fac­ti­cos y has­ta por la pro­pia OMS, debía ser ate­nua­da y des­pe­ja­da por la cien­cia médi­ca y los con­tin­gen­tes de médi­cos y salu­bris­tas que debían de estar a la altu­ra de un fenó­meno nada nove­do­so en la his­to­ria; ya que las epi­de­mias y pan­de­mias han sido recu­rren­tes en toda la his­to­ria huma­na. Aho­ra que la socie­dad moder­na se jac­ta del avan­ce cien­tí­fi­co actual, no sabe qué decir fren­te al fenó­meno pan­dé­mi­co (que cuan­ti­ta­ti­va­men­te no supera la cifra de afec­ta­dos por otro tipo de epi­de­mias recu­rren­tes para deno­mi­nar­se de modo tan per­tur­ba­dor), que está con­du­cien­do al mun­do ente­ro a una situa­ción de quie­bra, ya no sólo eco­nó­mi­ca sino exten­di­da a todos los ámbi­tos de la vida humana.

  1. El neo­li­be­ra­lis­mo como “moder­ni­dad in extremis”.

Para com­pren­der, de mejor modo, este rap­to ideo­ló­gi­co de todos los ámbi­tos supues­ta­men­te “pen­san­tes” en nues­tras socie­da­des, recor­de­mos lo que decía Karl Rove, con­se­je­ro de segu­ri­dad de baby Bush, el 2004, res­pon­dien­do a la inte­lec­tua­li­dad peri­fé­ri­ca: “Aho­ra somos un Impe­rio y cuan­do actua­mos crea­mos nues­tra pro­pia reali­dad. Y mien­tras uste­des estu­dian esa reali­dad, jui­cio­sa­men­te, como uste­des quie­ren, noso­tros actua­mos nue­va­men­te y crea­mos otras reali­da­des, nue­vas, que uste­des pue­den estu­diar igual­men­te, y así suce­den las cosas. Noso­tros somos los acto­res de la his­to­ria. Y uste­des, todos uste­des, sólo pue­den estu­diar lo que noso­tros hacemos”.

La sumi­sión ya no sólo polí­ti­ca sino has­ta inte­lec­tual, deve­la lo que lla­ma­mos “con­cien­cia sate­li­tal” de la peri­fe­ria que, por ejem­plo, en la plan-demia actual, no sabe poner­se a sí mis­ma como refe­ren­cia sino siem­pre a la narra­ti­va que impo­ne el cen­tro. Por­que, en últi­ma ins­tan­cia, lo que sos­tie­ne las apues­tas vita­les y polí­ti­cas que me pro­pon­go, depen­de de la narra­ti­va que adop­to; es decir, todas mis opcio­nes depen­den de, qué creo o a quién le creo.

Si creo inge­nua­men­te, por ejem­plo, el rela­to sinó­fo­bo (sino­fo­bia: sen­ti­mien­to anti­chino) del ori­gen natu­ral del con­ta­gio, vía mur­cié­la­go o pan­go­lín (que ade­más están más valo­ra­dos en la die­ta tai­lan­de­sa o viet­na­mi­ta y, curio­sa­men­te, no poseen las cifras de con­ta­gio explo­si­vas de Euro­pa o USA), legi­ti­mo enton­ces la narra­ti­va impe­rial que, dise­mi­nan­do la sino­fo­bia grin­ga, pro­pa­go el recha­zo a todo lo que es chino para, de ese modo, ali­men­tar la ana­cró­ni­ca e ideo­ló­gi­ca “supe­rio­ri­dad” de Occidente.

Lo más peli­gro­so: reafir­mo los pre­jui­cios moder­nos (argu­men­tan­do con­tra mí mis­mo) que natu­ra­li­zan las des­igual­da­des y jus­ti­fi­can las estruc­tu­ras de domi­na­ción exis­ten­tes: el pro­ble­ma no es el sis­te­ma, la eco­no­mía o el capi­tal, menos los ricos (blan­cos por supues­to), sino la gen­te, es decir, los pobres, los indios, los negros, los chi­nos, etc. Es decir, a qué o a quién le creo, esta­ble­ce los mar­cos de inter­pre­ta­ción que asu­mo y des­de don­de adquie­ren sen­ti­do las apues­tas polí­ti­cas que admito.

La “cri­sis de racio­na­li­dad” tam­bién tie­ne que ver con que no se pue­de afir­mar una pers­pec­ti­va crí­ti­ca si se par­te inge­nua­men­te del rela­to hege­mó­ni­co (como for­ma­li­za­ción siem­pre actua­li­za­da de sus pre­jui­cios), por­que, de ese modo, suce­de lo que seña­la Rove: ellos son los acto­res y noso­tros el reza­go de lo que hacen, mien­tras otra reali­dad se va recon­fi­gu­ran­do, dejan­do al pen­sa­mien­to crí­ti­co en un endé­mi­co movi­mien­to sate­li­tal fren­te al rela­to impe­rial, que es siem­pre la potes­tad de su per­cep­ción. Esa “con­cien­cia sate­li­tal” no deja de ser colo­nial y lo que pue­de pro­du­cir como eman­ci­pa­ción es ape­nas una reso­nan­cia que la peri­fe­ria tri­bu­ta como anu­la­ción de su pro­pia representación.

El rela­to domi­nan­te, lo que hace, des­pués de su deca­den­cia cró­ni­ca que rema­ta en la actual cri­sis plan-démi­ca, es res­tau­rar los mitos moder­nos, impo­nien­do su pers­pec­ti­va “cien­tí­fi­ca” como la úni­ca racio­nal; dejan­do sin posi­bi­li­da­des de acción a otro tipo de sabe­res pro­ve­nien­tes de las cul­tu­ras nega­das –por esos mis­mos mitos moder­nos– como posi­bles alter­na­ti­vas ante un fenó­meno que la mis­ma cien­cia no sabe deter­mi­nar, has­ta aho­ra, su gra­do real de inmi­nen­cia. Por­que eso sería admi­tir, de una vez por todas, su des­me­di­da auto-con­fian­za en un cono­ci­mien­to tan fali­ble como cual­quier otro, pero que se con­ci­be sin más, como lo úni­co ver­da­de­ro y uni­ver­sal; es decir, el pri­mer mun­do y su uni­ver­so ins­ti­tu­cio­nal ten­drían que admi­tir que su legi­ti­mi­dad, ufa­na de la cien­cia que le sos­tie­ne, es ilegítima.

Casi todos los paí­ses han adop­ta­do, sin mayo­res cues­tio­na­mien­tos, los pro­to­co­los emi­ti­dos por una OMS que debió haber pre­vis­to esta situa­ción ante la exis­ten­cia recu­rren­te de epi­de­mias acae­ci­das recien­te­men­te; es más, si el virus es una modi­fi­ca­ción hecha en labo­ra­to­rio, el orga­nis­mo no ha expre­sa­do nin­gún inte­rés deci­di­do en deve­lar el asun­to. Si de un tiem­po a esta par­te la pro­pia OMS ha sido coop­ta­da por la “far­ma­fia” (vía finan­cia­ción “huma­ni­ta­ria” y “filan­tró­pi­ca”), no es de extra­ñar que sus pro­to­co­los glo­ba­li­za­dos apun­ten a la tan anun­cia­da vacu­na­ción mun­dial. Lo cual abre un pano­ra­ma bas­tan­te sos­pe­cho­so y que ya ha sido obje­to de denun­cias a nivel glo­bal: la implan­ta­ción de un dar­wi­nis­mo social vía vacu­na­ción, es decir, una nue­va cla­si­fi­ca­ción y selec­ción mun­dial que reali­ce las pre­rro­ga­ti­vas neo-mal­thu­sia­nas del 1%.

No es sólo des­de el 1972 y el famo­so “infor­me al Club de Roma” (cono­ci­do como “Lími­tes del Cre­ci­mien­to”), que el pri­mer mun­do y sus pode­res fác­ti­cos aspi­ran a una nue­va “selec­ción natu­ral” que eli­mi­ne a los “per­de­do­res” en la com­pe­ten­cia glo­bal que impo­ne el mer­ca­do capi­ta­lis­ta. Es des­de el ini­cio del mun­do moderno que se natu­ra­li­za una cla­si­fi­ca­ción antro­po­ló­gi­ca que hace posi­ble el dise­ño geo­po­lí­ti­co cen­tro-peri­fe­ria. El racis­mo, en ese sen­ti­do, se cons­ti­tu­ye en el meta-rela­to-moderno-occi­den­tal que bio­lo­gi­za las dife­ren­cias cul­tu­ra­les y legi­ti­ma, des­de enton­ces, una selec­ti­vi­dad racia­li­za­da que está en la base y la estruc­tu­ra de toda cla­si­fi­ca­ción social y toda la divi­sión inter­na­cio­nal del trabajo.

Aquí tam­bién radi­ca la hipo­cre­sía del pri­mer mun­do; ya que el ébo­la, el sars, la gri­pe aviar, etc., no cons­ti­tuían “pan­de­mia” por­que no afec­ta­ban al pri­mer mun­do. Aho­ra que el virus lle­ga a Euro­pa y USA es que recién se decla­ra pan­de­mia, por­que el con­ta­gio suce­de den­tro de las “fron­te­ras del ser”, es decir, aho­ra es pan­de­mia glo­bal cuan­do afec­ta a los ricos del mun­do, a su espa­cio vital.

Los paí­ses peri­fé­ri­cos, como los de Suda­mé­ri­ca, como es cos­tum­bre de las eli­tes colo­nia­les, sólo saben repe­tir lo que harían los paí­ses cen­tra­les, sin saber estos lo que hacen. La domes­ti­ca­ción del que lla­ma­ba Mal­colm X el “hou­se sla­ve” o escla­vo domés­ti­co, es muy per­ti­nen­te para des­cri­bir a nues­tras eli­tes –des­de las polí­ti­cas has­ta las inte­lec­tua­les– en coyun­tu­ras como la actual, cuan­do no sólo fal­tos de ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad sino has­ta de sen­ti­do común, optan por lo úni­co que saben hacer: la répli­ca ins­tin­ti­va de todo lo que hace el cen­tro, aun­que sea lo peor (por­que supues­ta­men­te ellos y sólo ellos son los “exper­tos”).

Pero lo más preo­cu­pan­te es que se nie­gue, ame­dren­te, des­ca­li­fi­que, como en una autén­ti­ca y actua­li­za­da polí­ti­ca de “extir­pa­ción de ido­la­trías”, cual­quier otra opción pro­ve­nien­te de nues­tras medi­ci­nas ances­tra­les y has­ta de las homeo­pá­ti­cas o alter­na­ti­vas. Fren­te a un aumen­to de casos, ya sean indu­ci­dos, fal­sea­dos o pro­vo­ca­dos, se insis­te en pro­to­co­los que ya des­atan dema­sia­das dudas, no sólo por su rela­ti­va efec­ti­vi­dad sino sobre todo por una ses­ga­da infor­ma­ción que sólo sabe relle­nár­se­la de inti­mi­da­ción y mie­do (coad­yu­va­do por los mass media).

Se impo­ne un rotun­do some­ti­mien­to al dic­ta­men de la cien­cia crea­do­ra de enfer­me­da­des y patro­ci­na­da por la “far­ma­fia” glo­bal y no se da lugar a nada que no sea los pro­to­co­los tec­no­crá­ti­cos que, sos­pe­cho­sa­men­te, entran en con­so­nan­cia con un ya adver­ti­do “nue­vo orden mun­dial” acor­de a las nece­si­da­des expo­nen­cia­les del 1%, aho­ra en lite­ral con­tra­dic­ción con la sobre­vi­ven­cia de la huma­ni­dad entera.

La doc­tri­na moder­na más aca­ba­da entra en dispu­ta –ante la cons­ta­ta­ción glo­bal de una “rebe­lión de los lími­tes” mis­mos de la natu­ra­le­za y del pla­ne­ta– con la vida mis­ma: una eco­no­mía del cre­ci­mien­to infi­ni­to, acor­de a la codi­cia como for­ma de vida moder­na, es incom­pa­ti­ble con toda la vida; en ese sen­ti­do, los billo­na­rios del mun­do optan y eje­cu­tan, por nece­si­dad uni­la­te­ral, la imple­men­ta­ción explí­ci­ta de la más cara doc­tri­na civi­li­za­to­ria moder­na: Yo soy si tú No eres, Yo vivo si tú No vives.

En ese sen­ti­do, todos los anun­cios de un mun­do post-pan­de­mia sólo reafir­man la con­ti­nui­dad de lo que ya se vie­ne ejer­cien­do como nue­va nor­ma­li­dad anor­mal en un “mun­do sin alter­na­ti­vas”, que era, tam­bién y curio­sa­men­te, el emble­ma del neo­li­be­ra­lis­mo a la That­cher y Reagan. Para Mar­ga­ret That­cher –ins­pi­ra­da en Hayek y Fried­man– lo úni­co que exis­te es el indi­vi­duo, y éste es el que aho­ra –empo­de­ra­do por la ideo­lo­gía neo­li­be­ral, hecho 1% y en potes­tad de más del 60% de la rique­za glo­bal– se alza con­tra la huma­ni­dad para deci­dir, como un autén­ti­co dios, quién vive y quién muere.

La polí­ti­ca del Esta­do míni­mo y la liber­tad irres­tric­ta del mer­ca­do con­du­cían a este calle­jón sin sali­da. Des­de que el capi­tal pro­duc­ti­vo es subor­di­na­do a las pre­rro­ga­ti­vas del capi­tal finan­cie­ro, las con­tra­dic­cio­nes que pro­du­ce el capi­ta­lis­mo y su ten­den­cia desa­rro­llis­ta, son agu­di­za­das de modo irra­cio­nal y, por media­ción de la glo­ba­li­za­ción, lle­va­das a un pun­to de mera polí­ti­ca de sobrevivencia.

El mun­do bas­ta y sobra para todos, pero no para la codi­cia infi­ni­ta de unos cuan­tos”, decía Gandhi. La codi­cia, como for­ma de vida moder­na, está hecha para la satis­fac­ción nun­ca satis­fe­cha de esos cuan­tos que, nun­ca dis­pues­tos a aban­do­nar sus pre­ten­sio­nes, con­du­cen a todos a una situa­ción sin sali­da: Yo vivo si tú No vives.

Esta situa­ción pro­vo­ca­da por la apues­ta de mera sobre­vi­ven­cia nos con­du­ce a una situa­ción de gue­rra de fac­to. La cua­ren­te­na glo­bal cons­ta­ta aque­llo; por­que se tra­ta de un encu­bier­to arres­to domi­ci­lia­rio que apun­ta a la con­cul­ca­ción de un dere­cho humano bási­co: si la pro­tes­ta se repri­me y has­ta cri­mi­na­li­za (con la con­ni­ven­cia de la pro­pia socie­dad) enton­ces no hay rebe­lión posi­ble y esto cons­ti­tu­ye la ple­na rea­li­za­ción de todo Esta­do de excepción.

Des­de el 2001 y el auto-aten­ta­do a las torres geme­las, el Impe­rio adop­ta la polí­ti­ca del “caos cons­truc­ti­vo” o “gue­rra infi­ni­ta”; des­de enton­ces se glo­ba­li­zan tam­bién los enemi­gos seña­la­dos por el Impe­rio y empie­za una polí­ti­ca de des­hu­ma­ni­za­ción de los des­obe­dien­tes (con­gre­gán­do­los en el lla­ma­do “eje del mal”) para legi­ti­mar pos­te­rior­men­te una polí­ti­ca explí­ci­ta de ani­qui­la­ción mundial.

A par­tir de aque­llo, pode­mos cole­gir que, las preo­cu­pa­cio­nes del FMI en torno al gas­to que impli­ca­ría, para el sis­te­ma eco­nó­mi­co, las jubi­la­cio­nes, seña­lan­do a la pobla­ción senil como una lite­ral car­ga para la “frá­gil” eco­no­mía, no hace sino deve­lar el ape­ti­to que el poder finan­cie­ro tie­ne por el sis­te­ma glo­bal de pen­sio­nes (ya les que­da poco por apos­tar en su demen­cial casino finan­cie­ro mun­dial, así que van por lo poco que que­da en una lite­ral polí­ti­ca de des­po­se­sión de rique­za, o sea, pira­te­ría abier­ta y sin tapujos).

Antes de decla­rar la plan-demia y la cua­ren­te­na obli­ga­da “a los sanos” (sin una cla­ra e indu­da­ble polí­ti­ca pre­ven­ti­va y tera­péu­ti­ca, ade­cua­da ade­más a las dife­ren­tes reali­da­des que vive cada país), los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les ya opta­ron apre­su­ra­da­men­te por ali­near­se a direc­tri­ces que no ema­nan ni siquie­ra de los gobier­nos cen­tra­les sino de la buro­cra­cia finan­cie­ra y la urgen­cia de enmen­dar la irra­cio­nal y malig­na bur­bu­ja crea­da por (a decir de Warren Buf­fet) las “armas finan­cie­ras de des­truc­ción masi­va”, o sea, los famo­sos deri­va­dos. Para reci­clar sober­bia­men­te esa irra­cio­nal bur­bu­ja finan­cie­ra y natu­ra­li­zar el “dine­ro fiat”, se debía pro­vo­car un colap­so glo­bal sin posi­ble remedio.

El fra­ca­so del sis­te­ma eco­nó­mi­co tie­ne que pagar­lo la huma­ni­dad toda, y esto no es más que la actua­li­za­ción de la polí­ti­ca de “ges­tión de ries­gos” que se imple­men­ta deci­di­da­men­te con la des-regu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros que efec­túa la admi­nis­tra­ción Reagan (cuan­do remue­ve a Paul Volc­ker y pone, como jefe de la FED, a Alan Greens­pan); es decir, los ries­gos reales ya no son nun­ca más asu­mi­dos por los apos­ta­do­res finan­cie­ros mun­dia­les sino, gra­cias a la glo­ba­li­za­ción que pro­mue­ve el dólar, por toda la humanidad.

El con­fi­na­mien­to impues­to a nivel glo­bal tie­ne sen­ti­do en ese con­tex­to y res­pon­de a esa mis­ma “ges­tión de ries­gos” que, en nues­tros paí­ses, dela­ta una polí­ti­ca implí­ci­ta de dar­wi­nis­mo social. Por eso el fenó­meno pan­dé­mi­co apa­re­ce selec­ti­vo y diri­gi­do a pobla­cio­nes espe­cí­fi­cas, empe­zan­do por los ancia­nos y ter­mi­nan­do en negros, lati­nos, indios y, en gene­ral, todos los pobres del pla­ne­ta. La pro­pues­ta de vacu­na­ción mun­dial de Bill Gates (ava­la­da por los pode­res fác­ti­cos) es enton­ces cohe­ren­te con un pro­vo­ca­do “nue­vo orden mun­dial” post-pan­de­mia (por ello inclu­so se fil­tra una con­di­ción que pone, sobre todos a los Esta­dos peri­fé­ri­cos: la eje­cu­ción de una vacu­na­ción gene­ra­li­za­da y obli­ga­da exi­me de cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad a la Fun­da­ción Gates, de algún efec­to cola­te­ral que pue­dan pro­vo­car sus vacunas).

En esta tram­pa encu­bier­ta, que la polí­ti­ca de la cua­ren­te­na glo­bal ha des­ata­do, median­te una pro­mo­ción man­co­mu­na­da por los mass-media, es que los pode­res fac­ti­cos, toman­do como por­ta­voz a una des­acre­di­ta­da OMS –rap­ta­da por la “far­ma­fia” glo­bal– bus­can reme­diar la deca­den­cia ver­ti­cal del sis­te­ma-mun­do moderno, su dise­ño geo­po­lí­ti­co cen­tro-peri­fe­ria y toda su ins­ti­tu­cio­na­li­dad post-Bret­ton Woods crea­da para un mun­do exclu­si­va­men­te dólar-céntrico.

El ego­cen­tris­mo pro­to­tí­pi­co de la moder­ni­dad, dise­ña­do para impul­sar una eco­no­mía que, para su ópti­mo desa­rro­llo, pro­du­ce indi­vi­duos egoís­tas que per­si­guen la satis­fac­ción úni­ca y exclu­si­va de sus intere­ses pura­men­te par­ti­cu­la­res; es la pla­ta­for­ma moral que ha crea­do la ilu­sión gigan­to­grá­fi­ca de una rique­za posi­ble para todos, cuan­do, en los hechos, esa apues­ta hecha for­ma de vida es la que gene­ra la incon­men­su­ra­ble pro­duc­ción de mise­ria mate­rial y espi­ri­tual y que, en la actua­li­dad, demos­tra­do su rotun­do fra­ca­so, sólo ve como úni­ca opción el sacri­fi­cio sis­te­má­ti­co de los ver­da­de­ros pro­duc­to­res de rique­za, o sea, los pobres pro­du­ci­dos por el mis­mo capitalismo.

Ese des­pre­cio tie­ne lógi­ca y tie­ne his­to­ria y es lo que se halla detrás de la cla­si­fi­ca­ción antro­po­ló­gi­ca racis­ta que pro­du­ce la moder­ni­dad para auto-jus­ti­fi­car­se como la úni­ca cul­tu­ra dig­na de lla­mar­se “huma­na” que, de geno­ci­dio en geno­ci­dio, des­de el 1492, sólo ha demos­tra­do ser la for­ma de vida más per­ver­sa y sinies­tra que haya podi­do ori­gi­nar la expan­sión euro­pea des­de el siglo XVI.

La pri­me­ra gue­rra bio­ló­gi­ca no suce­dió en el siglo XX sino en la Con­quis­ta del Nue­vo Mun­do y eso mani­fies­ta la enfer­ma pato­lo­gía de los con­quis­ta­do­res que tenían a sus pro­pios virus como van­guar­dia ofen­si­va de su gue­rra no decla­ra­da. Así como Trump no repre­sen­ta una ano­ma­lía grin­ga sino encar­na fiel­men­te a la idio­sin­cra­sia excep­cio­na­lis­ta nor­te­ame­ri­ca­na, así tam­bién esta plan-demia no es sino la con­ti­nua polí­ti­ca aris­to­crá­ti­ca moder­na euro-grin­go-cén­tri­ca lle­va­da por otros medios. Sus “armas de des­truc­ción masi­va” pasa­ron de ser nuclea­res a finan­cie­ras, de ciber­né­ti­cas a vira­les. Y los que pro­du­cen la enfer­me­dad aho­ra nos quie­ren ven­der la cura. El círcu­lo vicio­so perfecto.

  1. De la quie­bra mun­dial a la “deu­da infinita”.

Lo peor que podía haber­nos pasa­do en Boli­via fue el gol­pe de Esta­do. En la impro­vi­sa­da y errá­ti­ca polí­ti­ca que impo­ne la dic­ta­du­ra actual, pode­mos ver a dón­de nos con­du­ce la cua­ren­te­na infruc­tuo­sa o, dicho de mejor modo, la ano­mia esta­tal en pro­gre­so. Un país de rela­ti­va con­sis­ten­cia esta­tal y frá­gil esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, pues­to a con­fi­na­mien­to des­pia­da­do, sólo pue­de tener como pro­ba­ble des­tino su quie­bra sis­té­mi­ca. Este pano­ra­ma es el que se va dibu­jan­do en el con­tex­to mundial.

Si los cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos ya no son posi­bles en el pri­mer mun­do, enton­ces, en ple­na cri­sis exis­ten­cial civi­li­za­to­ria, lo úni­co que les que­da a los pode­res fác­ti­cos es imple­men­tar, de modo más deci­di­do, la polí­ti­ca de acu­mu­la­ción por des­po­se­sión, pero esta vez, con­sen­ti­da por las pro­pias víc­ti­mas. De ese modo, la situa­ción pro­vo­ca­da de quie­bra gene­ra­li­za­da –vía cua­ren­te­na pro­lon­ga­da con cara sani­ta­ria– se pre­sen­ta como el mejor cam­po de “apro­ve­cha­mien­to de opor­tu­ni­da­des” para que el 1%, por media­ción del FMI y el Ban­co Mun­dial, hagan que la bur­bu­ja finan­cie­ra y el dine­ro fiat apa­rez­can en la eco­no­mía glo­bal como el Mesías apo­ca­líp­ti­co que sal­ve al mun­do y ori­gi­ne la enco­mien­da divi­na del “arre­ba­ta­mien­to” de los ele­gi­dos; es decir, la impo­si­ción ili­mi­ta­da e inde­fi­ni­da de una polí­ti­ca glo­bal de dar­wi­nis­mo social, que le con­fe­ri­ría al sis­te­ma eco­nó­mi­co pre­rro­ga­ti­vas has­ta divinas.

La “selec­ción natu­ral” dar­wi­nia­na la deci­de el Moloch moderno: el mer­ca­do y el capi­tal glo­bal; y ante él los pode­res fác­ti­cos rea­li­za­rían el sacri­fi­cio expia­to­rio de los “infe­rio­res”, “atra­sa­dos” y, gra­cias a la plan-demia –como diría el Dan­te – , “des­po­ja­dos de toda espe­ran­za”. Quie­nes que­den (como sobre­vi­vien­tes enti­da­des for­mal­men­te esta­ta­les), paga­rán su sal­va­ción por el con­sen­ti­mien­to, rubri­ca­do en san­gre, de con­sa­grar­se pia­do­sa­men­te al “rei­no de la deu­da infinita”.

Esta “deu­da infi­ni­ta” es la otra cara de los “bonos per­pe­tuos” que plan­tea Geor­ge Soros vía Comi­sión Euro­pea. Este nue­vo tipo de deu­da repre­sen­ta una figu­ra eco­nó­mi­co-teo­ló­gi­ca que pon­dría en jaque a todos los Esta­dos, aco­rra­la­dos en la inmi­nen­cia de una gober­nan­za glo­bal con atri­bu­cio­nes ili­mi­ta­das. Si somos pre­ci­sos, más allá de los pre­jui­cios secu­la­res de la inte­lec­tua­li­dad moder­na, esta “deu­da infi­ni­ta” es la rea­li­za­ción abso­lu­ta y uni­ver­sal de la reli­gión sacri­fi­cial que impo­ne la Cris­tian­dad occi­den­tal gre­co-lati­na, como exi­gen­cia infi­ni­ta del dios ban­que­ro, que hace de la deu­da el sacri­fi­cio per­fec­to para pagar infi­ni­ta­men­te el dei­ci­dio y el “peca­do ori­gi­nal” (el infierno en la tierra).

Pero un dios que no per­do­na es incom­pa­ti­ble con la vida. Por eso se tra­ta de un dios de la muer­te y, con su poder finan­cie­ro, habien­do asal­ta­do la eco­no­mía mun­dial, aho­ra se encuen­tra en las mejo­res con­di­cio­nes de impo­ner un apo­ca­lip­sis con cara de reden­ción exclu­si­va para el 1% de billo­na­rios glo­ba­les. (Los ricos se hicie­ron una agu­ja colo­sal para hacer pasar todos los came­llos que se les anto­je y, de ese modo, demos­trar que el rei­no de los cie­los tie­ne pre­cio, y poder con­tra­de­cir al mis­mo hijo de Dios y com­prar el cie­lo y el paraíso).

Por eso la crea­ción de ano­mia esta­tal no era epi­só­di­ca o cir­cuns­tan­cial. Lo suce­di­do en Boli­via no esta­ba lejos de lo que se venía para todo el mun­do. Fre­nar el éxi­to expan­si­vo chino o ruso ya no es posi­ble, por eso se tenía que escar­men­tar cual­quier tipo de éxi­to eco­nó­mi­co en el patio tra­se­ro del Impe­rio (que, para col­mo, abra su eco­no­mía a Chi­na y Rusia). El rap­to de Lati­noa­mé­ri­ca era y es fun­da­men­tal para con­tra­rres­tar la inevi­ta­ble expan­sión de la Ruta de la Seda y la geo­eco­no­mía del Pací­fi­co. En esta lucha de sobre­vi­ven­cia impe­rial, la plan-demia ha com­ple­ji­za­do y com­pli­ca­do las opcio­nes vita­les y arras­tra­do aho­ra a la huma­ni­dad a un esta­do de default moral.

Por eso la quie­bra tras­cien­de lo eco­nó­mi­co cuan­do el con­fi­na­mien­to (agu­di­za­do por el mie­do que pro­pa­gan los medios) alte­ra la pro­pia con­vi­ven­cia huma­na, lle­ván­do­nos a la clau­su­ra pau­la­ti­na de las rela­cio­nes huma­nas median­te la des­con­fian­za gene­ra­li­za­da. Lo que era un des­pro­pó­si­to dic­ta­to­rial en el dere­cho (la con­cul­ca­ción de la pre­sun­ción de ino­cen­cia), aho­ra se expre­sa en la salud: “todos somos enfer­mos has­ta que se demues­tre lo con­tra­rio”. Pero en un mun­do injus­to y des­igual, has­ta la demos­tra­ción tie­ne su favoritismo.

Por eso los ricos, en seme­jan­te cla­se de mun­do, optan por la sobre­vi­ven­cia, por­que saben que todo tie­ne pre­cio y, si los bene­fi­cios empie­zan a enca­re­cer­se, por­que los recur­sos empie­zan a esca­sear, enton­ces, en su lógi­ca mer­can­til e ins­tru­men­tal, no hallan otra opción que la beli­ge­ran­te. Es lo que tene­mos enfren­te: una gue­rra no decla­ra­da, de carác­ter hibri­do e infi­ni­to. Ese es el calle­jón sin sali­da al que con­du­ce una eco­no­mía de la muer­te y una for­ma de vida basa­da en la codi­cia, la opu­len­cia y el despilfarro.

La socie­dad moder­na se encuen­tra en su labe­rin­to defi­ni­ti­vo. Pero eso no sig­ni­fi­ca que bas­te el diag­nós­ti­co para sus­ci­tar un cam­bio defi­ni­ti­vo. Vale la ase­ve­ra­ción que hace Lar­ken Rose: “la mayo­ría de la gen­te pre­fe­ri­ría morir que recon­si­de­rar obje­ti­va­men­te el sis­te­ma de creen­cias en el cual cre­cie­ron (…) si les fue­se suge­ri­do que son sus pro­pias creen­cias las que con­tri­bu­yen a la mise­ria que tan­to les con­due­le, cier­ta­men­te lo nega­rían sin pen­sar­lo dos veces”. Por eso el capi­ta­lis­mo, que crea cri­sis y vive de la cri­sis, no mue­re, por­que el mun­do es tam­bién un esta­do de con­cien­cia y si la con­cien­cia social es equi­va­len­te al mun­do obje­ti­vo, aun en su ple­na deca­den­cia, enton­ces el mun­do sigue en pie, por­que aque­lla equi­va­len­cia es la creen­cia que se le brin­da y nece­si­ta el mun­do, como ali­men­to ener­gé­ti­co, para su reposición.

Esto es lo que se les esca­pa a los socia­lis­tas utó­pi­cos actua­les, tipo Zizek, que se ilu­sio­nan inge­nua­men­te con un derrum­be inevi­ta­ble del capi­ta­lis­mo. Tam­po­co Haber­mas ati­na a con­si­de­rar que no se tra­ta de que “nun­ca había­mos sabi­do tan­to de nues­tra igno­ran­cia ni sobre la pre­sión de actuar en medio de la inse­gu­ri­dad” sino tam­bién, entre otras cosas, de una idea de legi­ti­ma­ción demo­crá­ti­ca con­fia­da a los exper­tos y espe­cia­lis­tas (como argu­men­ta su “prag­má­ti­ca uni­ver­sal”), lo que ha mer­ma­do seria­men­te una real demo­cra­ti­za­ción de, por ejem­plo, la “Comu­ni­dad Euro­pea de Nacio­nes” (que tie­ne a Haber­mas como uno de sus ins­pi­ra­do­res). Antes de la plan-demia, esta “comu­ni­dad” ya esta­ba desahu­cia­da y lo que hizo el virus fue sim­ple­men­te demos­trar la deca­den­cia has­ta moral en la que se encuen­tra una Euro­pa que nos mues­tra que jamás fue ejem­plo para el mun­do y menos aho­ra, cuan­do dan mues­tras de una com­ple­ta fal­ta de soli­da­ri­dad entre sus pro­pios miem­bros. No en vano la pér­fi­da Albión, por medio del “Finan­cial Times”, crea el acró­ni­mo PIGS para expe­ler su pro­fun­do des­pre­cio al sur de Euro­pa. Pri­me­ro sacri­fi­ca­ron a Gre­cia, aho­ra el orden con­ti­núa con Espa­ña e Italia.

Esa fal­ta de soli­da­ri­dad es algo que demues­tra que, de comu­ni­dad, Euro­pa sabe muy poco. Y es algo que dela­ta que, ante la plan-demia, el poder ocul­to o Esta­do pro­fun­do ha ins­ti­tui­do, a nivel glo­bal, la polí­ti­ca del “sál­ve­se quien pue­da”. Hay mucho dine­ro que pre­ci­sa poner­se en movi­mien­to, hacer­se capi­tal, para seguir la espi­ral expo­nen­cial de cre­ci­mien­to del ver­da­de­ro virus para­si­ta­rio que azo­ta a la huma­ni­dad y la natu­ra­le­za por cin­co siglos.

La deu­da que se vie­ne dise­ñan­do tie­ne por eso sig­ni­fi­ca­ción has­ta teo­ló­gi­ca, por­que se tra­ta de res­tau­rar los mitos fun­da­cio­na­les que hacen posi­ble al rei­no de este mun­do. Una “deu­da infi­ni­ta” es impo­si­ble de pagar, por eso ya no hay futu­ro para la huma­ni­dad; la demo­li­ción pla­ni­fi­ca­da del Esta­do de dere­cho, el dere­cho inter­na­cio­nal y el mul­ti­la­te­ra­lis­mo, que ya se venía apli­can­do béli­ca­men­te, aho­ra encuen­tra en la plan-demia glo­bal, el mejor esce­na­rio para su ani­qui­la­ción definitiva.

Como en la colo­nia, así como los indios tenían que pagar, con el tri­bu­to indí­ge­na, el dere­cho a vivir, aho­ra son las nacio­nes del mun­do las que se encuen­tran en seme­jan­te reali­dad. “Vivir a cos­ta de otro” fue siem­pre la divi­sa del tipo de indi­vi­duo que pro­du­jo el mun­do moderno y el capi­ta­lis­mo. Por eso la socie­dad moder­na, a con­fe­sión de Hegel, es, por nece­si­dad inter­na, pro­duc­to­ra cons­ti­tu­ti­va de des­igual­da­des con­ti­nuas y cre­cien­tes. Por eso los billo­na­rios siguen en sus irra­cio­na­les apues­tas finan­cie­ras, por­que saben que, en este mun­do, todo es nego­cio. No les impor­ta que el mun­do se ven­ga aba­jo sino, ¿cuán­to dine­ro podrían hacer cuan­do el mun­do se ven­ga abajo?

  1. El pue­blo como la incóg­ni­ta dura en la ecua­ción plan-démica.

La plan-demia ha sido con­ce­bi­da con anti­ci­pa­ción y, por media­ción de una cri­sis sani­ta­ria a nivel glo­bal (sabien­do que cual­quier even­to epi­de­mio­ló­gi­co iba a des­nu­dar el des­man­te­la­do sis­te­ma públi­co sani­ta­rio por las polí­ti­cas de pri­va­ti­za­ción que se vino imple­men­tan­do por la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral), lo que se bus­ca­ba y pre­ten­de impo­ner es un pan­óp­ti­co mun­dial, don­de se des­plie­gue “libre­men­te” una sinies­tra polí­ti­ca de obe­dien­cia incues­tio­na­ble a un “nue­vo orden” impues­to por un fata­lis­mo inven­ta­do; en ese sen­ti­do, la cua­ren­te­na no tie­ne pro­pó­si­tos médi­cos sino polí­ti­cos y debie­ra ser ana­li­za­do como lo que es: un ejer­ci­cio estra­té­gi­co de mili­ta­ri­za­ción de la socie­dad civil.

La enca­de­na­da depen­den­cia de las eco­no­mías peri­fé­ri­cas al sis­te­ma mun­dial, agu­di­za­da por la glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra del dolar­cen­tris­mo, hace que la mayo­ría de los paí­ses, sobre todo los redu­ci­dos a sumi­sión colo­nial, no pue­dan eje­cu­tar nin­gún tipo de ade­cua­cio­nes loca­les de los pro­to­co­los emi­ti­dos e impues­tos por el cen­tro y sus orga­nis­mos (inclu­so paí­ses como Vene­zue­la o Cuba no pue­den elu­dir abier­ta­men­te las direc­tri­ces de, por ejem­plo, la OMS, apos­tan­do por polí­ti­cas sani­ta­rias des­mar­ca­das de las impues­tas). Por eso la plan-demia podía poner en jaque a casi todo el mun­do, por­que gra­cias a la glo­ba­li­za­ción, los Esta­dos poseen una exigua capa­ci­dad de sobe­ra­nía polí­ti­ca, teme­ro­sos ade­más de la inva­sión o el blo­queo eco­nó­mi­co que pue­dan sufrir (des­de el 1961, el escar­mien­to con­tra Cuba ha sido ven­di­do per­ver­sa­men­te al mun­do como fra­ca­so eco­nó­mi­co propio).

Rusia y Chi­na, tenien­do más capa­ci­dad de manio­bra estra­té­gi­ca, pare­cen apos­tar, en medio del arrin­co­na­mien­to nuclear, a la pau­la­ti­na anu­la­ción de la geo­po­lí­ti­ca occi­den­tal. El diag­nós­ti­co que mane­jan toda­vía no se expre­sa abier­ta­men­te y, al pare­cer, el des­ca­la­bro pau­la­tino de la eco­no­mía occi­den­tal, da lugar a sus pre­vi­sio­nes de una implo­sión no cal­cu­la­da del sis­te­ma eco­nó­mi­co en su con­jun­to (la recien­te pro­mo­ción de la mone­da digi­tal chi­na e‑RMB como nue­vo patrón del comer­cio inter­na­cio­nal, des­pla­zan­do defi­ni­ti­va­men­te al dólar como úni­ca divi­sa uni­ver­sal, afir­ma­ría esa apuesta).

Si se tra­ta de hacer cálcu­los, lo que la auto­su­fi­cien­cia occi­den­tal sos­la­ya es el hecho que otras civi­li­za­cio­nes, como la Chi­na, hace cálcu­los mucho más com­ple­jos y estra­té­gi­cos. Pero los chi­nos no son ilu­sos y saben del poder que podría des­atar una bes­tia mori­bun­da y, sobre todo, amenazada.

Ya no esta­mos fren­te al Impe­rio deci­mo­nó­ni­co del mun­do uni­po­lar. Si qui­sié­ra­mos defi­nir, en ese con­tex­to, al Esta­do pro­fun­do, ten­dría­mos que recor­dar al pre­si­den­te Eisenho­wer y su “fare­well to the nation”: el apa­ra­to mili­tar-indus­trial que denun­cia­ba tener un poder e influen­cia cre­cien­tes sobre toda la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, cons­ti­tuía la ten­sión impe­rial que se pro­po­ne al inte­rior de un Esta­do con capa­ci­dad de irra­dia­ción expo­nen­cial de su poder estra­té­gi­co. En ese sen­ti­do, el Esta­do pro­fun­do es aque­lla capa­ci­dad de tras­cen­der su carác­ter ini­cial de Esta­do par­ti­cu­lar y pro­po­ner­se uni­ver­sal, en este caso, imperial.

Por eso gene­ra la glo­ba­li­za­ción, como media­ción afir­ma­ti­va de su carác­ter impe­rial o de domi­na­ción expo­nen­cial. Por eso hay que sub­ra­yar siem­pre que un Impe­rio no lucha por intere­ses par­ti­cu­la­res. Su obje­ti­vo es el poder abso­lu­to, es decir, el poder total. En nom­bre de ese poder abso­lu­to es que sus intere­ses, aho­ra hecho valo­res, se hacen expo­nen­cia­les, o sea, divi­nos. En eso con­sis­te, la gran­de­za y la mise­ria de su pre­ten­sión de domi­na­ción exponencial.

Por eso, cuan­do habla­mos de una situa­ción post-impe­rial en un mun­do par­ti­do en dos (el orden y el caos, o el cie­lo y el infierno), no nos refe­ri­mos al fin del Impe­rio sino a una com­ple­ji­dad mucho más sinies­tra. El Esta­do pro­fun­do, des­de los seten­tas, y la polí­ti­ca de reduc­ción neo­li­be­ral del Esta­do míni­mo, anun­cia­da por Zbig­niew Brze­zins­ki, iba en la direc­ción de recon­fi­gu­rar al sis­te­ma-mun­do como sis­te­ma-matrix; en ese sen­ti­do, el Esta­do pro­fun­do no es una gober­nan­za mun­dial sino el Sanc­tum Sanc­to­rum del pro­yec­ta­do “nue­vo orden mun­dial” (esa es la “hibris” huma­na en su mayor expre­sión y lo que da lugar a las con­je­tu­ras cons­pi­ra­cio­nis­tas más fan­tás­ti­cas; sin olvi­dar que han sido y son, los pode­res fac­ti­cos y sus agen­cias de inte­li­gen­cia, los pri­me­ros dise­mi­na­do­res de teo­rías de la conspiración).

Kis­sin­ger (quien ya se apre­su­ra a pro­po­ner un nue­vo orden mun­dial post-coro­na­vi­rus, por­que seña­la que, “se alte­ra­rá el orden mun­dial para siem­pre”) tenía razón al des­cri­bir la evo­lu­ción de la auto­cons­cien­cia impe­rial: “con­tro­la los ali­men­tos y con­tro­la­rás a la gen­te, con­tro­la el petró­leo y con­tro­la­rás a las nacio­nes, con­tro­la el dine­ro y con­tro­la­rás al mun­do”. Esta últi­ma con­so­nan­cia con la divi­sa de los Roths­child (“den­me el con­trol de la mone­da y pon­gan cual­quier gobierno”), es aho­ra con­su­ma­da con la plan-demia glo­bal: “admi­nis­tra la enfer­me­dad y deter­mi­na­rás, como dios, el des­tino mis­mo, es decir, la vida y la muer­te de todos”.

Una visión con­tem­pla­ti­va sólo pue­de recluir­se en el absor­to des­lum­bra­mien­to de esta cal­cu­la­da plan-demia, pero de lo que se tra­ta es de sobre­po­ner­se, supe­rar la deter­mi­na­ción impues­ta, y no que­dar atra­pa­do en lo que seña­la­ba Karl Rove: “noso­tros, como Impe­rio, hace­mos la his­to­ria, y uste­des sólo pue­den estu­diar lo que noso­tros hace­mos”. Por eso el asun­to, en últi­ma ins­tan­cia, es de per­cep­ción, es decir, del tipo de pers­pec­ti­va que adop­to, a la hora de rea­li­zar el diag­nós­ti­co de la pato­lo­gía del mun­do que habi­to. Si me sitúo en la pers­pec­ti­va impe­rial, no hallo sali­da, por­que me encie­rro pre­ci­sa­men­te en el calle­jón sin sali­da al cual me con­du­ce la apues­ta de sobre­vi­ven­cia del 1%. Pero la pers­pec­ti­va impe­rial, en su mar­ca­do des­pre­cio aris­to­crá­ti­co, siem­pre olvi­da algo: el fac­tor pueblo.

La pers­pec­ti­va impe­rial cree que nos encon­tra­mos en una situa­ción apo­ca­líp­ti­ca, pero, en reali­dad, nos encon­tra­mos en un éxo­do mun­dial, es decir, en un tiem­po mesiá­ni­co. Por eso hay que ver la plan-demia y su con­se­cuen­te cua­ren­te­na glo­bal, como ejer­ci­cio mili­tar, es decir, como “geo­po­lí­ti­ca de disua­sión estra­té­gi­ca”; pues de lo que se tra­ta es de impo­ner un “nue­vo orden mun­dial”, sin con­tem­pla­ción algu­na, sin que nadie pue­da obje­tar nada y sin nece­si­dad de con­sen­suar con nadie.

Pero esa visión, si bien pre­su­po­ne quie­bras sis­té­mi­cas esta­ta­les y una pos­te­rior lucha com­pe­ti­ti­va mucho más des­pia­da­da de las eco­no­mías sobre­vi­vien­tes, lle­ván­do­nos a una dise­mi­na­da y explo­si­va gue­rra de aran­ce­les, con la más que pro­ba­ble quie­bra mun­dial, no posee, en el algo­rit­mo que ima­gi­nan, el enig­ma resuel­to del fac­tor deci­si­vo, la incóg­ni­ta dura de la ecua­ción impe­rial: el pue­blo en tan­to que pueblo.

Si recor­da­mos el éxo­do, el cora­zón del faraón es endu­re­ci­do para que se mani­fies­te otro poder indes­ci­fra­ble, que es el que guía al pue­blo hacia su libe­ra­ción. Más allá de que sea una narra­ti­va par­ti­cu­lar, lo que nos debie­ra inte­re­sar es el hecho de que un pro­ce­so de libe­ra­ción pre­su­po­ne even­tos apo­ca­líp­ti­cos para la pers­pec­ti­va de domi­na­ción pero de “reve­la­ción” para el deside­rá­tum utó­pi­co popu­lar. Es en ese pro­ce­so que se cons­ti­tu­ye el pue­blo en pue­blo verdadero.

Pero esto ha de supo­ner una tran­si­ción exis­ten­cial de los pue­blos a la ple­na auto­cons­cien­cia de su defi­ni­ción his­tó­ri­ca defi­ni­ti­va; es decir, el reco­no­ci­mien­to de su pro­pia poten­cia utó­pi­ca como la masa crí­ti­ca nece­sa­ria para pro­vo­car la insur­gen­cia con­clu­si­va de todos los pasa­dos olvi­da­dos y toda la his­to­ria nega­da, de todos los futu­ros exclui­dos y los por­ve­ni­res dife­ri­dos por el tren del pro­gre­so moderno.

La sali­da del Egip­to, o sea, del mun­do impe­rial, es siem­pre exis­ten­cial. Por eso dicen los sabios: es más fácil salir del mun­do que el mun­do sal­ga de uno. La pri­me­ra es una sali­da for­mal, en cam­bio la segun­da impli­ca una sali­da como apues­ta cons­cien­te de pro­po­ner­se una nue­va for­ma de vida. Esto es lo que nues­tros pue­blos han insis­ti­do a lo lar­go de toda su insur­gen­cia como re-vuel­ta a una situa­ción de rup­tu­ra onto­ló­gi­ca con el deve­nir his­tó­ri­co impues­to por el mun­do moderno, es decir, crear el Pacha­ku­ti o tiem­po mesiánico.

Libe­rar­se aho­ra quie­re decir vol­ver a lo nues­tro, a nues­tras medi­ci­nas, a nues­tras plan­tas maes­tras, a nues­tros ali­men­tos, apos­tar por lo pro­pio y, en ese retorno, dar defi­ni­ti­va­men­te la espal­da al mun­do que se vie­ne aba­jo por sus pro­pias des­me­su­ras. “Domi­nar la natu­ra­le­za” siem­pre fue un des­pro­pó­si­to y jamás admi­ti­do por la cos­mo­vi­sión de nues­tros pue­blos, y ello fue siem­pre una cons­tan­te en la insur­gen­cia popu­lar que rei­vin­di­có en su gri­to, el gri­to de la Madre, la Pacha­Ma­ma. La des­me­su­ra de domi­na­ción, que impul­sa al pro­gre­so moderno, aho­ra se la radi­ca­li­za con el domi­nio sobre la vida mis­ma, como el últi­mo esla­bón de una mer­can­ti­li­za­ción absoluta.

Pero no se pue­de jugar con la vida mis­ma. Nin­gún cálcu­lo pue­de pre­ten­der una per­fec­ta pre­dic­ti­bi­li­dad ante la con­tin­gen­cia de la pro­pia reali­dad. Quie­nes aho­ra se creen dio­ses para deci­dir la vida o la muer­te de la huma­ni­dad, se han creí­do la ilu­sión que pro­vo­ca la inte­li­gen­cia arti­fi­cial. Ésta depen­de­rá siem­pre de la infor­ma­ción huma­na sumi­nis­tra­da en sus ope­ra­cio­nes lógi­cas, y esto es lo que rela­ti­vi­za y hace fali­bles sus algo­rit­mos conclusivos.

El fac­tor humano es impo­si­ble de cálcu­lo, más aún cuan­do habla­mos del res­to crí­ti­co que se cons­ti­tu­ye en pue­blo. Un mun­do cons­ti­tui­do en tota­li­dad cerra­da no pue­de, por defi­ni­ción, abar­car la exte­rio­ri­dad exclui­da y nega­da. Por eso el pue­blo pro­du­ce su libe­ra­ción, des­de su pro­pia auto­de­ter­mi­na­ción. En esa su auto-cons­ti­tu­ción en suje­to es que se des­cu­bre a sí mis­mo, su pro­pia poten­cia his­tó­ri­ca y utó­pi­ca, que supera no sólo su depen­den­cia sis­té­mi­ca sino su mis­mo pre­sen­te y le abre al por­ve­nir que pro­yec­ta su pro­pio anhe­lo de vida.

Por eso el pasa­do, su pro­pio pasa­do, la his­to­ria que rena­ce en su pro­pia libe­ra­ción, le es ins­pi­ra­ción deci­si­va para alum­brar la direc­ción de su pro­pio hori­zon­te utó­pi­co. Vol­ver enton­ces sig­ni­fi­ca reco­ger­se, aco­piar las semi­llas que sobre­vi­ven en su lucha para des­per­tar la tie­rra de sus sue­ños. Por eso no triun­fa el Impe­rio y así como más de la mitad de su flo­ta de por­ta­vio­nes se encuen­tran vara­dos (infec­ta­dos por el virus están los USS Roo­se­velt, Nimitz y Carl Vin­son, en repa­ra­ción los USS Lin­coln, Washing­ton y Sten­nis, ade­más de esta­cio­na­dos los USS Bush y Ford), así tam­bién la pesa­di­lla de Bahía de Cochi­nos vuel­ve a per­tur­bar­le su pro­pia con­fian­za en la últi­ma frus­tra­da inva­sión a Venezuela.

Enton­ces, la cua­ren­te­na tie­ne, como fin polí­ti­co, des­mo­vi­li­zar a los pue­blos y hacer impo­si­ble toda resis­ten­cia; pero el Impe­rio no sabe que la reclu­sión tam­bién pue­de ser­vir para res­tau­rar comu­ni­dad y memo­ria, para que el pue­blo se rein­ven­te a sí mis­mo y rein­ven­te su pro­pia lucha. Hoy es vital vol­ver a nues­tras plan­tas maes­tras, a nues­tras medicinas/​alimentos, demos­trar­le al mun­do que no en vano hemos sobre­vi­vi­do cin­co siglos gra­cias al con­su­mo de lo nuestro.

Des­de nues­tra cos­mo­vi­sión, has­ta el virus es una semi­lla, a la cual se pue­de criar, se la pue­de reci­bir y des­pa­char bien, como se hace a la gen­te (sien­do mani­pu­la­ción de labo­ra­to­rio, el virus es un Fran­kens­tein crea­do para dar mie­do, pero él tam­bién sufre, sabien­do lo que le han hecho). Sólo la cien­cia médi­ca moder­na con­ci­be a las enfer­me­da­des como enemi­gas y ope­ra sobre ellas tera­pias béli­cas, no sabien­do que ata­can­do a la enfer­me­dad ata­ca al pro­pio cuer­po, y al alma. Esta con­cep­ción béli­ca que mane­ja la medi­ci­na moder­na es lo que ha entra­do en cri­sis a fines del siglo XX, pero sigue gozan­do de cre­di­bi­li­dad gra­cias a la coop­ta­ción que ha hecho la “far­ma­fia” glo­bal de todos los medios de comu­ni­ca­ción y las universidades.

Por eso el maca­bro inte­rés en supri­mir y exter­mi­nar cual­quier disi­den­cia fren­te a los pro­to­co­los sani­ta­rios que dic­ta­mi­nan los pode­res fac­ti­cos. Todo con el fin de impo­ner la vacu­na uni­ver­sal como úni­ca sal­va­ción del lim­bo inven­ta­do. Nadie nos dijo que la libe­ra­ción iba a ser fácil por­que, ade­más, impli­ca la apues­ta sobe­ra­na de aban­do­nar el sis­te­ma de creen­cias moderno-capi­ta­lis­tas que, sin dar­nos cuen­ta, era lo que nos mata­ba en vida y, de for­ma sutil, se metía den­tro nues­tro como un ope­ra­dor autó­no­mo que deci­día has­ta nues­tro des­tino. El reto siem­pre fue del pue­blo y es el que defi­ni­rá esta últi­ma ofen­si­va impe­rial. La ver­da­de­ra espe­ran­za nace siem­pre en las coyun­tu­ras más deso­la­do­ras, por­que es pre­ci­sa­men­te allí don­de se fra­gua el autén­ti­co espí­ri­tu de liberación.

La Paz, Boli­via, Chu­quia­go Mar­ka, 10 de mayo del 2020.
Rafael Bau­tis­ta S.
autor de: “El table­ro del siglo XXI»

Diri­ge “el taller de la des­co­lo­ni­za­ción” y

“la comu­ni­dad de pen­sa­mien­to amáu­ti­co”
[email protected]​yahoo.​com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *