Bra­sil. Sin rum­bo, al bor­de de la tragedia

Por Eric Nepo­mu­ceno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 mayo 2020

Foto: Cemen­te­rio de Manaos en ple­na pandemia 

Des­de Río de Janei­ro.El
día en que los núme­ros ofi­cia­les – que están muy por deba­jo de la
reali­dad, por la demo­ra en con­fir­mar los resul­ta­dos de exá­me­nes – de
muer­tos alcan­zó la mar­ca de los 10.627 muer­tos, 730 entre el vier­nes y
el sába­do, más de 30 por hora, y 155.939 infec­ta­dos, más de cin­co por
minu­to,
el ultra­de­re­chis­ta pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro adop­tó
por la maña­na una deci­sión drás­ti­ca y radi­cal: sus­pen­dió el asa­do para
30 invi­ta­dos que había sido con­fir­ma­do por él en la tar­de del viernes.

Ese mis­mo día, un sába­do fatí­di­co, el Congreso
decre­tó due­lo nacio­nal ofi­cial por los diez mil muer­tos. Cuan­do se
alcan­zó, el 28 de abril, la mar­ca de cin­co mil víc­ti­mas fata­les del
covd-19, la reac­ción de Bol­so­na­ro fue biza­rra: “¿Y qué?”. Al pro­me­diar la tar­de, bol­so­na­ví­rus se fue a pasear en jet-ski por el lago de Bra­si­lia, divir­tién­do­se mucho. 

Ha sido tam­bién el día en que alre­de­dor de dos mil segui­do­res fanáticos
del ultra­de­re­chis­ta se reu­nie­ron pre­ci­sa­men­te fren­te al Con­gre­so en otra mani­fes­ta­ción antidemocrática. 

Pedían
lo mis­mo que en mani­fes­ta­cio­nes ante­rio­res, pres­ti­gia­das y aplaudidas
por Bol­so­na­ro: el cie­rre del Con­gre­so y de la cor­te supre­ma. Los más
exal­ta­dos pedían otra vez inter­ven­ción mili­tar ya. 

Fren­te a un
cua­dro trá­gi­co, en que varias pro­vin­cias están al bor­de del colap­so y se
mul­ti­pli­can las esce­nas dan­tes­cas de pilas de cadá­ve­res al lado de
lechos de emer­gen­cia en hos­pi­ta­les que tuvie­ron su capa­ci­dad superada,
el gobierno nacio­nal sigue iner­te, sin pre­sen­tar un pro­gra­ma mínimamente
con­sis­ten­te y viable.

Pasa­dos más de vein­te días des­de su con­duc­ción al pues­to de minis­tro de Salud, Nel­son Teich sigue mudo. Y cuan­do abre la boca, no se entien­de lo que dice, por­que la ver­dad es que él tam­po­co entien­de lo que pasa. 

Los
pues­tos cla­ve de su car­te­ra fue­ron rega­la­dos a mili­ta­res reformados.
Así que Teich, que no sabe nada de salud públi­ca, ade­más de iner­te está
tute­la­do por gen­te de la con­fian­za del des­equi­li­bra­do que a cada mañana
depo­si­ta sus ancas en el sillón presidencial.

Nada de ese pan­de­mó­nium es nue­vo, y nada indi­ca que seme­jan­te y absur­do pano­ra­ma mejore. 

Bol­so­na­ro
va a seguir defen­dien­do que todo vuel­va al nor­mal, mien­tras los muertos
se cuen­tan por miles y la cur­va ascen­dien­te de víc­ti­mas fata­les se
acer­ca a una línea vertical.

La eco­no­mía ya está arrui­na­da, y la úni­ca polí­ti­ca públi­ca de auxi­lio a los más des­va­li­dos ha sido la entre­ga de un bono de 600 reales, unos 105 dóla­res. Hubo la dis­tri­bu­ción de miles de millo­nes de reales a la ban­ca pri­va­da para con­ce­der cré­di­tos a gran­des empresas. 

A las peque­ñas y media­nas, esa mis­ma ban­ca no se mue­ve. Y cuan­do lo hace, impo­ne intere­ses astronómicos.

Mien­tras el país se con­cen­tra en inten­tar sobre­vi­vir en medio a las accio­nes demen­cia­les del pre­si­den­te, en dos meses la des­truc­ción de la Ama­zo­nia bra­si­le­ña aumen­tó 94 por cien­to. Las comu­ni­da­des indí­ge­nas están, más que nun­ca, total­men­te aban­do­na­das, a mer­ced de invasores.

Por esas y muchas otras razo­nes, la revis­ta médi­ca The Lan­cet,
una de las más impor­tan­tes y res­pe­ta­das del mun­do, con influencia
direc­ta en la toma de deci­sio­nes de muchos gobier­nos, publi­có en su más
recien­te edi­to­rial que Bol­so­na­ro es “la mayor ame­na­za a la res­pues­ta de Bra­sil al covid-19”. Tam­bién
afir­ma, en el mis­mo edi­to­rial, que mi país se con­vir­tió en un obstáculo
para que el mun­do pue­da dar com­ba­te a la pandemia.

O sea: un ates­ta­do mun­dial de insa­lu­bri­dad al Bra­sil de Bolsonaro.

Es
fácil ima­gi­nar el gra­do de ais­la­mien­to (en todos los sen­ti­dos) que
Bra­sil alcan­za­rá cuan­do el hori­zon­te empe­zar a despejarse. 

Pero Bol­so­na­ro está lejos de cual­quier ves­ti­gio, por más micros­có­pi­co que sea, de luci­dez y equilibrio. 

Es un psi­có­pa­ta, y no hay nadie capaz de con­te­ner­lo en sus ímpe­tus bestiales.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *