Boli­via. En la hora de su defi­ni­ción: Rebe­lión vs. Sumi­sión (Par­te 2)

Por Jhonny Peral­ta Espi­no­za*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 mayo 2020

Las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y la poca inter­ven­ción del
Esta­do en la eco­no­mía, carac­te­rís­ti­cas del neo­li­be­ra­lis­mo, se expre­san en: a)
una des­igual­dad inten­si­fi­ca­da, los de arri­ba tie­nen más y los de aba­jo menos,
así se entien­de la pro­pues­ta del minis­tro Para­da que anun­cia negociación
tri­par­ti­ta para el incre­men­to sala­rial, don­de los tibu­ro­nes se come­rán a los
peces[1];
b) en la comer­cia­li­za­ción insen­si­ble o inmo­ral de todas las acti­vi­da­des que
favo­re­cen el bien común, por esta razón la dere­cha anti­na­cio­nal afir­ma: el
man­te­ni­mien­to del Tele­fé­ri­co es cos­to­so debe ser ayu­da­da con negocios
com­ple­men­ta­rios (léa­se empre­sa pri­va­da)[2],
“aque­llas empre­sas que no ten­gan ganan­cias razo­na­bles no deben ser sostenidas
por el Esta­do”[3];
c) el Esta­do se subor­di­na a los intere­ses pri­va­dos de los ricos, por tan­to los
emplea­dos de Cama­cho ingre­san al Esta­do[4].

Estos son los daños eco­nó­mi­cos, entre otros, que
Añez, Mesa, Cama­cho y Tuto come­ten des­de el neo­li­be­ra­lis­mo en con­tra de la
nación, que bus­ca como uno de sus fines la res­tau­ra­ción de mayo­res ganan­cias para
la cla­se capi­ta­lis­ta en des­me­dro de las cla­ses popu­la­res; pero, ade­más, el
tras­fon­do de estas accio­nes es algo mucho más dañino y se mate­ria­li­za cuando
todos los valo­res, prác­ti­cas y medi­cio­nes de la eco­no­mía se intro­du­ce en cada
dimen­sión de la vida huma­na; así, las mayo­rías nacio­na­les mar­gi­na­das de las
ganan­cias eco­nó­mi­cas se ven obli­ga­das a atra­ve­sar un pro­ce­so de eco­no­mi­za­ción de
todas las face­tas sus vidas. Esta eco­no­mi­za­ción no siem­pre significa
mone­ti­za­ción o mer­can­ti­li­za­ción, el obje­ti­vo peli­gro­so es que la racionalidad
neo­li­be­ral dise­mi­na el mode­lo del mer­ca­do a todas las esfe­ras y actividades,
cons­tru­yen­do seres huma­nos de modo
exclu­si­vo como acto­res del mer­ca­do; y este es el triun­fo invi­si­ble del
neo­li­be­ra­lis­mo, cada trabajador,
comer­cian­te, ven­de­dor ambu­lan­te, comi­de­ra, etc. se con­vier­ten en su propio
capi­ta­lis­ta, el “empren­de­dor-de-uno-mis­mo” que deci­de cuán­to tie­ne que invertir
en la edu­ca­ción, salud, vivien­da de sus
fami­lias, y don­de el Esta­do social se ha trans­for­ma­do en un mero administrador
de las rique­zas de los ricos. Esta es la
igual­dad for­mal y legal entre pue­blo tra­ba­ja­dor y empre­sa­rios capi­ta­lis­tas que
el neo­li­be­ra­lis­mo lo osten­ta de mane­ra impúdica. 

Por con­si­guien­te, la des­truc­ción fun­da­men­tal del
retorno del neo­li­be­ra­lis­mo, coman­da­do por Añez, Mesa, Cama­cho y Tuto es la derrota
de los hom­bres y las muje­res polí­ti­cas, una derro­ta con con­se­cuen­cias graves
para las ins­ti­tu­cio­nes, las cul­tu­ras y los ima­gi­na­rios de la democracia.
Con­for­me el pro­ce­so de eco­no­mi­za­ción como racio­na­li­dad neo­li­be­ral for­ma parte
de nues­tra coti­dia­ni­dad, los cálcu­los eco­nó­mi­cos que hace el pue­blo tra­ba­ja­dor para
sobre­vi­vir el día a día se con­vier­ten en las úni­cas medi­das para toda conducta
y preo­cu­pa­ción, esta for­ma limi­ta­da de la exis­ten­cia huma­na H. Arendt la lla­mo como
“mera vida” y Marx la seña­lo vida “con­fi­na­da por la nece­si­dad” —preo­cu­pa­da por
la super­vi­ven­cia y la adqui­si­ción de riquezas — . 

Fren­te a esta racio­na­li­dad neo­li­be­ral, el proceso
de cam­bio pro­pu­so, como lo hizo Aris­tó­te­les hace tiem­po, el “vivir bien” y Marx “el ver­da­de­ro rei­no de la liber­tad”, que
no se refe­rían al lujo, el ocio, sino al cul­ti­vo y la expre­sión de las capacidades
huma­nas para la liber­tad éti­ca y polí­ti­ca, la crea­ti­vi­dad, la reflexión
irres­tric­ta. El Vivir Bien o el Rei­no de la liber­tad no creo que sean una
cues­tión de des­cu­bri­mien­to teó­ri­co o biblio­grá­fi­co, des­de mi pun­to de vis­ta es
un pro­ble­ma de ima­gi­na­ción, del cómo pode­mos cons­truir de for­ma inclu­si­va ese
nue­vo pro­yec­to civi­li­za­to­rio; pero este pro­yec­to debe resol­ver antes que nada algunas
pro­ble­ma­ti­za­cio­nes de carác­ter político.

El retorno del
neo­li­be­ra­lis­mo con Añez, Mesa, Cama­cho y Tuto nos impo­nen la ideo­lo­gía de que
el terror tota­li­ta­rio se natu­ra­li­za­rá en Boli­via y que el futu­ro del país es y
será así; a esta dimen­sión “inhu­ma­na” el pue­blo tra­ba­ja­dor debe confrontarla
con el recha­zo a esta “cos­tum­bre” que
nos quie­re impo­ner la dere­cha anti­na­cio­nal. Este orden ile­gal del gobierno
gol­pis­ta nos seña­la con sus accio­nes coer­ci­ti­vas, repre­si­vas, mili­ta­ri­za­das y
judi­cia­li­za­das el cómo debe­mos rela­cio­nar­nos y com­por­tar­nos; el cómo y cuándo
se nos per­mi­te hablar, rei­vin­di­car, deba­tir; el cuán­do y cómo vio­lar sus normas
dic­ta­das, tal es el ámbi­to y el domi­nio de la cos­tum­bre. Rom­per este yugo de la
cos­tum­bre que macha­co­na y coti­dia­na­men­te esta dere­cha quie­re con­ver­tir­lo en hábito,
es la bata­lla fun­da­men­tal para nue­va­men­te con­ver­tir­nos en hom­bres y muje­res polí­ti­cos e igua­les; por tan­to la recuperación
de la demo­cra­cia y el ini­cio de la pro­fun­di­za­ción del pro­ce­so de cam­bio abarcan
dos aspec­tos com­ple­men­ta­rios: el de la lucha polí­ti­ca real y el de la refor­ma moral,
es decir, el de la lucha por la orga­ni­za­ción, movi­li­za­ción polí­ti­cas para reconquistar
la demo­cra­cia y la lucha de transformación
de las cos­tum­bres, del sen­ti­do común, de la sus­tan­cia de la vida cotidiana.

Enton­ces de lo que
esta­mos hablan­do es que al inte­rior del MAS IPSP, hay una ten­sión que se
refle­ja entre la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va y la expre­sión direc­ta de los
movi­mien­tos socia­les, esto nos per­mi­te dife­ren­ciar una línea política
demo­crá­ti­ca tal como cono­ce­mos de mane­ra gene­ral y otra línea polí­ti­ca que
aspi­ra a cons­truir hom­bres y muje­res revo­lu­cio­na­rios, que posean una enorme
dosis de pen­sa­mien­to crí­ti­co des­de la expe­rien­cia, des­te­rran­do la buro­cra­ti­za­ción de líde­res y cama­ri­llas que se con­ten­tan con el
míni­mo ries­go, con la peda­go­gía de la res­pues­ta y no de la crea­ti­vi­dad, y por
ausen­cia de la refle­xión crí­ti­ca a fon­do, que tam­bién pue­de con­du­cir, como lo
hace el neo­li­be­ra­lis­mo, al con­for­mis­mo, la domes­ti­ca­ción, y la sumisión.

Por tan­to, la polí­ti­ca del MAS está obli­ga­da a resol­ver y con­ci­liar el
siguien­te dile­ma: por una lado, el accio­nar regu­la­do demo­crá­ti­co representativo
por el que nos enca­mi­na­mos a recon­quis­tar la demo­cra­cia y ganar las elecciones
y ele­gir a nues­tros repre­sen­tan­tes; y, por otro lado, el con­ti­nuo ascenso
igua­li­ta­rio demo­crá­ti­co de una gran mayo­ría nacio­nal que está y estará
per­ju­di­ca­da por un gobierno de la
oli­gar­quía anti­na­cio­nal, con posi­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en una fuerza
polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Enton­ces, cómo for­za­mos a que la democracia
repre­sen­ta­ti­va no se defien­da con­tra sí mis­ma, cómo logra­mos que la democracia
igua­li­ta­ria, encar­na­da en millo­nes de muje­res y hom­bres anó­ni­mos, se atre­van a
poli­ti­zar­se, a per­tur­bar la pirá­mi­de jerár­qui­ca esta­tal y social.

Lo que esta­mos plan­tean­do no impli­ca ni sig­ni­fi­ca caer en la tram­pa de
opo­ner estos dos polos como si uno fue­ra «bueno» y el otro «malo», lo que debe
impor­tar­nos es jus­ta­men­te incor­po­rar esa rabia demo­crá­ti­ca en su calidad
revo­lu­cio­na­ria, para su pos­te­rior tras­la­do al orden social. He escuchado
plan­tea­mien­tos que afir­man que hay que cons­truir con miras estra­té­gi­cas, es lo
correc­to, pero con­si­de­ro que ese camino nos lle­va a orga­ni­zar, politizar,
luchar por muchos años; aho­ra los tiem­pos son fata­les, se sien­te y se vive un
esta­do de estu­por por todas las accio­nes que come­te la dere­cha anti­na­cio­nal, se
sien­te y se vive un vio­len­to impul­so demo­crá­ti­co igua­li­ta­rio, refle­ja­do en las
encues­tas y algu­nos posi­cio­na­mien­tos polí­ti­cos; solo nos res­ta hacer que esta
rabia demo­crá­ti­ca igua­li­ta­ria (don­de pesa mucho el voto duro indí­ge­na) no se lo
engu­lla la demo­cra­cia for­mal y repre­sen­ta­ti­va. Si no hay modo alguno de
hacer­lo, enton­ces la demo­cra­cia “autén­ti­ca”, “igua­li­ta­ria”, no será más que un
momen­tá­neo esta­lli­do utó­pi­co que, tar­de o tem­prano, ha de ser normalizado. 

La lucha polí­ti­ca no es una lucha más entre otras, como la lucha artística,
la lucha eco­nó­mi­ca, la lucha religiosa,
etc.; la lucha polí­ti­ca es el prin­ci­pio pura­men­te for­mal de la lucha de
con­tra­rios, de la lucha de anta­go­nis­tas, de la lucha de cla­ses como tal y como
lo está plan­tean­do la dere­cha oli­gár­qui­ca des­de el 10 de noviem­bre. En otras
pala­bras, la polí­ti­ca no tie­ne un con­te­ni­do pro­pio: todas las deci­sio­nes y
luchas polí­ti­cas tie­nen que ver con otras esfe­ras espe­cí­fi­cas de la vida social:
edu­ca­ción, salud, vivien­da, impues­tos, sala­rios, etc.; la «polí­ti­ca» nos ayuda
a abor­dar for­mal­men­te esos temas, eso sí, la polí­ti­ca está some­ti­da a una lucha
de intere­ses de cla­se y de la ges­tión de lo común.

Para­fra­sean­do la crí­ti­ca de R. Luxem­bur­go al refor­mis­mo, no bas­ta con
espe­rar pacien­te­men­te el «momen­to ade­cua­do» de la revo­lu­ción, si esperamos
sen­ta­dos de bra­zos cru­za­dos nun­ca lle­ga­rá, hay que empe­zar con intentos
“pre­ma­tu­ros”, “inma­du­ros” y ahí resi­de la peda­go­gía de la revo­lu­ción, porque
des­de la expe­rien­cia, que es la mejor escue­la para gra­duar­se como
revo­lu­cio­na­rios, pode­mos alcan­zar nues­tra libe­ra­ción, sin espe­rar a que se creen
las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas del momen­to “ade­cua­do”. Recuér­de­se el lema de Mao,
«de derro­ta en derro­ta has­ta la vic­to­ria final», sin olvi­dar­nos que el pueblo
tra­ba­ja­dor tie­ne al menos una acción pro­gra­má­ti­ca que demos­tró que pode­mos ser
un país digno y sobe­rano, y que en esta situa­ción “com­ple­ta­men­te desesperada”,
nos abre una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria “rea­lis­ta”.

*Ex mili­tan­te de las Fuer­zas Arma­das de Libe­ra­ción Zára­te Willka


[1] https://​www​.pagi​na​sie​te​.bo/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​2​0​2​0​/​1​/​1​1​/​p​o​r​-​p​r​i​m​e​r​a​-​v​e​z​-​e​l​-​a​l​z​a​-​s​a​l​a​r​i​a​l​-​s​e​-​d​e​f​i​n​i​r​a​-​e​n​-​r​e​u​n​i​o​n​-​t​r​i​p​a​r​t​i​t​a​-​2​4​3​1​4​1​.​h​tml

[2] https://​exito​no​ti​cias​.com​.bo/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​2​0​2​0​/​0​2​/​0​5​/​g​e​r​e​n​t​e​-​d​e​-​m​i​-​t​e​l​e​f​e​r​i​c​o​-​d​i​c​e​-​q​u​e​-​e​l​-​m​a​n​t​e​n​i​m​i​e​n​t​o​-​d​e​l​-​s​i​s​t​e​m​a​-​d​e​-​t​r​a​n​s​p​o​r​t​e​-​s​e​r​a​-​m​a​s​-​c​o​s​t​o​s​o​-​c​a​d​a​-​a​no/

[3] https://​www​.opi​nion​.com​.bo/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​p​a​i​s​/​g​o​b​i​e​r​n​o​-​v​e​-​m​u​y​-​v​i​a​b​l​e​-​p​r​i​v​a​t​i​z​a​r​-​e​s​t​a​t​a​l​e​s​/​2​0​1​9​1​2​1​1​2​3​5​3​3​9​7​4​0​9​2​2​.​h​tml

[4] https://​www​.pagi​na​sie​te​.bo/​e​c​o​n​o​m​i​a​/​2​0​1​9​/​1​2​/​1​7​/​d​o​s​-​e​x​e​m​p​l​e​a​d​o​s​-​d​e​-​c​a​m​a​c​h​o​-​a​h​o​r​a​-​s​o​n​-​a​s​e​s​o​r​-​d​e​-​e​n​t​e​l​-​p​r​e​s​i​d​e​n​t​e​-​d​e​l​-​s​i​n​-​2​4​0​6​4​6​.​h​tml

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *