Argen­ti­na. A 44 años de la des­apa­ri­ción de Harol­do Conti

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 5 de mayo de 2020

«Por supues­to qui­sie­ra ser un escri­tor com­pro­me­ti­do en su tota­li­dad. Que mi obra fue­se un fir­me puño, un cla­ro fusil.” 

Hoy se cum­plen 44 años de esa acia­ga madru­ga­da del 5 de Mayo de 1976, don­de las manos ase­si­nas de la dic­ta­du­ra se lle­va­ron para siem­pre al gran Harol­do Con­ti. Este escri­tor y docen­te, autor de la míti­ca nove­la “Mas­ca­ró, el caza­dor ame­ri­cano” y par­ti­ci­pan­te de la revis­ta “Cri­sis”, lle­vó su com­pro­mi­so con su pue­blo has­ta las últi­mas consecuencias.

Mili­tan­te orgá­ni­co del PRT y figu­ra públi­ca del FAS, ante el geno­ci­dio en cur­so recha­zó irse del país, colo­can­do en su escri­to­rio una fra­se en latín que decía Hic meus locus pug­na­re est hinc non me remo­ve­bunt (Este es mi lugar de com­ba­te, y de aquí no me moveré).

En 1973 le había dado al mun­do un ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca ser un inte­lec­tual com­pro­me­ti­do con su pue­blo y con su tiem­po, don­de derro­chan­do cohe­ren­cia recha­zó la pres­ti­gio­sa Beca Gug­genheim (y los miles de dóla­res que con­lle­va) con una valien­te car­ta:
”Deseo dejar en cla­ro que mis con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas me impi­den pos­tu­lar­me para un bene­fi­cio que, con o sin inten­ción expre­sa, resul­ta cuan­to más no sea por fata­li­dad del sis­te­ma, una de las for­mas más suti­les de pene­tra­ción cul­tu­ral del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en Amé­ri­ca Lati­na.” “Yo he sido jura­do de la Casa de las Amé­ri­cas, y con­si­de­ro que esa dis­tin­ción del pue­blo cubano es abso­lu­ta­men­te incom­pa­ti­ble con una beca ofre­ci­da por una Fun­da­ción crea­da por un sena­dor de los Esta­dos Uni­dos, o sea, no un hom­bre del pue­blo nor­te­ame­ri­cano, sino del sis­te­ma que la opri­me y nos oprime”

Bien sabían los mili­ta­res del valor que estos inte­lec­tua­les apor­ta­ban a la lucha por la libe­ra­ción de sus pue­blos, de ahí que se hayan trans­for­ma­do en blan­cos de impor­tan­cia en su plan ase­sino para cor­tar de raíz los inten­tos de trans­for­mar­lo todo que esa gene­ra­ción esta­ba lle­van­do a cabo.

Allí cayó el poe­ta Rober­to San­to­ro (que com­par­tí célu­la en el PRT con Harol­do y el poe­ta Hum­ber­to Cons­tan­ti­ni), y el mis­mo cen­tro clan­des­tino don­de lle­va­ron a Con­ti, el infa­me Vesu­bio, fue don­de tam­bién nos fue arre­ba­ta­do Ray­mun­do Gleyzer.

A pocos días de la des­apa­ri­ción de Harol­do, el geno­ci­da Vide­la mon­tó un encuen­tro con inte­lec­tua­les para inten­tar ocul­tar la car­ni­ce­ría que se había des­ata­do sobre nues­tra patria. A este encuen­tro fue­ron invi­ta­dos (y acu­die­ron) Jor­ge Luis Bor­ges y Ernes­to Saba­to ente otros, ade­más del sacer­do­te Leo­nar­do Cas­te­lla­ni. Pese a que a todos se les había pedi­do que lo hagan, solo Cas­te­lla­ni pre­gun­tó por el para­de­ro de Con­ti al dictador.

Hoy, a 44 años de su secues­tro, las aguas de su ama­do Del­ta siguen rugien­do con fuer­za el gri­to: ¡Harol­do Con­ti, pre­sen­te! ¡Aho­ra y siempre!

La can­ción de Harol­do
por Vicen­te Zito Lema

no dejes callar la músi­ca
de tu cora­zón
la muer­te no cal­ma la fie­bre de
estar vivo
la muer­te no es amor

vien­to de octu­bre trae
la vibra­ción sua­ve y dora­da
de otros días
vien­to de octu­bre en una rama
y lle­va y lle­va y des­pa­rra­ma
sin tino
las ceni­zas sobre la tie­rra
aun­que tiem­ble de gozo
la tie­rra no es huma­na
no dejes callar
la músi­ca de tu corazón

de un momen­to para otro lle­ga­rá
la nie­ve
y aguas negras en el Nor­te
me sor­pren­de­rá a mí no a
los pája­ros ¡ellos son tan­tos!
se habrán mar­cha­do
deja­rán una este­la move­rán el cie­lo
lo calla­do pesa­rá como eterno
por favor ami­go nues­tro
deja que escu­che­mos
la músi­ca de tu corazón

le has pedi­do al cirue­lo
de tu puer­ta que flo­rez­ca
aun­que no vol­vie­ras tú
que flo­rez­ca él
¿quién ha dicho que
las flo­res cal­man a los muer­tos?
la muer­te no es belle­za
la muer­te no es amor

no dejes callar la músi­ca
no dejes callar la músi­ca
de tu corazón.

Extra­ido del face­book de Venceremos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *