Perú. El nego­cio de la salud: Clí­ni­cas y ase­gu­ra­do­ras ele­van pre­cios de sus pla­nes para Covid-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de mayo de 2020

Cen­tros de salud pri­va­dos com­pran prue­bas a com­pa­ñías impor­ta­do­ras, cobran has­ta 560 soles por la rea­li­za­ción de estas, y has­ta S/​60 mil adi­cio­na­les por la hos­pi­ta­li­za­ción de pacien­tes ase­gu­ra­dos. Dige­mid ha auto­ri­za­do a 135 empre­sas a comer­cia­li­zar test a empre­sas pres­ta­do­ras de salud. 

El pasa­do 20 de abril, Bruno lle­gó has­ta las ins­ta­la­cio­nes de la clí­ni­ca Del­ga­do, esta­ble­ci­mien­to de salud que for­ma par­te de la Red AUNA y del Gru­po Salud del Perú SAC. Pre­sen­ta­ba un males­tar gene­ra­li­za­do, tos, fie­bre, y por reco­men­da­ción de algu­nos fami­lia­res, acu­dió a esta clí­ni­ca para que le hicie­ran con rapi­dez una prue­ba de Covid-19. Su resul­ta­do fue posi­ti­vo y soli­ci­tó inter­nar­se, pero como no tenía con­tra­ta­do un segu­ro le dije­ron que antes debía pagar una garan­tía de S/​25.000. “Yo tenía solo S/​15.000, pero no me acep­ta­ron. Por eso deci­dí acu­dir al hos­pi­tal de Villa El Sal­va­dor, don­de hace dos sema­nas me habían dicho que las prue­bas se habían ter­mi­na­do”, recuerda. 

La clí­ni­ca le cobró a Bruno (55 años) S/​569 para que le rea­li­za­ran la prue­ba. En el vou­cher que com­par­tió con Ojo­Pú­bli­co se deta­lla: hono­ra­rios de la con­sul­ta (S/​249.99), la toma de mues­tra a tra­vés de hiso­pa­do (S/​160.00) ‑cuyos resul­ta­dos estu­vie­ron dis­po­ni­bles cuan­do Bruno ya se encon­tra­ba en el hos­pi­tal de Villa El Sal­va­dor– y la prue­ba rápi­da (S/160.00), que fue entre­ga­da el mis­mo 20 de abril. 

Has­ta hace unas sema­nas, las prue­bas solo las podía rea­li­zar el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Salud, pero de pron­to la situa­ción cam­bió. Una aler­ta de la Direc­ción Gene­ral de Medi­ca­men­tos, Insu­mos y Dro­gas (Dige­mid), emi­ti­da el 23 de abril, seña­la que ante el incre­men­to de casos en todo el país, «se vie­ne otor­gan­do auto­ri­za­cio­nes sani­ta­rias (regis­tro sani­ta­rio y auto­ri­za­cio­nes excep­cio­na­les) para la fabri­ca­ción, impor­ta­ción y uso de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos y dis­po­si­ti­vos médi­cos» y que está «auto­ri­zan­do a las dro­gue­rías, la impor­ta­ción de prue­bas rápidas».

DIGEMID HA AUTORIZADO A 135 EMPRESAS A IMPORTAR Y COMERCIALIZAR PRUEBAS RÁPIDAS Y MOLECULARES PARA LAS CLÍNICAS.

La aler­ta no pre­ci­sa cuán­do se tomó esa deci­sión y cómo se están veri­fi­can­do la cali­dad de estos test. Lo cier­to es que de pron­to varias clí­ni­cas comen­za­ron a com­prar­los a dife­ren­tes impor­ta­do­res y lue­go a ofre­cer­los a sus clien­tes a pre­cios dife­ren­tes. El docu­men­to pre­ci­sa que las empre­sas solo pue­den comer­cia­li­zar los test a “las Ins­ti­tu­cio­nes Pres­ta­do­ras de Ser­vi­cios de Salud públi­cas, pri­va­das o mix­tas; o a las ins­ti­tu­cio­nes que ten­gan bajo su res­pon­sa­bi­li­dad a estos esta­ble­ci­mien­tos”. Has­ta el 30 de abril, Dige­mid había auto­ri­za­do a 135 empre­sas a impor­tar y comer­cia­li­zar prue­bas rápi­das y mole­cu­la­res en todo el país.

El gre­mio de las clí­ni­cas pri­va­das reco­no­ció a Ojo­Pú­bli­co que duran­te varias sema­nas la com­pra de las prue­bas de diag­nós­ti­co para el coro­na­vi­rus no estu­vo regu­la­da. «No tene­mos una fecha exac­ta de cuan­do apa­re­cie­ron las prue­bas rápi­das en el mer­ca­do (para las clí­ni­cas). No estu­vie­ron regu­la­das y las clí­ni­cas empe­za­ron a com­prar, pero lue­go Dige­mid aler­tó y regu­ló el tema», decla­róA­le­jan­dro Lang­berg, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Clí­ni­cas Par­ti­cu­la­res. Has­ta el cie­rre de esta edi­ción, Dige­mid no aten­dió las con­sul­tas enviadas.

El acce­so a las prue­bas mole­cu­la­res y rápi­das expo­ne tam­bién la des­igual­dad en el país. Mien­tras cien­tos de per­so­nas espe­ran más de un día ser aten­di­dos por los esta­ble­ci­mien­tos públi­cos, que en este momen­to se encuen­tran des­bor­da­dos en casos y soli­ci­tu­des de aten­ción y des­car­te, los pacien­tes con más recur­sos pue­den acu­dir a una clí­ni­ca para que le reali­cen estas test.

Pero los altos pre­cios por la rea­li­za­ción de estas prue­bas no son los úni­cos mon­tos que las clí­ni­cas han imple­men­ta­do en sus ser­vi­cios ante la pan­de­mia, sino tam­bién el tra­ta­mien­to e inter­na­mien­to por la enfer­me­dad del Covid-19. El nego­cio de la salud alcan­za a las ase­gu­ra­do­ras privadas.

El nego­cio expli­ca­do en un correo 
 

Para cono­cer cómo han varia­do los pla­nes de salud por la pan­de­mia, Ojo­Pú­bli­co acce­dió a los pla­nes de varias ase­gu­ra­do­ras en el país y las com­pa­ró. Las esca­las de pre­cios varían, como en todos los segu­ros, según la edad y el mon­to de la cober­tu­ra. En el caso de Map­fre y Rímac Segu­ros, los pla­nes más sim­ples no cubren nin­gu­na for­ma de tra­ta­mien­to para el Covid-19.

Si una per­so­na de 30 años qui­sie­ra adqui­rir un segu­ro que inclu­ya el tra­ta­mien­to para esta enfer­me­dad has­ta por 50.000 soles, debe­ría pagar 3.230 soles al año (tres veces más del plan sim­ple). Todos los gas­tos que superen la cober­tu­ra debe­rán ser asu­mi­dos por el paciente.

Si se quie­re afi­liar a un adul­to mayor el pre­cio se incre­men­ta a S/​20.368 al año (sie­te veces más al plan sim­ple). El plan más aus­te­ro, que no inclu­ye la infec­ción por coro­na­vi­rus, alcan­za los S/​2.952.

Ojo­Pú­bli­co cono­ció que la Uni­dad de Salud de Map­fre incre­men­tó en un 20% el pre­cio del tipo de plan que cubría enfer­me­da­des epi­dé­mi­cas, res­pec­to al pre­cio que tenían antes de la pan­de­mia. Esta tari­fa, apli­ca para las per­so­nas que a par­tir de hoy deci­dan afi­liar­se a este servicio. 

PLANES DE SEGURO CUBREN HASTA UN MÁXIMO DE 50.000 Y 60.000 SOLES

“Por soli­ci­tud del Comi­té de Cri­sis, se ha rea­li­za­do un cam­bio en la polí­ti­ca de tari­fa­ción del pro­duc­to Tré­bol Salud. Dada la situa­ción actual, se ha apli­ca­do una mayor tasa de ries­go equi­va­len­te a un ajus­te del 20%, el cual apli­ca en gene­ral para todo clien­te nue­vo en el sis­te­ma que con­tra­te este pro­duc­to (…) Se tra­ta de una modi­fi­ca­ción tem­po­ral y podría cam­biar pró­xi­ma­men­te en la medi­da que se ten­ga una pro­yec­ción más cla­ra sobre el impac­to real del coro­na­vi­rus sobre el nego­cio de salud”, se men­cio­na en un correo envia­do a los tra­ba­ja­do­res, y al que Ojo­Pú­bli­co tuvo acceso.

En febre­ro de este año, un mes antes del pri­mer caso detec­ta­do en Perú, Samuel ‑quien tam­bién soli­ci­tó man­te­ner su nom­bre en reser­va- adqui­rió este plan de Map­fre. Esta sema­na pre­sen­tó un males­tar cor­po­ral y fie­bre. Por eso acu­dió al cen­tro clí­ni­co San­na La Moli­na. Des­de aquí, lue­go de pasar por tria­je y ser deri­va­do a una sala Covid-19, le toma­ron una mues­tra de hiso­pa­do nasal para la prue­ba molecular. 

“Estoy a la espe­ra de los resul­ta­dos que tar­dan cua­tro días por­que han sido envia­dos al Minis­te­rio de Salud”, seña­la Samuel y recuer­da que tuvo que diri­gir­se a una clí­ni­ca lue­go de que no le die­ran una res­pues­ta con­cre­ta cuan­do se comu­ni­có a la Línea 113 del Minis­te­rio de Salud para soli­ci­tar una prue­ba de des­car­te. Al tener en su póli­za una cober­tu­ra del 70%, el pacien­te pagó S/​134 por la aten­ción médi­ca y medi­ci­nas para cal­mar la fiebre. 

A ROBERTO, PESE A SU SEGURO, LA CLÍNICA LE DIJO QUE DEBERÁ PAGAR S/​62.392 DE LOS S/235.817 FIJADOS POR LA ATENCIÓN.

Por su par­te, en Rímac Segu­ros deta­lla­ron que la cober­tu­ra por Covid-19 y su pos­te­rior hos­pi­ta­li­za­ción depen­de­rá de la clí­ni­ca don­de cada ase­gu­ra­do acu­da. La cober­tu­ra será de has­ta el 95% para aten­ción hos­pi­ta­la­ria, siem­pre que el tra­ta­mien­to médi­co no supere los S/​50.000 men­sua­les en clí­ni­cas como San Pablo Sede Sur, Sui­za Lab Mira­flo­res, Lima Nor­te y otras. Y cubri­ría has­ta el 70% si es que el mon­to total esti­ma­do no supera los S/​60.000 en clí­ni­cas como la Anglo­ame­ri­ca­na, Del­ga­do y San Feli­pe. Lo demás debe­rá pagar­lo el paciente. 

Pacien­tes no pue­den pagar

Ojo­Pú­bli­co con­sul­tó sobre el pago de garan­tías pre­vio a la hos­pi­ta­li­za­ción en la Clí­ni­ca Del­ga­do a Manuel Adrián Pas­tor Torres, miem­bro del Comi­té de Éti­ca de la red AUNA, que admi­nis­tra otras cin­co clí­ni­cas en la capi­tal, pero seña­ló que debi­do a la emer­gen­cia no iba a aten­der las pre­gun­tas. Seña­ló que espe­ra­ban hacer­lo “más adelante”. 

La red AUNA, per­te­ne­ce al Gru­po Salud del Perú SAC, crea­do el 2008 por el Fon­do de Inver­sio­nes Enfo­ca y Onco­sa­lud. Esta cor­po­ra­ción fue fun­da­da por los exmi­nis­tros de salud apris­tas Luis Pini­llos Ash­ton y Car­los Valle­jos Sologuren. 

A cua­tro kiló­me­tros de la clí­ni­ca Del­ga­do, se encuen­tra otro esta­ble­ci­mien­to pri­va­do con aten­ción a pacien­tes Covid-19. Se tra­ta de la Clí­ni­ca San Bor­ja per­te­ne­cien­te a la red San­na, un con­glo­me­ra­do médi­co crea­do el 2013 por el gru­po Credicorp. 

En estas ins­ta­la­cio­nes, el pacien­te a quien iden­ti­fi­ca­re­mos como Rober­to, per­ma­ne­ció inter­na­do en el área de emer­gen­cia y de cui­da­dos inten­si­vos. El avan­ce de su recu­pe­ra­ción estu­vo acom­pa­ña­da de una fac­tu­ran pre­li­mi­nar de más de S/54.000 de los S/​208.498 esti­ma­dos por la clí­ni­ca para el perío­do del últi­mo 21 de mar­zo al 16 de abril, 22 días de ellos en UCI.

A pesar de que su póli­za con Pací­fi­co le cubre el 75%, Rober­to con­si­de­ra que la dife­ren­cia toda­vía es una can­ti­dad impo­si­ble de pagar. El pacien­te de 44 años y sin otra enfer­me­dad pre­via, indi­có que en otro repor­te pre­li­mi­nar entre­ga­do el 14 de abril, la clí­ni­ca con­si­de­ró una cober­tu­ra de 90% del total fac­tu­ra­do, es decir, debía can­ce­lar S/​15.973 de los S/​186.429 gene­ra­dos en el perío­do del 21 de mar­zo al 10 de abril.

OJOPÚBLICO CONSULTÓ A SUSALUD SOBRE CÓMO ESTABA FISCALIZANDO, PERO NO RESPONDIERON.

La dife­ren­cia levan­tó las sos­pe­chas de los fami­lia­res, quie­nes han pre­sen­ta­do un recla­mo a la clí­ni­ca sin tener has­ta la fecha res­pues­tas. El últi­mo 28 de abril, el pacien­te ade­más del alta médi­co reci­bió el mon­to final de la fac­tu­ra­ción: le dicen que debe­rá pagar S/​62.392 de los S/235.817 fija­dos por la aten­ción reci­bi­da los días que per­ma­ne­ció en la clínica. 

Al ser con­sul­ta­dos por el tema la ofi­ci­na de geren­cia comer­cial y már­ke­ting de la clí­ni­ca indi­có que sus ser­vi­cios “pre­sen­tan avan­ces de cuen­ta en rela­ción a los ser­vi­cios que se van pres­tan­do” y que apli­ca­ban las con­di­cio­nes de las ase­gu­ra­do­ras “que tenían con­ve­nio con su institución”.

¿Quién fis­ca­li­za?
 

Los casos de Bruno y Rober­to repre­sen­tan dos ejem­plos sobre la aten­ción actual de pacien­tes Covid-19 en clí­ni­cas pri­va­das del Perú. En este contexto,el últi­mo 29 de abril, la Defen­so­ría del Pue­blo exhor­tó al Esta­do peruano a tomar medi­das para evi­tar la espe­cu­la­ción de pre­cios en pro­duc­tos o insu­mos médi­cos en la actual emer­gen­cia sani­ta­ria. “Se podría vin­cu­lar este pedi­do a los pre­cios altos de las clí­ni­cas. En el con­tex­to de pan­de­mia, varios paí­ses están fijan­do mon­tos tope”, seña­ló Ali­cia Aban­to Caba­ni­llas, adjun­ta de la Defen­so­ría del Pueblo. 

Por aho­ra no exis­ten nor­mas que per­mi­tan esta­ble­cer lími­tes en cobros de la aten­ción de emer­gen­cias como sí ha ocu­rri­do en otros paí­ses de la región. En Chi­le, por ejem­plo, como par­te de su aler­ta sani­ta­ria el gobierno dis­pu­so en uno de sus artícu­los que se esta­blez­ca un mon­to máxi­mo para el pago de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos así como de la pres­ta­ción de ser­vi­cios de salud y ser­vi­cios sanitarios. 

“Dis­po­ner el pre­cio máxi­mo a pagar por par­te de la pobla­ción gene­ral de deter­mi­na­dos pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, dis­po­si­ti­vos médi­cos, ele­men­tos e insu­mos sani­ta­rios, así como de pres­ta­cio­nes de salud”, seña­la el decre­to. Esta medi­da per­mi­tió que un día des­pués de su publi­ca­ción, el 26 de mar­zo, se fije en unos S/​100 (25.000 pesos chi­le­nos) al pre­cio a la prue­ba rápi­da para des­car­tar el Covid-19. 

Para Ali­cia Aban­to Caba­ni­llas, hay dos pun­tos a con­si­de­rar en la aten­ción brin­da­da por las clí­ni­cas: “Las empre­sas están obli­ga­das a res­pe­tar los dere­chos huma­nos [como el acce­so a la salud] y SuSa­lud está obli­ga­da a super­vi­sar y ren­dir cuen­tas sobre sus inter­ven­cio­nes”, indi­có a Ojo­Pú­bli­co

Ojo­Pú­bli­co envió una serie de pre­gun­tas a Super­in­ten­den­cia Nacio­nal de Salud (Susa­lud) pero has­ta el cie­rre de esta publi­ca­ción no aten­die­ron las consultas.

Las camas del sec­tor privado

El Decre­to Legis­la­ti­vo 1466 del 21 de abril esta­ble­ce que si una per­so­na posi­ti­va a Covid-19 requie­re ser deri­va­do a una clí­ni­ca para aten­der­se no hay impe­di­men­to para que acce­da a este ser­vi­cio siem­pre que exis­ta capa­ci­dad disponible.

El minis­tro de Salud, Víc­tor Zamo­ra, indi­có la sema­na pasa­da en una entre­vis­ta a un medio tele­vi­si­vo que el tras­la­do de pacien­tes Covid-19 de hos­pi­ta­les públi­cos a clí­ni­cas ya había ini­cia­do pero toda­vía no en el volu­men ni velo­ci­dad que “qui­sie­ran”. Ojo­Pú­bli­co pre­gun­tó al pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Clí­ni­cas Par­ti­cu­la­res, Ale­jan­dro Lang­berg, por­qué no se agi­li­za­ba el pro­ce­so y res­pon­dió que «las trans­fe­ren­cias están muy limi­ta­das por­que la infra­es­truc­tu­ra se lle­na. Han habi­do pero no es algo que este­mos mane­jan­do en el día a día».

Has­ta el 1 de mayo, 26 de las 194 camas de Cui­da­dos Inten­si­vos per­te­ne­cien­tes a clí­ni­cas del país se encon­tra­ban dis­po­ni­bles según las cifras publi­ca­das en la sala situa­cio­nal del Minis­te­rio de Salud. El mis­mo repor­te indi­ca que has­ta esa fecha se repor­ta­ron 28 falle­ci­mien­tos en estos establecimientos.

Cuan­do Bruno no pudo ase­gu­rar los S/​25.000 que le pidie­ron para inter­nar­lo, dice que en la mis­ma Clí­ni­ca Del­ga­do le dije­ron “que de la puer­ta a la calle, si algo me pasa­ba o me moría, no era su res­pon­sa­bi­li­dad, y cuan­do me fui, al salir, me hicie­ron fir­mar un docu­men­to para dejar cons­tan­cia que los libra­ba de res­pon­sa­bi­li­dad. Por mi esta­do de salud, no lo pude leer al deta­lle y tam­po­co me entre­ga­ron copia”, contó.

FUENTE: Ojo Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *