Argen­ti­na. Car­ta a Alber­to Fer­nán­dez del padre del repor­te­ro argen­tino pre­so en Boli­via, Facun­do Molares

CARTA ABIERTA
Al Señor Pre­si­den­te de los argen­ti­nos, Alber­to Fer­nán­dez.
De mi consideración

Yo espe­ré con ansias que lle­ga­ra el 10 de diciem­bre de 2019, como pocas veces espe­ré que acae­cie­ra una fecha. Me estru­ja­ba el pecho la impo­ten­cia de tener a mi hijo pre­so de la dic­ta­du­ra boli­via­na que lo detu­vo solo para apro­ve­char­se con infi­ni­ta baje­za de su pasa­do de mili­tan­te polí­ti­co.
Cuan­do esta­ba secues­tra­do en la comi­sa­ría de Mon­te­ros jun­to con mi com­pa­ñe­ra por el solo deli­to de haber ido a ver a mi hijo que esta­ba inter­na­do en tera­pia inten­si­va en esta­do de coma indu­ci­do, con res­pi­ra­ción asis­ti­da y son­das por una insu­fi­cien­cia renal agu­da que pade­ció, tuve que sopor­tar al ofi­cial inte­rro­ga­dor que me refre­ga­ra con una mue­ca que seme­ja­ba una son­ri­sa que en mi país el pre­si­den­te era Macri, y que no espe­ra­ra nada , nin­gu­na ayu­da , nin­gún auxi­lio de él. Solo lo mire tra­tan­do de que no se me nota­ra el des­pre­cio que me ins­pi­ra­ba.
A noso­tros nos libe­ra­ron bajo ame­na­za de muer­te el día 14 de madru­ga­da, pero a mi hijo lo some­tie­ron a una paro­dia de audien­cia, vul­ne­ran­do todos sus dere­chos en espe­cial el de la legi­ti­ma defen­sa, nom­bran­do una defen­so­ra de ofi­cio el mis­mo día de la audien­cia, con la pre­sen­cia de tres fis­ca­les y cin­co abo­ga­dos de la par­te que­re­llan­te en una cau­sa que se había ini­cia­do quin­ce días antes y en la que Facun­do ni siquie­ra esta­ba­men­cio­na­do.
Y no podía estar­lo ya que no había par­ti­ci­pa­do en nin­gún deli­to, sal­vo que así fue­re con­si­de­ra­do ser foto-repor­te­ro de una revis­ta de izquier­da de la Argen­ti­na.
La reali­dad es que Facun­do se encon­tra­ba cubrien­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y que­ría refle­jar en fotos y rela­to el cli­ma que se vivía en el país por esos días, lamen­ta­ble­men­te enfer­mó y sobre eso se suce­dió el gol­pe de Esta­do que lo encon­tró inter­na­do en un hos­pi­tal e incons­cien­te.
De esa audien­cia figu­ra­da don­de ade­más se mon­tó un show perio­dís­ti­co que lo exhi­bió de modo deni­gran­te semi­des­nu­do en silla de rue­das, con­va­les­cien­te de tera­pia inten­si­va y aún bajo los efec­tos de fár­ma­cos que le impe­dían man­te­ner­se ergui­do, sur­ge el dic­ta­do apre­su­ra­do de pri­sión pre­ven­ti­va, vio­lan­do sus dere­chos huma­nos mas ele­men­ta­les con­tem­pla­dos en la Con­ven­ción de Vie­na y en el Pac­to de San José de Cos­ta Rica, las dis­po­si­cio­nes judi­cia­les del mis­mo juez actuan­te y las del Direc­tor del Hos­pi­tal que había deter­mi­na­do que Facun­do nece­si­ta­ba per­ma­ne­cer inter­na­do por tiem­po inde­ter­mi­na­do por lo deli­ca­do de su esta­do.
Dos días des­pués se lo tras­la­da noc­tur­na­men­te y semi­des­nu­do a la cár­cel de Pal­ma­so­la y de allí al penal de máxi­ma rigu­ro­si­dad de Chon­cho­co­ro en El Alto a cua­tro mil metros de altu­ra pade­cien­do de híper ten­sión arte­rial, ede­ma pul­mo­nar, pro­ble­mas rena­les y pér­di­da de visión.
En ese penal sigue estan­do hace ya casi seis meses, sin la aten­ción mini­ma ade­cua­da a su esta­do de fra­gi­li­dad físi­ca, pro­ce­sa­do en for­ma ama­ña­da, en un lim­bo­ju­di­cial per­ver­so y aho­ra con el ries­go cier­to y cer­cano de la pan­de­mia que tie­ne como se sabe a la pobla­ción car­ce­la­ria como una de las mas vul­ne­ra­bles como bien ha hecho notar la Alta Comi­sio­na­da para los Dere­chos Huma­nos Miche­lle Bache­let.
He gol­pea­do muchas puer­tas, he ago­ta­do car­tas pero no baja­ré los bra­zos, me ani­ma a seguir el amor por mi hijo y mi fami­lia, y la soli­da­ri­dad de tan­tos her­ma­nos que me acom­pa­ñan en este camino y me apun­ta­lan en estos momen­tos duros y tris­tes.
Pero sobre todo la con­cien­cia de luchar por una cau­sa jus­ta, ade­más del amor pater­nal y el res­pe­to que sien­to por mi hijo y su hones­ti­dad.
Señor Pre­si­den­te hemos reci­bi­do mues­tras de soli­da­ri­dad y adhe­sio­nes de todas par­tes del mun­do, la CIDH ha inter­pe­la­do a las auto­ri­da­des boli­via­nas requi­rien­do infor­ma­ción sobre la situa­ción de mi hijo, el COSI (Comi­té de Soli­da­ri­dad Inter­na­cio­nal y Lucha por la Paz) se ha expe­di­do en más de una opor­tu­ni­dad soli­ci­tan­do su liber­tad y repa­tria­ción. Orga­nis­mos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les como las Madres de Pla­za de Mayo, Abue­las, Cels, Cadep, Apdh La Matan­za, Wor­king Group on Arbi­trary Deten­tion OHCHR, foladh (Foro lati­no­ame­ri­cano de dere­chos humanos),ACAT (Acción de los Cris­tia­nos por Abo­li­ción de la Tor­tu­ra), Liga Argen­ti­na por los Dere­chos Huma­nos, SIPREBA, Sin­di­ca­to de Pren­sa entre otras muchas per­so­nas y Orga­ni­za­cio­nes
Cul­tu­ra­les han expre­sa­do su preo­cu­pa­ción y apo­yo.
Sin embar­go la Can­ci­lle­ria Argen­ti­na como la Secre­ta­ria de DDHH de la Nación Argen­ti­na no han res­pon­di­do a mis notas y peti­cio­nes, todo eso moti­va esta Car­ta Abier­ta con la espe­ran­za de que nos escu­che.
Señor Pre­si­den­te de todos los argen­ti­nos, le pido res­pe­tuo­sa­men­te que ini­cie algu­na ges­tión para repa­triar a mi hijo, apre­sa­do injus­ta­men­te en una cau­sa arbi­tra­ria que tie­ne moti­va­ción polí­ti­ca y nin­gu­na prue­ba en su con­tra.
Su situa­ción por deli­ca­da que fue­ra ante­rior­men­te, con el coro­na virus se ha tor­na­do de extre­ma gra­ve­dad, en el esta­do de salud que se encuen­tra él es una per­so­na
de alto ries­go y debe ser repa­tria­do a nues­tro país de mane­ra urgen­te para que pue­da ser aten­di­do debi­da­men­te.
Lo salu­do aten­ta­men­te que­dan­do a su ente­ra dis­po­si­ción.
Dr. Nés­tor Hugo Mola­res
DNI. 10.111.573
Chu­but- Argentina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *