Boli­via. ¿Demo­cra­cia? No, cleptocracia

Por Cami­lo Kata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 9 de mayo de 2020

Los sacri­fi­cios han sido cons­tan­tes en la his­to­ria, unas veces para apla­car la furia de los dio­ses, otras para ren­dir plei­te­sía. El sacri­fi­cio más famo­so es el de Jesús de Naza­reth, un sacri­fi­cio para sal­var a una comu­ni­dad de hom­bres y muje­res.
En este gobierno se ha sacri­fi­ca­do a una pie­za de su maqui­na­ria, figu­ra muy dis­cu­ti­da y con afa­nes his­trió­ni­cos para con­se­guir popu­la­ri­dad, pero este sacri­fi­cio obe­de­ce a un for­ta­le­ci­mien­to de la fami­lia presidencial. 

El ale­ja­mien­to del señor Rafael Quis­pe no tie­ne el acen­to polí­ti­co de ajus­tes para man­te­ner la ima­gen de soli­dez de un gobierno que se res­que­bra­ja muy rápi­da­men­te, es una más de las nie­blas que pre­ten­der empa­ñar la opi­nión del ciu­da­dano de a pie que cada día se enfren­ta a los atro­pe­llos a la dig­ni­dad humana. 

Varios casos de muer­tes, sin impor­tar si eran o no por coro­na­vi­rus, nos dan la ima­gen de un gobierno que está empe­ña­do en los nego­cios per­so­na­les, que en cui­dar a la pobla­ción, los indi­ca­do­res pal­pa­bles se encuen­tran en la com­pra de bie­nes per­so­na­les, en los asal­tos a las empre­sas públi­cas, don­de direc­to­res, son reem­pla­za­dos lue­go de pin­gües nego­cios y sin nin­gu­na san­ción, en los nego­cios fami­lia­res con dine­ros del Estado. 

Estos bene­fi­cia­rios del poder son la pun­ta de lan­za que pre­pa­ra la hui­da de todos y todas los saquea­do­res del país, para ser inmu­nes en el país del nor­te, ya lo vimos con el Direc­tor de ENTEL. 

La cua­ren­te­na no pue­de con­ver­tir a Boli­via en un gran con­ven­to de claus­tro, don­de el voto de silen­cio se impo­ne por la orden de un minis­tro con un seve­ro com­ple­jo de ser Dios. 

El señor Quis­pe, que segu­ra­men­te de bue­na fe pen­só que era la cara indí­ge­na más nota­ble del gobierno, ha teni­do una lec­ción del mane­jo del poder, don­de los sím­bo­los ori­gi­na­rios poco valen, ya lo hicie­ron piso­tean­do la wiphala. 

En la his­to­ria de nues­tros pue­blos tene­mos la figu­ra de Mateo Puma­cahua, que trai­cio­nó a su pue­blo para ser­vir a los ver­du­gos, pero tuvo el cora­je de retor­nar a sus raí­ces y com­ba­tir jun­to a ellos. 

¿Qué te depa­ra el futu­ro Rafael? Segui­rás en la lis­ta de can­di­da­tos (si por ven­tu­ra exis­ten elec­cio­nes) ¿ren­di­rás cuen­ta de tus actos a los Acha­chi­las? ¿Te arre­pen­ti­rás lue­go de dar­te cuen­ta que fuis­te una ficha descartable? 

La demo­cra­cia, con todas sus limi­ta­cio­nes, ha sido rem­pla­za­da por la clep­to­cra­cia y para man­te­ner este sis­te­ma clep­to­crá­ti­co de gobierno, segui­rán “que­man­do fusi­bles” mien­tras la fami­lia real con­ti­núa con el saqueo. 

La pobla­ción cons­cien­te de la reali­dad que se vive, ha deci­di­do enfren­tar al gobierno, rom­pien­do el silen­cio, y en otros casos con accio­nes con­cre­tas de enfrentamiento. 

La his­to­ria es el resul­ta­do de la volun­tad huma­na y nos ha toca­do, como ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas ser pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria, no espe­re­mos a los acos­tum­bra­dos sal­va­do­res, o en pro­me­sas de quie­nes “dicen una cosa y hacen otra”. 

La pro­me­sa de con­vo­car a elec­cio­nes, ha sido rota, y con ella el pac­to de “paci­fi­ca­ción” corres­pon­de a sus pro­mo­to­res, que fre­na­ron la pro­tes­ta en noviem­bre, dejar que el pue­blo deci­da su futu­ro.
*Cami­lo Kata­ri, es escri­tor e his­to­ria­dor potosino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *