Argen­ti­na. Pan­de­mia y Esta­do ausen­te: la resis­ten­cia ville­ra en el Barrio Padre Mugica

Por Nico­lás G. Reco­aro /​Tiempo Argen­tino /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 10 mayo 2020

Cró­ni­ca de una reco­rri­da por la Villa 31, donde
el núme­ro de casos de coro­na­vi­rus se mul­ti­pli­có en los últi­mos días,
impul­sa­do por el haci­na­mien­to y la desidia del gobierno porteño.

(Foto: Pedro Pérez)

Por Nico­lás G. Recoaro
– @ngrecoaro

10 de Mayo de 2020

“Nos decían que había que lavar­se las manos y
desin­fec­tar las casas para matar al coro­na­vi­rus. Pero por ahí el
Gobierno de la Ciu­dad no sabe que sin agua no pode­mos lim­piar, bañarnos,
coci­nar, ir al baño. En vez del virus, nos mori­mos noso­tros. Decime
quién aguan­ta así una cua­ren­te­na”. Sil­vi­na Oli­ve­ra hace pre­gun­tas, pero
no encuen­tra res­pues­tas. Habla fren­te al moder­ní­si­mo Minis­te­rio de
Edu­ca­ción por­te­ño, el edi­fi­cio de aires mini­ma­lis­tas que da la espalda
al popu­lo­so Barrio Padre Mugi­ca. Como el Estado.

Oli­ve­ra, naci­da y cria­da en la ex Villa 31, sabe de memo­ria las
penu­rias que atra­vie­sa. Tie­ne 36 años, tra­ba­ja de caje­ra en una
fran­qui­cia pero aho­ra la licen­cia­ron, y tie­ne bron­qui­tis cró­ni­ca. “Soy
gru­po de ries­go, tam­bién para los des­pi­dos que se vie­nen en el laburo”,
mas­ti­ca bron­ca la rubia detrás del ajus­ta­do bar­bi­jo. Mien­tras cami­na por
los del­ga­dos pasi­llos, cuen­ta que a fines de abril dejó de tener agua
en su casa. Vive en un ter­cer piso, con sus tres hijos. Al ter­cer día de
sequía tomó cora­je, aga­rró unos bal­des y cru­zó todo el barrio hasta
don­de esta­ban esta­cio­na­dos los camio­nes agua­te­ros. “Eso fue más o menos
el 20 de abril, cuan­do se cono­ció el pri­mer caso de un vecino con
coro­na­vi­rus.” Dos sema­nas des­pués, son 280 los contagiados.

“Se des­con­tro­ló todo, la Ciu­dad no estu­vo pre­sen­te. Los
camio­nes no podían entrar, hubo lar­gas filas para con­se­guir agua. Yo me
pre­gun­to cuán­tos veci­nos se habrán con­ta­gia­do esos días. Aho­ra aumentan
día a día y tene­mos mie­do. La cua­ren­te­na acá se pasa en piezas
alqui­la­das de tres por tres, don­de viven varias fami­lias, com­par­ten el
baño, la coci­na. Y sin agua es imposible.”

“¡Quién, quién, quién podrá ayu­dar­me aho­ra!”, sue­na en el pasi­llo un
clá­si­co de Vie­jas Locas. Con la cua­ren­te­na estric­ta se aca­ba­ron las
chan­gas, el fia­do, y ahí apa­re­ce el rol esen­cial de los come­do­res: “Hay
63 en el barrio –cuen­ta Oli­ve­ra – , la mayo­ría sos­te­ni­dos con apor­tes de
los veci­nos. Des­de Ciu­dad man­da­ron asis­ten­cia sólo para ocho, pare­ce una
joda”. Esta sema­na les dije­ron que iban a refor­zar las entre­gas. Pero
la úni­ca ver­dad es la reali­dad: hay lis­ta de espe­ra para con­se­guir un
pla­to de comi­da. “Ellos hicie­ron cam­pa­ña con nues­tro barrio. Habla­ban de
inte­gra­ción, puras tru­cha­das. Red de agua pre­ca­ria sin ter­mi­nar, mucho
maqui­lla­je en las facha­das, pero sin ser­vi­cios bási­cos, hacinados,
olvi­da­dos. La ayu­da vie­ne de las orga­ni­za­cio­nes socia­les. Del Estado,
olvidate”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

Wal­ter José Larrea es auxi­liar docen­te del Polo Educativo
Mugi­ca, miem­bro de la Mesa Par­ti­ci­pa­ti­va de Urba­ni­za­ción y militante
social siem­pre al pie de la olla en más de un come­dor. Dice que “la
cua­ren­te­na ensan­chó la des­igual­dad en la escue­la de una for­ma atroz.
Des­de el Minis­te­rio de Edu­ca­ción dicen que las cla­ses siguen en forma
vir­tual, pero es men­ti­ra: los pibes del barrio no tie­nen computadoras,
wifi, Inter­net”. Los docen­tes, dice, no baja­ron los bra­zos e
impro­vi­sa­ron un cam­pus onli­ne trac­ción a san­gre: el hili­to invi­si­ble que
conec­ta a los pibes con la escue­la se ama­rra a la suer­te del curtido
celu­lar fami­liar. Si funciona.

El pre­cep­tor cuen­ta que el núme­ro de estu­dian­tes que se
acer­can a pedir los bol­so­nes con mer­ca­de­ría cre­ce sema­na a sema­na. No
alcan­zan. Larrea cuen­ta una his­to­ria, “de las miles que hay: hace unas
sema­nas, una piba de la escue­la se puso a jun­tar peso por peso para amar
una olla popu­lar. Con la fami­lia armó una puche­rea­da y fue­ron a comer
200 per­so­nas. Des­de ese día no fre­na­ron y la hacen todas las noches.
Piden en los alma­ce­nes, en las car­ni­ce­rías. Sin estos lazos solidarios
de los veci­nos, de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y de la Igle­sia, el
barrio vola­ría por los aires, por­que la cua­ren­te­na lo trans­for­mó en un
pol­vo­rín don­de viven 40 mil per­so­nas. Del Gobierno de la Ciu­dad ni
hable­mos. Hacen lin­dos flyers de prevención”.

Más de cien metros tie­ne la fila, el lar­go de la can­cha de fút­bol, y
lle­ga has­ta la parro­quia Cris­to Obre­ro. Los veci­nos espe­ran su turno
para tra­mi­tar el DNI o con­sul­tar sobre el cobro del IFE salvador.
Ara­ce­li Álva­rez se pasa la maña­na orien­tan­do a las fami­lias, pidiendo
que guar­den la obli­ga­to­ria dis­tan­cia social, repar­tien­do bar­bi­jos. Llegó
a la 31 hace tres déca­das des­de Oru­ro. Es enfer­me­ra del Garrahan y
mili­ta en la orga­ni­za­ción barrial El Hor­mi­gue­ro: “No labu­ro en la Anses
ni en el Rena­per, pero acá estoy dan­do una mano, cui­dan­do a mis vecinos.
Pare­ce una fra­se hecha, pero de esta sali­mos todos juntos”.

Jonathan Frías se aga­rra la cabe­za y dice que ya no cree
en mila­gros. Es la ter­ce­ra vez que se acer­ca a pre­gun­tar por el ingreso
de emer­gen­cia: “Labu­ra­ba en la obra, pero se paró todo. Sólo ten­go un
sub­si­dio de 3500 pesos, que es una risa para lo que sale el mor­fi. Tengo
un pibe de ocho y vamos a los come­do­res. Todos mis ami­gos andan igual:
es cagar­te de ham­bre o aga­rrar­te el virus”.

“Come­dor cerra­do por caso de Covid”. La car­tu­li­na con pro­li­ja letra
de impren­ta está pega­da en la puer­ta del local. “Es el come­dor de Tapia,
uno de los his­tó­ri­cos del barrio. Una chi­ca de la coci­na tiene
coro­na­vi­rus, por eso están todos ais­la­dos. Dicen que abre en seis días,
cru­ce­mos los dedos”, expli­ca una seño­ra que car­ga tup­pers vacíos en una
bol­sa. Pega­di­to al de Tapia fun­cio­na el come­dor de Ali­cia Gar­cía. Se
lla­ma Arca de Noé. Ali­cia, 73 años, tra­ba­ja a cua­tro manos este
medio­día. Toda­vía fal­ta un rato para empe­zar a repar­tir el gui­so, pero
ya hay una lar­ga cola: “Esta­mos acá des­de el ’89. Siem­pre hubo
nece­si­da­des, pero me cues­ta recor­dar un momen­to pare­ci­do. Si venía en
mar­zo, esta fila no exis­tía. Es mucha gen­te que per­dió el rebus­que. El
otro día un vie­ji­to llo­ran­do me pre­gun­tó si podía que­dar­se a dor­mir. No
sabía qué decirle”.

...
(Foto: Pedro Pérez)

El come­dor de Ali­cia tam­bién da cobi­jo a un taller de
cos­tu­ra. Estu­vie­ron arman­do bar­bi­jos para repar­tir en el barrio. Lo que
más extra­ña, dice, es “tener a los veci­nos comien­do aden­tro del local.
Aho­ra es car­gar el tup­per o la olla a dis­tan­cia. No pue­do dar­les un
abra­zo. Es que acá somos una fami­lia, ¿me entiende?”.

Pame­la,
pro­mo­to­ra de salud, anda con su vise­ra y una pla­ni­lla a cues­tas de una
pun­ta a otra de la 31, bus­can­do a quie­nes tuvie­ron con­tac­to estre­cho con
casos posi­ti­vos: “El ope­ra­ti­vo arran­có el mar­tes. No es un testeo
masi­vo, como dicen. Pero ayu­da para empe­zar a con­tro­lar la expansión.
Des­pués de dos sema­nas sin agua y con cor­tes de luz, no tene­mos idea de
cuán­tos veci­nos se enfer­ma­ron”. Sigue con su pes­qui­sa en la barriada,
pero antes refle­xio­na sobre su tra­ba­jo: “Soy labu­ran­te ‘esen­cial’, como
dicen los de la tele y el gobierno. Pero para ser esen­cial, pri­me­ro debe
ser un tra­ba­jo digno: con segu­ro, ART, con­tra­to en blan­co. Un trabajo
en regla. Eso para mí es esencial”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *