Vene­zue­la. Ope­ra­ción Gedeón vs. Negro Primero

Por Voce­sen­lu­cha, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 mayo 2020

En un intento
impo­si­ble de defi­nir la poe­sía, Julio Cor­tá­zar comen­zó con algo así: “Si tengo
que defi­nir la poe­sía y no las ten­go todas con­mi­go, si no me sien­to demasiado
segu­ro, digo algo como: «poe­sía es la expre­sión de la belle­za por medio de
pala­bras artís­ti­ca­men­te entretejidas»”

La gue­rra tie­ne muy
poco de poe­sía, nada de belle­za y, aun­que Sun Tzu se refi­rie­ra a ella como un arte, también
tie­ne muy poco de artís­ti­co. Está sin embar­go pene­tra­da por cien­tos de sentires.
Dolor, mie­do, ira, ven­gan­za, ambi­ción, codi­cia… Depen­dien­do de qué papel cumpla
el actor que hace par­te de esa gue­rra, la car­to­gra­fía sen­ti­men­tal se pronunciará
de una u otra for­ma. No será lo mis­mo ser sol­da­do que pre­si­den­te; mercenario
que mili­ciano; avia­dor que pobla­ción civil; sar­gen­to que gene­ral. Aun­que los
sen­ti­mien­tos pue­dan ser los mis­mos, tam­po­co será igual ser sol­da­do de un
ejér­ci­to inva­sor que de un ejér­ci­to que defien­de su inde­pen­den­cia. Ambos
sen­ti­rán mie­do; sin embar­go, uno com­ba­te metién­do­se en casa aje­na y otro defiende
a sus espal­das su casa y su fami­lia. Tam­po­co será lo mis­mo ser pre­si­den­te de un
impe­rio inva­sor que de un país libre inva­di­do. Ambos sen­ti­rán ambi­ción, aunque
pro­ba­ble­men­te ésta ten­ga sig­ni­fi­ca­dos dife­ren­tes en cada caso. Y es que la
gue­rra en oca­sio­nes va acom­pa­ña­da de otro tipo de emo­cio­nes, no siem­pre de
carác­ter des­pre­cia­ble. El amor, la espe­ran­za, la dig­ni­dad y otros sen­ti­res como
el patrio­tis­mo, pue­den des­ple­gar­se en la gue­rra acom­pa­ña­das de posiciones
polí­ti­cas como la cus­to­dia de la sobe­ra­nía, la resis­ten­cia, la defen­sa de un
pro­yec­to de vida digna.

Ape­nas 4 días
des­pués de que se fil­tra­ra un audio de Loren­zo Men­do­za, pre­si­den­te de Empresas
Polar, la mayor cor­po­ra­ción de ali­men­tos en Vene­zue­la, don­de habla­ba de la
nece­si­dad de un “ata­que qui­rúr­gi­co a las cabe­ci­llas y una inter­ven­ción para
poner orden», y que el Secre­ta­rio de Esta­do nor­te­ame­ri­cano Mike Pompeo
anun­cia­ra que está lis­to para reabrir su emba­ja­da en Cara­cas, Vene­zue­la recibe
un nue­vo inten­to de inva­sión; en esta oca­sión por vía marí­ti­ma, a tra­vés de las
aguas del Mar Caribe. 

En la madru­ga­da del
domin­go 3 de mayo, una lan­cha rápi­da pro­ce­den­te de Colom­bia lle­ga a la pla­ya de
Macu­to, en La Guai­ra, a unos 20 kiló­me­tros de Cara­cas. Un des­plie­gue de fuerzas
poli­cia­les, mili­ta­res y de inte­li­gen­cia la está espe­ran­do. Comien­za la
bala­ce­ra. El enfren­ta­mien­to deja 8 mer­ce­na­rios muer­tos y dos dete­ni­dos. Se
incau­ta arma­men­to de alto cali­bre y equi­pos militares.

El mis­mo día, la
perio­dis­ta de la dere­cha de Mia­mi Patri­cia Poleo entre­vis­ta al contratista
Jor­dan Gou­dreau, pro­pie­ta­rio de una com­pa­ñía de segu­ri­dad, vete­rano de gue­rra y
ex mili­tar esta­dou­ni­den­se, Boi­na Ver­de de Irak y Afga­nis­tán. Este Ram­bo venido
a menos, duran­te dicha entre­vis­ta, mues­tra el con­tra­to cuya pri­me­ra firma
per­te­ne­ce a Juan Gerar­do Guai­dó, jun­to a la de su res­pon­sa­ble de estrategia
polí­ti­ca, Juan José Ren­dón. ¿Cuál ha sido el pro­ble­ma para que este señor cante
cual jil­gue­ro? “Hemos esta­do tra­ba­jan­do en esto duran­te un año y no nos han
paga­do,… Jamás en mi vida he vis­to tal nivel de trai­ción”, afir­ma. La cosa va
toman­do color.

Gou­dreau fun­dó en
2018 la cor­po­ra­ción de segu­ri­dad pri­va­da Sil­ver­corp USA, con sede en Florida.
En 2019, par­ti­ci­pó en la segu­ri­dad del famo­so con­cier­to de la “ayu­da
huma­ni­ta­ria” en la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na, orga­ni­za­do por el multimillonario
bri­tá­ni­co Richard Branson. 

En otro vídeo
lan­za­do por las redes el mis­mo día 3, Gou­dreau apa­re­ce jun­to al capi­tán venezolano
reti­ra­do Javier Nie­to Quin­te­ro. Éste afir­ma que “hay hom­bres y mujeres
arries­gan­do la vida en este momen­to por la liber­tad de nues­tra patria y de
nues­tros pre­sos polí­ti­cos”. Diri­gién­do­se a las Fuer­zas Arma­das “here­de­ras de
las glo­rias de Bolí­var”, les pide que se unan “a esta fuer­za liber­ta­ria”, a la
que le pone nom­bre: Ope­ra­ción Gedeón, “cuyo obje­ti­vo núme­ro uno es la captura
de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal que hoy des­afor­tu­na­da­men­te diri­ge los des­ti­nos de
la nación (…), un car­tel nar­co­tra­fi­can­te” que está per­pe­tran­do un “geno­ci­dio
sis­te­má­ti­co”. Recor­dan­do las pelí­cu­las de Ram­bo, dan ganas de quererlos. 

El lunes 4, otro
gru­po de mer­ce­na­rios alcan­za la pla­ya de Chuao, un pue­bli­to pes­que­ro de las costas
de Ara­gua al que solo se pue­de lle­gar por mar o aire. En esta oca­sión, les
espe­ra la comu­ni­dad orga­ni­za­da. Una ope­ra­ción cívi­co-mili­tar y poli­cial deja 8
dete­ni­dos, entre ellos dos exmi­li­ta­res de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Especiales
de EEUU. Tam­bién quien supues­ta­men­te coman­da la ope­ra­ción, el capi­tán desertor
vene­zo­lano Anto­nio Sequea, quien en un vídeo seña­la el obje­ti­vo de la
ope­ra­ción: «aca­bar con la tira­nía y la repre­sión, impo­ner la liber­tad y
res­tau­rar la demo­cra­cia». Los tira­nos aca­ban­do con la tira­nía. La libertad
impues­ta y no con­quis­ta­da. La demo­cra­cia res­tau­ra­da aca­ban­do con ella manu
mili­ta­ri. El rela­to no deja­ría de tener gra­cia si no fue­ra por­que con­for­ma la
arga­ma­sa de la gue­rra con­tra el neo­cór­tex mundial. 

Lo que de verdad
tie­ne gra­cia es ver los memes de estos días ante foto­gra­fías don­de fornidos
mili­ta­res de las fuer­zas espe­cia­les apa­re­cían tum­ba­dos y ama­rra­dos en el suelo
jun­to a mili­cia­nas y mili­cia­nos del pue­blo. Al lle­gar a la pla­ya en Chuao, los
pes­ca­do­res detec­tan la embar­ca­ción. “Nos encon­tra­mos en la fae­na de la pes­ca y
obser­va­mos una lan­cha des­co­no­ci­da”, cuen­ta un pes­ca­dor en un repor­ta­je de
Tele­sur. Otro afir­ma: “lo que no se ima­gi­nan ellos es que un pes­ca­dor pue­da ser
mili­ciano, que el conu­que­ro sea mili­ciano, el que está en la hacien­da, el maestro,…
Todos somos mili­cia­nos, y en este pue­blo lo demos­tra­mos ayer”. La comunidad
lle­va­ba días en aler­ta de la ope­ra­ción irre­gu­lar en la zona, acti­van­do lo que
se cono­ce como inte­li­gen­cia popu­lar. “Ellos son Ram­bos, noso­tros un pueblo
humil­de que siem­pre vamos a ven­cer con la ver­dad”, afir­ma otra voz. Ingrit
Caza­ña, ofi­cial de la Poli­cía Regio­nal de Ara­gua, rela­ta cómo los aga­rra­ron: “con
unas sim­ples armas, unas esco­pe­tas de poli­eti­leno, y las pis­to­las, nada para
las armas lar­gas que ellos tenían. Cuan­do esta­ban en la proa bus­can­do su
arma­men­to para accio­nar con­tra noso­tros yo les man­do salir. Ellos salen y los
pes­ca­do­res que esta­ban ahí nos ayu­dan con cuer­das a apre­sar­los”. Mientras
esta­ban ama­rra­dos espe­ran­do refuer­zos, los mer­ce­na­rios les pedían que los
libe­ra­ran y “que nos unié­ra­mos a ellos, que este gobierno iba a caer, que ellos
tenían sus dóla­res. Pero por toda la pla­ta que nos ofrez­can, pri­me­ro está la
inte­gri­dad y el honor hacia uno”. Son los otros sen­ti­res de la gue­rra de los
que hablábamos.

El lunes 4, se
cap­tu­ra a otros dos expo­licías impli­ca­dos en la ope­ra­ción, con armas y
cha­le­cos. El sal­do, 12 mer­ce­na­rios dete­ni­dos y 8 muer­tos. La ope­ra­ción Gedeón,
de momen­to, es des­ac­ti­va­da y deri­va en fra­ca­so monumental.

El ase­sor de Guaidó,
J. J. Ren­dón, admi­te que con­tra­tó a la com­pa­ñía Sil­ver­corp USA y que pagó
a Gou­dreau 50.000 dóla­res para efectuar
un ata­que que aca­ba­ra con la cap­tu­ra de “miem­bros del régi­men”. Según él, el “acuer­do
pre­li­mi­nar no lle­gó a hacer­se efec­ti­vo” y Gou­dreau no reci­bió luz ver­de para la
ope­ra­ción que sin embar­go se ha efec­tua­do. Los impli­ca­dos afir­man que nunca
reci­bie­ron el pago al cual se com­pro­me­tie­ron, pero a pesar de ello continuaron
con la ope­ra­ción. ¿Por qué? Según ellos para libe­rar al pobre pue­blo venezolano
de las garras de la dictadura.

Que­dan muchos cabos
suel­tos. Recor­de­mos que a fines de mar­zo, el gobierno de Trump puso pre­cio a la
cap­tu­ra del Pre­si­den­te Madu­ro. ¿Los caza­rre­com­pen­sas bus­can su pre­sa? Si el
equi­po de Guai­dó, tele­di­ri­gi­do des­de el cen­tro de ope­ra­cio­nes del mal, no
cum­plió con el pago, ¿de dón­de lle­gó la finan­cia­ción para la ope­ra­ción? ¿Los
gobier­nos nor­te­ame­ri­cano y colom­biano, roto el acuer­do, se des­en­ten­die­ron del
asun­to? ¿No cono­cían la ope­ra­ción, como afir­ma Gou­dreau? ¿Diri­gie­ron en la
som­bra? ¿Supie­ron y deja­ron hacer? ¿Intere­sa la ope­ra­ción aun sabien­do que
esta­ba con­de­na­da al fra­ca­so? ¿Había otras manio­bras pre­pa­ra­das en otros puntos?
¿Se pre­pa­ra algo mayor? 

Toda esta
tele­no­ve­la por entre­gas de super­hé­roes frus­tra­dos, de ver­da­des y men­ti­ras enredadas,
vie­ne colean­do des­de hace rato. Si recuer­dan, hace más de un mes, el general
reti­ra­do Clí­ver Alca­lá, en una entre­vis­ta a W Radio, emi­so­ra colom­bia­na del
gru­po Pri­sa espa­ñol, con­fie­sa que diri­gía una ope­ra­ción con base en Colombia
que tenía como inten­ción incur­sio­nar en Vene­zue­la para libe­rar­la. Allí menciona
un con­tra­to fir­ma­do con Guai­dó que no había sido cum­pli­do. Guai­dó lo niega.
Aho­ra, Gou­dreau mues­tra dicho con­tra­to. Estos días, el rom­pe­ca­be­zas se va
com­ple­tan­do. Duran­te varios meses, mer­ce­na­rios y deser­to­res de la FANB, reciben
entre­na­mien­to mili­tar en 3 cam­pa­men­tos de La Gua­ji­ra. El coor­di­na­dor de la
ope­ra­ción es Clí­ver Alca­lá, a quien la DEA, la agen­cia antidrogas
nor­te­ame­ri­ca­na, puso en un avión des­de Colom­bia rum­bo a EEUU, don­de hoy está
pre­so acu­sa­do de nar­co­trá­fi­co. Siguen que­dan­do muchas pie­zas suel­tas que toca
interpretar.

El famo­so contrato,
según el perió­di­co esta­dou­ni­den­se The Washing­ton Post, se fir­mó en septiembre
de 2019 en un ras­ca­cie­los de Mia­mi, don­de repre­sen­tan­tes del autoproclamado
Guai­dó se reu­nie­ron con Gou­dreau para pla­ni­fi­car una sali­da de Nico­lás Maduro.
¿De qué tipo? Los hechos de estos días demues­tran que la vía elec­to­ral no sirve
cuan­do no logra des­ti­tuir gobier­nos sub­ver­si­vos. Un vie­ji­to pes­ca­dor de Chuao, dice:
“así no se tum­ban gobier­nos, si ellos quie­ren sacar a Madu­ro, ten­drán que ir a
elec­cio­nes, pero yo así no com­par­to estas cosas”.

Muchos medios de
comu­ni­ca­ción popu­lar han defi­ni­do estos acon­te­ci­mien­tos como un peque­ño “Bahía
de Cochi­nos”, la inva­sión en 1961 por par­te de cuba­nos exi­lia­dos apo­ya­dos por
el gobierno de EEUU en Pla­ya Girón, Cuba. En 65 horas, las mili­cias y las
Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Cuba, bajo la direc­ción mili­tar de Fidel
Cas­tro, derro­ta­ron la inva­sión y can­jea­ron los pri­sio­ne­ros a EEUU por
medi­ca­men­tos y com­po­ta para niños. Son, de nue­vo, los otros sen­ti­res de la
guerra. 

En este caso, el
gobierno de EEUU no reco­no­ce su par­ti­ci­pa­ción direc­ta. La pelí­cu­la se lla­ma la
pri­va­ti­za­ción de la gue­rra. La Proxy war, tér­mino uti­li­za­do por el Pen­tá­gono, consiste
en ter­ce­ri­zar la gue­rra uti­li­zan­do fuer­zas irre­gu­la­res sub­con­tra­ta­das. Una
estra­te­gia ya uti­li­za­da por EEUU en con­flic­tos como Siria. For­ma muy efi­caz de
no ensu­ciar­se dema­sia­do las manos, en espe­cial, como en esta oca­sión, si la
cosa deri­va en seme­jan­te desastre. 

EEUU, median­te su
indus­tria cul­tu­ral y cine­ma­to­grá­fi­ca, lle­va déca­das pre­pa­rán­do­nos para asimilar
al héroe indi­vi­dual o al equi­po pri­va­do y sal­va­dor, es decir, mer­ce­na­rio. Un
com­pa­ñe­ro colom­biano, con­ver­san­do en estos días sobre el asun­to, ponía el
ejem­plo de la serie de los años 80 “Los mag­ní­fi­cos”, cono­ci­da en tie­rras castellanas
como “El Equi­po A”. Recor­da­mos con sim­pa­tía a esos entra­ña­bles y divertidos
per­so­na­jes que eran con­tra­ta­dos para hacer el bien y cum­plir misio­nes que
enten­día­mos nece­sa­rias y salvadoras. 

Ope­ra­ción Gedeón
es, como decía­mos, el nom­bre con el que los nue­vos héroes sal­va­do­res de la
pelí­cu­la de Holly­wood en que se ha con­ver­ti­do la reali­dad, bau­ti­za­ron a la trama
mer­ce­na­ria. La gue­rra sabe poco de poe­sía pero mucho de sím­bo­los. Gedeón, en hebreo,
sig­ni­fi­ca “gue­rre­ro pode­ro­so” o “des­truc­tor”. El nom­bre ele­gi­do por Venezuela
para la ope­ra­ción defen­si­va ante la iden­ti­fi­ca­ción de esta maniobra
inter­ven­cio­nis­ta es “Ope­ra­ción Negro Pri­me­ro”. Negro Pri­me­ro no fue ningún
gue­rre­ro des­truc­tor, sino un pró­cer de la inde­pen­den­cia de Vene­zue­la de origen
afro­des­cen­dien­te que des­de las filas rea­lis­tas se pasó al ban­do de las fuerzas
patrió­ti­cas para luchar por sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia. Sobe­ra­nía e
inde­pen­den­cia que hoy pre­ten­de ser de nue­vo arre­ba­ta­da a un pue­blo en lucha por
su “Segun­da Inde­pen­den­cia”, esa a la que se refi­rió Mar­tí en Cuba, esa a la que
se refi­rió el Pre­si­den­te Allen­de en Chile. 

En decla­ra­cio­nes en
Cade­na Nacio­nal, el Pre­si­den­te legí­ti­mo de Vene­zue­la Nico­lás Madu­ro, afir­ma que
uno de los mer­ce­na­rios dete­ni­dos estos días, el vene­zo­lano Juan Alberto
Soco­rro, es agen­te de la DEA. Según expli­có el man­da­ta­rio, la DEA esta­ría implicada
en el entre­na­mien­to en Colom­bia de los equi­pos mer­ce­na­rios que lle­ga­ron a
Vene­zue­la. El pre­si­den­te Iván Duque, en su últi­ma visi­ta a la Casa Blan­ca el
pasa­do 2 de mar­zo, habría reci­bi­do órde­nes de Trump de acti­var las accio­nes. La
ope­ra­ción con­ta­ría con finan­cia­ción de capos y cár­te­les de la Alta Guajira.
Madu­ro mos­tró el vídeo de uno de los esta­dou­ni­den­ses dete­ni­dos, Luke Denman,
quien afir­ma que el obje­ti­vo era tomar el con­trol del aero­puer­to de Caracas
para tras­la­dar a Madu­ro a Esta­dos Uni­dos. Igual­men­te, debían tomar la Dirección
Gene­ral de Inte­li­gen­cia Mili­tar, el Ser­vi­cio Boli­va­riano de Inte­li­gen­cia y el
Pala­cio de Miraflores. 

Sin embar­go, su
com­pa­ñe­ro Erin Berry, en otro vídeo simi­lar don­de res­pon­de algu­nas preguntas,
con­tra­di­ce la ver­sión de Luke res­pec­to a la toma del aero­puer­to para trasladar
a Madu­ro a EEUU. La toma del aero­puer­to ten­dría el pro­pó­si­to de “traer otros
avio­nes”. Sin embar­go, uno de los obje­ti­vos de la misión, afir­ma, era “ase­si­nar
a Madu­ro”. Este excom­ba­tien­te mili­tar en Irak, dice que lle­gó a Colom­bia en
enero con­tra­ta­do por Gou­dreau, que fue reci­bi­do por Anto­nio Sequea, que se
alo­jó en 3 casas dife­ren­tes de Rioha­cha, capi­tal de La Gua­ji­ra, Colom­bia, y se
encar­gó del entre­na­mien­to de unas 50 a 60 per­so­nas. “¿Por qué EEUU insis­te en
ata­car Vene­zue­la cuan­do no es una ame­na­za para ellos?”, se le pre­gun­ta. “No
entien­do por qué los ame­ri­ca­nos harían eso”, res­pon­de. “¿Por qué entrenas
fuer­zas irre­gu­la­res sabien­do que es ile­gal?”. “Aho­ra sé que es ile­gal, antes
tenía otro cono­ci­mien­to”. “¿Tus dere­chos huma­nos están sien­do respetados
duran­te el tiem­po que has esta­do aquí con­fi­na­do?”. “Sí, has­ta aho­ra sí”. Al
final del vídeo, Berry mues­tra el famo­so con­tra­to. “Este con­tra­to fue publicado
hace varios días por J. Gou­dreau y des­cri­be mis res­pon­sa­bi­li­da­des con Silvercorp.
Está fir­ma­do por Juan Guai­dó, J. Gou­dreau y Juan Rendón”.

La Comu­ni­dad
Inter­na­cio­nal no ha con­de­na­do el inten­to de inva­sión. Nada nue­vo bajo el sol
impe­rial. Los medios cor­po­ra­ti­vos de des­in­for­ma­ción, en los pri­me­ros momentos
invi­si­bi­li­za­ron la estre­pi­to­sa cha­pu­za o le die­ron un tra­ta­mien­to de mon­ta­je en
la línea Guai­dó, para pasar lue­go a expli­car las razo­nes del fra­ca­so del
inten­to de libe­rar Vene­zue­la de la opresión.

En el diario
espa­ñol el Mun­do, el 7 de mayo, deba­jo de un titu­lar que reza “Ope­ra­ción
Gedeón: las seis cla­ves de la misión sui­ci­da con­tra Nico­lás Madu­ro “, lee­mos: “El
cha­vis­mo encar­ce­la a 13 inte­gran­tes del coman­do que pro­ta­go­ni­zó la fallida
‘ope­ra­ción Gedeón’ para «res­tau­rar la demo­cra­cia en Venezuela». 

El día de ayer 7 de
mayo pasa­ron otras cosas meno­res pero significativas. 

  • Tres sena­do­res de EEUU pidie­ron al
    gobierno de Trump que expli­ca­ra si cono­cía el inten­to de ata­que al gobierno de
    Vene­zue­la por medio de exmi­li­ta­res esta­dou­ni­den­ses, así como si los fondos
    pro­ce­dían de Washington. 
  • En una entre­vis­ta del periodista
    Napo­león Bra­vo, el exca­pi­tán Quin­te­ro afir­ma que la ope­ra­ción sigue en mar­cha, que
    el día “D” y la hora “H” no ha lle­ga­do, y la incur­sión en Macu­to solo fue “una
    avan­za­da de reco­no­ci­mien­to tác­ti­co,… Hay ope­ra­cio­nes en desa­rro­llo para golpear
    en el cora­zón del enemi­go,… Son muchos gru­pos que están dis­tri­bui­dos y están
    bajo una pla­ni­fi­ca­ción específica”.
  • Michael Kozak, secre­ta­rio de
    Esta­dos Uni­dos para Asun­tos del Hemis­fe­rio Occi­den­tal, ase­gu­ró en un twitter:
    “quie­nes dicen que quie­ren ali­viar el sufri­mien­to de los vene­zo­la­nos y devolver
    la liber­tad a Vene­zue­la debe­rían con­si­de­rar el mar­co de tran­si­ción democrática”.
  • El pre­si­den­te Donald Trump, en el
    pro­gra­ma Fox News, negó la par­ti­ci­pa­ción de su gobierno en la acción. “Yo no
    envia­ría un peque­ño gru­pi­to, no, no, no, se lla­ma­ría Ejér­ci­to,… Si nosotros
    algu­na vez hace­mos algo con Vene­zue­la, no sería de esa mane­ra, sería un poquito
    dife­ren­te, se lla­ma­ría invasión”.

Segu­ra­men­te en los
pró­xi­mos días sigan apa­re­cien­do nue­vas infor­ma­cio­nes que ayu­den a com­ple­tar el
puzz­le. A día de hoy, son muchos los cabos suel­tos pero muchas tam­bién las
cer­te­zas. Y lo cier­to es que, ante tales hechos, y en medio de la batalla
con­tra el Coro­na­vi­rus, al pue­blo de Vene­zue­la le toca seguir pen­dien­te de otra
bata­lla enma­ra­ña­da en una mis­ma gue­rra que vie­ne libran­do des­de hace dos
déca­das. Mien­tras Ram­bo, el Equi­po A y Gedeón sigan en mar­cha, el Negro Primero
segui­rá alum­bran­do al digno pue­blo venezolano. 

En este sen­ti­do, el
ejem­plo del pue­blo de pes­ca­do­res de Chuao, pobla­ción con gran pre­sen­cia afrodescendiente,
ha sido fun­da­men­tal. Como nos cuen­ta Jesús Parra, cola­bo­ra­dor de la CORETANs
Vene­zue­la en Tru­ji­llo, “una acti­va­ción de las redes de inte­li­gen­cia social y
comu­ni­ta­rias que para noso­tros tie­ne gran impor­tan­cia sim­bó­li­ca, y más en este
eje que nor­mal­men­te no es tan visi­ble, sobre todo en el caso de la milicia,
don­de hay una con­cep­ción gene­ra­li­za­da de que los mili­cia­nos eran los
tra­ba­ja­do­res de fábri­ca, los com­pa­ñe­ros de los sec­to­res popu­la­res urbanos…,
pero esta vez el suje­to pro­ta­gó­ni­co lo están jugan­do nues­tros pes­ca­do­res y
pes­ca­do­ras, que están en el mar en el día a día, resis­tien­do tam­bién a las
lógi­cas del mer­ca­do y plan­teán­do­se sus nive­les de vida”. Jesús cree “que lo
mis­mo que inten­ta­ron por la cos­ta van a inten­tar reac­ti­var­lo por otro lado con
otros gru­pos inclu­si­ve den­tro del pro­pio país para tra­tar de gene­rar esa
pre­sión. Pre­sión que en este caso fue con­tra­pro­du­cen­te, por­que el sector
opo­si­ción no acti­vó el lla­ma­do. No hubo nin­gu­na movi­li­za­ción de nin­gún partido
polí­ti­co, ni siquie­ra de los sec­to­res más extremistas”.

El ana­lis­ta venezolano
Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein insis­te en su últi­mo artícu­lo en estar alerta,
dado que EEUU podría estar pre­pa­ran­do una acción mayor. Des­ta­ca las recientes
manio­bras nava­les de la OTAN, diri­gi­das por EEUU en el Cari­be y su despliegue
en islas cer­ca­nas a Vene­zue­la “bajo dis­fraz de ope­ra­cio­nes anti­nar­có­ti­cos en
una región por la que sólo tran­si­ta el 4% del total de cocaí­na que Colombia
envía a Esta­dos Uni­dos”[1].

La lucha con­tra el
nar­co­te­rro­ris­mo, como expli­ca Gel­fens­tein, fue el nue­vo enemi­go crea­do por EEUU
para des­ple­gar su polí­ti­ca inter­ven­cio­nis­ta una vez des­mo­ro­na­do el llamado
“cam­po socia­lis­ta”. Estra­te­gia que comen­zó con el Plan Colom­bia y se extendió
por el pla­ne­ta subor­di­na­da a intere­ses geo­po­lí­ti­cos. Con­tro­lar pueblos,
terri­to­rios y recur­sos por la vía cul­tu­ral o mili­tar. Pro­vo­car caos, sembrar
vio­len­cia, des­truir con­cien­cias, des­ple­gar guerra.

Julio Cor­tá­zar
con­ti­nua­ba así su inten­to frus­tra­do de defi­nir la poe­sía: “Esta definición
podría valer para un dic­cio­na­rio o para un libro de tex­to, pero a noso­tros nos
pare­ce poco con­vin­cen­te. Hay algo mucho más impor­tan­te: algo que nos animaría
no sólo a seguir ensa­yan­do la poe­sía, sino a dis­fru­tar­la y a sen­tir que lo
sabe­mos todo sobre ella”. En el fra­gor de esta gue­rra de cuar­ta generación,
segui­re­mos sin­tien­do y defen­dien­do el cami­nar hacia la Segun­da Inde­pen­den­cia de
la Quin­ta Repú­bli­ca, la Repú­bli­ca boli­va­ria­na de Vene­zue­la y de todos los
pue­blos. Segui­re­mos sin­tien­do la nece­si­dad de un mun­do libre don­de los
mer­ce­na­rios se disuel­van en pol­vo de pala­bra, las armas en ver­sos, las balas en
besos y los ejér­ci­tos en poe­sía. Mien­tras tan­to, segui­re­mos ali­men­tan­do los
otros sen­ti­res de la guerra.

Bogo­tá,
8 de mayo de 2020

Voce­sen­lu­cha. Comunicación
popu­lar. Pue­blos Amé­ri­ca Lati­na, el Cari­be y Esta­do español


[1] Ver artícu­lo de Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, “Aler­ta,
más que nun­ca, aler­ta: EEUU pue­de estar pre­pa­ran­do algo mayor”
, en
voce​sen​lu​cha​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *