Bra­sil. Coro­na­vi­rus : La recons­truc­ción de la polí­ti­ca exte­rior brasileña.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 mayo 2020

Por Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, Aloy­sio Nunes Ferrei­ra, Cel­so Amo­rim, Cel­so Lafer, Fran­cis­co Rezek, José Serra, Rubens Ricu­pe­ro y Hus­sein Kalout *

A pesar de nues­tras dis­tin­tas tra­yec­to­rias y opiniones
polí­ti­cas, noso­tros, que ejer­ce­mos altas res­pon­sa­bi­li­da­des en la esfera
de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les en varios gobier­nos de la Nueva
Repú­bli­ca, expre­sa­mos nues­tra preo­cu­pa­ción por la vio­la­ción sistemática
por la polí­ti­ca exte­rior actual de los prin­ci­pios rec­to­res de las
rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de Bra­sil defi­ni­dos en el Artícu­lo 4 De la
Cons­ti­tu­ción de 1988.

Inno­va­do­ra en este sen­ti­do, la Cons­ti­tu­ción establece
que Bra­sil “se rige en sus rela­cio­nes inter­na­cio­na­les por los siguientes
prin­ci­pios: I- inde­pen­den­cia nacio­nal; II- pre­va­len­cia de los derechos
huma­nos; III- auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos; IV- no inter­ven­ción; V-
igual­dad entre Esta­dos; VI- defen­sa de la paz; VII- solu­ción pací­fi­ca de
con­flic­tos; VIII- repu­dio del terro­ris­mo y el racis­mo; IX- cooperación
entre los pue­blos para el pro­gre­so de la huma­ni­dad; X- con­ce­sión de
asi­lo político “.

“Párra­fo úni­co. La Repú­bli­ca Fede­ra­ti­va de Brasil
bus­ca­rá la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, social y cul­tu­ral de los
pue­blos de Amé­ri­ca Lati­na, con el obje­ti­vo de for­mar una comunidad
lati­no­ame­ri­ca­na de naciones”.

Es sufi­cien­te com­pa­rar los dic­ta­dos de la Constitución
con las accio­nes de la polí­ti­ca exte­rior para veri­fi­car que la
diplo­ma­cia actual con­tra­di­ga estos prin­ci­pios en letra y espí­ri­tu. La
inde­pen­den­cia nacio­nal no pue­de con­ci­liar­se con la subor­di­na­ción a un
gobierno extran­je­ro cuyo pro­gra­ma polí­ti­co admi­ti­do es pro­mo­ver su
inte­rés por enci­ma de todas las demás con­si­de­ra­cio­nes. Alie­na la
inde­pen­den­cia del gobierno que se decla­ra alia­do de ese país, asumiendo
como pro­pia una agen­da que ame­na­za con arras­trar a Bra­sil a conflictos
con nacio­nes con las que man­te­ne­mos rela­cio­nes de amis­tad e interés
mutuo. Ade­más, par­te de la voca­ción uni­ver­sa­lis­ta de la política
exte­rior bra­si­le­ña y de su capa­ci­dad para dia­lo­gar y exten­der puentes
con dife­ren­tes paí­ses, desa­rro­lla­dos y en desa­rro­llo, en bene­fi­cio de
nues­tros intereses.

Otros ejem­plos de con­tra­dic­ción con las dis­po­si­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción son el apo­yo a las medi­das coer­ci­ti­vas en los paí­ses veci­nos, vio­lan­do los prin­ci­pios de auto­de­ter­mi­na­ción y no inter­ven­ción; la vota­ción en la ONU para la apli­ca­ción de un embar­go uni­la­te­ral en vio­la­ción de las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal, la igual­dad de los esta­dos y la reso­lu­ción pací­fi­ca de con­flic­tos; la apro­ba­ción del uso de la fuer­za con­tra esta­dos sobe­ra­nos sin auto­ri­za­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU; la apro­ba­ción ofi­cial del ase­si­na­to polí­ti­co y el voto en con­tra de las reso­lu­cio­nes del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos en Gine­bra para con­de­nar la vio­la­ción de estos dere­chos; la defen­sa de la polí­ti­ca de negar a los pue­blos indí­ge­nas los dere­chos garan­ti­za­dos en la Cons­ti­tu­ción, el des­pre­cio por cues­tio­nes como la dis­cri­mi­na­ción por moti­vos de raza y género.

Ade­más de vio­lar la Cons­ti­tu­ción Fede­ral, la orientación
actual impo­ne al país cos­tos que son difí­ci­les de repa­rar, como el
colap­so de la cre­di­bi­li­dad exter­na, la pér­di­da de mer­ca­dos y la fuga de
inversiones.

Admi­ra­do en el área ambien­tal, des­de Río-92, como un
líder inevi­ta­ble en el tema del desa­rro­llo sos­te­ni­ble, Bra­sil ahora
apa­re­ce como una ame­na­za para sí mis­mo y para otros en la des­truc­ción de
la Ama­zo­nía y en el empeo­ra­mien­to del calen­ta­mien­to glo­bal. La
diplo­ma­cia bra­si­le­ña, reco­no­ci­da como una fuer­za de mode­ra­ción y
equi­li­brio al ser­vi­cio de la crea­ción de con­sen­so, se ha con­ver­ti­do en
un com­ple­men­to subor­di­na­do al uni­la­te­ra­lis­mo más agresivo.

En Amé­ri­ca Lati­na, como induc­to­res del pro­ce­so de
inte­gra­ción, comen­za­mos a apo­yar aven­tu­ras inter­ven­cio­nis­tas, dan­do paso
a pode­res extra­rre­gio­na­les. Renun­cia­mos a la capa­ci­dad de defender
nues­tros intere­ses cola­bo­ran­do para depor­tar a los Esta­dos Uni­dos en
con­di­cio­nes inhu­ma­nas para los tra­ba­ja­do­res bra­si­le­ños o deci­dien­do por
razo­nes ideo­ló­gi­cas reti­rar­se de Vene­zue­la, un país vecino, de todo el
per­so­nal diplo­má­ti­co y con­su­lar bra­si­le­ño, dejan­do nues­tra impotencia.
nacio­na­les que resi­den allí.

En Euro­pa occi­den­tal, nos enfren­ta­mos a socios
rele­van­tes de for­ma gra­tui­ta en todos los cam­pos, como Fran­cia y
Ale­ma­nia. La actual lucha con­tra la diplo­ma­cia dis­tan­cia al país de sus
obje­ti­vos estra­té­gi­cos, al hos­ti­gar a las nacio­nes esen­cia­les para la
imple­men­ta­ción mis­ma de la agen­da eco­nó­mi­ca del gobierno.

La extre­ma­da­men­te gra­ve cri­sis de salud del covid-19
reve­ló la irre­le­van­cia del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res y su
papel con­tra­pro­du­cen­te para ayu­dar a Bra­sil a obte­ner acce­so a productos
y equi­pos médi­cos y hos­pi­ta­la­rios. El sec­ta­ris­mo de los ataques
inex­pli­ca­bles con­tra Chi­na y la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, junto
con la fal­ta de res­pe­to a la cien­cia y la insen­si­bi­li­dad a las vidas
huma­nas mos­tra­das por el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, hicie­ron del
gobierno un obje­to de des­pre­cio y asco inter­na­cio­nal. Al mis­mo tiempo,
creó obs­tácu­los a los esfuer­zos de los gober­na­do­res para importar
pro­duc­tos que se nece­si­ta­ban deses­pe­ra­da­men­te para sal­var las vidas de
miles de brasileños.

El res­ca­te de la polí­ti­ca exte­rior de Bra­sil requie­re un
retorno a la obe­dien­cia a los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les, la
racio­na­li­dad, el prag­ma­tis­mo, un sen­ti­do de equi­li­brio, mode­ra­ción y
rea­lis­mo cons­truc­ti­vo. En esta recons­truc­ción, es nece­sa­rio que el Poder
Judi­cial, guar­dián de la Cons­ti­tu­ción, y el Con­gre­so Nacional,
repre­sen­tan­te de la volun­tad del pue­blo, cum­plan su papel en el control
de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de las accio­nes diplomáticas.

Para res­pon­der a los deseos de nues­tro pue­blo y
res­pon­der a las nece­si­da­des reales de Bra­sil, la polí­ti­ca exte­rior debe
con­tar con un amplio apo­yo en la opi­nión públi­ca y cola­bo­ra­ción en su
con­cep­ción de todos los sec­to­res de la socie­dad. Tam­bién requie­re el
com­pro­mi­so de nues­tro cuer­po diplo­má­ti­co: una polí­ti­ca de Esta­do y no
una acción frac­cio­nal diri­gi­da a des­per­tar espí­ri­tus y exa­cer­bar los
pre­jui­cios de una mino­ría oscu­ran­tis­ta y reac­cio­na­ria. Nues­tro apoyo
soli­da­rio y deci­si­vo a los diplo­má­ti­cos humi­lla­dos y cons­tre­ñi­dos por
posi­cio­nes que cho­can con las mejo­res tra­di­cio­nes del Minis­te­rio de
Rela­cio­nes Exteriores.

La recons­truc­ción de la polí­ti­ca exte­rior bra­si­le­ña es
urgen­te e indis­pen­sa­ble. Dejan­do atrás esta ver­gon­zo­sa pági­na de
ser­vi­lis­mo e irra­cio­na­li­dad, vol­va­mos a colo­car en el cen­tro de la
acción diplo­má­ti­ca la defen­sa de la inde­pen­den­cia, la sobe­ra­nía, la
dig­ni­dad y los intere­ses nacio­na­les, de todos esos valo­res, como la
soli­da­ri­dad y la bús­que­da del diá­lo­go, esa diplo­ma­cia. ayu­dó a construir
el patri­mo­nio y el orgu­llo del pue­blo brasileño.

* FHC es un ex pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y un
ex minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res. Aloy­sio Nunes Ferrei­ra, Cel­so Amorim,
Cel­so Lafer, Fran­cis­co Rezek y José Serra son ex minis­tros de Asuntos
Exte­rio­res. Rubens Ricu­pe­ro es ex minis­tro de Hacien­da, Medio Ambien­te y
ex emba­ja­dor bra­si­le­ño en Washing­ton. Hus­sein Kalout es un ex
secre­ta­rio espe­cial para asun­tos estra­té­gi­cos de la Presidencia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *