Argi­tan ante el 1 de Mayo | BERRI OTXOAK

La cri­sis del coro­na­vi­rus está agra­van­do las situa­cio­nes de vio­len­cia, de pre­ca­rie­dad y de pobre­za que ya sufrían muchí­si­mas muje­res. Muje­res que ya tenían una malas con­di­cio­nes labo­ra­les, se enfren­tan a la pér­di­da de empleos o a expo­ner­se a situa­cio­nes de ries­go, ya que están tra­ba­jan­do en los sec­to­res que se con­si­de­ran esen­cia­les para el sos­te­ni­mien­to de la vida, tra­ba­jos que son, en su gran mayo­ría, hiper­fe­mi­ni­za­dos, como la sani­dad y los cui­da­dos, “tra­ba­ja­do­ras de hogar, repo­ne­do­ras y caje­ras de super­mer­ca­dos, tra­ba­ja­do­ras de resi­den­cias, auxi­lia­res, lim­pia­do­ras, tra­ba­ja­do­ras de ayu­da a domi­ci­lio etc”.

Estas muje­res son las que están tra­ba­jan­do en pri­me­ra línea de la pan­de­mia, en pre­ca­rio, con con­tra­tos par­cia­les y tem­po­ra­les, con suel­dos que en oca­sio­nes ni siquie­ra lle­gan al sala­rio míni­mo, sin medi­das de pre­ven­ción ni segu­ri­dad. En algu­nas oca­sio­nes inclu­so caren­tes de dere­chos, como pue­den ser muchas tra­ba­ja­do­ras de hogar que se ven obli­ga­das a tra­ba­jar sin contrato.

Por otro lado, des­de Argi­tan denun­cia­mos que esta cri­sis está ponien­do de mani­fies­to otra cri­sis, que ya vivía­mos ante­rior­men­te, que es la cri­sis de los cui­da­dos. Plan­tea­mos que los cui­da­dos tie­nen que ser una res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va, de toda la socie­dad, y que son las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas quie­nes los garan­ti­cen, todos los cui­da­dos nece­sa­rios para la sos­te­ni­bi­li­dad de la vida, tan­to la aten­ción a los y las meno­res como a las per­so­nas mayo­res. Es res­pon­sa­bi­li­dad de las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas garan­ti­zar unos ser­vi­cios socia­les en con­di­cio­nes y unos ser­vi­cios públi­cos, uni­ver­sa­les, gra­tui­tos, de cali­dad e inte­gra­les… Guar­de­rías, come­do­res, resi­den­cias, cen­tros de día, etc. que pue­dan cubrir las nece­si­da­des de cui­da­dos que nece­si­ta­mos como socie­dad y que nos per­mi­ta a las muje­res poder salir del rol de cui­da­do­ras que tene­mos impues­to.
Argi­tan exi­ge a las ins­ti­tu­cio­nes ser­vi­cios públi­cos de cali­dad que den cober­tu­ra a todas las nece­si­da­des de cui­da­dos que tene­mos como socie­dad y que, aho­ra mis­mo, son las muje­res las que se encar­gan de suplir estas carencias.

En esta situa­ción de paro y pre­ca­rie­dad con­se­cuen­cia de la cri­sis del coro­na­vi­rus, tene­mos que hacer men­ción espe­cial a las muje­res per­cep­to­ras de RGI y ayu­das de emer­gen­cia social, que son muje­res des­em­plea­das, pen­sio­nis­tas, muje­res solas con hijos meno­res a car­go, sepa­ra­das o viu­das o tra­ba­ja­do­ras pre­ca­rias que aun tenien­do un empleo, nece­si­tan de las pres­ta­cio­nes socia­les para poder sub­sis­tir.
Des­de Argi­tan deman­da­mos un sis­te­ma de pro­tec­ción social inte­gral que garan­ti­ce ade­más del acce­so a una vivien­da dig­na para todas las per­so­nas, unas pres­ta­cio­nes socia­les rápi­das y sufi­cien­tes que per­mi­tan sub­sis­tir en con­di­cio­nes dig­nas a los colec­ti­vos más des­fa­vo­re­ci­dos como son las muje­res pre­ca­ri­za­das y empo­bre­ci­das, que en oca­sio­nes se ven en la impo­si­bi­li­dad de esca­par de situa­cio­nes de vio­len­cia machis­ta por fal­ta de recursos.

Ade­más esta­mos vien­do que en la reali­dad que vivi­mos, en la prác­ti­ca, en el día a día, no se está ejer­cien­do la corres­pon­sa­bi­li­dad en las tareas de cui­da­dos y en las tareas domés­ti­cas, y que estas casi siem­pre recaen sobre los hom­bros de las muje­res, con la sobre­car­ga de tra­ba­jo que esto nos acarrea.

Recla­ma­mos una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de las tareas domés­ti­cas y de cui­da­dos den­tro de los hoga­res, ejer­cien­do en la prác­ti­ca una corres­pon­sa­bi­li­dad real entre hom­bres y mujeres.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *