Nación Mapu­che. Ins­pec­tor muni­ci­pal que ase­dia a hor­ta­li­ce­ras en Temu­co es un cara­bi­ne­ro dado de baja por torturas

Por Juan Car­los Con­tre­ras, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 mayo 2020

Duran­te esta sema­na, tras el levan­ta­mien­to de la cua­ren­te­na total en
Padre las Casas y Temu­co, las hor­ta­li­ce­ras mapu­ches que históricamente
han tra­ba­ja­do en el cen­tro temu­quen­se ‑nor­mal­men­te en las intersecciones
de calle Montt con Aldunate‑, han sido nue­va­men­te hostigadas,
vio­len­ta­das y dete­ni­das por Cara­bi­ne­ros. No con­for­me con eso, el alcalde
Miguel Bec­ker (RN) man­tie­ne ins­pec­to­res muni­ci­pa­les, vigi­lan­do el
comer­cio de fru­tas y ver­du­ras, emi­tien­do mul­tas a las per­so­nas que les
compren.

Estos ins­pec­to­res han com­ple­ji­za­do más aun el tra­ba­jo, tan­to por el
hos­ti­ga­mien­to hacia ellas como a clien­tes. Es más, hace unos días
cir­cu­ló en redes socia­les un video don­de apa­re­cía una pare­ja de estos
fun­cio­na­rios públi­cos, par­tean­do a una per­so­na que había com­pra­do un
kilo de porotos.

Fuen­tes de RESUMEN expre­sa­ron que un ins­pec­tor muni­ci­pal de Temu­co que par­ti­ci­pó de accio­nes vio­len­tas difun­di­das en redes socia­les resul­ta ser Luis Gaci­túa Tolo­za, ex cara­bi­ne­ro dado de baja el año 2013 por apre­mios ile­gí­ti­mos (tor­tu­ras) en con­tra de Luis Aste­te, pobla­dor de Las Tran­que­ras en Pue­blo Nuevo.

La denun­cia deja­ría al des­cu­bier­to el nulo fil­tro que hace el
muni­ci­pio a las per­so­nas que son con­tra­ta­das como inspectores
muni­ci­pa­les y por otra par­te, la pro­tec­ción que reci­ben los uniformados
envuel­tos en vio­la­cio­nes a los DDHH en ins­ti­tu­cio­nes de gobierno.

Luis Gaci­túa: de cara­bi­ne­ro dado de baja por tor­tu­ras a ins­pec­tor muni­ci­pal de Temuco

Sobre el hecho, Luis Aste­te de por enton­ces de 20 años de edad, recuer­da que, «está­ba­mos
en el sec­tor Por­ve­nir con un gru­po de ami­gos, era el 1° de enero de
2013. De repen­te lle­gó una patru­lla de Cara­bi­ne­ros don­de venía el sr.
Gaci­túa. Según ellos lle­ga­ron por una riña, pero nun­ca hubo nada. No
había alcohol, sólo enva­ses vacíos, no había nadie bebien­do. Des­pués nos
per­si­guie­ron, sali­mos arran­can­do por­que se baja­ron agrediendo
inme­dia­ta­men­te a las per­so­nas que está­ba­mos en el para­de­ro»
.

El joven comen­tó que Luis Gaci­túa, ex cara­bi­ne­ro y aho­ra ins­pec­tor de
la muni­ci­pa­li­dad de Temu­co, lo per­si­guió a pie y pese a que el poblador
agre­di­do se entre­gó y faci­li­tó inme­dia­ta­men­te su car­net de iden­ti­dad, «para
no gene­rar­le pro­ble­mas a otro gru­po que esta­ba com­par­tien­do ese día de
año nue­vo. Me dije­ron que me iban a lle­var a la Segun­da Comi­sa­ría pero
no fue así, me lle­va­ron a un sitio eria­zo, ahí me baja­ron y me empezaron
a pegar con puños, palos pero con mayor repre­sión de Gaci­túa, el que
tra­ba­ja hoy en la muni­ci­pa­li­dad»
.

Aste­te comen­tó que fue gol­pea­do con bru­ta­li­dad tan­to por este
fun­cio­na­rio como por el sar­gen­to segun­do Clau­dio Reyes, en las
cos­ti­llas, cabe­za, pier­nas y espal­da. En el lugar habían otros dos
jóve­nes cara­bi­ne­ros que sólo mira­ban mien­tras el aho­ra inspector
muni­ci­pal les decía, «así se tra­ta a los flai­tes, así tie­nen que
tra­tar a los delin­cuen­tes y que en ese momen­to el poder lo tenían porque
esta­ba Piñe­ra, por­que el pre­si­den­te le daba todo el apo­yo a
Cara­bi­ne­ros»
.

Lamen­ta­ble­men­te, ésta no fue la úni­ca agre­sión que reci­bi­ría Luis Aste­te por par­te de Cara­bi­ne­ros. Para­dó­ji­ca­men­te bajo el segun­do man­da­to de Sebas­tián Piñe­ra, el joven pobla­dor fue una de las tan­tas per­so­nas con daños ocu­la­res, pro­duc­to de los per­di­go­nes dis­pa­ra­dos por efec­ti­vos de Fuer­zas Espe­cia­les en las mani­fes­ta­cio­nes socia­les del Esta­lli­do Social de octu­bre, sufrien­do la pér­di­da de su ojo izquierdo.

En la actua­li­dad el caso de Aste­te se encuen­tra en inves­ti­ga­ción y
aún se reca­ban peri­cias por par­te de Fis­ca­lía, aun­que bajo el actual
con­tex­to sani­ta­rio per­ma­ne­ce estan­ca­do. «espe­ra­mos que ter­mi­ne esto y
encon­trar un res­pon­sa­ble, que el Esta­do se haga responsable.
Cara­bi­ne­ros sigue gozan­do con sus actos de abu­so, por­que sabe que si son
dados de bajas pue­den tra­ba­jar en muni­ci­pa­li­da­des»
.

La con­de­na y la baja de Carabineros

Luis Gaci­túa Tolo­za fue sar­gen­to pri­me­ro has­ta el 27 de junio de
2016, cuan­do el Juz­ga­do de Garan­tía de Temu­co lo con­de­nó a presidio
menor en su gra­do míni­mo, es decir; sin pisar la cár­cel. Sobre las
agre­sio­nes hacia el pobla­dor temu­quen­se, la sen­ten­cia en con­tra del
aho­ra ins­pec­tor muni­ci­pal expre­só que «obli­gán­do­lo a subir al carro
poli­cial y tras­la­dán­do­lo por dife­ren­tes calles has­ta un sitio ubi­ca­do en
la pobla­ción Las Tran­que­ras. Una vez en el lugar. Luís Gaci­túa hizo
des­cen­der del vehícu­lo a Luis Aste­te y lo agre­dió gol­peán­do­lo con objeto
con­tun­den­te en la espal­da y en otras par­tes del cuer­po». Finalizando
que «los hechos con­fi­gu­ran el deli­to con­su­ma­do de tor­men­tos (tor­tu­ras) o
apre­mios ile­gí­ti­mos con­tra Luis Astete».

Sin duda la situa­ción de las hor­ta­li­ce­ras en Temu­co esbo­za prácticas
dis­cri­mi­na­to­rias, toda vez que el alcal­de Miguel Bec­ker per­mi­te la
aper­tu­ra y ato­cha­mien­to de gen­te en mul­ti­tu­des y cen­tros comerciales,
pero per­si­gue y cas­ti­ga el comer­cio pro­ve­nien­te de zonas rura­les de la
pro­vin­cia de Cau­tín que son par­te del comer­cio tra­di­cio­nal en el lugar.
Peor aun, lo hace a tra­vés de suje­tos como Luis Gaci­túa, una persona
con­de­na­da por ejer­cer torturas.

«Él sigue hoy en día, según lo que se ha mos­tra­do en redes socia­les, inci­tan­do a la vio­len­cia». Fus­ti­gó Aste­te res­pec­to al rol como ins­pec­tor muni­ci­pal, «Nin­gún
cara­bi­ne­ro debe­ría ocu­par un car­go públi­co des­pués de haber sido de
baja por situa­cio­nes de tor­tu­ras, ni en Temu­co ni en nin­gún lugar»,
agregó.

En el trans­cur­so de estos días, efec­ti­vos poli­cia­les han agredido
nue­va­men­te a hor­ta­li­ce­ras botán­do­les sus pro­duc­tos, sin impor­tar­les que
las afec­ta­das estu­vie­sen un mes sin poder gene­rar ingre­sos y su
mer­ca­de­ría era de lo úni­co que dis­po­nían. Nue­va­men­te acu­san racis­mo por
par­te del empre­sa­rio y mili­tan­te RN Miguel Bec­ker, actual alcal­de de
Temuco.

El joven de 27 años de edad tam­bién se refi­rió al cons­tan­te hos­ti­ga­mien­to que ha ejer­ci­do el muni­ci­pio de Miguel Bec­ker en con­tra de las hor­ta­li­ce­ras de Temu­co. «Ellas nece­si­tan el sus­ten­to para sus casas. Yo des­de que ten­go uso de razón, ellas siem­pre han tra­ba­ja­do en el cen­tro. Son como el Mer­ca­do, algo prin­ci­pal en las calles de Temu­co y muchas veces son agre­di­das por Cara­bi­ne­ros inclu­so estan­do en com­pa­ñía de sus niños».

fuen­te: Resu­men cl.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *