Sáha­ra Occi­den­tal: Muje­res jóve­nes des­mi­na­do­ras arries­gan sus vidas para lim­piar de minas y explo­si­vos el terri­to­rio saha­raui liberado

Leh­bib Abdelhay/​ECS , Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 7 de mayo de 2020

El Sáha­ra Occi­den­tal es uno de los terri­to­rios más mina­dos del mun­do. A pesar del alto el fue­go de 1991 fir­ma­do entre el Fren­te Poli­sa­rio y Marrue­cos, la mayo­ría de los saha­rauis aún per­ma­ne­cen en los cam­pos de refu­gia­dos en Arge­lia por­que es dema­sia­do peli­gro­so vivir allí. Aho­ra, algu­nas jóve­nes valien­tes se han encar­ga­do de lim­piar sus tie­rras ances­tra­les de minas terres­tres para que su gen­te pue­da regresar.

En medio del desier­to del Sáha­ra, estas muje­res saha­rauis cami­nan entre la are­na envuel­tas en pesa­dos cha­le­cos azu­les. Las chi­cas lle­van sus cabe­zas cubier­tas por un tur­ban­te y su cara pro­te­gi­da por una más­ca­ra de plás­ti­co. Alre­de­dor de su cin­tu­ra, unos arti­lu­gios pitan cada vez que se topan con algún obje­to metálico.

Antes de comen­zar su tra­ba­jo, estas muje­res no tenían ni idea de que hubie­se tan­tas minas bajo sus pies. Sus pier­nas se mue­ven den­tro de un ende­ble rec­tán­gu­lo ama­ri­llo, que es par­te de su equi­pa­mien­to. Todo acon­te­ce en la máxi­ma len­ti­tud. Explo­ran el terri­to­rio con movi­mien­tos pru­den­tes que recuer­dan los dis­cre­tos pasos de un puma. 

El Sáha­ra Occi­den­tal es una tie­rra pla­ga­da de minas y arte­fac­tos explo­si­vos que los marro­quíes escon­den bajo tie­rra para aten­tar con­tra los saha­rauis. Se esti­ma que hay más diez millo­nes de minas y explo­si­vos, según la ONU. Cada año mue­ren entre 10 a 20 per­so­nas civi­les a cau­sa de estas minas.

El terri­to­rio saha­raui está divi­di­do por un muro mili­tar marro­quí de más de 2700 Km. de lon­gi­tud, fue cons­trui­do por el régi­men de Has­san II de Marrue­cos a par­tir de 1983, con el obje­ti­vo de poner fue­ra del alcan­ce de sus legí­ti­mos pro­pie­ta­rios (pue­blo saha­raui), el terri­to­rio saha­raui inva­di­do por Marrue­cos con la ayu­da eco­nó­mi­ca y mili­tar de Esta­dos Uni­dos, des­de 1974. 

Este gran muro está com­pues­to por un con­jun­to de ocho muros defen­si­vos de una lon­gi­tud supe­rior a 2720 km apro­xi­ma­da­men­te, el mis­mo fue cons­trui­do por Marrue­cos con la ayu­da de exper­tos israe­líes y asis­ten­cia de Ara­bia Saudita. 

El muro, pla­ga­do de minas anti­per­so­na des­de prin­ci­pio a fin, divi­de el Saha­ra Occi­den­tal en dos par­tes, una, ocu­pa­da por Marrue­cos, don­de se encuen­tran todas las rique­zas del país (ban­co pes­que­ro, minas de fos­fa­tos, reser­vas de hidrocarburos…ect), y otra, en manos del Fren­te Poli­sa­rio, don­de sólo hay desier­to y res­tos de guerra.

Es un terra­plén cons­trui­do de are­na, pie­dra y alam­bre de espino y con­tro­la­do por más de 160 mil sol­da­dos marro­quíes- uno de los más lar­gos del mun­do- está total­men­te pla­ga­do de minas anti­per­so­na­les y atra­vie­sa el terri­to­rio de la anti­gua colo­nia espa­ño­la prác­ti­ca­men­te de nor­te a sur.

El Ejér­ci­to de Marrue­cos con­tro­la los dos ter­cios occi­den­ta­les del Sáha­ra y la fran­ja supe­rior sep­ten­trio­nal, mien­tras que el Fren­te Poli­sa­rio domi­na el lado orien­tal, fron­te­ri­zo con Arge­lia y Mauritania. 

En el sec­tor de El Mah­bes, una ONG espa­ño­la ha depo­si­ta­do sim­bó­li­ca­men­te flo­res de papel y de tela con el men­sa­je: «Plan­te­mos flo­res en lugar de minas».

Des­de el alto el fue­go, más de 300 per­so­nas han muer­to o han resul­ta­do heri­das por la explo­sión de minas y bom­bas de raci­mo», dice Aziz Hai­dar, pre­si­den­te de una ONG saha­raui de víc­ti­mas de minas, que advier­te de que «la llu­via arras­tra las minas a zonas con­si­de­ra­das como seguras».

Las minas com­pli­can mucho la vida a los nóma­das saha­rauis al haber divi­di­do el muro sus zonas de tras­hu­man­cia y de abas­te­ci­mien­to de agua, a lo que se suma, según varios tes­ti­mo­nios, la muer­te de miles de came­llos en los últi­mos años a cau­sa de los explosivos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *