Colom­bia. La dolo­ro­sa par­ti­da de Jai­me Gua­ra­ca, fun­da­dor de las FARC /​Falleció en Cuba don­de vivía hace años

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 Mayo 2020 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es jaime_guaracas_farc_0.jpg

Jai­me Tar­si­cio Gua­ra­ca, el segun­do al man­do del gru­po gue­rri­lle­ro tras su fun­da­ción, falle­ció en la noche del 5 mayo en La Haba­na a sus 88 años. Tras estar en la cár­cel en la isla de Gor­go­na fue libe­ra­do en el Esta­do de Sitio y regre­só a las gue­rri­llas don­de tam­bién fue nego­cia­dor de paz en varias oportunidades. 

Jai­me
Tar­si­cio Gua­ra­cas, fun­da­dor de las Farc, quien nació en el muni­ci­pio de
San­tia­go Pérez, al sur del Toli­ma, en 1932./Partido FARC

Como Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas y Miguel Ángel Pas­cuas, Jai­me Tar­si­cio Gua­ra­ca, tam­bién fue fun­da­dor de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (Farc), que fir­ma­ron la paz en noviem­bre de 2016 con el Esta­do colom­biano. En la noche del mar­tes, en La Haba­na Cuba, ocu­rrió el dece­so del gue­rri­lle­ro cono­ci­do como “Jai­me Gua­ra­cas”,
quien se había radi­ca­do en la isla cari­be­ña tras pade­cer diferentes
enfer­me­da­des por su avan­za­da edad. Murió a los 88 años y des­de Colombia
así dio a cono­cer la noti­cia el aho­ra par­ti­do polí­ti­co FARC: “Con el
dolor y la nos­tal­gia que nos deja la par­ti­da de un lucha­dor incansable,
infor­ma­mos a las direc­cio­nes del par­ti­do de la Rosa del falle­ci­mien­to de
“Jai­me Guaracas”.

Lle­gó a las filas de la insur­gen­cia en 1955, lue­go de la des­mo­vi­li­za­ción de las gue­rri­llas libe­ra­les y tras el ini­cio de la dic­ta­du­ra de Gus­ta­vo Rojas Pini­lla. Nació en el muni­ci­pio de San­tia­go Pérez, al sur del Toli­ma, en las mis­mas tie­rras don­de sur­gió el gru­po gue­rri­lle­ro con­for­ma­do prin­ci­pal­men­te por cam­pe­si­nos. Lue­go, fue cap­tu­ra­do y, en Cali, en un con­se­jo de gue­rra, fue con­de­na­do a 35 años de cár­cel. Lue­go de sufrir tor­tu­ras del Ejér­ci­to, como él mis­mo con­tó, fue lle­va­do a las pri­sio­nes de la isla de Gor­go­na en el Pací­fi­co colom­biano. Recu­pe­ró su liber­tad con la decla­ra­to­ria del Esta­do de Sitio.

Tras ese epi­so­dio regre­só a las tie­rras de Mar­que­ta­lia (Toli­ma),
don­de con­ti­nuó en la lucha gue­rri­lle­ra jun­to con Maru­lan­da, Are­nas y
Pas­cuas, y un nume­ro­so gru­po de gue­rri­lle­ros que ya cre­cían con otros
fren­tes hacia el sur del país. Pos­te­rior­men­te, lle­gó a la máxima
ins­tan­cia de la gue­rri­lla, el secre­ta­ria­do, des­de don­de par­ti­ci­pó en
las con­ver­sa­cio­nes de paz con el gobierno de Beli­sa­rio Betan­cur y la
Coor­di­na­do­ra Gue­rri­lle­ra Simón Bolí­var.
En esos años, a medida
que fue con­tan­do sus memo­rias en la gue­rra, se supo que dos de sus
her­ma­nos fue­ron cap­tu­ra­dos por el gene­ral José Joa­quín Mata­lla­na y
arras­tra­dos des­de Ata­có has­ta Cha­pa­rral (Toli­ma), dón­de los expusieron
para que la gen­te los vie­ra morir.

Gua­ra­ca tam­bién hizo par­te del Esta­do Mayor Cen­tral y fue el pri­mer res­pon­sa­ble de la Comi­sión Inter­na­cio­nal de las Farc-Ep. Al refe­rir­se a su tra­yec­to­ria como jefe gue­rri­lle­ro, así lo des­cri­bió el par­ti­do FARC: “Par­tió hacia la eter­ni­dad otro de los gran­des gue­rri­lle­ros que siem­pre bus­có la paz para Colom­bia y segui­mos ade­lan­te como fru­to de tu siem­bra coman­dan­te”, escri­bió dicha colec­ti­vi­dad. Igual­men­te, agra­de­cie­ron al Gobierno y al pue­blo cubano “por su per­ma­nen­te soli­da­ri­dad y mues­tras de inter­na­cio­na­lis­mo brin­da­do a nues­tro camarada”.

Jaime Guaracas junto con Manuel Marulanda Vélez "Tirofijo" dos de los fundadores de las FARC, ambos muertos por causas naturales. Foto: @sandinovictoria
Gua­ra­cas con Manuel Maru­lan­da Vélez

Rodri­go Lon­do­ño, tam­bién cono­ci­do como Timo­chen­ko, máximo
jefe del par­ti­do FARC, con­tó que lo cono­ció en 1978 cuan­do Gua­ra­ca era
el líder de la pri­me­ra escue­la ideo­ló­gi­ca de esa gue­rri­lla y Lon­do­ño uno
de los guar­dias per­so­na­les de Jaco­bo Are­nas.
“Era un hombre
ejem­plar. Las lec­cio­nes que nos dio des­de Mar­que­ta­lia has­ta sus últimos
días en La Haba­na esta­ban sus­ten­ta­das en una muy bue­na formación
ideo­ló­gi­ca. Des­pués, lo vol­ví a ver en la sép­ti­ma con­fe­ren­cia de la
gue­rri­lla y, des­de enton­ces, no vol­ví a saber más de él. Lue­go, durante
los diá­lo­gos de paz en Cara­cas (Vene­zue­la) en 1993, me ente­ré de que
tenía un cán­cer en el cere­bro y que fue lle­va­do a Cuba don­de lo
man­tu­vie­ron vivo y lúci­do has­ta el día 5 de mayo de 2020 cuando
final­men­te nos dejó”, rela­tó Londoño.

“Mi padre fue un cam­pe­sino de Nata­gai­ma, que de joven pagó el ser­vi­cio mili­tar y cuan­do ter­mi­nó se casó con mi madre, que era de San Luis. Ambos toli­men­ses, medio indí­ge­nas pijaos. Se fue­ron a tum­bar mon­te a un pun­to de nom­bre Las Mer­ce­des, muni­ci­pio de San­tia­go Pérez. Abrie­ron una peque­ña fin­ca de la que se abas­te­cie­ron para abrir otra mejo­ra que lla­ma­ron San Isi­dro. Ahí nací yo. Se cul­ti­va­ba espe­cial­men­te café, maíz, frí­jol, y se sem­bra­ba pas­to para criar gana­do”, le con­tó al escri­tor Alfre­do Molano Bra­vo en una entre­vis­ta en 2014 des­de La Haba­na. “Cuan­do mata­ron a Gai­tán oímos la noti­cia en el radio de un vie­jo libe­ral. La gen­te venía ya asus­ta­da por­que los gallos can­ta­ban a las 8 o 9 de la noche y eso era señal de malas noti­cias. Va a haber muer­tos…”, añadió.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *