Argen­ti­na. Molé­cu­las malu­ca: el archi­vo, el mar­gen, la dimen­sión molecular.

Mariano Pache­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de Mayo de 2020

Car­los Jáu­re­gui en la pri­me­ra Mar­cha del Orgu­llo Gay Les­biano. Bue­nos Aires, 3 de julio de 1992. Foto: Fon­do Edi­to­rial Sar­mien­to, Dpto. de Archi­vos de la Biblio­te­ca Nacio­nal Mariano Moreno.

Por Mariano Pacheco

Su nom­bre no es arbi­tra­rio. Al ele­gir­lo, cuen­tan en su edi­to­rial de pre­sen­ta­ción, bus­ca­ron sacar a la luz la exis­ten­cia efí­me­ra pero segu­ra de un peque­ño espa­cio de estu­dio inte­gra­do por los argen­ti­nos Nés­tor Per­longher y Jor­ge Belo­qui, que sur­gió en San Pablo en 1982, tras la visi­ta de Félix Guat­ta­ri a Bra­sil. “Molé­cu­las Malu­cas” es aho­ra tam­bién el nom­bre de un Por­tal web (https://​www​.mole​cu​las​ma​lu​cas​.com), en el que se entre­te­je una apues­ta polí­ti­ca que bus­ca “tra­fi­car sabe­res, expe­rien­cias y recorridos”.

Como recuer­dan las edi­to­ras en el tex­to de pre­sen­ta­ción, para Guat­ta­ri “los movi­mien­tos mino­ri­ta­rios o mole­cu­la­res no podían seguir giran­do sobre sí mis­mos, so pena de terri­to­ria­li­zar­se o anu­lar­se, sin posar­se sobre lo social”.

En Molé­cu­las Malu­cas (“Archi­vos y memo­rias fue­ra del mar­gen”) pue­den encon­trar entre­vis­tas, como la que el archi­vis­ta e inves­ti­ga­dor lgbt­tiq+ Juan Quei­roz le hizo a Luis Troi­ti­ño. Troi­ti­ño fue cofun­da­dor, jun­to a Héc­tor Ana­bi­tar­te, del pri­mer gru­po polí­ti­co homo­se­xual de habla his­pa­na, en 1967. Des­de 1976, cuan­do aban­do­nó su mili­tan­cia homo­se­xual, has­ta este año, no había vuel­to a hablar del tema.

En el por­tal, sur­gi­do en medio de la cua­ren­te­na, tam­bién podrán leer un extrac­to del pri­mer capí­tu­lo “Car­los Jáu­re­gui. Una bio­gra­fía polí­ti­ca”, libro de Mabel Belluc­ci publi­ca­do ori­gi­nal­men­te por Eme­cé en 2010, que la edi­to­rial Final Abier­to relan­zó recien­te­men­te en una reedi­ción amplia­da y corre­gi­da, que iba a ser pre­sen­ta­do este mes en el mar­co de las acti­vi­da­des de la Feria Inter­na­cio­nal del Libro de Bue­nos Aires, pero que debi­do al actual ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio fue sus­pen­di­da. El extrac­to del libro publi­ca­do en el sitio web vie­ne acom­pa­ña­do de una selec­ción de foto­gra­fías de Jáu­re­gui (1957−1996), per­te­ne­cien­tes a dis­tin­tos archi­vos, que suman mate­rial grá­fi­co a la narra­ción de esa his­to­ria de mili­tan­cia por la con­quis­ta de los dere­chos de las mino­rías sexuales.

Tam­bién podrán encon­trar allí tex­tos sobre el “archi­vo” queer y femi­nis­ta, sobre la pro­ble­má­ti­ca del SIDA y sobre expe­rien­cias de inves­ti­ga­ción y publi­ca­cio­nes, como “La moral sexual en Argen­ti­na” o la Revis­ta “Los amorales”.

Si bien se ha tor­na­do un poco tri­vial, la fra­se “la cri­sis como opor­tu­ni­dad” no deja de poseer un núcleo de ver­dad. O al menos, es una fra­se que pode­mos poner a fun­cio­nar con nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, incer­ti­dum­bres, alti­ba­jos emo­cio­na­les y pers­pec­ti­va de ideas crí­ti­cas que, en esta cua­ren­te­na por el COVID 19, pue­de favo­re­cer el ejer­ci­cio de cier­tos “movi­mien­tos de replie­gue”: para leer, para pen­sar, para ela­bo­rar hipó­te­sis que per­mi­tan seguir ejer­cien­do una crí­ti­ca radi­cal de todo lo exis­ten­te, como pro­po­nía Karl Marx.

En medio de una situa­ción como la que atra­ve­sa­mos actual­men­te en el mun­do, don­de muchos pre­su­pues­tos comien­zan a poner­se en cues­tión, apor­tes como los de “Molé­cu­las Malu­cas” ayu­dan a recor­dar que las luchas eman­ci­pa­to­rias no se ago­tan en la reso­lu­ción de las pro­ble­má­ti­cas más inme­dia­tas vin­cu­la­das con la pro­duc­ción y repro­duc­ción mate­rial de la vida, sino que tam­bién a sub­ver­tir las cos­tum­bres. Vaya si el mora­lis­mo es una pesa­da car­ga de nues­tras cos­tum­bres burguesas.

Fuen­te: La Luna con Gatillo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *