Colom­bia. El camino de la rabia y la dig­ni­dad

Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 7 mayo 2020

foto: Asam­blea Sur Río Tun­jue­lo

Por trein­ta años el com­pa­ñe­ro For­ney camino por barrios y vere­das, se auto­de­no­mi­nó la memo­ria visual del movi­mien­to popu­lar en la cuen­ca del rio Tun­jue­lo, sur de la ciu­dad de Bogo­tá.

Como las hojas que arras­tra el rio des­cen­dió del para­mo, camino la mon­ta­ña, los
barrios en el remo­lino de paros, asam­bleas, audien­cias y tro­pe­les, con cáma­ras vie­jas
y nue­vas, pro­pias, pres­ta­das y roba­das; de la sua­ve cari­cia de la nebli­na para­mu­na al
cáli­do ardor del gas lacri­mó­geno.

Car­gan­do en su vie­ja male­ta las vir­tu­des y defec­tos que tene­mos los popu­la­res, sin ser
el mejor ni el peor, que­ri­do y odia­do, terri­ble­men­te sin­ce­ro y cri­ti­co pero
indis­cu­ti­ble­men­te omni­pre­sen­te su mayor vir­tud, siem­pre ahí al calor del tro­pel, entre
vai­na­zo y vai­na­zo soñan­do uto­pías y cons­tru­yen­do reali­da­des.

Toman­do la foto, fil­man­do, la impla­ca­bi­li­dad del tiem­po, el ham­bre y las angus­tias, hizo que las cami­na­das cada día fue­ran mas cor­tas, ¿Que paso? le pre­gun­te, “me rece­tié y me pin­ché” me con­tes­tó, tra­duc­ción: un acci­den­te car­dio vas­cu­lar (ACV) que lla­man, le afec­tó la motri­ci­dad y la memo­ria.

Tiem­pos de rebus­que, derro­tar el día a día, ¿qué comer?, ¿en don­de dor­mir?….
Pero como no hay mal que dure cien años, La pla­za indí­ge­na y cam­pe­si­na de mila­gro y mila­gro­sos se man­tie­ne, a For­ney se le con­vier­te en su opción de con­se­guir la comi­da del día y unos pesos para pagar la dor­mi­da en una pie­za.

Pero no hay tran­qui­li­dad para el pobre dirían otros, lle­gó el cuen­to del virus y la nor­mas que hay que cum­plir para “pre­ser­var la vida”, “cui­dar a los ancia­nos”, como en la ven­de­do­ra de rosas “para que zapa­tos si no hay casa” el anciano com­pa­ñe­ro sufre un infar­to tra­ba­jan­do en la pla­za.

Cuan­do sale del hos­pi­tal tran­qui­lo a hacer lo que sabe seguir rebus­can­do, ayu­dan­do en la dis­tri­bu­ción de mer­ca­dos en la pla­za, pero cara­jo ahí esta la ins­ti­tu­cio­na­li­dad para “pre­ser­var la vida”, “cui­dar a los ancia­nos” actuan­do dili­gen­te­men­te y legal­men­te hace cum­plir la sacro san­ta nor­ma: Una per­so­na mayor debe estar ais­la­da, no debe tra­ba­jar, debe cui­dar­se” se le prohí­be la entra­da ala pla­za y se ame­na­za a todo aquel que le de tra­ba­jo, todo sea por cui­dar al anciano y cum­plir las reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) que todo lo sabe de nues­tra reali­dad.

For­ney no pue­de tra­ba­jar, no tie­ne ya ase­gu­ra­da sus comi­das y sin ingre­sos no pue­de
pagar la pie­za para pasar la noche.

Hoy sin memo­ria, casa, ni comi­da deam­bu­la por las calles de “La ciu­dad de un nue­vo
con­tra­to social y ambien­tal para la Bogo­tá del siglo XXI” la memo­ria visual del
movi­mien­to Popu­lar de la Cuen­ca del Rio Tun­jue­lo.

GRACIAS OMS, GRACIAS GOBIERNO NACIONAL, GRACIAS SU MAJESTAD SEÑORA ALCALDESA por preo­cu­par­se por los ancia­nos.

MUCHAS GRACIAS GOBERNANTES HIJUEPUTAS
PROCESO POPULAR ASAMBLEA SUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *