“El coro­na­vi­rus explo­ta las vul­ne­ra­bi­li­da­des que hemos crea­do” – La otra Andalucía

Ste­lla Levan­te­si, perio­dis­ta de il mani­fes­to glo­bal, entre­vis­ta a Frank Snow­den, pro­fe­sor emé­ri­to de Yale, acer­ca de cómo ha ido toman­do for­ma la pan­de­mia, por qué somos vul­ne­ra­bles a ella, de qué modo los bro­tes his­tó­ri­cos cam­bian nues­tra rela­ción con la muer­te y de qué mane­ra supe­ra­re­mos esta enfer­me­dad (gra­dual­men­te).

¿Pue­de la his­to­ria de las epi­de­mias ayu­dar­nos a enten­der mejor la pan­de­mia del coro­na­vi­rus? ¿Qué hemos hecho mal en el pasa­do y qué erro­res no debe­ría­mos vol­ver a come­ter? ¿Cómo ha cam­bia­do el Covid-19 nues­tra rela­ción con la muer­te? Para res­pon­der a estas y otras pre­gun­tas, hemos habla­do exten­sa­men­te con Frank Snow­den, exper­to en la his­to­ria de las epi­de­mias y pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Yale, que vive en Ita­lia en estos momentos.

Cir­cuns­tan­cias de emer­gen­cia como esta pan­de­mia han des­pla­za­do en algu­nos casos la gue­rra con­tra el virus a una gue­rra con­tra la demo­cra­cia. Las cir­cuns­tan­cias de emer­gen­cia las explo­tan, de hecho, algu­nos en cier­tos casos para per­mi­tir una amplia­ción de los pode­res del Esta­do y del con­trol sobre la eco­no­mía y, en casos extre­mos, de pode­res ver­da­de­ra­men­te abso­lu­tos y el ascen­so de regí­me­nes auto­ri­ta­rios, por ejem­plo. ¿Ha suce­di­do esto en el pasa­do? ¿Han “legi­ti­ma­do” las epi­de­mias el autoritarismo?

La pan­de­mia pre­sen­ta la posi­bi­li­dad de for­ta­le­cer el auto­ri­ta­ris­mo, lle­va usted toda la razón. Lo que está suce­dien­do con Vik­tor Orbán en Hun­gría, pero tam­bién en Polo­nia, son dos ejem­plos muy cla­ros de la for­ma en que la pan­de­mia es una cober­tu­ra y una legi­ti­ma­ción para los pasos auto­ri­ta­rios que da la extre­ma dere­cha para des­truir la demo­cra­cia e ins­ti­tuir una gober­na­ción nacio­na­lis­ta y pseu­do­po­pu­lis­ta, de mane­ra que ese es el peligro. 

A veces pen­sa­mos que qui­zás esto sea una ley del auto­ri­ta­ris­mo, que siem­pre se expe­ri­men­ta como emer­gen­cia mili­tary, y hemos vis­to que for­ma par­te del modo en que se están com­por­tan­do esos líde­res: decla­rar que esto es una emer­gen­cia y que no tene­mos alter­na­ti­va a las medi­das auto­ri­ta­rias. Por otro lado, no se tra­ta de un pro­ce­so inevi­ta­ble, se tra­ta de una con­tin­gen­cia. Si se ana­li­za la últi­ma gran pan­de­mia, la gri­pe espa­ño­la de 1918, vemos que se apli­ca­ron muchas medi­das, como que no hubie­ra reunio­nes públi­cas, una espe­cie de medi­da pre­cur­so­ra del con­fi­na­mien­to, que no hubie­ra mani­fes­ta­cio­nes o des­fi­les, y los ciu­da­da­nos tenían que ser con­tro­la­dos por el Esta­do. Y sin embar­go, en ese momen­to no creo que nadie hubie­ra dicho que eran per­ma­nen­tes, y se aca­ba­ron res­cin­dien­do. Y no diría­mos que el resul­ta­do, por ejem­plo, de la gri­pe espa­ño­la fue­ra la dic­ta­du­ra. Por otro lado, en Euro­pa Orien­tal el cóle­ra de la déca­da de 1830 tuvo como con­se­cuen­cia la impo­si­ción de medi­das dra­co­nia­nas medie­va­les que supu­sie­ron drás­ti­cas res­tric­cio­nes. Y eso fue algo que resul­tó perdurable. 

De mane­ra que sí creo que sea posi­ble que los auto­ri­ta­rios explo­ten esas posi­bi­li­da­des crea­das por enfer­me­da­des pan­dé­mi­cas. Pero vale la pena recor­dar que esto no es una ley de la his­to­ria de las pan­de­mias. Pue­de tener el efec­to con­tra­rio. Pode­mos recor­dar que el final de la escla­vi­tud en las plan­ta­cio­nes del moderno Hai­tí, por ejem­plo, lo fomen­tó la des­truc­ción de la arma­da napo­leó­ni­ca debi­da a la fie­bre ama­ri­lla. Y esa fue una reper­cu­sión impor­tan­te que resul­tó libe­ra­do­ra: la pri­me­ra repú­bli­ca negra libre, la pri­me­ra rebe­lión de escla­vos de gran enver­ga­du­ra, con raí­ces en par­te en la mor­ta­li­dad e inmu­ni­dad dife­ren­cia­les entre des­cen­dien­tes euro­peos y afri­ca­nos: ni las tro­pas de Napo­león ni los euro­peos tenían inmu­ni­dad de gru­po fren­te a la fie­bre ama­ri­lla, mien­tras que los escla­vos afri­ca­nos, sí. 

De mane­ra que diría que tam­bién pue­de fomen­tar­se la liber­tad gra­cias a una enfer­me­dad pan­dé­mi­ca, de modo que lo que vaya a suce­der esta vez es cues­tión de tiem­po. El futu­ro no está pre­de­ter­mi­na­do. En qué medi­da estén vigi­lan­tes los ciu­da­da­nos y res­pon­dan es algo que mar­ca­rá una inmen­sa y deci­si­va diferencia.

De modo que afron­tar una pan­de­mia no entra­ña nece­sa­ria­men­te auto­ri­ta­ris­mo, ¿ver­dad? 

Ver­dad. Hay mucha gen­te que ha sus­ci­ta­do la cues­tión de si enfren­tar­nos a la enfer­me­dad pan­dé­mi­ca pre­ci­sa o no de auto­ri­ta­ris­mo y que las demo­cra­cias no son nada bue­nas a la hora de enfren­tar­se con las pan­de­mias. Yo diría que las demo­cra­cias tie­nen mayor capa­ci­dad de con­ci­tar apo­yo popu­lar e ins­ti­tuir medi­das polí­ti­cas de salud públi­ca razo­na­bles por­que per­mi­ten el libre flu­jo de infor­ma­ción y la salud públi­ca moder­na depen­de la libre información.

Soy opti­mis­ta res­pec­to a que medi­das como las apli­ca­das en Corea del Sur repre­sen­ten en reali­dad un mode­lo de lo que pue­de hacer una gober­na­ción demo­crá­ti­ca — o una gober­na­ción en su mayor par­te demo­crá­ti­ca, no inten­to una loa a Corea del Sur, sino que solo digo que se tra­ta de un gobierno elec­to — sin pode­res de emer­gen­cia: apli­car prue­bas de diag­nós­ti­co pre­ci­sas, dis­tan­cia­mien­to social, cua­ren­te­na y ras­treo de con­tac­tos. Son esos los com­po­nen­tes esen­cia­les de lo que es pre­ci­so hacer en este momen­to. No tene­mos otras armas, no hay vacu­na ni tra­ta­mien­to. No creo que Ia idea de que nece­si­ta­mos un dic­ta­dor para enfren­tar­nos a la cri­sis sea en reali­dad cierta. 

En una entre­vis­ta con The New Yor­ker, afir­ma­ba usted que la “epi­de­mia es una cate­go­ría de enfer­me­dad que pone a los seres huma­nos delan­te del espe­jo de quié­nes son ver­da­de­ra­men­te”. Este con­cep­to se me ha que­da­do. Y como dijo usted tam­bién que refle­jan nues­tra rela­ción con el medio ambien­te, tan­to el cons­trui­do como el natu­ral, ¿es cier­to esto asi­mis­mo para la pan­de­mia? ¿Es la epi­de­mia un espe­jo de la vul­ne­ra­bi­li­dad humana? 

Creo que esto resul­ta enfá­ti­ca­men­te cier­to del coro­na­vi­rus; se tra­ta e la pri­me­ra gran enfer­me­dad epi­dé­mi­ca de la glo­ba­li­za­ción. Y creo que todas las socie­da­des crean sus vulnerabilidades.

Vea­mos el con­tras­te con otra enfer­me­dad que era la más temi­da de su siglo: el cóle­ra del siglo XIX. Era una enfer­me­dad de una épo­ca dis­tin­ta, una enfer­me­dad de la indus­tria­li­za­ción y de una incon­tro­la­da urba­ni­za­ción, es decir, del entorno cons­trui­do, que se edi­fi­có de modo catas­tró­fi­co debi­do a los gru­pos de gen­te que lle­ga­ban a rau­da­les a las ciu­da­des más impor­tan­tes de todo el mun­do indus­trial sin nin­gu­na orga­ni­za­ción higié­ni­ca o de vivien­da. En ciu­da­des como Nápo­les o París había popu­lo­sos barrios bajos con gen­te que vivía — nue­ve o diez per­so­nas en habi­ta­cio­nes redu­ci­das — sin dis­po­si­cio­nes de higie­ne en lo que se refie­re al alcan­ta­ri­lla­do o un agua salu­bre. Y por lo tan­to una enfer­me­dad que se trans­mi­tía por vía oral-fecal se adap­tó al medio y le sacó total­men­te par­ti­do. El tifus y el cóle­ra asiá­ti­co, argu­men­ta­ría yo, son enfer­me­da­des ajus­ta­das a las con­di­cio­nes de la indus­tria­li­za­ción y a ese res­pec­to le ponen delan­te un espe­jo a la globalización.

Con el coro­na­vi­rus hay al menos tres dimen­sio­nes que se refle­jan en esta enfer­me­dad que resul­tan cru­cia­les res­pec­to a quié­nes somos como civi­li­za­ción. La pri­me­ra es que esta­mos lle­gan­do casi a 8.000 millo­nes en todo el mun­do. Tene­mos este mito men­tal de que pode­mos tener un cre­ci­mien­to y un desa­rro­llo inde­fi­ni­dos aun­que los recur­sos del pla­ne­ta son fini­tos, lo cual pare­ce una con­tra­dic­ción intrín­se­ca. Y sin embar­go, levan­ta­mos nues­tra socie­dad sobre ese mito, pen­san­do que pue­den recon­ci­liar­se de algún modo, así que tene­mos un pro­ble­ma. Por aña­di­du­ra, esto trans­for­ma nues­tra rela­ción con el medio ambien­te y sobre todo con el hábi­tat ani­mal. Esta­mos en la era de la erra­di­ca­ción de especies.

Lo que suce­de es que los seres huma­nos entran en con­tac­to con los ani­ma­les con una fre­cuen­cia y de mane­ras que nun­ca se habían dado en el pasa­do. Y aho­ra pode­mos apun­tar a lo que son los tipos de enfer­me­da­des que ilus­tran eso: la gri­pe aviar por defi­ni­ción, y tam­bién el MERS [Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio de Orien­te Medio], el SARS [SRAS, Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio Agu­do Seve­ro] y el ébo­la. Y aho­ra tene­mos el coro­na­vi­rus. Yo diría que este patrón no es acci­den­tal. Sig­ni­fi­ca que vivi­mos en una épo­ca de repe­ti­dos des­bor­da­mien­tos con­ta­gio­sos de reser­vo­rios ani­ma­les de la enfer­me­dad. Y sobre todo, me pare­ce que somos muy vul­ne­ra­bles a esos virus para los cua­les los mur­cié­la­gos cons­ti­tu­yen un reser­vo­rio natural. 

Otro ras­go de la glo­ba­li­za­ción es que hemos crea­do un mun­do de mega­ciu­da­des, y que están todas conec­ta­das por medio de un veloz trans­por­te aéreo, lo que sig­ni­fi­ca que un “des­bor­da­mien­to” [de virus entre espe­cies] que suce­da, pon­ga­mos por caso, en Yakar­ta por la mañana…ese mis­mo micro­bio se hará pre­sen­te en Los Ánge­les y Lon­dres por la noche. De mane­ra que diría que el coro­na­vi­rus está explo­tan­do los cana­les de vul­ne­ra­bi­li­dad que, en tan­to que mun­do, hemos crea­do. Y por lo tan­to, diría que es la epi­de­mia quin­tae­sen­cial de una socie­dad glo­ba­li­za­da. Glo­ba­li­za­ción sig­ni­fi­ca des­truc­ción del medio ambien­te, este mito de un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co infi­ni­to, inmen­sas ciu­da­des y trans­por­te aéreo rápi­do que nos pone a todos en contacto. 

¿Qué hay de la pan­de­mia en los paí­ses en desa­rro­llo? ¿Qué nos mues­tra el espejo? 

Esta es una gran preo­cu­pa­ción mía. Al direc­tor gene­ral de la Orga­ni­za­ción mun­dial de la Salud le pre­gun­ta­ron: “¿Qué es lo que no le deja dor­mir por las noches en esta cri­sis?” Y res­pon­dió “Lo que no me deja dor­mir por las noches es lo que podría pasar si este virus se abre paso en los paí­ses del mun­do con pocos recur­sos en los que no sé qué inima­gi­na­ble caos podrían crear”. 

Y me preo­cu­pa aho­ra que mien­tras habla­mos esté empe­zan­do a cun­dir en toda una serie de paí­ses de Áfri­ca, Amé­ri­ca Lati­na y Asia. Y ten­go mie­do tam­bién de que pue­da cau­sar un sufri­mien­to inima­gi­na­ble en esas zonas. El dis­tan­cia­mien­to social y el lava­do de manos son la base de la res­pues­ta. Des­de lue­go, aquí en Ita­lia eso es exac­ta­men­te lo que se le pide a la gen­te que haga. Pero ¿qué sig­ni­fi­ca eso, diga­mos, en una fave­la de Río de Janei­ro o en un pobla­do subur­bial en el que tie­nes a diez per­so­nas vivien­do en una sola habi­ta­ción? En un apar­ta­men­to ates­ta­do man­te­ner la dis­tan­cia social es una far­sa. ¿Qué pasa con esos luga­res que care­cen de ins­ta­la­cio­nes higié­ni­cas? Lavar­se las manos no quie­re decir nada.

Y por eso quie­ro resu­mir lo que creo que es otra vul­ne­ra­bi­li­dad que refle­ja nues­tra socie­dad de la glo­ba­li­za­ción: la des­igual­dad glo­bal. Has­ta en un país opu­len­to como los Esta­dos Uni­dos, esta enfer­me­dad pue­de afec­tar a cual­quie­ra, pero de mane­ra pre­fe­ren­te y des­pro­por­cio­na­da­men­te afec­ta­rá a los pobres, la gen­te más vul­ne­ra­ble de ese país. Vamos a ver la ver­dad: esta es real­men­te una épo­ca de glo­ba­li­za­ción y lo que afec­ta a los más débi­les de noso­tros le afec­ta a todo el mun­do en todas par­tes. Así que creo que es uno de los refle­jos que vamos a ver en el espe­jo. Y no va a ser bonito. 

Está cla­ro que hemos come­ti­do erro­res. ¿Segui­re­mos come­tien­do los mis­mos errores?

La preo­cu­pa­ción hoy es que cuan­do esto pase no haga­mos nada, sal­vo ins­ta­lar­nos en la amne­sia. La espe­ran­za es que, por el con­tra­rio, nos demos cuen­ta de que somos pro­fun­da­men­te vul­ne­ra­bles, de que es inevi­ta­ble que se repi­tan otros desa­fíos micro­bia­nos al menos tan extre­mos como este.

Cual­quier ambien­ta­lis­ta podrá decir­le hoy que se tra­ta de algo inevi­ta­ble, debi­do a la rela­ción que hemos crea­do con la natu­ra­le­za: el des­bor­da­mien­to vol­ve­rá a repe­tir­se una y otra vez. Donald Trump hizo una pre­gun­ta de lo más per­ti­nen­te y per­tur­ba­do­ra acer­ca de esta epi­de­mia, que fue: “¿Quién podía haber­lo sabi­do?”, y yo diría que todo el mun­do debe­ría haber­lo sabi­do. Des­de 1997, con la gri­pe aviar, los epi­de­mió­lo­gos han afir­ma­do que el gran desa­fío que afron­ta el mun­do es el desa­fío de los virus pul­mo­na­res. Somos más vul­ne­ra­bles a ellos y debe­mos pre­pa­rar­nos. El ébo­la nos pilló total­men­te desprevenidos.

Anthony Fau­ci tes­ti­fi­có ante el Con­gre­so nor­te­ame­ri­cano en 2005. Decla­ró que si hablas con alguien que viva en el Cari­be, le pue­des decir que inevi­ta­ble­men­te los hura­ca­nes gol­pea­rán el Cari­be y que es esen­cial estar pre­pa­ra­dos para ello. La cien­cia no te pue­de decir cuán­do van a gol­pear o qué fuer­za ten­drán, pero lle­ga­rán y no hay for­ma de esca­par de eso. De mane­ra pare­ci­da, pidió que comu­ni­cá­ra­mos al mun­do que esta­ba por lle­gar una pan­de­mia víri­ca, y en espe­cial una pan­de­mia pul­mo­nar. No pode­mos decir cuán­do o qué fuer­za ten­drá, si será peor o más benig­na que la gri­pe espa­ño­la, pero es inevi­ta­ble que vaya a suce­der. Y por tan­to, debe­mos pre­pa­rar­nos o ten­dre­mos una pandemia. 

Pues bien, no nos pre­pa­ra­mos. Y no quie­ro decir que fue­ran los Esta­dos Uni­dos los úni­cos que no se pre­pa­ra­ron, está cla­ro que no. Tam­bién pode­mos hablar de otros paí­ses. Ita­lia no está libre de cul­pas. Los años ante­rio­res a esta pan­de­mia se carac­te­ri­za­ron por los recor­tes de la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y del gas­to en el sis­te­ma sani­ta­rio. A Dios gra­cias, Ita­lia dis­po­ne de un sis­te­ma públi­co de salud y de hos­pi­ta­les que se encuen­tra entre los mejo­res del mun­do. Aun­que está el quid de la cues­tión: care­cían de capa­ci­dad de inves­ti­ga­ción y de sumi­nis­tros o equi­pos pro­tec­to­res para sus tra­ba­ja­do­res sanitarios.

Sin embar­go, los Esta­dos Uni­dos van a sufrir toda­vía más debi­do a que no tie­nen lo que Ita­lia, que es un sis­te­ma sani­ta­rio a dis­po­si­ción de todos. Una de las mane­ras esen­cia­les de pre­pa­rar el futu­ro estri­ba en garan­ti­zar que todos ten­gan en el pla­ne­ta acce­so a aten­ción médi­ca gra­tui­ta, por­que si alguien cae enfer­mo por un virus pul­mo­nar, eso le afec­ta­rá en el mun­do a todos. Y por tan­to, para que cual­quie­ra pue­da estar a sal­vo, todo el mun­do ha de tener cobertura.

En su libro Epi­de­mics and Society (Yale Uni­ver­sity Press) trae usted a cola­ción el ejem­plo del éxi­to en Cer­de­ña de la erra­di­ca­ción de la mala­ria a prin­ci­pios del siglo XX para ilus­trar la impor­tan­cia de la ayu­da inter­na­cio­nal, que en ese caso impli­có a los Esta­dos Uni­dos. De modo que para sobre­vi­vir al reto de la epi­de­mia ¿debe adop­tar la huma­ni­dad una pers­pec­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta? Creo que de esto se des­pren­de una lec­ción. ¿Qué pien­sa usted? 

Total­men­te. Creo que una de las cosas más preo­cu­pan­tes de esta epi­de­mia es la fal­sa idea de que el muro de Trump podría con­ver­tir­se en la metá­fo­ra que per­du­re para des­cri­ber la épo­ca en la que esta­mos vivien­do, mien­tras pone­mos nues­tra con­fian­za en muros y fron­te­ras nacio­na­les que nos “pro­te­jan”. Con ello se des­vían recur­sos de las medi­das reales que hay que adop­tar, y una cosa que sabe­mos es que los micro­bios no le tie­nen nin­gún res­pe­to a las fron­te­ras nacio­na­les y a los lími­tes poli­ti­cos y, por lo tan­to, esas medi­das no van a fun­cio­nar. Sí creo que tenían algún sen­ti­do las res­tric­cio­nes de via­je que se apli­ca­ron de mane­ra tem­po­ral. Lo que se espe­ra­ba es que los paí­ses que apli­ca­ban res­tric­cio­nes de via­je gana­rían algu­nas sema­nas para poder pre­pa­rar­se. Aho­ra bien, muchos paí­ses des­per­di­cia­ron ese tiem­po, apli­ca­ron la prohi­bi­ción y lue­go no hicie­ron nada. Mi pro­pio país, los Esta­dos Uni­dos, es un mag­ní­fi­co ejem­plo de cómo per­der ese tiempo.

Una de los ras­gos real­men­te tris­tes de la Unión Euro­pea es que se mos­tró inca­paz de desa­rro­llar y adop­tar pla­nes de pre­pa­ra­ción que pudie­ran lle­var­se a la prác­ti­ca de modo uni­ta­rio, como res­pues­ta regio­nal a la enfer­me­dad. Y por lo tan­to, cada país de la Unión adop­tó medi­das sin coor­di­na­ción algu­na y la opi­nion públi­ca se sin­tió con­fun­di­da sin saber qué enfo­que era mejor.

Y ese es un entorno en el que flo­re­cen las mito­lo­gías y la para­noia y las cons­pi­ra­cio­nes. Una epi­de­mia de des­in­for­ma­ción ali­men­tó la bio­lo­gía pan­dé­mi­ca y ayu­dó a que siguie­ra adelante.

Duran­te la ter­ce­ra pan­de­mia de la pes­te en Chi­na se vie­ron las ten­den­cias racis­tas y la con­vic­ción de que la epi­de­mia no reba­sa­ría las fron­te­ras chi­nas, la con­vic­ción de la “inmu­ni­dad blan­ca”. Se pue­de ver esta diná­mi­ca como algo recu­rren­te y pre­sen­te tam­bién al comien­zo de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus en Chi­na, cuan­do el virus se limi­ta­ba al terri­to­rio chino. ¿Cree usted que este es uno de los ele­men­tos que pro­vo­có que Occi­den­te sub­es­ti­ma­ra el ries­go liga­do a esta epi­de­mia? Una espe­cie de fala­cia psi­co­ló­gi­ca, la ilu­sión de que la epi­de­mia de coro­na­vi­rus no se pro­pa­ga­ría fue­ra de Chi­na, de que no afec­ta­ría a Occidente?

Creo que eso es total­men­te cier­to y lo ha dicho usted del modo en que habría que­ri­do hacer­lo yo, ha men­cio­na­do la ter­ce­ra pan­de­mia de la pes­te y esa idea no se limi­ta­ba a Chi­na. Se des­pla­zó a medi­da que se pro­pa­ga­ba. Esto lo vimos en India y tam­bién en unos cuan­tos luga­res del mun­do indus­trial como San Fran­cis­co, don­de la ter­ce­ra pan­de­mia de la pes­te a prin­ci­pios del siglo XX pro­vo­có una desen­fre­na­da xeno­fo­bia: era la enfer­me­dad de Chi­na­town. De modo que esta idea de la ter­ce­ra pan­de­mia de la pes­te como algo carac­te­ri­za­do por un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la xeno­fo­bia es abso­lu­ta­men­te cierta.

Así que ¿en qué pun­to esta­mos? Hay tan­tos líde­res poli­ti­cos que se nie­gan a apren­der las lec­cio­nes del pasa­do. Me asom­bró que el Par­ti­do Repu­bli­cano insis­tie­ra en lla­mar a esto el virus chino, vol­vién­do­se hacia la xeno­fo­bia como for­ma de enfren­tar­se a esta cri­sis. Y creo que se hizo a sabien­das. Digo todo esto por­que se tra­ta de una peren­ne ten­ta­ción, que ha for­ma­do par­te de muchas epi­de­mias, la de que las auto­ri­da­des a menu­do han ocul­ta­do la pre­sen­cia de enfer­me­da­des por­que hacen difí­cil la gober­na­ción. Pue­den crear­le gran­des difi­cul­ta­des a la eco­no­mía, y se pudo ver que la ten­den­cia exis­tía al ini­cio de la pan­de­mia por par­te del pre­si­den­te Trump, al decir: “Ah, esto no es más que un res­fria­do común”. Adop­tó la res­pues­ta equi­vo­ca­da. Y la salud públi­ca depen­de de la verdad.

¿Cuál habría sido la res­pues­ta correcta? 

No dis­pon­go de una guía para pla­ni­fi­car esa pre­pa­ra­ción, pero sí de cier­tos prin­ci­pios que creo que son esen­cia­les y que sos­tie­nen la salud públi­ca cien­tí­fi­ca moder­na. Y no soy yo, es la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca inter­na­cio­nal. De mane­ra que la salud públi­ca como dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca depen­de de la cien­cia, que depen­de de la ver­dad y del libre iner­cam­bio de infor­ma­ción. Es decir, que no se pue­de adop­tar nin­gu­na medi­da que quie­ra ser efec­ti­va y cien­tí­fi­ca allí don­de no hay infor­ma­ción ade­cua­da y don­de no se cuen­ta con la opi­nion públi­ca como par­te de esa res­pues­ta. Sabe­mos que men­tir­le a la opi­nion públi­ca es des­truc­ti­vo para la polí­ti­ca de salud públi­ca. Y creo que la cien­cia médi­ca es una par­te esen­cial de nues­tra pro­tec­ción con­tra esta enfermedad.

No pue­do decir­le todo lo que debe­ría haber hecho Donald Trump, pero sí pue­do decir­le que cuan­do min­tió a la opi­nion públi­ca esta­ba dan­do un paso pro­fun­da­men­te dis­cor­dan­te con una sóli­da defen­sa cien­tí­fi­ca del país y del mun­do con­tra esta pan­de­mia. Pero no creo que nadie qui­sie­ra estu­diar la his­to­ria de las pan­de­mias — como lle­vo yo hacien­da duran­te cua­ren­ta años — si lo úni­co que se pudie­ra decir como con­clu­sion de ese tra­ba­jo es que todo se remi­te a fata­li­dad y des­truc­ción, que no hay espe­ran­za. Creo que yo esta­ría ya tras­tor­na­do. Creo que las epi­de­mias, como decía, son un espe­jo de noso­tros mis­mos, pero no son solo el lado nega­ti­vo de la espe­cie huma­na, tam­bién está el lado posi­ti­vo. Y pode­mos ver eso en la for­ma en que sur­gió la salud públi­ca, pode­mos ver eso en el sacri­fi­cio per­so­nal de médi­cos y tra­ba­ja­do­res sani­ta­rios que nos per­mi­te sobre­vi­vir a este desa­fío. Es mucho lo que hay que agra­de­cer. Como bien sabrá, la salud públi­ca ha evo­lu­cio­na­do des­de la pes­te bubó­ni­ca. Las medi­das idea­das en Flo­ren­cia y Vene­cia duran­te el Rena­ci­mien­to supu­sie­ron el ini­cio de la salud públi­ca, y segui­mos hacien­do algu­nas de esas mis­mas cosas. 

En algu­nos casos, como por ejem­plo el de la virue­la, si se con­trae la enfer­me­dad y se sobre­vi­ve, el sis­te­ma se vuel­ve inmu­ne a esa enfer­me­dad. Aho­ra bien, pare­ce que con el Covid-19 no hay toda­vía cer­te­za cien­tí­fi­ca de inmu­ni­dad. Si sobre­vi­vir a la enfer­me­dad no aca­ba­ría dán­do­nos una inmu­ni­dad natu­ral res­pec­to a ella, ¿sig­ni­fi­ca­ría esto por con­si­guien­te que es más com­pli­ca­do desa­rro­llar una vacuna? 

Sí, el argu­men­to de que se es sus­cep­ti­ble des­pués de reco­brar­se de la enfe­me­dad toda­vía se tie­ne que demos­trar e inves­ti­gar. De ser cier­to, eso tie­ne pro­fun­das impli­ca­cio­nes. Una de las carac­te­rís­ti­cas que hicie­ron que fue­ra fácil desa­rro­llar una vacu­na con­tra la virue­la fue que lo que había que hacer era alen­tar al cuer­po a hacer algo que ya hacía la natu­ra­le­za, que era crear una res­pues­ta immu­ne que ya sabía­mos que exis­tía. Otra carac­te­rís­ti­ca de la erra­di­ca­ción de la virue­la era que no había reser­vo­rio ani­mal anfi­trión. Y por tan­to, si te pro­po­nías aca­bar con la trans­mi­sión de la enfer­me­dad, podías estar segu­ro de que no iba a vol­ver. Aho­ra bien, el coro­na­vi­rus es muy dife­ren­te de esto. 

Pero hay tam­bién otra carac­te­rís­ti­ca, y eso nos devuel­ve a la inves­ti­ga­ción de los sís­te­mas inmu­nes de los mur­cié­la­gos. Hay una cosa nega­ti­va y otra posi­ti­va. La posi­ti­va es que los mur­cié­la­gos con­vi­ven muy feliz­men­te con mon­to­nes de coro­na­vi­rus que toda­vía no hemos cla­si­fi­ca­do. Son total­men­te des­co­no­ci­dos. Y si uno pudie­ra des­cu­brir el secre­to de su sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co, que hace que eso sea posi­ble, eso podría tener poten­cial­men­te pro­fun­das impli­ca­cio­nes para desa­rro­llar la inmu­ni­dad huma­na a ese mis­mo virus. Lo nega­ti­vo, sin embar­go, es que es que hay todos estos coro­na­vi­rus y hemos encon­tra­do sólo muy pocos de ellos y nadie tie­ne ni idea de lo que está por venir. Y esa es otra carac­te­rís­ti­ca que resul­ta preo­cu­pan­te res­pec­to a un des­bor­da­mien­to zoo­nó­ti­co, que es como empe­zó esto. 

Otra con­se­cuen­cia de la pan­de­mia tie­ne que ver con la eco­no­mía. ¿Hay algu­na for­ma de pro­te­ger nues­tra eco­no­mía en situa­cio­nes como la de esta pan­de­mia? ¿O es una con­se­cuen­cia auto­má­ti­ca que una vez que esta pan­de­mia lle­ga al pun­to de cri­sis, enton­ces las eco­no­mías sufren enor­me­men­te debi­do a ella?

Lo que pue­do decir es que no ten­go un mode­lo de a qué podría ase­me­jar­se la eco­no­mía pos­te­rior al coro­na­vi­rus, pero ten­go unas cuan­tas pre­mi­sas sobre las que, me pare­ce a mí, se basa­ría esa eco­no­mía. La pri­me­ra estri­ba en reco­no­cer que se tra­ta de una alte­ra­ción subs­tan­cial, que el mun­do no será igual des­pués de este acon­te­ci­mien­to, pues que­da cla­ro ya que sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas son mucho más pro­fun­das de lo que haya anti­ci­pa­do nadie. Muchos de los espa­cios de tra­ba­jo y de los empleos que exis­tían no van a vol­ver y esto sig­ni­fi­ca un des­em­pleo a gran esca­la que habrá que enca­rar y tam­bién sig­ni­fi­ca que la eco­no­mía no pue­de retor­nar a lo de siem­pre. Eins­tein afir­ma­ba que una de las seña­les de la estu­pi­dez era la ten­den­cia de seguir hacien­do lo mis­mo y espe­rar mejor resul­ta­do. Tene­mos que dejar a un lado el mito del bene­fi­cio cons­tan­te a cor­to pla­zo, una fre­né­ti­ca vision per­ma­nen­te del cre­ci­mien­to que no es sostenible.

Las enfer­me­da­des no afli­gen a la socie­dad de modo caó­ti­co, son acon­te­ci­mien­tos orde­na­dos, eso dice usted en su libro. De modo que debi­do a que son acon­te­ci­mien­tos orde­na­dos, ¿pode­mos uti­li­zar esto en nues­tro beneficio?

Las enfer­me­da­des no afec­tan a los socie­da­des de modo aza­ro­so, perio impli­can con­ti­gen­cia. No quie­ro decir que estén total­men­te estruc­tu­ra­das, pero siguen una lógi­ca inhe­ren­te. El esce­na­rio es muy impor­tan­te. Así que si ten­go razón al decir que las enfer­me­da­des explo­tan estos cana­les, o sen­de­ros, esta­ble­ci­dos, visi­ble­men­te evi­den­tes, a medi­da que se pro­pa­gan por todo el mun­do, eso tie­ne un lado posi­ti­vo. Por­que si acep­ta­mos el hecho de que noso­tros mis­mos somos res­pon­sa­bles, si nos mira­mos al espe­jo y reco­no­ce­mos que noso­tros mis­mos crea­mos esos sen­de­ros, esas vul­ne­ra­bi­li­da­des, y las incrus­ta­mos en nues­tras socie­da­des, esto sig­ni­fi­ca que noso­tros mis­mos pode­mos cam­biar­las y que pode­mos alte­rar la rela­ción que esta­mos esta­ble­cien­do con el rei­no ani­mal. Pode­mos hacer algo res­pec­to a ello, y eso pro­te­ge­rá el pla­ne­ta y pro­te­ge­rá tam­bién nues­tra salud. Algu­nos cole­gas argu­men­tan que si pudié­ra­mos arre­glar nues­tra rela­ción con el mun­do ani­mal, eso ten­dría un impac­to dura­de­ro, sos­te­ni­ble sobre nues­tra vul­ne­ra­bi­li­dad a las enfer­me­da­des infec­cio­sas. Hay un com­po­nen­te medioam­bien­tal impor­tan­te en la solu­ción de nues­tro problema. 

Mi siguien­te pre­gun­ta se refie­re a un plano muy dis­tin­to. Era ver­dad con la pes­te y sigue sién­do­lo, por des­gra­cia, con el Covid-19, que la gen­te aca­ba murien­do sola, a veces inclu­so sin un entie­rro for­mal o la posi­bi­li­dad de un fune­ral. ¿Cómo ha con­fi­gu­ra­do la epi­de­mia nues­tra rela­ción con la mortalidad?

Como decía usted, se tra­ta de una cues­tión que remi­te a un plano dis­tin­to. Se tra­ta de una cues­tión filo­só­fi­ca, moral, antro­po­ló­gi­ca y ten­go que decir que podría ser un pro­yec­to de inves­ti­ga­ción por sí mis­mo que creo es enor­me­men­te intere­san­te e impor­tan­te. Y así pues, diré de inme­dia­to que oja­lá pudie­ra res­pon­der a su pre­gun­ta, pero sé que estoy a pun­to de decep­cio­nar­le. Todo lo que pue­do hacer es refor­zar su pre­gun­ta dicien­do que es ver­dad que este es uno de los ras­gos de la pes­te bubó­ni­ca y que la gen­te se preo­cu­pa­ba enor­men­te por su mor­ta­li­dad. Y sobre todo, sus­ci­ta­ba la cues­tión de de la muer­te repen­ti­na. Y eso sig­ni­fi­ca afron­tar la pre­gun­ta, si eres reli­gio­so, de cuál es tu rela­ción con un Dios que sería omnis­cien­te, todo­po­de­ro­so y que sin embar­go per­mi­ti­ría la matan­za de sus hijos. Creo que eso plan­tea­ba la cues­tión de la fe y de la fe que duda. En las pin­tu­ras de la pes­te, en la ico­no­gra­fía que tra­ta de todo esto, vemos la cala­ve­ra y las tibias cru­za­das, la reali­dad de hecho de nues­tra exis­ten­cia, o el reloj de are­na con la are­na que va ago­tán­do­se, que repre­sen­te la hora de la muer­te. De modo que sí, tene­mos todas las razo­nes para decir que se tra­ta de una cues­tión pro­fun­da e importante. 

Creo que esta pre­gun­ta pue­de tener tam­bién una dimen­sion social. Esta epi­de­mia ha traí­do a nues­tras vidas un con­cep­to de la muer­te de un modo que no esta­ba antes pre­sen­te. Cuan­do digo “nues­tras vidas”, me refie­ro evi­den­te­men­te a Occi­den­te. Nues­tras socie­da­des han teni­do cada vez menos que ver con la mor­ta­li­dad y la muer­te, com­pa­ra­do con déca­das ante­rio­res. Y por supues­to, esto no es en abso­lu­to cier­to de muchas regio­nes del mun­do aso­la­das por la gue­rra, los con­flic­tos, el ham­bre y las catás­tro­fes cli­má­ti­cas. Pero, en cier­to modo, nues­tras “socie­da­des del con­fort” nos han ale­ja­do de la muer­te. Así que creo que par­te de la razón por la que for­mu­la­ba esta pre­gun­ta era por­que hoy en Ita­lia esta­mos hablan­do de la muer­te de un modo al que no está­ba­mos acos­tum­bra­dos en absoluto.

Sí. Me entris­te­ció mucho la muer­te del gran his­to­ria­dor de la muer­te, el his­to­ria­dor fran­cés, Phi­lip­pe Ariès, pues escri­bió sobre las mis­mas cues­tio­nes de las que esta­mos hablan­do. Qué intere­san­te habría sido que hubie­ra podi­do refle­xio­nar acer­ca de esto por lo que esta­mos pasan­do a la luz del pasa­do. Recuer­do un ensa­yo que escri­bió, Por­no­gra­fía de la muer­te me pare­ce que se lla­ma­ba. Su refle­xion con­sis­tía en que la por­no­gra­fía se con­ver­tía en una metá­fo­ra, por­que cuan­do la mora­li­dad vic­to­ria­na arras­tró la sexua­li­dad a la clan­des­ti­ni­dad para que no pudie­ra encon­trar cana­les, vamos a decir, nor­ma­les, salu­da­bles, esta no des­apa­re­ció, sino que explo­tó en for­mas por­no­grá­fi­cas que no son nada salu­da­bles. Argu­men­tó que si se toma eso como mode­lo, lo mis­mo vale para la mor­ta­li­dad y la muer­te, y que lo que hemos hecho en el mun­do moderno es supri­mir la muer­te de mane­ra que no ten­ga­mos for­ma de hacer­le fren­te, del mis­mo modo que los vic­to­ria­nos nun­ca afron­ta­ron en reali­dad su sexua­li­dad. Y el resul­ta­do de ello es que no sabe­mos cómo afli­gir­nos. La muer­te se pro­du­ci­rá en algu­na ins­ti­tu­ción, y la ins­ti­tu­ción lo arre­gla­rá todo y se ocu­pa­rá de ello. Es el sec­tor fune­ra­rio. La muer­te ya no es per­so­nal. Pero si de la muer­te se ocu­pan los pro­fe­sio­na­les, no afron­ta­mos de ver­dad la reali­dad de la mis­ma y lo que esto sig­ni­fi­ca. Creo que Ariès tie­ne toda la razón, pero no pue­do reem­pla­zar­le. Sí pue­do decir­le que esto me ha con­ven­ci­do de que su pre­gun­ta resul­ta vital. Oja­lá pudier dar­le una res­pues­ta mejor.

Sé que es impo­si­ble hacer una pre­dic­ción real de cuán­to dura­rá Ia pan­de­mia, pero me pre­gun­to si pue­de ayu­dar­nos la his­to­ria, en este sen­ti­do, a tener una idea en tér­mi­nos de rit­mo del tiem­po y de lo que nos espe­ra en los meses que vienen.

Veo la impor­tan­cia de tu pre­gun­ta y al mis­mo tiem­po me doy cuen­ta de no pue­do hacer una pre­dic­ción con exac­ti­tud algu­na. Se tra­ta de un asun­to cru­cial, por­que esta es una nue­va enfer­me­dad que era des­co­no­ci­da para los seres huma­nos des­de diciem­bre. Como resul­ta­do, nadie sabe toda­vía mucho de ella, y uno de sus mis­te­rios es toda­vía el perio­do de tiem­po en que segui­rá pro­ba­ble­men­te ase­dian­do a la comunidad.

Está cla­ro, por un lado, que no es como la gri­pe espa­ño­la, que pasó por doquier en solo cues­tión de sema­nas y, por el otro, es impro­ba­ble que siga duran­te años en una ciu­dad, como fue el caso a veces de la pes­te bubó­ni­ca. Por esa razón, el futu­ro es muy com­ple­jo. No que­da cla­ro, por ejem­plo, si el Covid-19 va a con­ver­tir­se en una enfer­me­dad endé­mi­ca que se que­de con noso­tros lar­go tiem­po, o si repun­ta­rá una vez que las comu­ni­da­des sal­gan del con­fi­na­mien­to y vuel­van a tra­ba­jar y a una vida más nor­mal, ni si aque­llos que se vie­ron con­ta­gia­dos ten­drán inmunidad.

Me ima­gino que el peli­gro de un repun­te impe­di­rá que las auto­ri­da­des per­mi­tan que la vida vuel­va a algu­na ver­sion de lo “nor­mal” duran­te meses. Sos­pe­cho que el rit­mo del cam­bio será cau­te­lo­so, igual que será nece­sa­rio ver si un rela­ja­mien­to pro­gre­si­vo de las reglas se ve segui­do por una nue­va ola de la enfer­me­dad. Creo que el retorno a lo “nor­mal” será, por tan­to, len­to y gra­dual, y que es pro­ba­ble que algu­nos cam­bios sean dura­de­ros, al menos has­ta que haya una vacu­na efec­ti­va, lo que supon­dría un cam­bio subs­tan­cial. No se tra­ta de una pre­dic­ción, sino de una suposición.

Mi argu­men­to prin­ci­pal es que creo que todo el mun­do tie­ne que ser cons­cien­te de que esta pan­de­mia es un asun­to muy serio y de que recu­pe­rar­se de ella no es algo que vaya a suce­der de repen­te, de una vez, o muy pron­to. Tam­bién es rea­lis­ta ima­gi­nar que algu­nos de los cam­bios suce­di­dos en nues­tra vida vayan a durar un perio­do más largo.

Fuen­te: www​.sin​per​mi​so​.info – Il mani­fes­to global

Tra­duc­ción: Lucas Antón

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *