Argen­ti­na. Movi­mien­to de Muje­res Indí­ge­nas por el Buen Vivir: “La uni­dad no es amontonamiento»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 07 de mayo de 2020

Hace unos días nos ente­ra­mos de que
muchos pseu­dos diri­gen­tes indí­ge­nas, pre­ten­den reci­clar­se, inten­tan­do revertir
la fal­ta de con­fian­za que las comu­ni­da­des les tie­nen. Se están orga­ni­zan­do en
un espa­cio de opo­si­ción, mucho de ellos finan­cia­dos ante­rior­men­te por el
gobierno macris­ta, hoy se pre­sen­tan como gran­des lucha­do­res. Con­vo­can a la
uni­dad de los pue­blos indí­ge­nas, para salir a pro­tes­tar ante las injusticias,
por las polí­ti­cas homo­ge­nei­zan­tes del pro­to­co­lo de segu­ri­dad sani­ta­ria. Son a
nues­tro enten­der meros oportunistas. 

Noso­tras como Movi­mien­to de Mujeres
Indí­ge­nas por El Buen Vivir, denun­cia­mos opor­tu­na­men­te que estas medidas
incon­sul­tas para con los pue­blos indí­ge­nas, han vio­la­do el con­ve­nio 169 de la
OIT, que cla­ra­men­te dice que el esta­do debe con­sul­tar toda medi­da que nos
afec­te. Las deci­sio­nes pen­sa­das solo des­de la lógi­ca cen­tro urba­nis­ta, han
gene­ra­do situa­cio­nes de mayor repre­sión y vio­len­cia en los territorios
indígenas.

Noso­tras, como muje­res indí­ge­nas organizadas,
nos opo­ne­mos a este lla­ma­do opor­tu­nis­ta y mez­quino, de quie­nes ni si quie­ra en
esta pan­de­mia vemos velar por segu­ri­dad ali­men­ti­cia y sani­ta­ria en las
comu­ni­da­des. Noso­tras jamás sere­mos ser­vi­les a los gobier­nos de turno, ni
trai­cio­na­re­mos nues­tros sue­ños colec­ti­vos, que van mucho más allá que los
intere­ses egoís­tas que hoy impul­san a esos des­gas­ta­dos diri­gen­tes a
movi­li­zar­nos. Hemos ele­va­do des­de hace muchos años nues­tra mira­da, y hemos
vis­to que la revo­lu­ción ver­da­de­ra es el de la Mapu, de la Pacha con­tra el
#terri­ci­dio.

Uni­dad no es amon­to­na­mien­to, la uni­dad se
cons­tru­ye siem­pre des­de la pala­bra ver­da­de­ra, el con­sen­so y una cami­nar en
sen­de­ros de siem­bra y accio­nes fér­ti­les para cose­char un mun­do mejor. Por ello
ni olvi­do ni per­dón, para los geno­ci­das de los pue­blos y la mis­ma vara de
jus­ti­cia con­tra los yana­co­nas, traidores. 

Estos que hoy voci­fe­ran las injus­ti­cias y
nos con­vo­can a rebe­lar­nos, cuan­do ocu­pa­ban car­gos duran­te el gobierno macrista
silen­cia­ron el horror de las balas ase­si­nas del Esta­do, estos mis­mos indígenas
fue­ron fun­cio­na­les y fun­cio­na­rios en ese gobierno geno­ci­da, mario­ne­tas del
esta­do! Hoy estos mis­mos seño­res ¿quie­ren lide­rar la rebe­lión de los pueblos?
no seño­res! uste­des solo quie­ren reci­clar­se. Es indig­nan­te con que rapidez
olvi­dan. Su cons­cien­cia debe­ría des­ti­lar sangre. 

El Movi­mien­to de Muje­res indí­ge­nas por el
Buen Vivir es inclau­di­ca­ble, no adhe­ri­mos a nin­gún par­ti­do polí­ti­co, no
apos­ta­mos por los lide­raz­gos, cree­mos fir­me­men­te en la fuer­za horizontal
nutri­da en la sabi­du­ría ances­tral de los pue­blos. Así mis­mo tam­bién entendemos
a la ver­dad como un baluar­te que debe depu­rar los vicios colo­nia­lis­tas que han
con­ta­mi­na­do nues­tros pue­blos, es por ello que como Movi­mien­to denunciamos,
con­de­na­mos y no acom­pa­ña­re­mos a caci­ques y refe­ren­tes, a los varo­nes indígenas
que son gol­pea­do­res, abu­sa­do­res y aco­sa­do­res. Con­ven­ci­das de que tan­tas décadas
de pseu­do diri­gen­cia­lis­mo machis­ta que lo úni­co que han traí­do es postergación
y olvi­do está lle­gan­do a su fin. 

Nos esta­mos levan­tan­do con cora­je y
dig­ni­dad, cree­mos en nues­tra fuer­za como muje­res indí­ge­nas, en la sabiduría
ances­tral que nos habi­ta. Cla­ro que tam­bién hay muje­res indí­ge­nas que abrazaron
la trai­ción, son cóm­pli­ces, todo por un empleo, hoy ven en peli­gro la
con­ti­nui­dad de sus con­tra­tos y deses­pe­ra­das bus­can un lugar en el actual
gobierno, el opor­tu­nis­mo no es inhe­ren­te solo a los hom­bres, está enquis­ta­do en
el espí­ri­tu de la medio­cri­dad huma­na. Es cier­to que la pan­de­mia, y sobre todo
las medi­das sani­ta­rias que ha esta­ble­ci­do el Gobierno han sido injus­tas hacia los
terri­to­rios, es cier­to que este gobierno como todos los ante­rio­res no reconocen
la plu­ri­na­cio­na­li­dad de los terri­to­rios, no nos dan par­ti­ci­pa­ción para
dia­gra­mar, para pen­sar, y para pro­po­ner alter­na­ti­vas de solu­ción al inte­rior de
las comu­ni­da­des para pre­ven­ción y no solo del coro­na­vi­rus, sino de todas las
enfer­me­da­des que nos aque­jan por la fal­ta de recur­sos y desidia his­tó­ri­ca del
Esta­do. No nos dejan plan­tear alter­na­ti­vas de des­en­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co que
nos per­mi­tan comer, algo tan ele­men­tal como ese dere­cho. Sobre el cla­mor de las
comu­ni­da­des ham­brien­tas, hoy estos refe­ren­tes indí­ge­nas trai­do­res y
opor­tu­nis­tas hablan de la des­nu­tri­ción como si fue­ra una nove­dad. Es cier­to que
hay ham­bre, ¿aca­so no hubo ham­bre en el gobierno macris­ta? ¿Y con el gobierno
ante­rior no hubo ham­bre tam­bién? ¿Y aca­so no hubo ham­bre cuan­do se fun­dó este
Esta­do geno­ci­da? Inge­nua­men­te creen que levan­tan­do la voz y dicien­do que hay
ham­bre, la tota­li­dad de las comu­ni­da­des mar­cha­ran tras ellos, como la
van­guar­dia ilu­mi­na­da que nos lle­va­ran a la nada misma. 

Real­men­te para cons­truir una fuer­za real,
un movi­mien­to de pue­blos indí­ge­nas hay que con­sen­suar algo fun­da­men­tal: el Buen
vivir como derecho. 

Lo que esta­mos vien­do es oportunismo
bara­to, par­ti­da­rio, bus­can­do miga­jas para los pseu­dos diri­gen­tes que realmente
a esta altu­ra nos aver­güen­zan! no pode­mos reco­no­cer nin­gún tipo de
repre­sen­ta­ción en su actuar. Solo vemos la repre­sen­ta­ti­vi­dad de la colonización
win­ka en su hacer. Hemos sen­ti­do la nece­si­dad de alzar nues­tras voces ante las
reunio­nes que se están tenien­do del macris­mo con indí­ge­nas ser­vi­les, no
con­ta­ran con nues­tra adhe­sión. Hacen reunio­nes dis­fra­za­das de mesa de “uni­dad”
cuan­do solo tie­nen como pro­pó­si­to la des­unión y los con­flic­tos entre hermanos. 

Sí sos­te­ne­mos que exis­ten vacios
abso­lu­tos res­pec­to a polí­ti­cas indígenas. 

Los con­flic­tos y atro­pe­llos han sido
múl­ti­ples en el perio­do de cuarentena:

-Gol­pean y detie­nen a muje­res originarias
en Tafi del Valle

-Siguen las muer­tes de niñes Wichi por
ham­bre en #Sal­ta.

-Ata­que vio­len­to al Lof Mapu­che Buenuleo

-Dro­gan y vio­lan a una joven Wichi en el
Sau­za­li­to, #Cha­co

-Muje­res indí­ge­nas vara­das lejos de casa,
exi­gen polí­ti­cas de retorno a sus comunidades.

– Se le ha dado luz ver­de a los sicarios
de los terra­te­nien­tes y empre­sas extrac­ti­vis­tas, para vio­len­tar a las comu­ni­da­des que están reafirmando
recu­pe­ra­cio­nes territoriales. 

No baja­re­mos los bra­zos en nues­tra digna
lucha, la suma de todas las volun­ta­des para cam­biar éste sis­te­ma de muer­te son
nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos. El ser indí­ge­na es una for­ma de per­ci­bir y
habi­tar el mun­do, no es solo una cues­tión de raza. 

Una vez más con­vo­ca­mos al mun­do a luchar
con­tra el Terricidio! 

Cami­na­mos para ser y somos por­que caminamos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.