Pen­sa­mien­to crí­ti­co. XIII Tesis sobre la catás­tro­fe (eco­ló­gi­ca) inmi­nen­te y los medios de evitarla

Por Michael Löwy, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 mayo 2020

I. La cri­sis eco­ló­gi­ca está ya pre­sen­te y se con­ver­ti­rá toda­vía más, en los meses y años pró­xi­mos, en la cues­tión social y polí­ti­ca más impor­tan­te del siglo XXI. El por­ve­nir del pla­ne­ta y de la huma­ni­dad va a deci­dir­se en los pró­xi­mos dece­nios. Los cálcu­los de algu­nos cien­tí­fi­cos en rela­ción con los esce­na­rios para el 2100 no son muy úti­les, por dos razo­nes: a) cien­tí­fi­ca: con­si­de­ran­do todos los efec­tos retro­ac­ti­vos impo­si­bles de cal­cu­lar, es muy aven­tu­ra­do hacer pro­yec­cio­nes de un siglo; b) polí­ti­ca: a fina­les del siglo, todos y todas noso­tros y noso­tras, nues­tros hijos y nie­tos habrán par­ti­do y enton­ces ¿qué inte­rés tiene?

II. La cri­sis eco­ló­gi­ca inclu­ye varios aspec­tos, de con­se­cuen­cias peli­gro­sas, pero la cues­tión cli­má­ti­ca es sin duda la ame­na­za más dra­má­ti­ca. Como expli­ca el GIEC [Gru­po Inter­gu­ber­na­men­tal de Exper­tos sobre el Cam­bio Cli­má­ti­co, ndt], si la tem­pe­ra­tu­ra media sobre­pa­sa más de 1,5 gra­dos en rela­ción con la del perío­do pre­in­dus­trial, exis­te el ries­go de que se des­en­ca­de­ne un pro­ce­so irre­ver­si­ble de cam­bio cli­má­ti­co. ¿Cuá­les serían las con­se­cuen­cias? A con­ti­nua­ción se seña­lan algu­nos ejem­plos: la mul­ti­pli­ca­ción de mega-incen­dios como el de Aus­tra­lia; la des­apa­ri­ción de los ríos y la deser­ti­fi­ca­ción de los sue­los; el des­hie­lo y la dis­lo­ca­ción de los gla­cia­res pola­res y la ele­va­ción del nivel del mar, que pue­de alcan­zar has­ta dece­nas de metros, mien­tras que solo con dos metros amplias regio­nes de Ben­ga­la, de India y de Tai­lan­dia, así como las prin­ci­pa­les ciu­da­des de la civi­li­za­ción huma­na –Hong-Kong, Cal­cu­ta, Vie­na, Ams­ter­dam, San­gai, Lon­dres, Nue­va York, Río- des­apa­re­ce­rán bajo el mar ¿Has­ta dón­de podrá subir la tem­pe­ra­tu­ra? ¿A par­tir de qué tem­pe­ra­tu­ra esta­rá ame­na­za­da la vida huma­na sobre este pla­ne­ta? Nadie tie­ne res­pues­ta a estas preguntas…

III. Estos son ries­gos de catás­tro­fe sin pre­ce­den­te en las his­to­ria huma­na. Sería pre­ci­so vol­ver al Plio­ceno, hace algu­nos millo­nes de años, para encon­trar una con­di­ción cli­má­ti­ca aná­lo­ga a la que podrá ins­tau­rar­se en el futu­ro gra­cias al cam­bio cli­má­ti­co. La mayor par­te de los geó­lo­gos esti­man que hemos entra­do en una nue­va era geo­ló­gi­ca, el Antro­po­ceno, en el que las con­di­cio­nes del pla­ne­ta se han modi­fi­ca­do por la acti­vi­dad huma­na. ¿Qué acti­vi­dad? El cam­bio cli­má­ti­co empe­zó con la Revo­lu­ción Indus­trial del siglo XVIII, pero fue des­pués de 1945, con la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, cuan­do tuvo lugar un sal­to cua­li­ta­ti­vo. En otros tér­mi­nos, es la civi­li­za­ción indus­trial capi­ta­lis­ta moder­na quien es res­pon­sa­ble de la acu­mu­la­ción de CO2 en la atmós­fe­ra y, con ello, del calen­ta­mien­to global.

IV. La res­pon­sa­bi­li­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta en la catás­tro­fe inmi­nen­te está amplia­men­te reco­no­ci­da. El Papa Fran­cis­co, en la Encí­cli­ca Lau­da­tio Si, sin pro­nun­ciar la pala­bra capi­ta­lis­mo, denun­cia­ba un sis­te­ma de rela­cio­nes comer­cia­les y de pro­pie­dad estruc­tu­ral­men­te per­ver­so, exclu­si­va­men­te basa­do en “el prin­ci­pio de maxi­mi­za­ción del bene­fi­cio” como res­pon­sa­ble a la vez de la injus­ti­cia social y de la des­truc­ción de nues­tra Casa Común, la Natu­ra­le­za. Una con­sig­na uni­ver­sal­men­te corea­da en las mani­fes­ta­cio­nes eco­lo­gis­tas en todos los luga­res del mun­do es: “¡Cam­bie­mos el sis­te­ma, no el cli­ma!” La acti­tud de los prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes de este sis­te­ma, par­ti­da­rios del busi­ness as usual –millo­na­rios, ban­que­ros, exper­tos, oli­gar­cas, poli­ti­cas­tros- pue­de ser resu­mi­da en la fra­se atri­bui­da a Luis XIV: “Des­pués de mí, el diluvio”.

V. El carác­ter sis­té­mi­co del pro­ble­ma se ilus­tra cruel­men­te con el com­por­ta­mien­to de todos los gobier­nos (con rarí­si­mas excep­cio­nes) al ser­vi­cio de la acu­mu­la­ción de capi­tal, de las mul­ti­na­cio­na­les, de la oli­gar­quía fósil, de la mer­can­ti­li­za­ción gene­ral y del libre comer­cio. Algu­nos ‑Donald Trump, Jair Bol­so­na­ro, Scott Morri­son (Aus­tra­lia)- son abier­ta­men­te eco­ci­das y nega­cio­nis­tas cli­má­ti­cos. Los otros, los razo­na­bles, dan el tono en las reunio­nes anua­les de la COP (¿Con­fe­ren­cias de los Par­ti­dos o Cir­cos Orga­ni­za­dos Perió­di­ca­men­te?) que se carac­te­ri­zan por una vaga retó­ri­ca ver­de y una com­ple­ta iner­cia. La de más éxi­to fue la COP21, en París, que con­clu­yó con solem­nes pro­me­sas de reduc­cio­nes de emi­sio­nes por todos los gobier­nos par­ti­ci­pan­tes ‑no cum­pli­das, sal­vo por algu­nas islas del Pací­fi­co-; aho­ra bien, si se hubie­ran cum­pli­do, los cien­tí­fi­cos cal­cu­lan que la tem­pe­ra­tu­ra podría sin embar­go subir has­ta 3,3 gra­dos suplementarios.

VI. El capi­ta­lis­mo ver­de, los mer­ca­dos de dere­chos de emi­sión, los meca­nis­mos de com­pen­sa­ción y otras mani­pu­la­cio­nes de la pre­ten­di­da eco­no­mía de mer­ca­do sos­te­ni­ble se han reve­la­do com­ple­ta­men­te inefi­ca­ces. Mien­tras que se enver­de­ce a dies­tra y sinies­tra, las emi­sio­nes suben en fle­cha y la catás­tro­fe se apro­xi­ma a gran­des pasos. No hay solu­ción a la cri­sis eco­ló­gi­ca en el mar­co del capi­ta­lis­mo, un sis­te­ma ente­ra­men­te vol­ca­do al pro­duc­ti­vis­mo, al con­su­mis­mo, a la lucha feroz por las par­tes de mer­ca­do, a la acu­mu­la­ción del capi­tal y a la maxi­mi­za­ción de los bene­fi­cios. Su lógi­ca intrín­se­ca­men­te per­ver­sa con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la rup­tu­ra de los equi­li­brios eco­ló­gi­cos y a la des­truc­ción de los ecosistemas.

VII. Las úni­cas alter­na­ti­vas efec­ti­vas, capa­ces de evi­tar la catás­tro­fe, son las alter­na­ti­vas radi­ca­les. Radi­cal quie­re decir que ata­ca a las raí­ces del mal. Si la raíz es el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, son nece­sa­rias alter­na­ti­vas anti-sis­té­mi­cas, es decir anti­ca­pi­ta­lis­tas, como el eco­so­cia­lis­mo, un socia­lis­mo eco­ló­gi­co a la altu­ra de los desa­fíos del siglo XXI. Otras alter­na­ti­vas radi­ca­les como el eco­fe­mi­nis­mo, la eco­lo­gía social (Murray Book­chin), la eco­lo­gía polí­ti­ca de André Gorz o el decre­ci­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta, tie­nen mucho en común con el eco­so­cia­lis­mo: en los últi­mos años se han desa­rro­lla­do las rela­cio­nes de influen­cia recíprocas.

VIII. ¿Qué es el socia­lis­mo? Para muchos mar­xis­tas es la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción –median­te la apro­pia­ción colec­ti­va de los medios de pro­duc­ción- para per­mi­tir el libre desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. El eco­so­cia­lis­mo se recla­ma de Marx pero rom­pe de for­ma explí­ci­ta con ese mode­lo pro­duc­ti­vis­ta. Cier­ta­men­te, la apro­pia­ción colec­ti­va es indis­pen­sa­ble, pero es tam­bién nece­sa­rio trans­for­mar radi­cal­men­te las mis­mas fuer­zas pro­duc­ti­vas: a) cam­bian­do sus fuen­tes de ener­gía (reno­va­bles en lugar de fósi­les); b) redu­cien­do el con­su­mo glo­bal de ener­gía; c) redu­cien­do (decre­ci­mien­to) la pro­duc­ción de bie­nes y supri­mien­do las acti­vi­da­des inú­ti­les (publi­ci­dad) y las per­ju­di­cia­les (pes­ti­ci­das, armas de gue­rra); d) ponien­do fin a la obso­les­cen­cia pro­gra­ma­da. El socia­lis­mo impli­ca tam­bién la trans­for­ma­ción de los mode­los de con­su­mo, de las for­mas de trans­por­te, del urba­nis­mo, del modo de vida. En resu­men, es mucho más que una modi­fi­ca­ción de las for­mas de pro­pie­dad: se tra­ta de un cam­bio civi­li­za­to­rio, basa­do en los valo­res de soli­da­ri­dad, igual­dad y liber­tad y res­pe­to de la natu­ra­le­za. La civi­li­za­ción eco­so­cia­lis­ta rom­pe con el pro­duc­ti­vis­mo y el con­su­mis­mo para pri­vi­le­giar la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo y, así, la exten­sión del tiem­po libre dedi­ca­do a las acti­vi­da­des socia­les, polí­ti­cas, lúdi­cas, artís­ti­cas, eró­ti­cas, etc., etc. Marx desig­na­ba ese obje­ti­vo con el tér­mino Rei­no de la libertad.

IX. Para cum­plir la tran­si­ción hacia el eco­so­cia­lis­mo es nece­sa­ria una pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca, orien­ta­da por dos cri­te­rios: la satis­fac­ción de las ver­da­de­ras nece­si­da­des y el res­pe­to de los equi­li­brios eco­ló­gi­cos del pla­ne­ta. Es la mis­ma pobla­ción –una vez des­em­ba­ra­za­da del bom­bar­deo publi­ci­ta­rio y de la obse­sión con­su­mis­ta fabri­ca­da por el mer­ca­do capi­ta­lis­ta- quien deci­di­rá, demo­crá­ti­ca­men­te, cua­les son las ver­da­de­ras nece­si­da­des. El eco­so­cia­lis­mo es una apues­ta por la racio­na­li­dad demo­crá­ti­ca de las cla­ses populares.

X. Para lle­var a cabo el pro­yec­to eco­so­cia­lis­ta no bas­tan las refor­mas par­cia­les. Sería nece­sa­ria una ver­da­de­ra revo­lu­ción social. ¿Cómo defi­nir esta revo­lu­ción? Podría­mos refe­rir­nos a una nota de Wal­ter Ben­ja­min, en un mar­gen a sus tesis Sobre el con­cep­to de his­to­ria (1940): “Marx ha dicho que las revo­lu­cio­nes son la loco­mo­to­ra de la his­to­ria mun­dial. Qui­zá las cosas se pre­sen­tan de otra for­ma. Pue­de que las revo­lu­cio­nes sean el acto por el que la huma­ni­dad que via­je en el tren aprie­ta los fre­nos de urgen­cia”. Tra­duc­ción en pala­bras del siglo XXI: todas y todos somos pasa­je­ros de un tren sui­ci­da, que se lla­ma Civi­li­za­ción Capi­ta­lis­ta Indus­trial Moder­na. Este tren se acer­ca, a una velo­ci­dad cre­cien­te, a un abis­mo catas­tró­fi­co: el cam­bio cli­má­ti­co. La acción revo­lu­cio­na­ria tie­ne por obje­ti­vo dete­ner­lo, antes de que sea dema­sia­do tarde.

XI. El eco­so­cia­lis­mo es a la vez un pro­yec­to de futu­ro y una estra­te­gia para el com­ba­te aquí y aho­ra. No se tra­ta de espe­rar a que las con­di­cio­nes estén madu­ras: hay que pro­mo­ver la con­ver­gen­cia entre luchas socia­les y luchas eco­ló­gi­cas y batir­se con­tra las ini­cia­ti­vas más des­truc­to­ras de los pode­res al ser­vi­cio del capi­tal. Es lo que Nao­mi Klein lla­ma Bloc­ka­dia. Es en el inte­rior de las movi­li­za­cio­nes de este tipo don­de podrá emer­ger, en las luchas, la con­cien­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta y el inte­rés por el eco­so­cia­lis­mo. Las pro­pues­tas como el Green New Deal for­man par­te de ese com­ba­te, en sus for­mas radi­ca­les, que exi­gen el aban­dono efec­ti­vo de las ener­gías fósi­les pero no en las que se limi­tan a reci­clar el capi­ta­lis­mo verde.

XII. ¿Cuál es el suje­to de este com­ba­te? El dog­ma­tis­mo obrerista/​industrialista del pasa­do ya no es actual. Las fuer­zas que hoy se encuen­tran en pri­me­ra línea del enfren­ta­mien­to son los jóve­nes, las muje­res, los indí­ge­nas, los cam­pe­si­nos. Las muje­res están muy pre­sen­tes en el for­mi­da­ble levan­ta­mien­to de la juven­tud lan­za­do por el lla­ma­mien­to de Gre­ta Thun­berg, una de las gran­des fuen­tes de espe­ran­za para el futu­ro. Como nos expli­can las eco­fe­mi­nis­tas, esta par­ti­ci­pa­ción masi­va de las muje­res en las movi­li­za­cio­nes pro­vie­ne del hecho de que ellas son las pri­me­ras víc­ti­mas de los daños eco­ló­gi­cos del sis­te­ma. Los sin­di­ca­tos comien­zan, aquí o allá, a com­pro­me­ter­se tam­bién. Eso es impor­tan­te, ya que, en últi­mo aná­li­sis, no se podrá aba­tir al sis­te­ma sin la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los tra­ba­ja­do­res y las tra­ba­ja­do­ras de las ciu­da­des y de los cam­pos, que cons­ti­tu­yen la mayo­ría de la pobla­ción. La pri­me­ra con­di­ción es, en cada movi­mien­to, aso­ciar los obje­ti­vos eco­ló­gi­cos (cie­rre de la minas de car­bón o de los pozos de petró­leo, o de cen­tra­les tér­mi­cas, etc.) con la garan­tía del empleo de los y las tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras afectados.

XIII. ¿Tene­mos posi­bi­li­da­des de ganar esta bata­lla antes de que sea dema­sia­do tar­de? Con­tra­ria­men­te a los pre­ten­di­dos colap­só­lo­gos, que pro­cla­man, a bom­bo y pla­ti­llo, que la catás­tro­fe es inevi­ta­ble y que cual­quier resis­ten­cia es inú­til, cree­mos que el futu­ro sigue abier­to. No hay nin­gu­na garan­tía que ese futu­ro será eco­so­cia­lis­ta: es el obje­to de una apues­ta en el sen­ti­do pas­ca­liano, en la que se com­pro­me­ten todas las fuer­zas, en un tra­ba­jo por lo incier­to. Pero, como decía, con una gran y sim­ple pru­den­cia, Ber­told Brecht: “El que lucha pue­de per­der. El que no lucha ha per­di­do ya”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *