Vene­zue­la. Mer­ce­na­rios ata­can por mar

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mayo 2020

foto: mate­rial cap­tu­ra­do a los mercenarios.

“Nos decla­ra­mos en rebel­día y vigi­lia per­ma­nen­te con­tra el impe­ria­lis­mo”. Así dijo el minis­tro de la defen­sa, Vla­di­mir Padrino López a pro­pó­si­to de la “incur­sion frus­tra­da” de un bote por Macu­to en las cos­tas de La Guai­ra. Allí, un gru­po de 300 mer­ce­na­rios inten­tó ingre­sar a Vene­zue­la por mar, pero fue rechazado.

Entre ellos, dijo Dios­da­do Cabe­llo en una rue­da de pren­sa, había un ex mili­tar deser­tor, lla­ma­do El Pan­te­ra, que fue aba­ti­do jun­to con otros asal­tan­tes. Fue uno de los que apo­ya­ron las estra­te­gias de agre­sión lle­va­das a cabo por Esta­dos Uni­dos con­tra la Repú­bli­ca Bolivariana.

Para des­viar la aten­ción del desas­tre cau­sa­do por sus polí­ti­cas neo­li­be­ra­les que ante­po­nen los intere­ses del mer­ca­do a los de la vida, Donald Trump, de hecho, ha tra­ta­do de acu­sar al gobierno boli­va­riano de ser un esta­do “nar­co­trá­fi­can­te”, inclu­so lle­gan­do a poner una recom­pen­sa por la cabe­za del Pre­si­den­te Madu­ro y líde­res chavistas.

La bata­lla entre dos mode­los, el capi­ta­lis­ta y el socia­lis­ta, que tie­ne lugar en esta gigan­tes­ca ope­ra­ción de des­en­mas­ca­ra­mien­to del capi­ta­lis­mo cons­ti­tui­da por el coro­na­vi­rus, no tie­ne cuar­tel. Requie­re el uso de trai­do­res a quie­nes la revo­lu­ción ha hecho el honor de atri­buir un papel, y que hoy se pres­tan como megá­fo­nos a un sis­te­ma de explo­ta­ción nefas­to y en bancarrota.

El gobierno boli­va­riano denun­ció que uno de los mer­ce­na­rios, lan­za­do en esta nue­va ope­ra­ción de agre­sión, con­fe­só ser un agen­te de la DEA, la agen­cia anti­dro­gas de los Esta­dos Uni­dos que, como la his­to­ria nos ha ense­ña­do, ha sido el prin­ci­pal accio­nis­ta de todas las ope­ra­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ra en Amé­ri­ca Lati­na y más allá.

Este ata­que no es nue­vo, así como las estra­te­gias de agre­sión e inva­sión inten­ta­das por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano a tra­vés de sus agen­cias no son nue­vas. Des­de la vic­to­ria de Hugo Chá­vez en las elec­cio­nes del 6 de diciem­bre de 1998 has­ta la actua­li­dad, el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano ha acti­va­do la ansie­dad gol­pis­ta de la opo­si­ción vene­zo­la­na en muchas oca­sio­nes, para vol­ver a tener bajo su con­trol lo que siem­pre ha con­si­de­ra­do como su pro­pio patio trasero.

La pelí­cu­la Ope­ra­ción Orion, de Rubén Her­nán­dez, ins­pi­ra­da en el ata­que orga­ni­za­do des­de la Fin­ca Dak­ta­ri, de la que se fue­ron 300 para­mi­li­ta­res para matar a Chá­vez, ilus­tra bien un mode­lo que sigue en la agen­da, espe­cial­men­te hoy don­de pare­cen los hal­co­nes del Pen­tá­gono que­rien­do jugar sus últi­mas car­tas, apos­tan­do por un caba­llo per­de­dor, el del auto­pro­cla­ma­do Juan Guaidó.

Casi sesen­ta años des­pués de la inva­sión de la Bahía de Cochi­nos en Cuba, la Vene­zue­la boli­va­ria­na está expe­ri­men­tan­do una agre­sión simi­lar a la que, en abril de 1961, Esta­dos Uni­dos des­ató con­tra la revo­lu­ción cuba­na, por medio de anti­cas­tris­tas con sede en Mia­mi. Sin embar­go, la dife­ren­cia radi­ca en la cali­dad de la gue­rra híbri­da des­ata­da des­pués de la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca. Una gue­rra per­ma­nen­te y con­ti­nua, que hace de la revo­lu­ción boli­va­ria­na un labo­ra­to­rio de prác­ti­cas y expe­rien­cias, útil para todos los pue­blos que pre­ten­den cons­truir su pro­pio futu­ro sin tute­la­je del imperialismo.

Ante la agre­sión impe­ria­lis­ta, dijo el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro el 1 de mayo, diri­gién­do­se a los tra­ba­ja­do­res y a las tra­ba­ja­do­ras, res­pon­de­mos de esta mane­ra: «tra­ba­jo, salud, fusil».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *