Perú.La ama­zo­nía perua­na: la últi­ma ren­ta estra­té­gi­ca post COVID-19

Por Róger Rum­rrill /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de mayo de 2020

En el año 2008 el Con­se­jo Nacio­nal del Ambien­te (CONAM) y el Pro­gra­ma de Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) publi­ca­ron mi libro titu­la­do “La Ama­zo­nía Perua­na: la últi­ma ren­ta estra­té­gi­ca del Perú en el siglo XXI o la tie­rra pro­me­ti­da”.

Abrien­do el ensa­yo que da títu­lo al libro, escri­bi­mos: “Las poten­cia­li­da­des y rique­zas que con­tie­ne la Ama­zo­nía Perua­na en agua, en mega bio­di­ver­si­dad prin­ci­pal­men­te en flo­ra y fauna,petróleo, gas, ban­cos de cono­ci­mien­tos indí­ge­nas, vita­les en un pla­ne­ta ame­na­za­do en su super­vi­ven­cia por el calen­ta­mien­to glo­bal y el cam­bio cli­má­ti­co, la cada vez más esca­sa ofer­ta de agua, la con­ta­mi­na­ción urba­na y de ríos, lagos y mares y la ero­sión de los eco­sis­te­mas mari­nos, flu­via­les y terres­tres con­vier­ten a la región ama­zó­ni­ca en un espa­cio estra­té­gi­co o, para decir­lo en los tér­mi­nos del ensa­yis­ta y diplo­má­ti­co peruano Oswal­do de Rive­ro, en la ren­ta estra­té­gi­ca del Perú en el siglo XXI”. Creo que esta posi­bi­li­dad de con­ver­tir a la Ama­zo­nía en la últi­ma ren­ta del Perú en el siglo XXI y en el espa­cio estra­té­gi­co, geo­po­lí­ti­co, geo­eco­nó­mi­co e hidro­po­lí­ti­co, es hoy más real y posi­ble que nunca.

Un virus micros­có­pi­co, una pro­teí­na insig­ni­fi­can­te e invi­si­ble a sim­ple vis­ta, el COVID-19, que ha pues­to al mun­do “patas arri­ba” (Luis Casa­do), pro­vo­can­do un colap­so civi­li­za­to­rio y hacien­do tri­zas todos los dog­mas y cer­te­zas, sobre todo el man­tra del capi­ta­lis­mo sal­va­je y neo­li­be­ral, está abrien­do esta posi­bi­li­dad. Por­que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y neo­li­be­ral está aho­ra “des­nu­do” como en el cuen­to de hadas de Hans Cris­tian Ander­sen don­de un empe­ra­dor quie­re con­ven­cer a sus súb­di­tos que está ves­ti­do con atuen­dos impe­ria­les cuan­do en reali­dad está des­nu­do. Un niño no ha acep­ta­do el engaño. 

En efec­to, la ana­lis­ta Lau­ra Marro­ne escri­be que el capi­ta­lis­mo y su mode­lo de pro­duc­ción, con­su­mo y acu­mu­la­ción ha con­ven­ci­do a millo­nes de seres huma­nos, a tra­vés de sus medios de comu­ni­ca­ción, de su con­trol polí­ti­co, eco­nó­mi­co, de la mani­pu­la­ción cul­tu­ral y vigi­lan­cia mili­tar y poli­cial, que el capi­ta­lis­mo era el mejor sis­te­ma para la feli­ci­dad humana.

“Esta­mos ante otro fallo masi­vo y colo­sal de la ver­sión neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo”, ha escri­to el mayor pen­sa­dor y crí­ti­co actual del sis­te­ma, Noam Chomsky. Es decir ha lle­ga­do la hora de pen­sar y cons­truir otro mun­do, con­ver­tir al esta­do dimi­nu­to y minus­vá­li­do que tene­mos, en un esta­do fuer­te y demo­crá­ti­co que, al con­tra­rio del dis­cur­so falaz de que la segu­ri­dad es la inver­sión inmen­sa e incon­tro­la­ble en armas, en reali­dad la segu­ri­dad repo­sa sobre bue­nos y sóli­dos sis­te­mas de salud y edu­ca­ción, una eco­no­mía diver­si­fi­ca­da y un uso sos­te­ni­ble de los bie­nes de la Madre Naturaleza.

Lo que se vie­ne des­pués del COVID-19: el colap­so por la cri­sis climática

Para la mayo­ría de los geo­po­lí­ti­cos, ana­lis­tas y cien­tí­fi­cos, la pan­de­mia del coro­na­vi­rus que ha pro­vo­ca­do el colap­so civi­li­za­to­rio a nivel mun­dial, no es la úni­ca ni la últi­ma pan­de­mia y tam­po­co el últi­mo desas­tre apo­ca­líp­ti­co que ame­na­za la vida en el pla­ne­ta. El pró­xi­mo es un colap­so cli­má­ti­co que, algu­nas de cuyas mani­fes­ta­cio­nes ya las esta­mos vivien­do. Como el caso del des­hie­lo de los gla­cia­res y de las capas crio­gé­ni­cas de los polos y el con­se­cuen­te ele­va­mien­to del nivel del mar. Ade­más pan­de­mia y cri­sis cli­má­ti­ca están interrelacionadas.

“La pan­de­mia actual, como otros bro­tes vira­les recien­tes, está intrín­se­ca­men­te rela­cio­na­da con la cri­sis eco­ló­gi­ca, la degra­da­ción ambien­tal, la des­truc­ción de los bos­ques y el con­su­mo de car­ne y todo esto está, obvia­men­te, rela­cio­na­do con el calen­ta­mien­to glo­bal”, opi­na el cien­tí­fi­co bra­si­le­ño Ale­xan­dre Araú­jo Cos­ta en una entre­vis­ta en “Adi­tal”.

En su últi­mo infor­me sobre la situa­ción del cli­ma en el mun­do, el mar­tes 10 de mar­zo de este año, el Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes, Anto­nio Gute­rrez sol­tó una fra­se que los medios tra­ta­ron de ocul­tar para no crear más páni­co que el oca­sio­na­do por el coro­na­vi­rus: “El cam­bio cli­má­ti­co es más mor­tal que el coro­na­vi­rus”. Lue­go agre­gó: “El coro­na­vi­rus es una enfer­me­dad que espe­ra­mos que sea tem­po­ral, con impac­tos tem­po­ra­les, pero el cam­bio cli­má­ti­co ha esta­do allí des­de hace muchos años (como adver­ten­cia) y se man­ten­drá por muchas déca­das, y requie­re (aten­ción y) acción con­ti­núa”. A con­ti­nua­ción citó las cifras, datos y esta­dís­ti­cas que reve­lan y prue­ban los extre­mos cli­má­ti­cos, sequías, tor­men­tas, inun­da­cio­nes dilu­via­les, extin­ción de espe­cies, con­ta­mi­na­ción de ríos y mares, des­hie­los de los cas­que­tes pola­res, incen­dios fores­ta­les, mayo­res emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono, oca­sio­na­dos por un mode­lo de pro­duc­ción ambien­tal­men­te insos­te­ni­ble y por la desen­fre­na­da y obs­ce­na uti­li­za­ción irra­cio­nal y la rapi­ña de los bie­nes de la natu­ra­le­za por la espe­cie humana.

La Ama­zo­nía, el espa­cio geo­po­lí­ti­co, geo­eco­nó­mi­co e hidro­po­lí­ti­co del Perú en el siglo XXI

Hacer que la Ama­zo­nía, uno de los mayo­res ban­cos gené­ti­cos del pla­ne­ta Tie­rra, sea, en este esce­na­rio de cri­sis sis­té­mi­ca ori­gi­na­da por el coro­na­vi­rus, el espa­cio estra­té­gi­co geo­po­lí­ti­co, geo­eco­nó­mi­co e hidro­po­lí­ti­co del Perú impli­ca­rá pro­fun­dos cam­bios estructurales.

En lo eco­nó­mi­co, modi­fi­car y trans­for­mar el mode­lo extrac­ti­vo-mer­can­til y pri­ma­rio-expor­ta­dor por una nue­va eco­no­mía: una bio­eco­no­mía basa­da en el uso sos­te­ni­ble del capi­tal gené­ti­co, en par­ti­cu­lar la trans­for­ma­ción de la rique­za fores­tal. Por su lado, Ricar­do Gie­sec­ke, ex Minis­tro del Ambien­te y uno de los mayo­res ambien­ta­lis­tas y espe­cia­lis­tas en bio­di­ver­si­dad y cam­bio cli­má­ti­co, ha plan­tea­do la posi­bi­li­dad de decre­tar una mora­to­ria sobre el bos­que ama­zó­ni­co, uno de los mayo­res sis­te­mas de regu­la­ción del agua dul­ce del planeta. 

La nue­va bio­eco­no­mía ama­zó­ni­ca, ten­drá que revi­sar la agen­da petro­le­ra aún vigen­te en la Ama­zo­nía. El des­plo­me del pre­cio del barril de petró­leo en el mer­ca­do mun­dial, aho­ra en 35 y posi­ble­men­te en 25 y 20 dóla­res en los pró­xi­mos meses, con­ver­ti­rá en humo la ren­ta o canon petro­le­ro y ahon­da­rá la cri­sis sobre todo en la Región Lore­to. La mis­ma his­to­ria que pro­vo­có la caí­da del pre­cio del cau­cho sumien­do en la más gra­ve pobre­za a la Ama­zo­nía en la pri­me­ra y segun­da déca­da del siglo XX. 

De otra par­te el reini­cio de las acti­vi­da­des rela­cio­na­das con la indus­tria petro­le­ra, reque­ri­ría del esta­ble­ci­mien­to de nue­vos pro­to­co­los que garan­ti­cen, no sólo la no trans­mi­sión del Covid-19, sino las nue­vas sal­va­guar­das para pre­ve­nir los efec­tos que sobre la salud públi­ca tie­ne la con­ta­mi­na­ción del agua, del aire y del sue­lo, aso­cia­da a todas las acti­vi­da­des de la pros­pec­ción, extrac­ción, trans­por­te (derra­mes) y comer­cia­li­za­ción del petró­leo que se encuen­tra en la sel­va ama­zó­ni­ca del Perú. 

Uno de los recur­sos que tie­ne que poner­se en valor es la lla­ma­da “terra­pre­ta do indio”, como se lo cono­ce en Bra­sil y en el Perú, en la Alta Ama­zo­nía, se lla­ma “yanaall­pa”, tie­rra negra. Esta tie­rra negra ha sido uno de los hallaz­gos más valio­sos de la cien­cia en la Ama­zo­nía en las últi­mas déca­das. Es una tie­rra negra de ori­gen antro­po­gé­ni­co, que por su alta fer­ti­li­dad que pue­de durar mil años y su capa­ci­dad de reten­ción del dió­xi­do de car­bono, podría ser la base de una revo­lu­ción agra­ria y pro­duc­ti­va en la Ama­zo­nía y todo el Perú. Esa tie­rra negra, que hizo posi­ble el desa­rro­llo de las civi­li­za­cio­nes pre­co­lom­bi­nas en la cuen­ca ama­zó­ni­ca, está sien­do estu­dia­da y pues­ta en valor por el Cen­tro de Rege­ne­ra­ción Bio­cul­tu­ral “Sacha­ma­ma”, en Lamas, que diri­ge la cien­tí­fi­ca Fré­dé­ri­que Apffel-Marglin.

No solo se requie­ren esos cam­bios. Hay que hacer una revo­lu­ción en los sis­te­mas edu­ca­ti­vos y de salud, copia­dos y cal­ca­dos des­de el euro­cen­tris­mo, des­de la colo­nia­li­dad del poder y del saber (Aní­bal Qui­jano, dixit). El Perú es una nación mul­ti­lin­güe, mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ét­ni­ca, pero con un esta­do mono­cul­tu­ral de ori­gen colo­nial. Todo, el mode­lo eco­nó­mi­co, la edu­ca­ción y la salud, la cul­tu­ra, nues­tro modo de pen­sar, nues­tra sub­je­ti­vi­dad y nues­tros valo­res, son pro­duc­to y resul­ta­do de esa colo­nia­li­dad. Esta colo­nia­li­dad del poder y del saber se refle­ja en el com­por­ta­mien­to y accio­nar de las cla­ses empre­sa­ria­les de la Ama­zo­nía, inme­dia­tis­tas, cor­to­pla­cis­tas, patri­mo­nia­lis­tas, extrac­ti­vis­tas y tam­bién en las cla­ses diri­gen­tes del país, en la mayo­ría de los polí­ti­cos, en los pode­res fác­ti­cos y corporativos.

Pues­to que las cla­ses diri­gen­tes del Perú, enclaus­tra­das en la CONFIEP, ADEX, SIN y otras behe­trías empre­sa­ria­les, han pen­sa­do e ima­gi­na­do y siguen pen­san­do e ima­gi­nan­do la Ama­zo­nía como un espa­cio colo­nial del Esta­do peruano, tal como recor­da­ba el Amau­ta José Car­los Mariá­te­gui. Para ellos la Ama­zo­nía sigue sien­do el espa­cio del terri­to­rio nacio­nal solo para la extrac­ción de mate­rias pri­mas y habi­ta­do por indios que no creen en el desa­rro­llo ni la moder­ni­dad. Tene­mos la ilu­sión de que el COVID-19 tam­bién les hará cam­biar su anqui­lo­sa­do pen­sa­mien­to, sus men­tes e ima­gi­na­ción colo­ni­za­dos. Tam­bién nos ilu­sio­na que habrá un impul­so de las nue­vas orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas, movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos que serán la fuer­za motriz para con­ver­tir a la Ama­zo­nía post coro­na­vi­rus en la ren­ta estra­té­gi­ca del Perú en el siglo XXI. En una nue­va Amazonía.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *