Vene­zue­la. Trump ensa­ya la invasión

Por Ati­lio Boron, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 mayo 2020

La frus­tra­da incur­sión de un gru­po de mer­ce­na­rios pre­ten­dien­do des­em­bar­car en las cos­tas de Macu­to, esta­do de La Guai­ra, es la enési­ma prue­ba de que Esta­dos Uni­dos, es un “esta­do cana­lla”; es decir, un país que vio­la sis­te­má­ti­ca­men­te la lega­li­dad inter­na­cio­nal y al hacer­lo pone en peli­gro la paz mun­dial. La ten­ta­ti­va de la madru­ga­da del pasa­do domin­go con­fir­ma que la Casa Blan­ca per­sis­te en su cri­mi­nal acti­tud de man­te­ner el blo­queo e inten­tar por cual­quier medio derro­car a los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua. E insis­te en esta acti­tud en medio del desas­tre que la pan­de­mia está pro­du­cien­do en su país (69.000 muer­tos y más de 30 millo­nes de des­em­plea­dos). Imper­tur­ba­ble ante el caos, Trump tie­ne tiem­po para orde­nar que una ban­da de mer­ce­na­rios pon­ga en mar­cha su cri­mi­nal “lici­ta­ción para una inva­sión ter­ce­ri­za­da” tal como fue­ra for­mal­men­te anun­cia­da por el ban­do­le­ro neo­yor­quino.[1] El obje­ti­vo de este pri­mer ata­que fue tes­tear la capa­ci­dad de res­pues­ta de la FANB (Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na), su cohe­sión fren­te a los inva­so­res y su even­tual vul­ne­ra­bi­li­dad ante la ten­ta­ción que des­pier­ta entre mal­he­cho­res de todo tipo la millo­na­ria recom­pen­sa ofre­ci­da por Washing­ton. A no con­fun­dir­se: lo ocu­rri­do en Macu­to no es un inci­den­te ais­la­do sino un engra­na­je de un plan meticu­losa­men­te con­ce­bi­do y cuyo des­en­la­ce final, en la afie­bra­da alu­ci­na­ción de quie­nes lo per­ge­ña­ron, es el secues­tro o el ase­si­na­to del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y la con­cre­ción del tan ansia­do como elu­si­vo “cam­bio de régi­men.” De hecho, al día siguien­te del pri­mer inci­den­te en Macu­to un nue­vo colec­ti­vo mer­ce­na­rio fue inter­cep­ta­do y some­ti­do por las mili­cias popu­la­res en Chuao, en la región cos­te­ra del Esta­do Ara­gua.[2]

Es indu­da­ble que la esca­la de esta ope­ra­ción fue incomparablemente
menor que la que lan­za­ra un gru­po de cuba­nos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en
el des­em­bar­co de Pla­ya Girón, el 15 de abril de 1961. En aque­lla ocasión
se movi­li­za­ron unos 1400 hom­bres, más de una doce­na de avio­nes de
trans­por­te y bom­bar­de­ros, nume­ro­sos bar­cos, tan­ques y una impresionante
arma­men­to. La ful­mi­nan­te res­pues­ta de las Fuer­zas Armadas
Revo­lu­cio­na­rias cuba­nas impi­dió que los inva­so­res logra­ran su primer
obje­ti­vo estra­té­gi­co, preám­bu­lo de otros más ambi­cio­sos: crear una “zona
libe­ra­da” en don­de se ins­ta­la­se un gobierno pro­vi­sio­nal que obtendría
el inme­dia­to reco­no­ci­mien­to de la Casa Blan­ca y de la OEA y que
per­mi­ti­ría que los medios de comu­ni­ca­ción y los polí­ti­cos ser­vi­les y
sir­vien­tes del impe­rio pre­sio­nar a otros gobier­nos para que reconozcan
el nue­vo gobierno cubano y lan­zar una cam­pa­ña mun­dial para que la
“comu­ni­dad inter­na­cio­nal” ava­le esta maniobra.

Lo de Macu­to tuvo otra dimen­sión, pero no se debe­ría caer en el error
de creer que ese era todo el plan. De hecho, la nue­va incur­sión por
Chuao prue­ba lo que veni­mos dicien­do. Ambos ope­ra­ti­vos son “glo­bos de
ensa­yo” para medir la rapi­dez y con­tun­den­cia de la res­pues­ta del
cha­vis­mo y, tam­bién, ope­ra­cio­nes de dis­trac­ción para faci­li­tar el
even­tual ingre­so de con­tin­gen­tes de mer­ce­na­rios –“con­tra­tis­tas militares
pri­va­dos”, según las leyes de Esta­dos Uni­dos, como Aca­de­mi (ex
Black­wa­ter) y Tri­ple Canopy que cuen­tan con miles de efectivos-
regu­lar­men­te con­tra­ta­dos por la CIA y el Depar­ta­men­to de Esta­do para
rea­li­zar lo que eufe­mís­ti­ca­men­te se lla­man “ope­ra­cio­nes espe­cia­les.” Por
ejem­plo, orga­ni­zar micro-ope­ra­cio­nes en el dila­ta­do litoral
atlán­ti­co-cari­be­ño de Vene­zue­la o por la exten­sa frontera
colom­bo-vene­zo­la­na (2.219 kiló­me­tros) que ofre­ce muchas rutas
alter­na­ti­vas de ingre­so ile­gal y de difí­cil detec­ción. Por supues­to que
el nar­co­go­bierno de Iván Duque en Colom­bia hará abso­lu­ta­men­te cualquier
cosa que le sea soli­ci­ta­da por Trump pues es cons­cien­te que si
des­obe­de­cie­ra la orden tan­to él como su jefe polí­ti­co, Álva­ro Uribe
Vélez, podrían ter­mi­nar sus días en una cár­cel de máxi­ma segu­ri­dad como
el ex pre­si­den­te pana­me­ño Manuel Anto­nio Norie­ga. Por otra par­te no
pue­de olvi­dar­se el hecho de que la IVª Flo­ta de Esta­dos Uni­dos lleva
sema­nas patru­llan­do el Mar Cari­be con el pre­tex­to de des­ar­ti­cu­lar las
redes del nar­co­trá­fi­co cuan­do los infor­mes de la DEA seña­lan que el 93 %
de la cocaí­na que ingre­sa a ese país lo hace des­de Colom­bia y vía el
Océano Pací­fi­co. Ese vas­to des­plie­gue naval fue dise­ña­do para otorgar
apo­yo logís­ti­co, y even­tual­men­te de tro­pas y equi­pos, a las operaciones
des­ba­ra­ta­das en las últi­mas horas. La situa­ción, por lo tan­to, es de
extre­ma gra­ve­dad y la sub­es­ti­ma­ción de la pren­sa es la mejor prue­ba de
que se quie­re mini­mi­zar el peli­gro para que el gobierno boli­va­riano baje
su guar­dia y pien­se que lo peor ya pasó. Tal acti­tud subestima
gran­de­men­te al lide­raz­go de Nico­lás Madu­ro y el patrio­tis­mo de
vene­zo­la­nas y vene­zo­la­nos que, de pro­du­cir­se el ata­que, pro­pi­na­rán una
tre­men­da derro­ta a los inva­so­res. Sería bueno que alguien le cuen­te al
igno­ran­te de Trump que fue lo que le ocu­rrió a Esta­dos Uni­dos en Playa
Girón y en Vietnam.

Los sica­rios mediá­ti­cos del impe­rio dicen que las agre­sio­nes a
Vene­zue­la cuen­tan con el bene­plá­ci­to, o al menos la aquies­cen­cia, de la
“comu­ni­dad inter­na­cio­nal”. Pero ocu­rre que esa tal comu­ni­dad no exis­te y
es una enga­ño­sa ente­le­quia. Así la des­cri­bió un exper­to estadounidense,
Samuel P. Hun­ting­ton, con­ser­va­dor pero poco ami­go de las “pos­ver­da­des” y
ardi­des pro­pa­gan­dís­ti­cos de la dere­cha. Escri­bió que “los líderes
esta­dou­ni­den­ses cons­tan­te­men­te dicen que hablan en nom­bre de ‘la
comu­ni­dad inter­na­cio­nal.’ ¿Pero a quié­nes tie­nen en men­te? A China,
Rusia, India, Paquis­tán, Irán, el mun­do ára­be, Amé­ri­ca Lati­na, Francia?
¿Será que algu­nos de esos paí­ses o regio­nes per­ci­ben a Esta­dos Unidos
como el voce­ro de una comu­ni­dad de la cual son par­tes inte­gran­tes? La
comu­ni­dad en cuyo nom­bre habla Esta­dos Uni­dos inclu­ye, como mucho, a sus
pri­mos anglo-sajo­nes (Rei­no Uni­do, Cana­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Zelan­da) … a
Ale­ma­nia y algu­nas peque­ñas demo­cra­cias euro­peas … a Israel en
cues­tio­nes rela­cio­na­das con Orien­te Medio y a Japón. Son estados
impor­tan­tes, pero están muy lejos de ser la “comu­ni­dad internacional
glo­bal.”[3]

Pese a ello Trump y sus secua­ces de la Fun­da­ción Liber­tad siguen
dicien­do, por ejem­plo, que a Juan Guai­dó o el blo­queo a Cuba y Venezuela
son apo­ya­dos por “la comu­ni­dad inter­na­cio­nal”. O acu­san­do de
“popu­lis­tas”, “auto­ri­ta­rios” o vio­la­to­rios de la sepa­ra­ción de pode­res a
los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos que prio­ri­zan la salud de sus
pobla­cio­nes en lugar de garan­ti­zar el libé­rri­mo fun­cio­na­mien­to de los
mer­ca­dos, algo que para Mario Var­gas Llo­sa y su tro­pa de impresentables
polí­ti­cos comen­zan­do por Álva­ro Uri­be Vélez, José María Aznar y Mauricio
Macri refle­ja las aspi­ra­cio­nes de la “comu­ni­dad inter­na­cio­nal.” Mienten
a sabien­das y debe­rían recor­dar, antes de que ten­gan un abrupto
des­per­tar, la sabia sen­ten­cia de Abraham Lin­coln cuan­do dijo que:“Puedes
enga­ñar a todo el mun­do algún tiem­po. Pue­des enga­ñar a algu­nos todo el
tiem­po. Pero no pue­des enga­ñar a todo el mun­do todo el tiempo.”

Ante esta ofen­si­va de Washing­ton lo pri­me­ro que se impo­ne es la
nece­si­dad de cerrar filas en defen­sa del gobierno boli­va­riano. La
inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos y su peón colom­biano los asun­tos internos
de Vene­zue­la es abso­lu­ta­men­te inad­mi­si­ble y debe ser con­de­na­da de modo
rotun­do. Este es un impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co, de raíz kantiana,
impres­cin­di­ble para evi­tar que el sis­te­ma inter­na­cio­nal des­ate una
espi­ral incon­te­ni­ble de caos, vio­len­cia y muer­tes. Segun­do, será también
inacep­ta­ble cual­quier acti­tud ecléc­ti­ca o que pre­ten­da ape­lar a una
ima­gi­na­ria neu­tra­li­dad, y menos en tiem­pos de una pan­de­mia uni­ver­sal. Y
si algu­nos gober­nan­tes extra­vían el rum­bo sea por­que ceden a la coerción
de la Casa Blan­ca o debi­do a sus pro­pias debi­li­da­des ideológicas
debe­rán saber que la repul­sa popu­lar ante esa con­duc­ta más pron­to que
tar­de podría cau­sar el derrum­be de sus gobier­nos. Ter­ce­ro y último:
poten­ciar los dis­po­si­ti­vos de coor­di­na­ción a tra­vés de la Inter­net que
nos hemos vis­to for­za­dos a uti­li­zar debi­do a la cua­ren­te­na para formar
un gran movi­mien­to de opi­nión con­ti­nen­tal repu­dian­do la ofensiva
nor­te­ame­ri­ca­na en con­tra del gobierno boli­va­riano y, por supues­to, de
Cuba, Nica­ra­gua e Irán. Y, agre­ga­ría­mos, en con­tra de las polí­ti­cas de
san­cio­nes eco­nó­mi­cas en con­tra de Rusia y Chi­na y la
“extra­te­rri­to­ria­li­dad” de las leyes de Esta­dos Uni­dos que exa­cer­ban las
ya de por sí peli­gro­sas ten­sio­nes del sis­te­ma inter­na­cio­nal. Hemos
apren­di­do que aún cuan­do no poda­mos reu­nir­nos físi­ca­men­te podemos
hacer­lo vir­tual­men­te, e impul­sar ini­cia­ti­vas de auto­de­fen­sa que impidan
que el capi­tal uti­li­ce los estra­gos de la pan­de­mia para recons­truir, en
cla­ve aún más auto­ri­ta­ria, su domi­na­ción sobre los pue­blos. Este
“aso­cia­ti­vis­mo digi­tal” pue­de y debe con­ver­tir­se en un significativo
apor­te para faci­li­tar la coor­di­na­ción inter­na­cio­nal de las luchas
anti­im­pe­ria­lis­tas e idó­neo ins­tru­men­to para com­ba­tir las men­ti­ras y
mani­pu­la­cio­nes mediá­ti­cas con las que se nos quie­re subyugar.

[1] Cf. María Fer­nan­da Barre­to, en Correo del Alba, 26 de Mar­zo de 2020, acce­si­ble en: https://​correo​de​lal​ba​.org/​2​0​2​0​/​0​3​/​2​6​/​t​r​u​m​p​-​a​b​r​e​-​l​a​-​l​i​c​i​t​a​c​i​o​n​-​p​a​r​a​-​l​a​-​i​n​v​a​s​i​o​n​-​m​i​l​i​t​a​r​-​a​-​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​e​n​-​m​e​d​i​o​-​d​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​ia/ 
La cifra de 55 millo­nes de dóla­res resul­ta de sumar los 15 millones
ofre­ci­dos por la cap­tu­ra (o el ase­si­na­to) de Nico­lás Madu­ro a los que se
agre­gan los 10 millo­nes por Dios­da­do Cabe­llo y Tareck El Ais­sa­mi y,
ade­más, por los trai­do­res Hugo Car­va­jal y Clí­ver Alca­lá que seguramente
que­rrán cap­tu­rar­los vivos. Cf. los datos en el perió­di­co colom­biano El Tiem­po: https://​www​.eltiem​po​.com/​u​n​i​d​a​d​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​t​i​v​a​/​q​u​i​e​n​e​s​-​e​s​t​a​n​-​c​o​n​-​m​a​d​u​r​o​-​e​n​-​e​l​-​c​a​r​t​e​l​-​d​e​-​r​e​c​o​m​p​e​n​s​a​s​-​d​e​-​e​e​-​u​u​-​4​7​7​386

[2] https://​twit​ter​.com/​o​r​i​o​l​s​a​b​a​t​a​/​s​t​a​t​u​s​/​1​2​5​7​3​7​8​5​9​7​4​3​9​9​6​7​239

[3] Cf. “The lonely super­po­wer”, en Foreign Affairs, Mar­zo-Abril 1999, Vol. 78, Núme­ro 2

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *