Colom­bia. El camino de la rabia y la dig­ni­dad

Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 7 mayo 2020

foto: Asam­blea Sur Río Tun­jue­lo

Por trein­ta años el com­pa­ñe­ro For­ney camino por barrios y vere­das, se auto­de­no­mi­nó la memo­ria visual del movi­mien­to popu­lar en la cuen­ca del rio Tun­jue­lo, sur de la ciu­dad de Bogo­tá.

Como las hojas que arras­tra el rio des­cen­dió del para­mo, camino la mon­ta­ña, los
barrios en el remo­lino de paros, asam­bleas, audien­cias y tro­pe­les, con cáma­ras vie­jas
y nue­vas, pro­pias, pres­ta­das y roba­das; de la sua­ve cari­cia de la nebli­na para­mu­na al
cáli­do ardor del gas lacri­mó­geno.

Car­gan­do en su vie­ja male­ta las vir­tu­des y defec­tos que tene­mos los popu­la­res, sin ser
el mejor ni el peor, que­ri­do y odia­do, terri­ble­men­te sin­ce­ro y cri­ti­co pero
indis­cu­ti­ble­men­te omni­pre­sen­te su mayor vir­tud, siem­pre ahí al calor del tro­pel, entre
vai­na­zo y vai­na­zo soñan­do uto­pías y cons­tru­yen­do reali­da­des.

Toman­do la foto, fil­man­do, la impla­ca­bi­li­dad del tiem­po, el ham­bre y las angus­tias, hizo que las cami­na­das cada día fue­ran mas cor­tas, ¿Que paso? le pre­gun­te, “me rece­tié y me pin­ché” me con­tes­tó, tra­duc­ción: un acci­den­te car­dio vas­cu­lar (ACV) que lla­man, le afec­tó la motri­ci­dad y la memo­ria.

Tiem­pos de rebus­que, derro­tar el día a día, ¿qué comer?, ¿en don­de dor­mir?….
Pero como no hay mal que dure cien años, La pla­za indí­ge­na y cam­pe­si­na de mila­gro y mila­gro­sos se man­tie­ne, a For­ney se le con­vier­te en su opción de con­se­guir la comi­da del día y unos pesos para pagar la dor­mi­da en una pie­za.

Pero no hay tran­qui­li­dad para el pobre dirían otros, lle­gó el cuen­to del virus y la nor­mas que hay que cum­plir para “pre­ser­var la vida”, “cui­dar a los ancia­nos”, como en la ven­de­do­ra de rosas “para que zapa­tos si no hay casa” el anciano com­pa­ñe­ro sufre un infar­to tra­ba­jan­do en la pla­za.

Cuan­do sale del hos­pi­tal tran­qui­lo a hacer lo que sabe seguir rebus­can­do, ayu­dan­do en la dis­tri­bu­ción de mer­ca­dos en la pla­za, pero cara­jo ahí esta la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para “pre­ser­var la vida”, “cui­dar a los ancia­nos” actuan­do dili­gen­te­men­te y legal­men­te hace cum­plir la sacro san­ta nor­ma: Una per­so­na mayor debe estar ais­la­da, no debe tra­ba­jar, debe cui­dar­se” se le prohí­be la entra­da ala pla­za y se ame­na­za a todo aquel que le de tra­ba­jo, todo sea por cui­dar al anciano y cum­plir las reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) que todo lo sabe de nues­tra reali­dad.

For­ney no pue­de tra­ba­jar, no tie­ne ya ase­gu­ra­da sus comi­das y sin ingre­sos no pue­de
pagar la pie­za para pasar la noche.

Hoy sin memo­ria, casa, ni comi­da deam­bu­la por las calles de “La ciu­dad de un nue­vo
con­tra­to social y ambien­tal para la Bogo­tá del siglo XXI” la memo­ria visual del
movi­mien­to Popu­lar de la Cuen­ca del Rio Tun­jue­lo.

GRACIAS OMS, GRACIAS GOBIERNO NACIONAL, GRACIAS SU MAJESTAD SEÑORA ALCALDESA por preo­cu­par­se por los ancia­nos.

MUCHAS GRACIAS GOBERNANTES HIJUEPUTAS
PROCESO POPULAR ASAMBLEA SUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Responder a Sasha Yumbila Paz 💚 Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *