Méxi­co. Falle­ce Jai­me Mon­te­jo, un gue­rre­ro de la Bri­ga­da Callejera

Glo­ria Muñoz Ramí­rez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de mayo de 2020

Jai­me Mon­te­jo, uno de los fun­da­do­res de la Bri­ga­da Calle­je­ra de Apo­yo a la Mujer “Eli­sa Mar­tí­nez”, orga­ni­za­ción que des­de hace más de 25 años defien­de los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras sexua­les, murió esta madru­ga­da por Covid-19 en la Ciu­dad de Méxi­co. Su tra­ba­jo se con­cen­tró en las calles de las zonas más popu­la­res del país, don­de lo encon­tró el virus repar­tien­do comi­da y des­pen­sas a las tra­ba­ja­do­ras de La Mer­ced y de Puen­te de Alva­ra­do, pelean­do por la entre­ga de tar­je­tas de apo­yo del gobierno de la Ciu­dad, gri­tan­do que mil pesos para tres meses no les ser­vían para nada. Su com­pa­ñe­ra de vida y de lucha, Elvi­ra Madrid, reci­bió la noti­cia en con­fi­na­mien­to, indig­na­da por el via­cru­cis para lograr la hos­pi­ta­li­za­ción de quien com­par­tió con ella cien­tos de bata­llas al lado de los más des­fa­vo­re­ci­dos del planeta.

Aquí una rese­ña del tra­ba­jo de más de dos déca­das de quie­nes han pues­to el cuer­po fren­te al cora­na­vi­rus, pues para ellos, no hay duda, su trin­che­ra está ahí aba­jo, a raz del sue­lo, en la calle.

Incó­mo­dos para el poder, soli­da­rios con los de abajo

Si hay una ima­gen que retra­ta a Elvi­ra Madrid es la del momen­to en el que le arre­ba­ta la pis­to­la a un poli­cía que la ame­na­za, mien­tras otro enca­ño­na a Jai­me Mon­te­jo, su com­pa­ñe­ro de vida y de lucha. “Lo suel­tas o se los car­ga la ver­ga”, les dijo a los poli­cías que no enten­dían de dón­de le salía tan­to cora­je a esta mujer cha­pa­rri­ta con cara de luna lle­na. “Todos se abrie­ron y sol­ta­ron a Jai­me, cuan­do vie­ne otro pique­te de poli­cías y ahí sí supe que nos iban a matar. Vi una cola­de­ra des­ta­pa­da y eché la pis­to­la para dis­traer­los. Unos se fue­ron por la pis­to­la y otros con­tra noso­tros. Nos die­ron duro”.

Ésta y muchas más expe­rien­cias han vivi­do Jai­me Mon­te­jo y las her­ma­nas Elvi­ra y Rosa Ise­la Madrid en los bajos mun­dos de la Ciu­dad de Méxi­co. Los tres fun­da­do­res de la Bri­ga­da Calle­je­ra de Apo­yo a la Mujer “Eli­sa Mar­tí­nez”, A.C., reco­rren des­de hace más de 25 años calles, pros­tí­bu­los, minis­te­rios públi­cos, antros, hote­les, sana­to­rios, fosas comu­nes, calle­jo­nes, zonas de tole­ran­cia y demás sóta­nos en los que se mue­ve el tra­ba­jo sexual o a don­de lle­gan las tra­ba­ja­do­ras heri­das, dete­ni­das o muertas.

En aque­lla oca­sión la poli­cía se lle­vó a Jai­me y a otro com­pa­ñe­ro. Elvi­ra se levan­tó como pudo, tomó un taxi y se fue al Minis­te­rio Públi­co. “Les dije que qui­zá éra­mos nadie, pero que a uno de los que detu­vie­ron tra­ba­ja­ba en un lugar impor­tan­te, y que si no apa­re­cía empe­za­rían a lle­gar medios de comu­ni­ca­ción. Dije que yo que­ría que apa­re­cie­ran mis com­pa­ñe­ros, que ya había habla­do a mucha gen­te y que se iba a armar un des­ma­dre. Me lle­va­ron a una casa a la vuel­ta del Minis­te­rio, sin rótu­los ni nada, y ahí esta­ban los hijos de mier­da que nos habían gol­pea­do. Los que diri­gie­ron el ope­ra­ti­vo me pidie­ron una dis­cul­pa, que había sido un error”.

La his­to­ria de la Bri­ga­da Calle­je­ra ini­cia con una inves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria que Elvi­ra, Jai­me y otros estu­dian­tes rea­li­za­ron para la cla­se del maes­tro Fran­cis­co A. Gomez­ja­ra, quien escri­bió un libro de socio­lo­gía de la pros­ti­tu­ción y era su pro­fe­sor en la Facul­tad de Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les de la UNAM.

Así lle­ga­ron a La Mer­ced, don­de los pri­me­ros que se inco­mo­da­ron con su pre­sen­cia fue­ron las madro­tas y padro­tes que con­tro­lan la zona. “Vimos muchas cosas que no nos gus­ta­ban, se lo diji­mos al maes­tro y él dijo que podía apo­yar sólo con la inves­ti­ga­ción. Noso­tros diji­mos que enton­ces cómo íba­mos a cam­biar lo que veía­mos. Total, que de 25 estu­dian­tes sólo nos que­da­mos cua­tro. Y así empe­za­mos a hacer el tra­ba­jo con las chicas”.

Era la épo­ca de la pro­pa­ga­ción del VIH y el tiem­po entre la vida estu­dian­til y el tra­ba­jo en La Mer­ced no les alcan­za­ba. Por eso, cuan­do ter­mi­na­ron la carre­ra, empe­za­ron a dedi­car­le cua­tro horas dia­rias. Las chi­cas empe­za­ron a denun­ciar a doc­to­res que abu­sa­ban de ellas y a fun­cio­na­rios y poli­cías que las extor­sio­na­ban. “Acor­da­mos cada quién dar lo que qui­sie­ra o de tiem­po com­ple­to, pero que se nece­si­ta­ba pre­pa­rar a gen­te para que cono­cie­ra y defen­die­ra sus dere­chos. Logra­mos meter a fun­cio­na­rios a la cár­cel, a padro­tes y madro­tas, y eso nos ganó el res­pe­to de las com­pa­ñe­ras, pues des­con­fia­ban por­que mucha gen­te las ha uti­li­za­do y enga­ña­do, y al ver que íba­mos cami­nan­do jun­tas fue cre­cien­do la con­fian­za, al gra­do que lle­ga­mos a ser pro­mo­to­ras de salud”.

La pro­mo­ción del uso del con­dón se con­vir­tió en prio­ri­dad. Las tra­ba­ja­do­ras le soli­ci­ta­ron a los acti­vis­tas que los dis­tri­bu­ye­ran ellos y que saca­ran una línea pro­pia. “No tenía­mos dine­ro ni la idea de cómo hacer­lo y diji­mos que no podía­mos. Pero inisis­tie­ron en que lo inen­ta­ra­mos y empe­za­mos a visi­tar empre­sas”. Meses des­pués nació “El Encan­to”, mar­ca que con los años fue­ron per­fec­cio­nan­do has­ta lograr una cer­ti­fi­ca­do de alta calidad.

El nom­bre de Bri­ga­da Calle­je­ra de Apo­yo a la Mujer “Eli­sa Mar­tí­nez” tie­ne la siguien­te his­to­ria. Bri­ga­da lo toma­ron de las bri­ga­das del movi­mien­to estu­dian­til de 1987 con­tra la impo­si­ción de cuo­tas en la UNAM, don­de se orga­ni­za­ban gru­pos para infor­mar y “noso­tros que­ría­mos lo mis­mo”. Calle­je­ra “por­que nos que­dó cla­ro que lo nues­tro no es estar en una ofi­ci­na, que los pro­ble­mas están en la calle”. De Apo­yo, “por­que no pen­sá­ba­mos resol­ver todo el asun­to, sino apo­yar­nos unas y otras”. De la Mujer, “por­que fue con la prin­ci­pal pobla­ción con la que empe­za­mos a tra­ba­jar”, aun­que des­pués lle­ga­rían las trans. Y el nom­bre de Eli­sa Mar­tí­nez “es el de la pri­me­ra chi­ca que cono­ci­mos con VIH y murió, pero no por la enfer­me­dad, sino por la dis­cri­mi­na­ción que sufrió en el hos­pi­tal por ser tra­ba­ja­do­ra sexual”.

A la Bri­ga­da Calle­je­ra le ha toca­do cui­dar­las y, si mue­ren, ves­tir­las y ente­rrar­las. “Y eso te va hacien­do más fuer­te. El abu­so de par­te de la poli­cía, la extor­sión, la per­se­cu­ción no sólo a ellas, sino tam­bién a los clien­tes, son los prin­ci­pa­les atro­pe­llos en las calles”. La Bri­ga­da ha vis­to y vivi­do los gol­pes, ase­si­na­tos, secues­tros, vio­la­cio­nes y demás abu­sos con­tra ellas. Y, en ese con­tex­to, los obs­tácu­los y prohi­bi­cio­nes para orga­ni­zar­se, pues “las quie­ren como esclavas”.

Son más de 20 años de orga­ni­za­ción, pero pare­ce que todo lo gana­do vuel­ve a empe­zar con la pro­mul­ga­ción de la nue­va Ley de Tra­ta, “que no hace dife­ren­cia entre tra­ba­jo sexual y tra­ta de per­so­nas”. En eso están aho­ra. Ni víc­ti­mas ni vic­ti­ma­rias, es la consigna.

Una de las líneas de tra­ba­jo prin­ci­pa­les de la Bri­ga­da es la salud, por­que “aun­que digan que es gra­tis y que todos tene­mos dere­cho a ella, para las tra­ba­ja­do­ras sexua­les no es así. Nos toca exi­gir que se les atien­da, y dig­na­men­te”. Y otra área impor­tan­te es la defen­sa del tra­ba­jo, “pues a veces cie­rran los nego­cios sin moti­vo, cuan­do hay intere­ses eco­nó­mi­cos, sobre todo en los cen­tros his­tó­ri­cos de toda la República”.

La Bri­ga­da Calle­je­ra es par­te fun­da­do­ra de la Red Mexi­ca­na de Tra­ba­jo Sexual, estruc­tu­ra crea­da para que “se conoz­can, se apo­yen y defien­dan entre ellas”. Y enfren­ten jun­tas la pre­ven­ción de la tra­ta de per­so­nas con fines de explo­ta­ción sexual, tema com­ple­jo y polé­mi­co, pues, lo tie­nen cla­ro: “no todo es tra­ba­jo sexual ni todo es tra­ta”. Con­si­de­rar que hay tra­ba­ja­do­ras sexua­les que han deci­di­do esa opción labo­ral es una de las gran­des bata­llas de la Bri­ga­da, situa­ción y con­tex­to recha­za­do por orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas que tie­nen como ban­de­ra la abo­li­ción del tra­ba­jo sexual.

“Exis­ten tra­ba­ja­do­ras que están por su deci­sión, por­que el gobierno no gene­ra alter­na­ti­vas reales para sobre­vi­vir. Eso es tra­ba­jo sexual. Pero hay quie­nes dicen que todo es tra­ta, o como las abo­li­cio­nis­tas, que quie­ren des­apa­re­cer este ofi­cio, pero no hacen una dife­ren­cia y des­de un escri­to­rio quie­ren sal­var­las”, expli­ca Elvi­ra, quien vive en el ring defen­dien­do esta pos­tu­ra. “Yo me río”, dice, por­que con esa pos­tu­ra “pre­sio­nan al gobierno para que haga ope­ra­ti­vos, pero no ata­can las cau­sas estruc­tu­ra­les. Si tene­mos iden­ti­fi­ca­dos en qué muni­ci­pios, en qué escue­las y en qué colo­nias está pasan­do esto, no creo que no pue­dan hacer un tra­ba­jo de pre­ven­ción y protección”.

Este es un deba­te inter­na­cio­nal añe­jo, dice Elvi­ra Madrid y, para ella, “tie­ne que ver con los finan­cia­mien­tos. Si lle­ga un finan­cia­mien­to para decir que todo es tra­ba­jo sexual, enton­ces todas dicen que es la liber­tad de las muje­res y que todo es tra­ba­jo sexual. Pero si lle­ga un finan­cia­mien­to que diga que vamos a com­ba­tir la tra­ta, ento­ces todo se con­vier­te en tra­ta. Ten­go com­pa­ñe­ras que defen­dían nues­tra cau­sa, pero que aho­ra que hay dine­ro para el com­ba­te, ya se les olvidó”.

No se tra­ta, dice Elvi­ra, “de des­apa­re­cer todo lo que es tra­ba­jo sexual y nego­cios del espec­tácu­lo o las zonas de tole­ran­cia”, pues con esta pos­tu­ra “lo que hacen es expo­ner­las más, pues las envían a luga­res más inse­gu­ros, les cobran por supues­ta pro­tec­ción y ya no las pue­den sacar”.

La pos­tu­ra de la Bri­ga­da Calle­je­ra es lograr mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Y, en lugar de luchar por abo­lir el tra­ba­jo sexual, “orga­ni­zar­nos para denun­ciar la vio­la­ción a los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras, sobre todo en su rela­ción con las auto­ri­da­des, quie­nes ame­na­zan su vida, las extor­sio­nan y las encarcelan”.

Extrac­to de la Intro­duc­ción del libro Putas, acti­vis­tas y perio­dis­tas, escri­ta por Glo­ria Muñoz Ramírez

Fuen­te: DesInformemonos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *