Vene­zue­la. Madu­ro en la cum­bre del MNOAL denun­cia la vio­len­cia de los Esta­dos Unidos

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 mayo 2020.-

Fue una cum­bre de denun­cia y de pro­pues­ta la de Mnoal, que tuvo lugar a tra­vés de la web debi­do al Covid-19. Un deba­te que la orga­ni­za­ción ha hecho con la ONU y la OMS. 55 años des­pués de su fun­da­ción, el Movi­mien­to de paí­ses No Ali­nea­dos, la orga­ni­za­ción más gran­de des­pués de la ONU, for­ma­da por 120 paí­ses, asu­me un peso par­ti­cu­lar en tiem­po de coronavirus.

La pre­si­den­cia pro tem­po­re es ejer­ci­da actual­men­te por Azer­bai­yán y en 2022 pasa­rá a Ugan­da. Ante­rior­men­te, Vene­zue­la había pre­si­di­do el orga­nis­mo inter­na­cio­nal, reci­bien­do el tes­ti­go de Irán, en sep­tiem­bre de 2016. La cum­bre había teni­do lugar en la Isla Mar­ga­ri­ta, mien­tras que el socia­lis­mo boli­va­riano esta­ba lite­ral­men­te ase­dia­do, inter­na­men­te y a nivel internacional.

Ya se esta­ba desa­rro­llan­do el ata­que mul­ti­fa­cé­ti­co de la gue­rra íbri­da y, como pudi­mos ver en per­so­na duran­te la cum­bre, se pro­por­cio­nó una cen­su­ra total por par­te de los medios inter­na­cio­na­les. Nico­lás Madu­ro demos­tró su esta­tu­ra inter­na­cio­nal, adqui­ri­da a lo lar­go de los años que vivió jun­to a Hugo Chá­vez como su can­ci­ller, y que lue­go demos­tra­ría inclu­so en las peo­res circunstancias.

Esa fue la pri­me­ra gran oca­sión inter­na­cio­nal para que el cha­vis­mo salie­ra de la esqui­na y relan­za­ra hipó­te­sis y pro­pues­tas, situán­do­se en el cen­tro de un gran movi­mien­to alter­na­ti­vo a nivel mun­dial. Por supues­to, enton­ces, el gobierno boli­va­riano podía con­tar con el apo­yo de los paí­ses de Alba, por­que la Alian­za crea­da por Fidel Cas­tro y el Coman­dan­te aún no había sido gol­pea­da por la trai­ción de Lenin Moreno en Ecua­dor, ni por el gol­pe de esta­do en Boli­via con­tra Evo Mora­les, y los inten­tos de expul­sar al país boli­va­riano de las orga­ni­za­cio­nes con­ti­nen­ta­les aún no se habían materializado.

En Mar­ga­ri­ta, por lo tan­to, se hicie­ron pro­pues­tas impor­tan­tes, como la lucha con­tra los paraí­sos fis­ca­les, la ciu­da­da­nía uni­ver­sal, la lucha con­tra la dis­cri­mi­na­ción de géne­ro y la libre cir­cu­la­ción de las per­so­nas. Tam­bién hubo pro­nun­cia­mien­tos fuer­tes y cla­ros a favor de la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, que Vene­zue­la ha lle­va­do a cabo en todas las ins­tan­cias internacionales.

Gra­cias a la red de rela­cio­nes cons­trui­da a lo lar­go de los años por Hugo Chá­vez, Vene­zue­la hoy tie­ne un lugar bien esta­ble­ci­do y defi­ni­do en el mar­co geo­po­lí­ti­co de aque­llos paí­ses que actúan para la cons­truc­ción de un mun­do mul­ti­cén­tri­co y mul­ti­po­lar, a par­tir de Chi­na y Rusia.

Par­tien­do de una polí­ti­ca de rela­cio­nes sur-sur basa­da en la igual­dad de dig­ni­dad, el gobierno boli­va­riano ha toma­do la ban­de­ra de una nue­va inde­pen­den­cia con­tra el impe­ria­lis­mo, des­de Áfri­ca has­ta el Cari­be. Una visión que tam­bién apa­re­ció cla­ra en esta cum­bre web duran­te la cual los paí­ses suje­tos a las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les de los Esta­dos Uni­dos habla­ron con una sola voz: Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua, pero tam­bién Irán, denun­cia­ron la inacep­ta­ble fero­ci­dad de las «san­cio­nes» que vio­lan el esta­tu­to de la ONU y limi­tan las posi­bi­li­da­des de los paí­ses para abor­dar ade­cua­da­men­te el coro­na­vi­rus. «Si hubié­ra­mos glo­ba­li­za­do la soli­da­ri­dad como se ha glo­ba­li­za­do el mer­ca­do, el mun­do sería dife­ren­te», dijo el pre­si­den­te cubano Miguel Díaz-Canel.

Por su par­te, Nico­lás Madu­ro ha lle­va­do una pro­pues­ta pre­sen­ta­da por Chá­vez: la de esta­ble­cer un Fon­do huma­ni­ta­rio inter­na­cio­nal para ayu­dar a los paí­ses del sur a hacer fren­te a la cri­sis cau­sa­da por el coro­na­vi­rus, impul­sa­da por una lógi­ca opues­ta a la del Fon­do Mone­ta­rio Internacional.

El pre­si­den­te vene­zo­lano tam­bién apo­yó la soli­ci­tud de quie­nes desean pro­po­ner la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud al Pre­mio Nobel de la Paz. La OMS ha sido fuer­te­men­te ata­ca­da por el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Donald Trump que deci­dió cor­tar­le el financiamento.

Madu­ro denun­ció el nue­vo ata­que lle­va­do a cabo des­de el mar por algu­nos gru­pos de mer­ce­na­rios lide­ra­dos por Esta­dos Uni­dos, frus­tra­do gra­cias a la unión cívi­co-mili­tar, pero tam­bién gra­cias al con­trol popu­lar de los pes­ca­do­res del pue­blo de Chuao, que blo­quea­ron un segun­do escua­drón de gol­pis­tas que tenían la inten­ción de lle­var a cabo ata­ques terro­ris­tas y matar al presidente.

Actos que son aún más odio­sos en medio de una plan­de­mia, mien­tras que la ONU ha pedi­do que se sus­pen­dan todos los con­flic­tos y el pre­si­den­te boli­va­riano ha pro­pues­to por enési­ma vez un diá­lo­go con todas las fuer­zas políticas.

Para lle­var a cabo esta nue­va ope­ra­ción, lla­ma­da Trom­pe­tas de Gedeón por el nom­bre del per­so­na­je bíbli­co que fue ele­gi­do por Dios para sal­var al pue­blo judío y eli­mi­nar la ido­la­tría a la que se había aban­do­na­do, eran caras cono­ci­das de la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na como el ex capi­tán de la Guar­dia Nacio­nal vene­zo­la­na Anto­nio Sequea Torres o el hijo del gene­ral Baduel, Adolfo.

Para entre­nar­los en Colom­bia, sin embar­go, era una agen­cia de con­tra­tis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos que, sin haber sido paga­dos por el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te inte­ri­no Juan Guai­dó y sus com­pin­ches, deci­die­ron denun­ciar públi­ca­men­te el hecho.

Para esto, recu­rrie­ron a la perio­dis­ta Patri­cia Poleo, una vene­zo­la­na bus­ca­da por el gobierno boli­va­riano y res­guar­da­da en Mia­mi. En su pro­gra­ma Fac­to­res de poder en you­tu­be, Poleo entre­vis­tó al mer­ce­na­rio esta­dou­ni­den­se Jor­dan Gou­reau, ex escol­ta de Trump, acti­vo en Irak y en varias ope­ra­cio­nes de gue­rra, y mos­tró copias de los con­tra­tos fir­ma­dos por Guaidó.

Nue­va­men­te, se dedu­ce el papel del gobierno colom­biano de Iván Duque y el de los hal­co­nes del Pen­tá­gono, que inclu­so antes de que salie­ran los docu­men­tos y los mer­ce­na­rios fue­ran arres­ta­dos, rei­vin­di­ca­ron la ope­ra­ción. El con­tra­tis­ta tam­bién ame­na­zó a la perio­dis­ta de RT Eri­ka Sano­ja, que lo había lla­ma­do mer­ce­na­rio: «para matar­te, escri­bió, no pedi­ría dine­ro, tam­bién lo haría gratis».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *