Perú. Nie­gan aten­ción a ges­tan­te en hos­pi­tal colap­sa­do tras cri­sis por COVID-19

Luce­ro Ascar­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de mayo de 2020

Pese a que Minis­te­rio de Salud orde­nó a cen­tros de salud garan­ti­zar aten­ción de par­tos las 24 horas, un hos­pi­tal en Piu­ra negó el ingre­so a una ges­tan­te que entró en labor de par­to. En lo que va del año, se han regis­tra­do sie­te muer­tes mater­nas en la región, cifra que solo supe­ran Lima, Lore­to y La Liber­tad.

Miguel Arám­bu­lo y su espo­sa J acu­die­ron al hos­pi­tal Jor­ge Reáte­gui, en Piu­ra, el 28 de abril a las 7:30 de la maña­na. «A mi espo­sa le baja­ba agua, con can­ti­dad de san­gre», seña­la Arám­bu­lo. La labor de par­to los había toma­do por sor­pre­sa, pues no espe­ra­ban el naci­mien­to de su hija has­ta quin­ce­na de mayo.

A esa sor­pre­sa se sumó una menos gra­ta. «Le digo al vigi­lan­te que mi seño­ra está de par­to y me dice: si no se ha hecho la prue­ba, no la pode­mos aten­der acá», cuen­ta Arám­bu­lo. Según lo que le dije­ron, no con­ta­ban con prue­bas rápidas.

Des­pués de media hora de insis­tir y reci­bir nega­ti­vas del vigi­lan­te y per­so­nal de salud que pasa­ba por la entra­da, fue­ron envia­dos al hos­pi­tal regio­nal José Caye­tano Here­dia. Ahí sí los reci­bie­ron. Pen­sa­ban que todo esta­ría bien, has­ta que salió un médi­co a hablar con ellos.

«Me dijo ‘Yo la voy a eva­luar, pero si se infec­ta es su res­pon­sa­bi­li­dad, por­que acá hay casos COVID. Usted debió insis­tir en el Reáte­gui, acá tam­po­co tene­mos prue­bas’», indi­ca Miguel Arám­bu­lo a Way­ka. «En ese caso me la lle­vo, dije. No vaya ser que se infec­te y pase algo más gra­ve con ella y mi bebé».

Así, dos hos­pi­ta­les en Piu­ra le pusie­ron tra­bas a una ges­tan­te en tra­ba­jo de par­to. Ello pese a que una recien­te direc­ti­va del Minis­te­rio de Salud (Min­sa) orde­na a hos­pi­ta­les y cen­tros de salud garan­ti­zar aten­ción de par­tos las 24 horas. Enton­ces, ¿por qué pusie­ron en ries­go a una ges­tan­te negán­do­le atención?

Colap­sa­dos por demanda

“En las últi­mas sema­nas se ha incre­men­ta­do el núme­ro de par­tos. El pro­ble­ma se agu­di­za por­que los espa­cios se han redu­ci­do, ya que hay un núme­ro de camas que se han des­ti­na­do para aten­ción del COVID-19”, seña­la Mar­ga­ri­ta Pérez, deca­na del Cole­gio de Obs­te­tras del Perú (COP).

Según pre­ci­sa la obs­te­tra, el ori­gen del des­bor­de de los hos­pi­ta­les fue la sus­pen­sión de pos­tas y otros cen­tros de salud de pri­mer nivel de aten­ción al ini­cio de la emer­gen­cia sani­ta­ria. “En estos esta­ble­ci­mien­tos se atien­de un 80% de con­tro­les pre­na­ta­les (…) Todo se vio inte­rrum­pi­do de un momen­to a otro y las ges­tan­tes ya pro­gra­ma­das para estas fechas se avo­ca­ron a hos­pi­ta­les”, decla­ró Pérez a Wayka.

Fren­te a ese cua­dro y por insis­ten­cia de diver­sos gre­mios del sec­tor salud, el Min­sa apro­bó dos direc­ti­vas (del 22 y el 30 de abril) sobre la aten­ción a ges­tan­tes y recién naci­dos. Así, poco a poco se empe­zó a res­ta­ble­cer la aten­ción en cen­tros de pri­mer nivel.

“Era una nece­si­dad inmen­sa, sin duda es un avan­ce. Pero esta­mos pidien­do al Min­sa que ya se imple­men­te, por­que aún no han sali­do las pre­ci­sio­nes y linea­mien­tos”, indi­ca la deca­na del COP.

Mien­tras tan­to, la deman­da de las ges­tan­tes con­ti­núa. A la fal­ta de camas, se suma la reduc­ción de per­so­nal de salud que está con licen­cia por edad (mayo­res de 60 años) y la fal­ta de equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal, sobre todo para áreas que no son de COVID-19.

A nivel nacio­nal, se han regis­tra­do ya 106 muer­tes mater­nas. Tres de ellas, por infec­ción de COVID-19. De acuer­do a la obs­te­tra Mar­ga­ri­ta Pérez, cole­gios regio­na­les repor­tan que los casos se incre­men­ta­ron por la inte­rrup­ción del con­trol pre­na­tal duran­te la cua­ren­te­na. “Es jus­ta­men­te en esos che­queos que se iden­ti­fi­can seña­les de ries­go en el emba­ra­zo y se pue­de pre­ve­nir la mor­ta­li­dad mater­na”, señala.

Mor­ta­li­dad mater­na en la región

Al 25 de abril de este año, en Piu­ra se habían regis­tra­do sie­te muer­tes mater­nas. Se tra­ta de la cuar­ta cifra más alta, des­pués de Lima, Lore­to y La Liber­tad. Algo que lamen­ta­ble­men­te no sor­pren­de, pues esta región ha man­te­ni­do altas cifras de mor­ta­li­dad mater­na en los últi­mos cin­co años.

En un repor­te pre­vio del Min­sa se infor­ma­ba que, de las muer­tes mater­nas ocu­rri­das has­ta el 18 de abril, 53.7% corres­pon­dían a muje­res entre 20 y 35 años, mien­tras que 29.5% fue­ron muje­res mayo­res de 35.

gestante
Cifras de mor­ta­li­dad mater­na 2020, actua­li­za­das al 25 de abril.
Fuen­te: Minsa

La espo­sa de Miguel Arám­bu­lo tie­ne 43 años; edad por la cual su emba­ra­zo y par­to podían pre­sen­tar ries­gos. Pese a ello, pri­me­ro un hos­pi­tal le negó la aten­ción; y lue­go la envia­ron a otro, don­de no cum­plie­ron con dar­le segu­ri­dad a la gestante.

En su deses­pe­ra­ción, Miguel y J acu­die­ron a Radio Cuti­va­lú, don­de pudie­ron dar a cono­cer el caso y logra­ron la inter­ven­ción de la Defen­so­ría del Pue­blo. Ade­más, Arám­bu­lo se comu­ni­có con la fis­cal pro­vin­cial de Pre­ven­ción del Deli­to, Car­men Zapa­ta, quien ges­tio­nó que el hos­pi­tal Reáte­gui les per­mi­ta el ingreso.

Ahí, casi a las 11 de la maña­na, la ges­tan­te pudo ser aten­di­da. Lue­go de cua­tro horas des­de que ini­cia­ron sus con­trac­cio­nes, y vién­do­se obli­ga­da a ir de un lado a otro. «Si hubie­se sido otra per­so­na que no tie­ne para movi­li­zar­se, la cria­tu­ra hubie­se muer­to, la seño­ra hubie­se muer­to», ase­gu­ra Miguel Arámbulo.

Ges­tan­tes y recién naci­dos en riesgo

El caso de Miguel y J expo­ne una peli­gro­sa situa­ción en medio de la emer­gen­cia sani­ta­ria. Si bien las direc­ti­vas del Min­sa apun­tan a garan­ti­zar la aten­ción a ges­tan­tes y recién naci­dos, aún no se cuen­ta con linea­mien­tos para su imple­men­ta­ción total. Algo preo­cu­pan­te en una de las regio­nes con más muer­tes maternas.

J es pro­fe­so­ra y ase­gu­ra­da por EsSa­lud. Ni ella ni su espo­so pre­sen­tan nin­gún sín­to­ma de COVID-19. Tam­po­co su hija, naci­da el 28 de abril. Por ese moti­vo, al ser dada de alta del hos­pi­tal Reáte­gui, le indi­ca­ron que cual­quier cita o che­queo, si no era una emer­gen­cia, ten­dría que espe­rar a que ter­mi­ne la cuarentena.

«No hay con­trol para niño sano», le dije­ron. «Enton­ces la bebé prác­ti­ca­men­te se va a que­dar a la volun­tad de dios. Cual­quier enfer­me­dad que le dé, no va a estar pro­te­gi­da», lamen­ta Miguel Arámbulo.

La ges­tan­te tam­po­co ha podi­do acce­der al sub­si­dio de lac­tan­cia que le corres­pon­de por EsSa­lud. «Me dije­ron que vaya a las ofi­ci­nas, pero todo está cerra­do», seña­la Arám­bu­lo. Con su espo­sa de des­can­so, una nue­va inte­gran­te en su fami­lia y él sin poder tra­ba­jar como taxis­ta, el sub­si­dio de S/​820 no es poca cosa. Un pro­ble­ma que se suma a la preo­cu­pa­ción por la salud de la recién nacida.

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *