Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El perro del hortelano

Por Jesús Valen­cia, des­de Eus­kal Herria para Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 mayo 2020

Alguien había pega­do el papel jun­to a la puer­ta del super­mer­ca­do y
me acer­qué a leer­lo mien­tras espe­ra­ba mi turno. Bas­tó una ojea­da rápi­da para
saber de qué se tra­ta­ba; si cutre era el for­ma­to del escri­to, no lo era menos
su con­te­ni­do: una peti­ción de fir­mas para que el Gobierno espa­ñol no compre
mate­rial médi­co a Chi­na. No me
entre­tu­ve en leer el nom­bre de los pro­mo­to­res ya que son de sobra conocidos:
los perros del hor­te­lano; gen­tes mezquinas 
que no solu­cio­nan nada y zar­pean la
mano de quien inten­ta apor­tar algo.

La acti­tud miserable
de estas gen­tes y sus nece­da­des vienen
de lejos. Hace vein­te años, Fidel Cas­tro tuvo infor­ma­ción direc­ta de las penu­rias sani­ta­rias por las que
atra­ve­sa­ba el pue­blo mapu­che y ofre­ció ayuda
desin­te­re­sa­da: “Esta­mos dis­pues­tos a enviar médi­cos para que vivan en sus
comu­ni­da­des y les atien­dan”. San­gui­jue­las far­ma­céu­ti­cas y el gre­mia­lis­mo abur­gue­sa­do de muchos médi­cos abor­tó la ini­cia­ti­va. Cinco
años más tar­de, Cuba ofre­ció un hos­pi­tal oftal­mo­ló­gi­co que sir­vie­ra para las
gen­tes humil­des de todo el Cono Sur; la nue­va pro­pues­ta tam­bién fue rechazada
por las mis­mas gen­tes y pare­ci­das sin­ra­zo­nes: afe­rra­dos a sus
obse­sión “anti­co­mu­nis­tas”, hicie­ron pre­va­le­cer sus intere­ses eco­nó­mi­cos sobre la sani­dad uni­ver­sal y gratuita.

Los pobres son los
gran­des per­de­do­res de estas cam­pa­ñas cri­mi­na­les y todavía 
es fácil escu­char sus lamen­tos. Cien­tos de fami­lias lle­va­ron sus niños al cen­tro sani­ta­rio de Humaua­ca para que les aten­die­sen los oftal­mó­lo­gos cuba­nos; los ojos de las
cria­tu­ras, ras­pa­dos por la are­na de la
puna, hubie­ran sana­do con la apli­ca­ción debi­da­men­te con­tro­la­da de un sen­ci­llo coli­rio. Los angus­tia­dos médi­cos cuba­nos no
pudie­ron hacer nada; los perros del hor­te­lano de Jujuy 
les habían ame­na­za­do con seve­ras san­cio­nes si cura­ban a aque­llos críos
des­arra­pa­dos. Hoy, los pue­blos ori­gi­na­rios de la Amazonia
bra­si­le­ña enfren­tan la pan­de­mia en situa­ción de alto ries­go; toda­vía lamentan
que Bol­so­na­ro expul­sa­ra a cien­tos de médi­cos inter­na­cio­na­lis­tas que esta­ban jun­to a ellos y los aten­dían. Sobra
decir que a la dere­cho­na, el lamen­to de 
los enfer­mos humil­des le tie­ne sin cuidado.

Los pro­mo­to­res de aquel papel alu­di­do son, ade­más de
inhu­ma­nos, ser­vi­les. Trump ha lan­za­do una viru­len­ta cam­pa­ña para recha­zar las
ayu­das médi­cas que pue­dan ofre­cer los países
 socia­lis­tas. Tras él, sus escu­de­ros: la
Ofi­ci­na de Demo­cra­cia, Dere­chos Huma­nos y Tra­ba­jo de los Esta­dos Unidos
(¡curio­so enun­cia­do!), The Washington
Post y, en últi­ma ins­tan­cia, los distribuidores
del cita­do pan­fle­to que, dicho sea de paso, des­de la pri­me­ra línea rezumaba
cole­rín. No les fal­ta moti­vo. El
fas­cis­mo local ha inver­ti­do millo­nes de horas y dine­ros en deni­grar a los paí­ses “rojos” y seme­jan­te inver­sión no
les está pro­du­cien­do los resul­ta­dos pre­vis­tos. El 29 de febre­ro, cua­ren­ta médi­cos cuba­nos ate­rri­za­ron en Bara­jas; se
diri­gían hacia Ando­rra para colaborar
con­tra la pan­de­mia, a peti­ción del Gobierno del Prin­ci­pa­do. Sus cua­ren­ta batas
blan­cas des­per­ta­ron la curio­si­dad de los pre­sen­tes; cuan­do estos cono­cie­ron los
moti­vos del via­je, tan­to el per­so­nal del
aero­puer­to como los taxis­ta apar­ca­dos dedi­ca­ron una atro­na­do­ra bien­ve­ni­da a los
“peli­gro­sos internacionalistas”. 

Los argu­men­tos que uti­li­za la fachen­da son cono­ci­dos por reite­ra­dos: el per­so­nal sani­ta­rio care­ce de titu­la­ción; está
con­ta­mi­na­do por­que vie­ne de paí­ses dic­ta­to­ria­les; muchos de los pretendidos
sani­ta­rios son espías, escla­vos del
par­ti­do úni­co e ideó­lo­gos de la revo­lu­ción; su cacareada 
ayu­da res­pon­de a una estra­te­gia expan­sio­nis­ta del comu­nis­mo mun­dial. Sil­vio Rodrí­guez repli­ca a todas estas nece­da­des con un
tex­to car­ga­do de liris­mo y de razón:
«Cuan­do escri­ban la vida los bue­nos, al final ven­ce­do­res, se sabrá que no
usa­mos veneno sino aro­ma de flores…»

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *