Vene­zue­la. Mer­ce­na­rio cap­tu­ra­do reve­ló que pre­ten­dían tomar Aero­puer­to de Mai­que­tía para ingre­so de avio­nes mili­ta­res de EE.UU

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 06 de mayo de 2020

Luke Ale­xan­der Den­man, uno de los dos exma­ri­nes cap­tu­ra­dos en las cos­tas de Macu­to, tras el fra­ca­so de la incur­sión terro­ris­ta mer­ce­na­ria con­tra Vene­zue­la, con­fe­só que entra­ron por La Guai­ra ya que la pri­me­ra acción que tenían como prio­ri­dad era la toma arma­da del aero­puer­to Inter­na­cio­nal Simón Bolí­var de Mai­que­tía y ase­gu­rar su con­trol como “cabe­za de pla­ya” para el ingre­so de avio­nes esta­dou­ni­den­ses y el secues­tro del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro Moros.

Así lo
con­fe­só el exma­ri­ne esta­dou­ni­den­se de 34 años de edad, oriun­do de Texas, quien
con­fir­mó que es un mer­ce­na­rio de la empre­sa nor­te­ame­ri­ca­na de segu­ri­dad y
ase­so­ría mili­tar, Sil­ver­Corp, cuyo due­ño es el cono­ci­do agen­te Jor­dan Gou­dreau y otro direc­ti­vo de nom­bre Erin.

EL mer­ce­na­rio no dudó en
res­pon­der que quien
coman­da direc­ta­men­te a Gou­drea es el pre­si­den­te de EE.UU.,
 Donald Trump. 

Según las ins­truc­cio­nes que le dio
Jor­dan, él y el otro exma­ri­ne cap­tu­ra­do en Macu­to debían ase­gu­rar­se el control
del aero­puer­to cer­cano para hacer “tras­la­do segu­ro de Madu­ro al avión”, sin
espe­ci­fi­car cuál aero­na­ve era esa ni el nom­bre del aeropuerto.

Pero, ense­gui­da afir­mó que
las órde­nes del due­ño de Sil­ver­Corp eran apo­de­rar­se del aero­puer­to cer­cano, “para ase­gu­rar los sectores,
esta­ble­cer nues­tra segu­ri­dad y comu­ni­ca­cio­nes con la torre para hacer entrar
los avio­nes, uno de ellos para tomar a Madu­ro y lle­var­lo a EE.UU
.”. Con­fir­mó así que eran aviones
mili­ta­res del gobierno de Donald Trump para una inva­sión mili­tar de Venezuela.

A la pre­gun­ta de ¿por qué Donald Trump quiere
ata­car a Vene­zue­la?
,
Luke res­pon­dió que no lo sabía, pero en cuan­to a su pro­pia par­ti­ci­pa­ción en el
entre­na­mien­to para la ope­ra­ción coman­do de inva­sión marí­ti­ma, dijo que pensaba
que eso ayu­da­ría a una supues­ta cau­sa vene­zo­la­na, no sin antes pre­ci­sar que pen­sa­ba reci­bir un pago entre
50 mil y 100 mil dóla­res por la acción.

A la pre­gun­ta de qué pensaría
si un gru­po de vene­zo­la­nos incur­sio­na­ra en EE.UU. para lle­var­se o ase­si­nar al
pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, el mer­ce­na­rio pare­ció indig­nar­se, res­pon­dien­do: “No me agradaría…Eso significaría
una DECLARACIÓN DE GUERRA
”.

Y cuan­do el inte­rro­ga­dor le
insis­tía por qué enton­ces él esta­ba entre­nan­do a gru­pos arma­dos irregulares
para come­ter deli­tos en Vene­zue­la, con­tes­tó: “Pen­sé que esta­ba apo­yan­do a
tomar con­trol del país”.

Tes­ti­mo­nio reve­la­dor y la par­ti­ci­pa­ción del narcotráfico

El tes­ti­mo­nio del mer­ce­na­rio grin­go fue gra­ba­do por los
orga­nis­mos de segu­ri­dad vene­zo­la­nos, a quie­nes reco­no­ció que par­ti­ci­pó por
con­tra­to paga­do de has­ta 100 mil dóla­res para infil­trar edi­fi­cios, aeropuertos
y entre­nar gru­pos arma­dos irre­gu­la­res en tác­ti­cas de buceo en aguas profundas,
infil­tra­ción en uni­da­des y ata­que militar.

Mani­fes­tó que cono­ció a Gou­dreau en 2009 en Ale­ma­nia y el 16 de
enero de 2020 fue a Colom­bia jun­to al due­ño de Sil­ver­corp y otro direc­ti­vo, Erin,
para orga­ni­zar los entre­na­mien­tos de 3 gru­pos de al menos 20 hom­bres cada uno
en promedio.

Reve­ló que fue tras­la­da­do a
Rioha­cha y se alo­jó en una casa don­de se encon­tra­ban “los mucha­chos” que
par­ti­rían a Vene­zue­la des­de Alta Gua­ji­ra. Al fren­te de los deser­to­res esta­ba el “capi­tán Sequea”.

Refi­rió que un hom­bre en silla de rue­das, bien ves­ti­do y que
osten­ta­ba uso de joyas cos­to­sas de oro esta­ba a car­go en el sitio, así como
otros hom­bres y una mujer lla­ma­da “Alex”, que apa­ren­te­men­te tenían gran influencia
allí y daban órde­nes. Sobre la mujer dijo que tenía cer­ca de 40 años, de una
altu­ra apro­xi­ma­da de 1 metro 45 cen­tí­me­tros, piel cla­ra, cabe­llo cas­ta­ño y ojos
marro­nes, y habla­ba bien ambos idiomas. 

Dijo que lle­gó a Colom­bia sin nin­gún tipo de pro­ble­mas en su
pri­me­ra vez como ope­ra­dor mer­ce­na­rio tra­ba­jan­do en ese país. Comen­tó que
tam­bién era su pri­me­ra vez como mer­ce­na­rio en Venezuela.

Aun­que dijo no haber reci­bi­do infor­ma­ción ‑cuan­do esta­ba en
Colom­bia- sobre todos los deta­lles de la ope­ra­ción en la que participaría,
afir­mó que sí cono­cía del con­tra­to fir­ma­do entre Juan Guai­dó, Sil­ver­corp y
con­no­ta­dos nar­co­tra­fi­can­tes colom­bia­nos, para derro­car al Gobierno Bolivariano,
por­que allí esta­ban espe­ci­fi­ca­das “sus misiones”.

Cuan­do se le entre­gó una
cap­tu­ra de pan­ta­lla del refe­ri­do con­tra­to fir­ma­do por Guai­do y Gou­dreau y que
se hizo públi­co en las redes, el mer­ce­na­rio la mos­tró a la cáma­ra y dijo que
esas eran las fir­mas de Jor­dan y del dipu­tado autoproclamado.

Fuen­te: Vtv​.gob​.ve

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *