Covid-19. ¿La pan­de­mia del pen­sa­mien­to úni­co?: Refle­xio­nes más acá del cientificismo

Por Darío Aran­da, 7 de mayo 2020 

No negar ni mini­mi­zar los peli­gros del virus. Cum­plir con las reco­men­da­cio­nes para el cui­da­do de la salud. Recha­zar el nega­cio­nis­mo de Trump y Bol­so­na­ro. Escu­char a médi­cos y cien­tí­fi­cos. Pero, ¿quié­nes son «los espe­cia­lis­tas»? ¿Hay que obe­de­cer cie­ga­men­te a la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud? ¿Se tra­ta de una opción bina­ria «salud o eco­no­mía»? ¿Es impres­cin­di­ble y sano el “ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio”? ¿Quién y cómo se van a cuan­ti­fi­car las con­se­cuen­cias socia­les en los sec­to­res popu­la­res? ¿Por qué se invi­si­bi­li­zan las cau­sas de las pan­de­mias? ¿Sir­ve que los medios cuen­ten los muer­tos en tiem­po real? Como en la gue­rra: el mie­do se impo­ne, la disi­den­cia se cas­ti­ga y el pen­sa­mien­to úni­co se con­ta­gia. Inves­ti­ga­do­res, epi­de­mió­lo­gos, médi­cos, cien­tí­fi­cos, perio­dis­tas, eco­no­mis­tas e indí­ge­nas se per­mi­ten plan­tear pre­gun­tas, aris­tas silen­cia­das y otros cami­nos posi­bles en tiem­pos pandémicos.

¿Eco­no­mía o vida?

“En Argen­ti­na ins­ta­la­ron una fal­sa opción, como dijo el Presidente:
‘Si el dile­ma es la eco­no­mía o la vida, yo eli­jo la vida’. Pero una
cua­ren­te­na pue­de con­tem­plar la salud y la eco­no­mía al mis­mo tiem­po, en
bene­fi­cio de ambas. ¿Cómo? Con una cua­ren­te­na selec­ti­va de entrada.
Limi­ta­da a los sus­cep­ti­bles. Por­que es un prin­ci­pio bási­co de la
epi­de­mio­lo­gía expo­ner a los no-sus­cep­ti­bles y no expo­ner a los
sus­cep­ti­bles”, expli­có a ini­cios de abril
con didác­ti­ca docen­te Mario Bori­ni, ex pro­fe­sor titu­lar de Salud
Públi­ca y docen­te de Epi­de­miolo­gia en la Facul­tad de Medi­ci­na de la UBA.

Su escri­to apun­ta a los prin­ci­pios bási­cos de la epi­de­mio­lo­gía: al
comien­zo de la epi­de­mia el ais­la­mien­to físi­co podría haber inclui­do a
unas cin­co millo­nes de per­so­nas (4,5 millo­nes son mayo­res de 65 años) y
el res­to, cer­ca de 40 millo­nes de habi­tan­tes, podría haber man­te­ni­do sus
acti­vi­da­des habi­tua­les, fami­lia­res, labo­ra­les, siem­pre con una política
social para que la pobla­ción man­ten­ga los cui­da­dos bási­cos de limpieza
de manos, dis­tan­cia físi­ca de metro y medio, bar­bi­jos y uso de
pro­tec­ción en el per­so­nal de salud.

Bori­ni se hace la pre­gun­ta retó­ri­ca de por qué el Gobierno no hizo
lo epi­de­mio­ló­gi­ca­men­te obvio. Y él mis­mo res­pon­de: “Por­que el sistema
de salud está des­qui­cia­do. Mien­tras
se prio­ri­za decla­ma­ti­va­men­te la salud, no hay capa­ci­dad para atenderla
ni pre­ve­nir­la de otra for­ma que des­car­gan­do el gas­to y la angus­tia en la
pobla­ción, cuyas con­di­cio­nes habi­ta­cio­na­les y labo­ra­les hacen
insu­fri­ble la cua­ren­te­na y el para­te económico”.

Bori­ni expli­ca que hay un cono­ci­mien­to pro­pio de
las “cien­cias de las pobla­cio­nes”, don­de figu­ra la epi­de­mio­lo­gía, pero
tam­bién la esta­dís­ti­ca, la demo­gra­fía y las cien­cias socia­les, que hoy
no son escu­cha­das por el gobierno nacio­nal ni por los provinciales.
Resal­ta que se impu­so una mira­da rela­cio­na­da a prue­bas de laboratorio
pro­pias de la infec­to­lo­gía-viro­lo­gía-inmu­ni­dad, sin tener en cuen­ta el
mar­co de refe­ren­cia social que debe exis­tir ante cual­quier epi­de­mia. “La
mira­da impues­ta está vin­cu­la­da a lo que pro­po­ne la indus­tria de
medi­ca­men­tos (…). Ade­más hay con­flic­tos de intere­ses, como la OMS
finan­cia­da por labo­ra­to­rios comer­cia­les y la Fun­da­ción Gates. Y ese
con­flic­to de intere­ses pene­tra al ‘comi­té de exper­tos’ (del gobierno
nacio­nal), con Pedro Cahn de la Fun­da­ción Hués­ped, que es finan­cia­da por
labo­ra­to­rios comer­cia­les”, cues­tio­na Borini.

Men­cio­na como con­tra-ejem­plos a la Argen­ti­na a cua­tro países
asiá­ti­cos (Hong Kong, Sin­ga­pur, Corea del Sur y Tai­wán), con cuarentenas
selec­ti­vas, “pese a que los tres últi­mos supe­ran a Argen­ti­na en el
núme­ro de casos”. Y tam­bién seña­la a Sue­cia, con tre­ce veces más muertos
que Argen­ti­na con Covid-19: “Sus auto­ri­da­des con­si­de­ran que ‘es tan
peli­gro­so salir como que­dar­se en casa’ y que es indigno impo­ner a su
pobla­ción una cua­ren­te­na total”. Pre­ci­sa que Cos­ta Rica no hizo
cua­ren­te­na y tie­ne la menor tasa de mor­ta­li­dad de Amé­ri­ca Latina.
“Ale­ma­nia, con cua­ren­te­na par­cial, tie­nen una tasa de ocho
falle­ci­mien­tos por millón de habi­tan­tes, que es ocho veces menor a la de
Bél­gi­ca, con cua­ren­te­na total, nacio­nal y obli­ga­to­ria”, explica.

Plan­tea que Argen­ti­na, con esta polí­ti­ca ante la pandemia,
no prio­ri­za a la pobla­ción res­pec­to a la salud y la eco­no­mía, sino que
se prio­ri­za el sis­te­ma de salud, “que a la espe­ra de la epi­de­mia no
atien­de ni siquie­ra en los con­sul­to­rios habituales”.

“El sis­te­ma de salud no tie­ne capa­ci­dad por­que duran­te siete
déca­das hubo reduc­ción de camas de inter­na­ción en rela­ción al
cre­ci­mien­to de la pobla­ción, reta­ceo de tera­pias inten­si­vas y
res­pi­ra­do­res, obso­les­cen­cia tec­no­ló­gi­ca, caí­da presupuestaria,
des­abas­te­ci­mien­to de insu­mos, no reem­pla­zo de per­so­nal (por
falle­ci­mien­to, jubi­la­ción, renun­cia), magros sala­rios (…) Por eso se
ape­ló en Argen­ti­na a la cua­ren­te­na total, para evi­tar el bochorno de la
des­aten­ción masi­va”, ase­gu­ró Borini.

Sos­tie­ne que ins­ta­lar camas de emer­gen­cia en “luga­res impropios”
como Tec­nó­po­lis es una mues­tra más de la “mise­ria que supi­mos conseguir”
para el sis­te­ma de salud. Y aler­ta por las con­se­cuen­cias de la
cua­ren­te­na obli­ga­to­ria: “De per­sis­tir con esta dico­to­mía entre salud y
eco­no­mía se pro­fun­di­za­rán el empo­bre­ci­mien­to de la pobla­ción y la
extran­je­ri­za­ción de la eco­no­mía, con su gra­ve y evi­ta­ble efecto
boo­me­rang sobre la salud físi­ca, men­tal, social y ambien­tal, que habría
que medir con el mis­mo ahín­co que se pone en con­tar los casos afectados
por el Covid-19”.

¿Con­tar muertos?

Otra voz disi­den­te es la del viró­lo­go y doc­tor en far­ma­co­lo­gía mole­cu­lar Pablo Goldsch­midt que cues­tio­nó que dece­nas de paí­ses paren sus acti­vi­da­des por el Covid-19.
Recor­dó que defi­nir una enfer­me­dad como “pan­de­mia” no quie­re decir algo
gra­ve sino un mal que suce­de en muchos paí­ses. “El Covid-19 es muy
con­ta­gio­so, sí, como el res­frío, que es como mue­re la gen­te en los
geriá­tri­cos. Antes no los con­ta­ban, aho­ra sí. Hubo más de medio millón
de casos de neu­mo­nía en el mun­do el año pasa­do. Hay un millón de
per­so­nas que se pue­den aga­rrar menin­gi­tis en Áfri­ca, y se trans­mi­te por
la sali­va, y los avio­nes van y vie­nen. Y a nadie le impor­ta nada. A mí,
cuan­do algo hace mucho rui­do como con el coro­na… Se está teatralizando
mucho. Des­de el pri­mer día dije que las cuen­tas no daban, como cuando
apa­re­ció la gri­pe H1N1”, destacó.

Goldsch­midt es autor del libro La gen­te y los micro­bios,
don­de ana­li­za el rol de las bac­te­rias, virus, hon­gos, pro­to­zoos y
prio­nes, “seres invi­si­bles” que afec­tan gra­ve­men­te la salud, pero
tam­bién son vita­les para la exis­ten­cia del pan, que­sos, bebidas
fer­men­ta­das y medi­ca­men­tos. Cues­tio­na a la uni­ver­si­dad británica
Impe­rial Colle­ge de Lon­dres, fuen­te ini­cial de datos epi­de­mio­ló­gi­cos de
don­de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) basó sus pro­yec­cio­nes de
posi­bles muer­tes: 2,2 millo­nes en Esta­dos Uni­dos y 500.000 en el Reino
Unido.

El por­tal de noti­cias Info­bae es el más leí­do de
Argen­ti­na. En su enca­be­za­do con­ta­bi­li­za en tiem­po real los contagiados,
falle­ci­dos y recu­pe­ra­dos, en el mun­do y en Argen­ti­na. Para el país
con­ta­bi­li­zan 241 muer­tos. Los dia­rios des­ta­can mapas onli­ne para ubicar
las pro­vin­cias y ciu­da­des con más afec­ta­dos. Los cana­les de noticias
infor­man con un “urgen­te” o “últi­mo momen­to” cada nue­vo fallecimiento.

Des­de el pri­mer falle­ci­mien­to, el 7 de mar­zo, Argen­ti­na con­ta­bi­li­za un pro­me­dio de 4 muer­tes por día. Muy
lejos de las 31.916 muer­tes por neu­mo­nía e influen­za del 2018, según el
infor­me ofi­cial “Esta­dís­ti­cas vita­les”, del Minis­te­rio de Salud de la
Nación, un pro­me­dio de 88 falle­ci­mien­tos por día.

Al momen­to de escri­bir este artícu­lo se con­ta­bi­li­zan 244.229
falle­ci­dos en el mun­do por coro­na­vi­rus. Mario Bori­ni, médi­co de la UBA,
recor­dó que en el mun­do hay anual­men­te entre 400.000 y 600.000 muertos
por gri­pe común (y está sub­diag­nos­ti­ca­da). Según la pro­pia Organización
Mun­dial de la Salud, cada año mue­ren 6,5 millo­nes de per­so­nas por la con­ta­mi­na­ción del aire.
«Sólo una de cada diez per­so­nas res­pi­ra un aire que está en los límites
esta­ble­ci­dos por la OMS. Los otros nue­ve res­pi­ran aire que es nocivo
para su salud», afir­mó en con­fe­ren­cia de pren­sa María Nei­ra, directora
del depar­ta­men­to de Medioam­bien­te y Salud del organismo.

Nin­gún por­tal de noti­cias, nin­gún canal de tele­vi­sión, nin­gún fun­cio­na­rio con­ta­bi­li­za en tiem­po real esos fallecimientos.

Abor­dar la con­ta­mi­na­ción del aire impli­ca poner en cuestionamiento
el mode­lo eco­nó­mi­co con­ta­mi­nan­te, que es la base del capitalismo.

Pos­tal de los medios en tiem­pos pandémicos.

Des­ocu­pa­ción y pobreza

La Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal)
emi­tió un infor­me sobre el futu­ro de la región lue­go de la pandemia:
“Sus efec­tos gene­ra­rán la rece­sión más gran­de que ha sufri­do la región
des­de 1914 y 1930. El PBI cae­rá más de 5 por cien­to en 2020. Se pre­vé un
fuer­te aumen­to del desempleo”.

La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) publi­có el 29 de
abril su repor­te titu­la­do “El Covid-19 y el mun­do del tra­ba­jo” en el que
advir­tió que “casi la mitad de la pobla­ción mun­dial podría lle­gar a
per­der los medios de vida”. Afir­mó que el efec­to pan­de­mia y la
sus­pen­sión de acti­vi­da­des ten­drán un “efec­to devastador”.

“Casi 1.600 millo­nes de tra­ba­ja­do­res de la eco­no­mía infor­mal, esto
es, casi la mitad de la pobla­ción acti­va mun­dial, corre peligro
inmi­nen­te de ver des­apa­re­cer sus fuen­tes de sus­ten­to”, advir­tió la OIT. Y
pre­vé la pér­di­da de 305 millo­nes de empleos a tiem­po completo.

Julio Gam­bi­na, eco­no­mis­ta de la Fun­da­ción de Investigaciones
Socia­les y Polí­ti­cas (Fisyp), expli­có que Argen­ti­na ter­mi­na­rá este año
con una pobre­za de entre 40 y 42 por cien­to, con un des­em­pleo de hasta
el 12 por cien­to y con irre­gu­la­ri­da­des del empleo en torno al 40 por
cien­to. Tam­bién aler­tó sobre la fuer­te pre­sión que habrá para mayor
fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral y refor­ma previsional.

Gam­bi­na se carac­te­ri­za por sus opi­nio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que
pri­vi­le­gian a los sec­to­res popu­la­res; qui­zá por eso no sue­le ser
con­sul­ta­do en los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y sí en los medios
alter­na­ti­vos, comu­ni­ta­rios, coope­ra­ti­vos. Es un refe­ren­te crí­ti­co al
neo­li­be­ra­lis­mo y a los orga­nis­mos finan­cie­ros internacionales. 

“El deba­te entre salud y eco­no­mía es fal­so, mez­quino y miserable,
que esca­mo­tea la dis­cu­sión del qué hacer en la coyun­tu­ra y más allá en
el tiem­po para supe­rar los pro­ble­mas del pre­sen­te”, afir­mó Gam­bi­na.
Y lla­mó a dis­cu­tir el mode­lo pro­duc­ti­vo y de desa­rro­llo, el sistema
finan­cie­ro y la inser­ción inter­na­cio­nal del país. “La situa­ción de
emer­gen­cia habi­li­ta esta dis­cu­sión, evi­ta­da por años de oscu­ran­tis­mo y
hege­mo­nía des­bor­dan­te de ideo­lo­gía y polí­ti­ca neo­li­be­ral”, destacó.

Salud y ambiente

El Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Medio Ambien­te (Pnu­ma)
aler­tó en 2016 sobre el aumen­to mun­dial de las epi­de­mias zoonóticas.
Seña­ló que 75 por cien­to de todas las enfer­me­da­des infecciosas
emer­gen­tes en huma­nos son de ori­gen ani­mal y que dichas afec­cio­nes están
estre­cha­men­te rela­cio­na­das con la salud de los eco­sis­te­mas (Fuen­te).

El Ins­ti­tu­to de Salud Socio­am­bien­tal (Ins­sa) fun­cio­na en el marco
de la Facul­tad de Cien­cias Médi­cas de la Uni­ver­si­dad de Rosa­rio. Se
tra­ta de un gru­po de docen­tes y gra­dua­dos que rea­li­zan des­de hace nueve
años una prác­ti­ca edu­ca­ti­va iné­di­ta lla­ma­da “cam­pa­men­to sani­ta­rio”, en
el mar­co de la mate­ria Ciclo Prác­ti­ca Final, que con­sis­te en instalarse
duran­te una sema­na en una ciu­dad y, cen­so median­te, cono­cer y
sis­te­ma­ti­zar los pro­ble­mas de salud de la pobla­ción. Ya llevan
rea­li­za­dos 40 cam­pa­men­tos y detec­ta­ron incre­men­to de abortos
espon­tá­neos, mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas, enfer­me­da­des onco­ló­gi­cas y
aumen­to de los casos de muje­res que no pue­den com­ple­tar sus emba­ra­zos a
tér­mino. Per­fi­les epi­de­mio­ló­gi­cos vin­cu­la­dos al mode­lo agro­pe­cua­rio con
uso masi­vo de agrotóxicos.El Ins­ti­tu­to de Salud Socio­am­bien­tal (Ins­sa)
fun­cio­na en el mar­co de la Facul­tad de Cien­cias Médi­cas de la
Uni­ver­si­dad de Rosa­rio. Se tra­ta de un gru­po de docen­tes y gra­dua­dos que
rea­li­za­ron duran­te nue­ve años una prác­ti­ca edu­ca­ti­va iné­di­ta llamada
“cam­pa­men­to sani­ta­rio”, en el mar­co de la mate­ria Ciclo Prác­ti­ca Final,
que con­sis­tió en ins­ta­lar­se duran­te una sema­na en una ciu­dad y, censo
median­te, cono­cer y sis­te­ma­ti­zar los pro­ble­mas de salud de la población.
Rea­li­za­ron 40 cam­pa­men­tos y detec­ta­ron incre­men­to de abortos
espon­tá­neos, mal­for­ma­cio­nes con­gé­ni­tas, enfer­me­da­des onco­ló­gi­cas y
aumen­to de los casos de muje­res que no pue­den com­ple­tar sus emba­ra­zos a
tér­mino. Per­fi­les epi­de­mio­ló­gi­cos vin­cu­la­dos al mode­lo agro­pe­cua­rio con
uso masi­vo de agrotóxicos. 

Ante el coro­na­vi­rus, emi­tie­ron un comu­ni­ca­do de aná­li­sis: “Las
gra­ves con­se­cuen­cias de esta pan­de­mia, des­nu­dan la fragmentación,
des­fi­nan­cia­ción y vacia­mien­to que ha sufri­do el sis­te­ma públi­co de salud
pro­duc­to de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les y la consecuente
mer­can­ti­li­za­ción de la salud”. Apo­ya­ron la deci­sión de medi­das que ponen
el foco en la urgen­cia, pero remar­ca­ron que solo “son acciones
enca­mi­na­das a ges­tio­nar la enfer­me­dad”, sin abor­dar polí­ti­cas de fondo
para un sis­te­ma de salud que per­mi­ta enfren­tar pandemias.

El Ins­sa afir­ma que la cri­sis pro­du­ci­da por la Covid-19 no
repre­sen­ta un hecho ais­la­do o for­tui­to, sino que emer­ge de condiciones
que el mis­mo ser humano gene­ró, por sus accio­nes u omi­sio­nes, ante la
fal­ta de un pen­sa­mien­to crí­ti­co, pre­vi­sor y soli­da­rio
y se suma
a varias zoo­no­sis pre­ce­den­tes: SARS-CoV (2002), gri­pe aviar (2005),
gri­pe A‑H1N1 (2009), el MERS-CoV (2012) y el ébo­la (2014), “pudien­do
todas ellas ser con­si­de­ra­das como enfer­me­da­des prevalentemente
antropogénicas”.

Afir­ma que es nece­sa­rio bus­car las cau­sas de las pan­de­mias en el
mode­lo extrac­ti­vo (agro­ne­go­cio, mine­ría, explo­ta­ción petro­le­ra), que
pro­vo­có un dete­rio­ro pro­gre­si­vo en la salud de las comu­ni­da­des y redujo
la capa­ci­dad de la res­pues­ta inmu­no­ló­gi­ca huma­na ante diferentes
agre­sio­nes. “Los modos de pro­duc­ción explo­tan nues­tros terri­to­rios, con
la con­se­cuen­te con­ta­mi­na­ción del agua, aire y sue­lo con agrotóxicos,
micro­plás­ti­cos, meta­les pesa­dos y gases tóxi­cos, impo­nen la
defo­res­ta­ción con corri­mien­to de la fron­te­ra agrí­co­la, la explotación
ani­mal en con­di­cio­nes deplo­ra­bles, cons­ti­tu­yen un medio de cul­ti­vo ideal
para la géne­sis de muta­cio­nes vira­les (…) Si no nos reco­no­ce­mos como
par­te de un todo vivien­te, diná­mi­co y natu­ral­men­te cícli­co, será
com­ple­jo salir for­ta­le­ci­des de esta cri­sis”, advier­ten los
inves­ti­ga­do­res y docen­tes del Ins­ti­tu­to de Salud Socioambiental.

Se ha publi­ca­do mucho sobre la rela­ción pan­de­mias y ambien­te. Matías Mas­tran­ge­lo y Gui­ller­mi­na Ruiz escri­bie­ron un artículo
que con­den­sa las accio­nes huma­nas que reper­cu­ten en la salud de
millo­nes de per­so­nas. Titu­la­do “Cin­co for­mas en las que trans­for­man­do el
ambien­te crea­mos una pan­de­mia”, abor­da el trá­fi­co de fau­na, la
des­truc­ción de eco­sis­te­mas natu­ra­les, la extin­ción de especies
sil­ves­tres, y el cam­bio cli­má­ti­co glo­bal y urbanización-globalización.
Expli­can los cin­co ejes de for­ma deta­lla­da y con­clu­yen: “Nues­tras formas
de pro­du­cir y con­su­mir son gran­des res­pon­sa­bles de la pan­de­mia, por sus
impac­tos sobre la salud del ambien­te, de la cual depen­de la salud
huma­na. Es nece­sa­rio ges­tio­nar mejor a la salud ambien­tal y huma­na, como
una sola salud, la salud planetaria”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *