Colom­bia. ELN: “El régi­men apro­ve­chó el cese al fue­go para inten­si­fi­car la matan­za de líde­res socia­les” /​Dele­ga­ción de paz gue­rri­lle­ra vol­ve­rá a sus campamentos

Por Sasha Yum­bi­la Paz*, para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 mayo 2020

Pablo Bel­trán, mon­ta­ñas de Colom­bia. Foto: Tomás García
Lavia­na /​Dele­ga­ción de Diá­lo­gos ELN

Ofre­ce­mos
esta entre­vis­ta del coman­dan­te Pablo Bel­trán, inte­gran­te del Coman­do Central
del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal ELN, y jefe de su Dele­ga­ción de paz.

El ELN, se alzó en armas en 1964. Desde
1989 ha ade­lan­ta­do Con­ver­sa­cio­nes de paz con 5 gobier­nos. El gobierno
de Juan Manuel San­tos y el ELN avanzaron
en una Agen­da para poner fin al con­flic­to. La últi­ma ron­da de nego­cia­cio­nes la rea­li­za­ron en la Haba­na Cuba,
don­de actual­men­te la Dele­ga­ción de
Diá­lo­gos del ELN con­ti­núa tra­ba­jan­do por la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to arma­do de Colombia.

El gobierno de Iván Duque Már­quez, desde
su pose­sión en agos­to de 2018, des­co­no­ció la Agen­da de Conversaciones,
inclui­dos los pro­to­co­los de segu­ri­dad y retorno del ELN a Colom­bia; y des­de enero de 2019 rom­pió los diá­lo­gos con el ELN. 

En Colom­bia el con­flic­to arma­do en 56
años ha deja­do más de 8 millo­nes de víc­ti­mas civi­les, (Regis­tro Úni­co de
Víc­ti­mas ‑RUV, 2017) entre asesinados,
des­te­rra­dos y des­po­ja­dos de tie­rras. En el año 2016 el gobierno de Juan Manuel
san­tos fir­mó un Acuer­do de paz con las FARC, que el actual gobierno ha hecho
tri­zas. En abril el gobierno Duque expi­dió el Decre­to 601 del 2020 que
redu­ce la solu­ción del con­flic­to con el ELN a que este se some­ta a la jus­ti­cia
, por su par­te la organización
rebel­de, en voz de Pablo Bel­trán, mani­fes­tó su recha­zo al Decre­to afir­man­do que
el ELN bus­ca poner fin al con­flic­to arma­do acor­dan­do transformaciones
“esta es una sali­da de solu­ciónn polí­ti­ca, no de some­ti­mien­to a la justicia”

– Es común de perio­dis­tas y opi­na­do­res cla­si­fi­car al ELN como una orga­ni­za­ción con­fe­de­ra­da, y divi­di­da para lle­var Con­ver­sa­cio­nes con el Gobierno, ¿qué nos dice al respecto?

Pablo Bel­trán: El ELN es una orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar, por tan­to tie­ne más demo­cra­cia que un ejér­ci­to, pero tie­ne más cen­tra­li­za­ción que un par­ti­do. Cada 10 años rea­li­za un Con­gre­so Nacio­nal que tra­za líneas grue­sas de actua­ción, de cuya eje­cu­ción encar­ga a la Direc­ción Nacio­nal. La deci­sión de bus­car una solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to la tomó el Con­gre­so de 1989 y en estos 30 años de bús­que­da hemos hecho con­ver­sa­cio­nes de paz con 5 Gobier­nos y lo que hemos acor­da­do con ellos, todos nues­tros Fren­tes lo han cum­pli­do. Este Gobierno es el ter­ce­ro de Álva­ro Uri­be, así el que apa­re­ce como pre­si­den­te sea Iván Duque, a ambos les hemos dicho que tene­mos la dis­po­si­ción de reabrir una Mesa de con­ver­sa­cio­nes para que ter­mi­ne el con­flic­to arma­do y se acuer­den trans­for­ma­cio­nes que nece­si­ta Colombia.

Inte­gran­tes del Coman­do Cen­tral COCE-ELN, Pablo Bel­trán, Nico­lás Rodrí­guez Bau­tis­ta, Pablo Marín. Mon­ta­ñas de Colom­bia. Foto: Tomás Gar­cía Lavia­na /​Dele­ga­ción de Diá­lo­gos ELN

-Se rumo­ra que algu­nos Fren­tes de Gue­rra del ELN dis­cre­pan de las Con­ver­sa­cio­nes, y con las accio­nes huma­ni­ta­rias que han rea­li­za­do; ¿Los que están en la Haba­na repre­sen­tan al con­jun­to de la Orga­ni­za­ción, y el ELN segui­rá hacien­do ges­tos humanitarios?

Esta Dele­ga­ción la nom­bró el Con­gre­so hace 5 años y los cam­bios en su com­po­si­ción los defi­ne la Direc­ción Nacio­nal. Una par­te de los Fren­tes con­si­de­ra poco posi­ble que se pue­da lle­gar a acuer­dos con una coa­li­ción de Gobierno que en los últi­mos 5 años per­si­gue “hacer tri­zas la paz”, que lo ha logra­do al vol­ver añi­cos lo que el Gobierno ante­rior fir­mó con las Farc. Pese a esto, el ELN sos­tie­ne que no se va a levan­tar de la Mesa y perió­di­ca­men­te rea­li­za libe­ra­cio­nes de per­so­nas pri­va­das de liber­tad por noso­tros y hace­mos ceses al fue­go, como el que decre­ta­mos duran­te abril, como ges­tos huma­ni­ta­rios para reba­jar la inten­si­dad del con­flic­to, que los hace­mos inde­pen­dien­te­men­te que el Gobierno haga o no ges­tos de huma­ni­za­ción de la guerra.

Dele­ga­ción de Diá­lo­gos – ELN, dis­pues­to y lis­to para con­ti­nuar nego­cia­cio­nes. Habana/​Cuba. Foto: Tomás Gar­cía Lavia­na /​Dele­ga­ción de Diá­lo­gos ELN

-¿Quién está detrás de los ase­si­na­tos de líde­res socia­les en zonas don­de hay influen­cia del ELN?

En todas las regio­nes de Colom­bia se están desa­rro­llan­do gran­des pro­yec­tos mine­ros, petro­le­ros, de infra­es­truc­tu­ra y agro­ne­go­cios, que cuen­tan con una fuer­te opo­si­ción de las comu­ni­da­des orga­ni­za­das de esos terri­to­rios; de este cho­que es que nace la per­se­cu­ción que sufren los líde­res socia­les, que va des­de ame­na­zas, difa­ma­ción, des­tie­rro, aten­ta­dos, has­ta el asesinato.

-El Alto Comi­sio­na­do para La Paz dice que actual­men­te hay en ELN 2.500 niños reclu­ta­dos, ¿cómo expli­ca la pre­sen­cia de meno­res en esa guerrilla?

El Gobierno una veces dicen que somos “cua­tro gatos” y otras veces le con­vie­ne mos­trar­nos más gran­des de lo que somos en reali­dad; por esto aho­ra resul­tan con esa fic­ción de los “miles y miles de meno­res” en nues­tras filas, cifra que es abso­lu­ta­men­te fal­sa, por­que el ELN no lle­va ni man­tie­ne for­za­do en la lucha a nadie, y ade­más cum­ple con la nor­ma inter­na­cio­nal de no incor­po­rar meno­res de 15 años.

-Orga­ni­za­cio­nes socia­les y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, denun­cian la uti­li­za­ción de minas anti­per­so­nas en terri­to­rios de influen­cia del ELN, ¿Cuál es el inten­cio­na­li­dad de minar don­de hay pobla­ción civil? ¿Tie­nen cri­te­rios o nor­mas para hacerlo?

-El mina­do como sis­te­ma de defen­sa tam­bién lo usan las Fuer­zas Mili­ta­res esta­ta­les, noso­tros lo usa­mos para defen­der nues­tras ins­ta­la­cio­nes, a las cua­les la pobla­ción no se acer­ca. Otro tipo de mina­do de carác­ter ofen­si­vo lo usa­mos para con­te­ner fuer­zas que avan­zan en nues­tra con­tra, arma que es muy temi­da tan­to por mili­ta­res como por paramilitares.

– El Cen­tro de Inves­ti­ga­ción y Estu­dios Sobre Con­flic­to Arma­do-CERAC, hizo moni­to­reo del cese al fue­go uni­la­te­ral que el ELN hizo en abril, uste­des en su comu­ni­ca­do “Sobre el cum­pli­mien­to del cese”, citan un infor­me de CERAC, como refe­ren­cia de veri­fi­ca­ción de que el ELN cum­plió, tam­bién ese infor­me ase­gu­ra que, “han trans­cu­rri­do 39 días des­de que CERAC regis­tró la últi­ma ope­ra­ción mili­tar ofen­si­va con­tra el ELN”, sien­do así, ¿por qué el ELN afir­ma que el Gobierno estu­vo intere­sa­do en sacar ven­ta­ja mili­tar, razón por la cual no pro­lo­ga­ron el Cese al fue­go Unilateral?

Las Fuer­zas Arma­das esta­ta­les pro­si­guie­ron sus ope­ra­cio­nes ofen­si­vas en con­tra nues­tra sin aten­der el lla­ma­do al Alto al Fue­go que les hizo la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, siguie­ron en su plan de gue­rra y se apro­ve­cha­ron que decre­ta­mos el cese al fue­go duran­te abril. Nues­tros fren­tes esqui­va­ron el com­ba­te has­ta don­de pudie­ron, pero el régi­men apro­ve­chó esta acti­tud nues­tra para inten­si­fi­car la matan­za de líde­res socia­les por medio de ban­das nar­co para­mi­li­ta­res, y para ampliar la erra­di­ca­ción for­za­da de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to en 7 depar­ta­men­tos, piso­tean­do los acuer­dos de sus­ti­tu­ción volun­ta­ria que venían fir­ma­dos des­de años atrás. Por todos estos moti­vos, era insos­te­ni­ble alar­gar el cese uni­la­te­ral nuestro.

Comu­ni­ca­do:
Sobre el cumplimiento
del cese

-Ante la nega­ti­va de una nego­cia­ción por par­te del Gobierno Duque, el Coman­do Cen­tral, en el mis­mo comu­ni­ca­do, da a cono­cer al país que es el momen­to que la Dele­ga­ción de Diá­lo­gos del ELN, que se encuen­tra en la Haba­na, retor­ne a los cam­pa­men­tos en Colom­bia, ¿Están cerran­do defi­ni­ti­va­men­te el diá­lo­go con el Gobierno?

Lo que obser­va­mos es un nulo inte­rés del Gobierno por reabrir con­ver­sa­cio­nes de paz, por esto nues­tra Direc­ción le exi­ge al Gobierno que cum­pla el Pro­to­co­lo de retorno de esta Dele­ga­ción, y el día que deci­da abrir­las, el ELN nom­bra­ría sus dele­ga­dos para aten­der un reini­cio de la Mesa de diálogos.

Inte­gran­tes Dele­ga­ción de Diá­lo­gos – ELN, Pla­za de la Revo­lu­ción Habana/​Cuba. Foto: Tomás Gar­cía Lavia­na /​Dele­ga­ción de Diá­lo­gos ELN

– Si el ELN dice que no es una orga­ni­za­ción nar­co­tra­fi­can­te, ¿De quién son los labo­ra­to­rios que el ejér­ci­to de Colom­bia ase­gu­ra desmantelarles?

El 80 por cien­to de la cocaí­na que lle­ga a los EEUU sale por el Pací­fi­co y fun­cio­na así por­que sobor­nan a las FFAA; igual si hay gran­des labo­ra­to­rios, estos fun­cio­nan cer­ca de las gran­des ciu­da­des, como el deco­mi­sa­do en una hacien­da del emba­ja­dor San­cle­men­te, en las gote­ras de Bogo­tá. En las zonas rura­les apar­ta­das están los cul­ti­vos, que son zonas don­de sí está el ELN, por­que son comu­ni­da­des cam­pe­si­nas empo­bre­ci­das y exclui­das a las que no les han deja­do otra opción eco­nó­mi­ca que cul­ti­var la coca.

-¿Cómo se rea­li­zan las alian­zas del Esta­do colom­biano con ban­das para­mi­li­ta­res para nego­cios de nar­co­trá­fi­co, nar­co para­po­lí­ti­ca y ope­ra­cio­nes con­jun­tas con­tra el ELN?

El Clan del Gol­fo siem­pre estu­vo en la cos­ta Cari­be, pero a par­tir de este año el Ejér­ci­to los lle­vó al suroc­ci­den­te, para usar­los como su bra­zo de con­tra­in­sur­gen­cia con­tra el ELN. Igual ocu­rre con los deno­mi­na­dos Pelu­sos, que el Ejér­ci­to esta­tal los usa como sica­rios con­tra noso­tros, en una ope­ra­ción de gue­rra sucia que reco­no­ció el mis­mo Gene­ral Ville­gas, coman­dan­te de tro­pas del régi­men en la fron­te­ra del Cata­tum­bo. Otros caso es el de los Car­te­les de la Gua­ji­ra que se camu­flan como bra­zos del Par­ti­do Con­ser­va­dor, del Cen­tro Demo­crá­ti­co y de Cam­bio Radi­cal, los que duran­te las elec­cio­nes pre­sio­nan y com­pran votos, como pasó en 2018, que con esos votos Duque ganó la presidencia.

-¿Qué medi­das y pro­pues­tas imple­men­ta el ELN, en sus zonas de con­trol y espe­cial­men­te para enfren­tar la actual cri­sis, social y eco­nó­mi­ca que oca­sio­nó la pandemia?

 En Comu­ni­ca­dos públi­cos nues­tra Direc­ción ha exi­gi­do al Gobierno que cui­de la vida de la gen­te, en vez de prio­ri­zar los nego­cios de los gran­des capi­ta­lis­tas; que con impues­tos a los ricos se finan­cie medi­das para los dam­ni­fi­ca­dos por el COVID-19, como una ren­ta bási­ca, ali­vio a los deu­do­res y peque­ñas empre­sas, mejo­rar la dota­ción del sis­te­ma de salud públi­ca y aten­der la gra­ve cri­sis sani­ta­ria de las cár­ce­les. En las zonas don­de nos encon­tra­mos nues­tros Fren­tes ayu­dan a enfren­tar la pan­de­mia con medi­das pre­ven­ti­vas, con­trol de aglo­me­ra­cio­nes y del orden públi­co, aten­ción de infec­ta­dos y apo­yar el comer­cio de ali­men­tos y bie­nes esenciales.

Comu­ni­ca­do:
El ELN fren­te a la pan­de­mia por el coro­na­vi­rus covid-19

-Uste­des cri­ti­can la con­ta­mi­na­ción que oca­sio­na la indus­tria mine­ro ener­gé­ti­ca en el país, ¿cómo expli­can la con­ta­mi­na­ción que oca­sio­nan con la vola­du­ra de los oleo­duc­tos; y qué pro­po­nen para el país como alte­ra­ti­va a la actual indus­tria mine­ro energética?

Hace­mos sabo­ta­je a las empre­sas de extrac­ción inten­si­va de bie­nes natu­ra­les para exi­gir un mane­jo sobe­rano de esos recur­sos, que deje bien­es­tar a las regio­nes y no solo ganan­cias a las empre­sas trans­na­cio­na­les; tales ata­ques los hace­mos tra­tan­do de cau­sar el menor daño al ambien­te y a la pobla­ción. La era de los com­bus­ti­bles fósi­les está expi­ran­do y el país debe pre­pa­rar una tran­si­ción ener­gé­ti­ca, que cuen­te con fuen­tes de ener­gía limpias.

-Uste­des en varias comu­ni­ca­cio­nes han mani­fes­ta­do que uno de los agra­van­tes a la cri­sis social es la corrup­ción, ¿qué han hecho en accio­nes con­cre­tas que fre­nen ese flagelo?

Aún en medio de esta pan­de­mia, el sis­te­ma polí­ti­co colom­biano car­co­mi­do por la corrup­ción, sigue roban­do bie­nes públi­cos que debían des­ti­nar­se a aten­der al con­jun­to de la pobla­ción; este es un virus difí­cil de erra­di­car, que requie­re de mucha pre­sión social y tam­bién de accio­nes de expro­pia­ción y pri­va­ción de la liber­tad para los corrup­tos, como las que hemos hechos en varias regiones.

Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal. Mon­ta­ñas de Colom­bia. Foto: Tomás Gar­cía Lavia­na /​Dele­ga­ción de Diá­lo­gos ELN

*Escri­to­ra, ambien­ta­lis­ta, tra­ba­ja­do­ra huma­ni­ta­ria y perio­dis­ta, maes­tría en crea­ción audiovisual.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *