Bra­sil. Bol­so­na­ro lla­ma «Judas» a su ex minis­tro de Justicia

Por Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 02 de mayo de 2020

Río de Janei­ro. El pre­si­den­te bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro, pro­vo­có crí­ti­cas en su con­tra por res­pon­der ¿Y qué? cuan­do un perio­dis­ta le seña­ló que ya hay más de 6 mil muer­tos por coro­na­vi­rus en el país. Esto ocu­rre al tiem­po que su ex minis­tro de Jus­ti­cia, Ser­gio Moro, pres­tó ayer decla­ra­ción en la sure­ña ciu­dad de Curi­ti­ba con­tra el man­da­ta­rio por inje­ren­cias polí­ti­cas en la Poli­cía Fede­ral (PF). Bol­so­na­ro cali­fi­có públi­ca­men­te a Moro de Judas.

¿Y qué? Lo sien­to. ¿Qué quie­re que haga? Soy Mesías (su segun­do nom­bre), pero no hago mila­gros, fue la res­pues­ta com­ple­ta del man­da­ta­rio el mar­tes, en decla­ra­cio­nes que se hicie­ron públi­cas ayer.

Bol­so­na­ro está acos­tum­bra­do a las polé­mi­cas, pero esta vez sus decla­ra­cio­nes sus­ci­ta­ron estu­pe­fac­ción y furia, por­que su país afron­ta un cre­ci­mien­to impa­ra­ble de casos de Covid-19, que él ha dicho que no es más que una gripecita.

Con más de 91 mil 500 casos con­fir­ma­dos, pero según cien­tí­fi­cos con entre 15 y 20 veces más, Bra­sil se pre­pa­ra para afron­tar una situa­ción simi­lar a la de Esta­dos Uni­dos o Ita­lia, en un momen­to en que la enfer­me­dad ya supera las 6 mil 300 muertes.

Wil­son Witzel, el gober­na­dor del esta­do de Río de Janei­ro, uno de los más cas­ti­ga­dos, ins­tó al pre­si­den­te a poner­se a tra­ba­jar y ser un líder en un momen­to así.

En medio de la tor­men­ta polí­ti­ca, lla­mó Judas a Moro, quien ayer decla­ró en la ciu­dad de Curi­ti­ba con­tra el man­da­ta­rio por inje­ren­cias polí­ti­cas en la PF.

Ten­gan la segu­ri­dad de que nadie que­rrá dar un gol­pe en mi con­tra, dijo Bol­so­na­ro al salir de su resi­den­cia ofi­cial en Brasilia.

Moro tes­ti­fi­có en la Super­in­ten­den­cia de la comi­sa­ría de Curi­ti­ba sobre acu­sa­cio­nes que hizo, en su alo­cu­ción de des­pe­di­da, con­tra Bol­so­na­ro por des­ti­tuir al direc­tor gene­ral de la PF, Mau­rí­cio Valei­xo, su bra­zo derecho.

El inte­rro­ga­to­rio se hizo por orden del juez Cel­so de Mello, del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral, quien pidió la com­pa­re­cen­cia del ex minis­tro tras una soli­ci­tud de par­la­men­ta­rios. Asi­mis­mo, el fis­cal gene­ral de Bra­sil, Augus­to Aras, recla­mó una inves­ti­ga­ción por denun­cia calum­nio­sa con­tra Moro.

De haber indi­cios sufi­cien­tes en las acu­sa­cio­nes del ex minis­tro, la Fis­ca­lía pue­de pre­sen­tar una denun­cia for­mal con­tra Bol­so­na­ro ante el Supre­mo, que sólo le podría dar cur­so con el aval de una mayo­ría de dos ter­cios de los votos en la Cáma­ra de Dipu­tados (342 de un total de 513).

Si esa mayo­ría fue­ra alcan­za­da, Bol­so­na­ro sería sus­pen­di­do de su car­go duran­te 180 días, pla­zo duran­te el cual sería some­ti­do a jui­cio polí­ti­co y des­ti­tui­do, de ser decla­ra­do culpable.

*Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *