Bra­sil. La defo­res­ta­ción en la Ama­zo­nía cre­ce 63.7% en abril: «Gri­lei­ro no hace una ofi­ci­na en casa»

Por Lu Sudré*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 09 de mayo de 2020 

Las aler­tas de defo­res­ta­ción en la sel­va ama­zó­ni­ca, moni­to­rea­das por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción Espa­cial (Inpe), cre­cie­ron 63.75% en abril, en com­pa­ra­ción con el mis­mo mes en 2019. Según el sis­te­ma Deter, se emi­tie­ron aler­tas por 405.6 km² este año. , mien­tras que el año pasa­do, en el mis­mo perío­do, fue de 247.7 km².

El aumen­to se pro­du­ce mien­tras la aten­ción nacio­nal se cen­tra en los impac­tos de la nue­va pan­de­mia de coro­na­vi­rus. «El made­re­ro ile­gal, el aca­pa­ra­dor de tie­rras, no hace una ofi­ci­na en casa. No están en casa en la pan­de­mia. Lo están hacien­do allí. No es cues­tión de creer o no. Los datos son de Inpe, un orga­nis­mo muy serio, reco­no­ci­do por su exce­len­cia en la gene­ra­ción de infor­ma­ción, y están demos­tran­do que la defo­res­ta­ción está cre­cien­do «, sub­ra­ya el por­ta­voz de la cam­pa­ña para defen­der el Ama­zo­nas de Green­pea­ce Bra­sil Rômu­lo Batista

Solo de enero a abril de este año, por ejem­plo, ya se han per­di­do 1.202 km² de bos­ques. La cifra es un 55% más alta que la obser­va­da en el mis­mo perío­do del año pasa­do, de 773 km². En la com­pa­ra­ción men­sual entre abril y mar­zo de este año, el aumen­to fue del 24,2%. 

Batis­ta seña­la que no se pro­du­ce nin­gún tipo de que­ma o tala en la Ama­zo­nía sin intere­ses eco­nó­mi­cos detrás de ella, y que estas acti­vi­da­des ile­ga­les tam­bién ponen en peli­gro la salud de la pobla­ción local duran­te la pan­de­mia. «Debe haber un flu­jo muy gran­de de per­so­nas que ingre­san al bos­que, en uni­da­des de con­ser­va­ción, en tie­rras indí­ge­nas, lo que pue­de estar lle­van­do el virus de gran­des ciu­da­des a esta pobla­ción, que ya es más frá­gil debi­do al aislamiento». «

La tala de árbo­les sigue el ras­tro de los gran­des incen­dios que devas­ta­ron el terri­to­rio ama­zó­ni­co el año pasa­do, como resul­ta­do de la acción depre­da­do­ra de gran­des agri­cul­to­res y sec­to­res de agro­ne­go­cios. Sin embar­go, con el rit­mo actual de des­truc­ción, las pers­pec­ti­vas son aún más nega­ti­vas y se espe­ra que la tasa ofi­cial sea aún más alta en 2020.

El bió­lo­go de Green­pea­ce advier­te que el pró­xi­mo paso, den­tro del pro­to­co­lo ya cono­ci­do de defo­res­ta­ción ile­gal, está en lla­mas. «Tala­ron el bos­que y lue­go que­ma­ron esta área para des­truir toda la mate­ria orgá­ni­ca que está allí. Esto coin­ci­di­rá con el pico de la pan­de­mia aquí en Ama­zo­nas. Tene­mos dos pro­ble­mas prin­ci­pa­les por­que los incen­dios cau­san pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, debi­do al humo y la ceniza». «

Según Deter, des­de el perío­do de agos­to de 2019 a abril de 2020, las aler­tas apun­tan a un área defo­res­ta­da de 5,483 km². El índi­ce más alto en los últi­mos cin­co años.

Batis­ta res­pal­da que los nive­les actua­les de defo­res­ta­ción son par­te de un pro­yec­to de des­truc­ción ambien­tal imple­men­ta­do des­de el pri­mer día del gobierno de Bol­so­na­ro. Men­cio­na, por ejem­plo, la reduc­ción de la auto­no­mía de las agen­cias ambien­ta­les que tie­nen los pode­res nece­sa­rios para pro­mo­ver la pro­tec­ción y pre­ser­va­ción de la Amazonía. 

El pro­ce­so se pro­fun­di­zó el miér­co­les pasa­do (6), cuan­do el pre­si­den­te pro­mul­gó una acción de Garan­tía de Ley y Orden (GLO) que facul­ta a las Fuer­zas Arma­das sobre todas las ope­ra­cio­nes con­tra la defo­res­ta­ción ile­gal y los incen­dios en la Ama­zo­nía Legal.

Con el decre­to nº 10.341, Bol­so­na­ro ofi­cia­li­zó la eli­mi­na­ción de la auto­no­mía de las agen­cias de pro­tec­ción ambien­tal pre­via­men­te res­pon­sa­bles de accio­nes, como Iba­ma e ICM­Bio, y las colo­có bajo la tute­la de los mili­ta­res. El GLO es váli­do del 11 de mayo al 10 de junio, en la fran­ja fron­te­ri­za, en las tie­rras indí­ge­nas, en las uni­da­des fede­ra­les de con­ser­va­ción ambien­tal y en otras áreas fede­ra­les de la Ama­zo­nía Legal.

El por­ta­voz de Green­pea­ce cri­ti­ca el inten­to de votar sobre la Medi­da Pro­vi­sio­nal (MP) 910, deno­mi­na­da por los ambien­ta­lis­tas como «MP da Gri­la­gem». El docu­men­to fue envia­do a Rodri­go Maia (DEM-RJ), pre­si­den­te de la Cáma­ra, quien tie­ne la pre­rro­ga­ti­va de some­ter el tema a votación.

Se espe­ra que expi­re el 19 de este mes, la medi­da está suje­ta a un inten­so cabil­deo por par­te del Fren­te Par­la­men­ta­rio Agrí­co­la (FPA) y pue­de incluir­se en la agen­da de la cáma­ra legis­la­ti­va el pró­xi­mo lunes (11). 

Para Batis­ta, el MP es un «pre­mio para quie­nes han come­ti­do deli­tos». «Per­mi­te lega­li­zar el aca­pa­ra­mien­to de tie­rras lle­va­do a cabo has­ta 2014 en todo el país, espe­cial­men­te en la Ama­zo­nía. Una vez más, el gobierno se está movien­do para estar del lado de aque­llos que prac­ti­can ile­ga­li­da­des, que inva­den tie­rras públi­cas y que están en con­tra de la lógi­ca del res­to del mun­do». Nece­si­ta­mos pre­ser­var el Ama­zo­nas para garan­ti­zar que la emer­gen­cia cli­má­ti­ca que esta­mos expe­ri­men­tan­do no empeo­re aún más «.

Edi­ción: Rodri­go Chagas

*Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *