Boli­via. En la hora de su defi­ni­ción: Revo­lu­ción vs Bar­ba­rie (III par­te y final)

Por Jhonny Peral­ta Espi­no­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 mayo 2020

Cuan­do Rosa Luxem­bur­go escri­bió que “la dic­ta­du­ra con­sis­te en el modo
en que
la demo­cra­cia se uti­li­za y no en su abo­li­ción”, que­ría
decir que la demo­cra­cia no es un mar­co vacío
a dis­po­si­ción de los diver­sos agen­tes polí­ti­cos, sino que la demo­cra­cia tiene
un “ses­go de cla­se”, por ejem­plo Muri­llo, con su ideo­lo­gía reaccionaria,
plan­tea meter avio­nes de gue­rra al Tró­pi­co[1],
mili­ta­ri­zar zonas don­de se incre­men­ta el coro­na­vi­rus[2]; lo que
que­re­mos decir es que los con­te­ni­dos y las for­mas de la demo­cra­cia lo deciden
los suje­tos que la enar­bo­lan. He aquí una dife­ren­cia sus­tan­cial entre el
gobierno de Añez, Mesa, Cama­cho y Tuto y el gobierno del pro­ce­so de cam­bio, los
con­te­ni­dos no lo deci­den un gru­po de per­so­nas ase­so­ra­dos por la CIA, sino los
deseos y aspi­ra­cio­nes de las mayo­rías nacio­na­les; y las for­mas de legi­ti­mar la
demo­cra­cia no lo defi­nen ni Trump ni Bol­so­na­ro, que reco­no­cie­ron al día
siguien­te al gobierno gol­pis­ta[3], sino
los levan­ta­mien­tos de la ple­be. Esta es la para­do­ja de la demo­cra­cia, que por
un lado es la dic­ta­du­ra de la úni­ca mino­ría peli­gro­sa que son los ricos, y por
otro lado, es la dic­ta­du­ra popu­lar que se refle­ja en la par­ti­ci­pa­ción pro­ta­gó­ni­ca de las masas.

Hay un acuer­do gene­ral de
que el capi­ta­lis­mo se acer­ca a gran­des pro­ble­mas, en par­ti­cu­lar este gobierno
nos va a lle­var a una cri­sis polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social de incal­cu­la­bles e
impre­de­ci­bles con­se­cuen­cias, fren­te a esta situa­ción el cam­po popu­lar no tiene
una res­pues­ta cohe­ren­te para decir qué hace­mos, repe­tir los dis­cur­sos de la cultura
de la com­ple­men­ta­rie­dad, etc. y la agen­da 20 – 25 que solo bus­ca la mayor
efi­cien­cia en la eco­no­mía, sig­ni­fi­can rei­vin­di­car un capi­ta­lis­mo efi­cien­te con rostro
sim­bó­li­co indí­ge­na, tareas nece­sa­rias, pero insu­fi­cien­tes, por­que implica
seguir en el camino de ser mora­lis­tas: lo polí­ti­ca­men­te correcto.

Enton­ces el pro­ble­ma a
resol­ver es cómo logra­mos que la explo­sión popu­lar demo­crá­ti­ca se impon­ga a esa
mino­ría que es la dere­cha; el asun­to tie­ne que ver con las for­mas del ejercicio
del poder; si bien los movi­mien­tos socia­les tuvie­ron un rol impor­tan­te en el
pro­ce­so de cam­bio, el poder se aho­gó en un “prin­ci­pio de clau­su­ra”: escuchamos
a los demás, pero noso­tros, las cúpu­las, toma­mos la deci­sión. Sin embargo,
nadie pue­de negar que la resis­ten­cia al gol­pe cívi­co mili­tar poli­cial fue
pro­duc­to de la auto orga­ni­za­ción popu­lar, no hubo nin­gu­na ins­tan­cia orgánica
que coor­di­na­ra accio­nes polí­ti­cas, y los muer­tos fue­ron los que fue­ron, gente
humil­de, lucha­do­ra y con convicción.

Aho­ra, para ganar la
bata­lla elec­to­ral y cons­truir, poco a poco, poder popu­lar pasa por comprender
que no esta­mos luchan­do por una “sín­te­sis
dia­léc­ti­ca” para lograr un recon­ci­lia­ción for­za­da con el enemi­go de clase;
con­ta­mos con un con­tin­gen­te de com­pa­ñe­ros for­ja­dos en
el enfren­ta­mien­to en noviem­bre y con auto­ri­dad moral; hay mucha gen­te que se ha
indig­na­do ante la dere­cha reac­cio­na­ria y que aspi­ra a tener un sig­ni­fi­ca­do y un
sen­ti­do en sus vidas, median­te la opor­tu­ni­dad de luchar por algún tipo de orden
social don­de ellos ten­gan tra­ba­jo, cul­tu­ra, edu­ca­ción, opor­tu­ni­da­des; siguen
pre­sen­tes con su memo­ria lar­ga las muje­res y los hom­bres de las comu­ni­da­des; sin
olvi­dar­nos de las masas que viven en las peri­fe­rias, en los subur­bios, que
con­for­man la eco­no­mía infor­mal y caren­tes de ser­vi­cios de salud, son estos
hom­bres y muje­res don­de es posi­ble que sur­ja la revo­lu­ción y que ya no se ajustan
a la vie­ja deter­mi­na­ción mar­xis­ta del suje­to revo­lu­cio­na­rio pro­le­ta­rio, que no
son pro­le­ta­rios a la vie­ja idea mar­xis­ta (que eran los más pobres, los más
nume­ro­sos y crea­ban rique­za en bene­fi­cio de otros, etc.), esto nos demuestra
que esas carac­te­rís­ti­cas ya no están reu­ni­das en un solo sujeto. 

Hici­mos este recuen­to para com­pren­der que hay un nue­vo eje de la lucha de
cla­ses y que exis­te la posi­bi­li­dad de que esas amplias masas se trans­for­men en
revo­lu­cio­na­rias; la expe­rien­cia nos ense­ña que los comu­nis­tas siem­pre fue­ron totalmente
“no-dog­má­ti­cos”, dis­pues­tos a para­si­tar cual­quier pro­ble­ma, o sea a tener los
pies en la tie­rra, recuér­de­se la con­sig­nas movi­li­za­do­res de las revoluciones
rusa y chi­na: “tie­rra y la paz” y “libe­ra­ción nacio­nal y la uni­dad con­tra la
corrupción”.

Lenin fue sar­cás­ti­co con
aque­llos que bus­ca­ban algu­na garan­tía para hacer la revo­lu­ción, gen­te sin
auda­cia que decía: es dema­sia­do pron­to, no hay que arries­gar­se o que la mayoría
de la gen­te no está madu­ra; a esto deno­mino lo “polí­ti­ca­men­te correc­to”, a esa
visión por eta­pas, pro­gre­si­vo, de la revo­lu­ción, y a la que Lenin se opo­nía por
com­ple­to, enfo­que que fue reins­tau­ra­do por Sta­lin con la visión de los estadios
“infe­rio­res” y “supe­rio­res” del comunismo.

Hoy nos enfren­ta­mos a una dere­cha que desea
impo­ner un Nue­vo Orden de lar­go alcan­ce y lo que nos debe preo­cu­par, no es
tan­to lo reac­cio­na­rios que son los Añez, Mesa, Cama­cho y Tuto, sino por qué una
par­te de la cla­se media le abrió el espa­cio a la dere­cha fas­cis­ta, y esto significa
un fra­ca­so de la ideo­lo­gía; por qué se ha crea­do una “cla­se simbólica”
con­for­ma­da por artis­tas, aca­dé­mi­cos, perio­dis­tas, etc. que es el coro de esta
polí­ti­ca retró­gra­da, racis­ta y violenta. 

Por eso plan­teo la nece­si­dad de un acto
revo­lu­cio­na­rio den­tro de un pro­ce­so demo­crá­ti­co elec­to­ral, en el cual des­de un
pen­sa­mien­to crí­ti­co a esa for­ma del ejer­ci­cio del poder democrático
repre­sen­ta­ti­vo pasa­do, aho­ra debe­mos res­pon­der a la tareas de ele­var el des­con­ten­to social
y polí­ti­co a nive­les supe­rio­res, si pode­mos cons­truir nue­vas for­mas de
con­cien­cia social en las peri­fe­rias, si los comu­ni­da­des con autonomías
indí­ge­nas apor­tan a la refun­da­ción del país, creo que ahí radi­can los gérmenes
del futuro.

La vic­to­ria elec­to­ral la estamos
labran­do len­ta­men­te en base a dos fac­to­res impor­tan­tes, las amplias mayorías
per­ci­ben que el tiem­po de la pobre­za será una reali­dad con cual­quier gobierno
de Añez, Mesa, Cama­cho o Tuto, y por tan­to la jus­ti­cia social se derrum­ba­rá. Pero estos dos fac­to­res no necesariamente
están conec­ta­dos, para dar­nos cuen­ta que nues­tro día a día se vuel­ve injusto,
tie­ne que haber una cier­ta liber­tad ideo­ló­gi­ca; y esta libertad
es ame­na­za­da cons­tan­te­men­te por la repre­sión, la per­se­cu­ción, la san­ción, la
judi­cia­li­za­ción por par­te del gobierno gol­pis­ta; si esa liber­tad dis­mi­nu­ye, el
pue­blo len­ta­men­te no será cons­cien­te de la situa­ción de injus­ti­cia y desigualdad
en que se encuentra.

Si la
liber­tad ideo­ló­gi­ca se va debi­li­tan­do, esta reali­dad infa­me la asu­mi­re­mos como
una situa­ción nor­mal y el poder de los dés­po­tas como algo natu­ra­li­za­do; así se
ahon­da­rá la des­po­li­ti­za­ción, don­de cada indi­vi­duo se dedi­que a su tra­ba­jo y este es
el camino de la ren­di­ción. Por eso esta­mos obli­ga­dos a cons­truir el acto eman­ci­pa­to­rio como
resul­ta­do no de un solo agen­te o movi­mien­to social, sino de una explosiva
com­bi­na­ción demo­crá­ti­ca de dife­ren­tes con­glo­me­ra­dos socia­les. Este es el desafío
éti­co polí­ti­co de reco­no­cer­nos a noso­tros mis­mos en esta figu­ra, sin
cama­ri­llas, ni mesia­nis­mos, que fren­te al horror y terror de este Estado
reac­cio­na­rio, la recu­pe­ra­ción de la demo­cra­cia se cons­ti­tu­ye en la respuesta
más revo­lu­cio­na­ria ante los sec­to­res extre­mis­tas de la dere­cha que bus­can una sali­da vio­len­ta a
esta cri­sis polí­ti­ca, como lo hicie­ron en octu­bre; no pode­mos per­mi­tir que se
cie­rren los espa­cios demo­crá­ti­cos, por­que de ser así ven­drá el arra­sa­mien­to de
todos los dere­chos conquistados.

Lamen­ta­ble­men­te las reglas del jue­go han
cam­bia­do sus­tan­cial­men­te, la dere­cha tie­ne un pro­gra­ma, fuer­zas sociales,
ins­ti­tu­cio­nes, medios de comu­ni­ca­ción y el apo­yo, para nada ino­fen­si­vo, del
impe­ria­lis­mo yan­qui. El cam­po popu­lar debe luchar con­tra las fuerzas
con­ser­va­do­ras y refor­mis­tas inter­nas, que expre­san una cul­tu­ra polí­ti­ca retrógrada,
así como tam­bién con esa izquier­da más tra­di­cio­nal, que con­ci­ben la política
como tute­la­je, y que tie­nen nula con­fian­za en las ini­cia­ti­vas del poder
popu­lar, como por ejem­plo la ini­cia­ti­va de los com­pa­ñe­ros del tró­pi­co que com­par­tie­ron sus productos
con nues­tros her­ma­nos más nece­si­ta­dos, como la auto con­vo­ca­to­ria de la noche
del cace­ro­la­zo y el petar­da­zo, hay que vol­ver a las calles y a las pla­zas para
defen­der nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les, por­que nues­tra auto­ri­dad moral va más
allá de esa dere­cha que nos gri­ta: sal­va­jes, terro­ris­tas, maleantes,
nar­co­tra­fi­can­tes, tira­nos, corrup­tos, etc. Solo con estas for­mas de acción
polí­ti­ca, nues­tras luchas demo­crá­ti­cas, poco a poco, se vin­cu­la­ran al problema
del poder. 

Hay que supe­rar esas visio­nes deterministas
de las “nece­si­da­des obje­ti­vas” y las “fases” obli­ga­to­rias para rebe­lar­nos e
inten­tar la revo­lu­ción; siem­pre que­da un
espa­cio para un acto eman­ci­pa­to­rio, pero si segui­mos tenien­do mie­do a tomar el
poder es que no valo­ra­mos en su jus­ta dimen­sión nues­tra cau­sa y más pesa el
mie­do al desas­tre catas­tró­fi­co. Pero es mejor el desas­tre pro­vo­ca­do por la
fide­li­dad a nues­tras con­vic­cio­nes y prin­ci­pios, que tener el desier­to con un
gobierno anti­na­cio­nal. No hay dón­de per­der­se, la úni­ca pre­gun­ta autén­ti­ca que
deben res­pon­der­se el bino­mio, los can­di­da­tos al legis­la­ti­vo y cada militante
del MAS es si tole­ra­mos esta “natu­ra­li­za­ción” de este auto­ri­ta­ris­mo, de esta
pre­po­ten­cia, de este tota­li­ta­ris­mo al que nos quie­ren lle­var los Añez, Mesa,
Cama­cho y Tuto; y cómo sali­mos de este desas­tre para nun­ca más volver.

Lo que quise
demos­trar, es que en últi­ma ins­tan­cia la vic­to­ria elec­to­ral contundente
debe ser el refle­jo de la acción polí­ti­ca de mili­tan­tes que estén a la altura
del reto que les plan­tea la his­to­ria, con un pro­gra­ma reno­va­do, con for­mas y
con­te­ni­dos de cam­pa­ñas elec­to­ra­les que mar­quen dife­ren­cia, acom­pa­ña­dos de miles
de muje­res y hom­bres for­ja­dos en la lucha y con nue­vos lide­raz­gos, solo así se puede
abrir un hori­zon­te estra­té­gi­co que de una vez por todas resuel­va el destino
his­tó­ri­co de nues­tra Nación.

*Ex mili­tan­te de las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Zára­te Willka


[1] https://​www​.pagi​na​sie​te​.bo/​s​e​g​u​r​i​d​a​d​/​2​0​2​0​/​4​/​2​4​/​m​u​r​i​l​l​o​-​m​e​t​a​m​o​s​-​a​v​i​o​n​e​s​-​d​e​-​g​u​e​r​r​a​-​a​l​-​c​h​a​p​a​r​e​-​2​5​3​6​5​2​.​h​tml

[2] https://​www​.info​bae​.com/​a​m​e​r​i​c​a​/​a​g​e​n​c​i​a​s​/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​0​/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​b​o​l​i​v​i​a​n​o​-​m​i​l​i​t​a​r​i​z​a​-​s​a​n​t​a​-​c​r​u​z​-​s​u​-​r​e​g​i​o​n​-​c​o​n​-​m​a​s​-​c​o​r​o​n​a​v​i​r​us/

[3] https://​www​.info​bae​.com/​a​m​e​r​i​c​a​/​a​m​e​r​i​c​a​-​l​a​t​i​n​a​/​2​0​1​9​/​1​1​/​1​3​/​e​s​t​a​d​o​s​-​u​n​i​d​o​s​-​r​e​c​o​n​o​c​i​o​-​a​-​j​e​a​n​i​n​e​-​a​n​e​z​-​c​o​m​o​-​p​r​e​s​i​d​e​n​t​a​-​i​n​t​e​r​i​n​a​-​d​e​-​b​o​l​i​v​ia/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *