Argen­ti­na. El levan­ta­mien­to de la cua­ren­te­na expon­drá a un gobierno sin programa

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­n­ame­ri­cano, 4 mayo 2020


“En medio del camino de la vida me encon­tré per­di­do en sel­va oscu­ra”.

Dan­te Alighie­ri, poe­ta flo­ren­tino. Pri­mer Can­to del Infierno, “La Divi­na Comedia”. 

Es un hecho. Las pre­sio­nes empre­sa­ria­les y el funes­to pro­nós­ti­co sobre las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la cua­ren­te­na hacen que sea inmi­nen­te su levan­ta­mien­to cua­si total, para­do­jal­men­te en el perío­do de con­ta­gio más temi­do por lxs sani­ta­ris­tas. ¿Qué ocu­rrió? ¿¿En reali­dad el virus no era tan peli­gro­so o las esta­dís­ti­cas de con­ta­gio ya son irre­le­van­tes?? Nos incli­na­mos a creer que la lógi­ca del capi­tal se va impo­nien­do por sobre el cui­da­do colec­ti­vo. Y como en Argen­ti­na esa últi­ma pala­bra tam­bién desig­na a un vehícu­lo de trans­por­te públi­co que en otras lati­tu­des de Nues­tra Amé­ri­ca lla­man gua­gua o bus, recu­rri­re­mos a dicha figu­ra para dar un ejem­plo de la pers­pec­ti­va que está pre­va­le­cien­do: El dis­tan­cia­mien­to social pre­go­na­do por un perio­dis­mo “más papis­ta que el Papa” aca­ba de sucum­bir a la hora de com­pa­re­cer pun­tual­men­te al tra­ba­jo via­jan­do exclu­si­va­men­te sen­tadx… inclu­so en asien­tos de dos (!) Con­sul­ta­da sobre dicho des­pro­pó­si­to por un cro­nis­ta en Cons­ti­tu­ción, una humil­de emplea­da domés­ti­ca res­pon­dió cate­gó­ri­ca­men­te “no sé, yo igual ten­go que ir a tra­ba­jar”. Eso sí, los asien­tos de ade­lan­te deben que­dar vacíos. No vaya a ser que la “bes­tia de car­ga” que con­du­ce se man­que y deba reem­pla­zar­la el patrón, toda vez que habla­mos de un tra­ba­jo full time. Del res­to del pasa­je, sabe­mos que even­tual­men­te se ocu­pa­rá el “ejér­ci­to de recam­bio” que des­cri­bie­ron los cási­cos del marxismo. 

“La era está parien­do un cora­zón” (*)
Ape­lan­do a una expre­sión con que Don Artu­ro Jau­ret­che des­cri­bió otros cli­va­jes de la His­to­ria recien­te, ante el momen­to que afron­ta­mos repe­ti­re­mos que “lo vie­jo no aca­ba de morir y lo nue­vo no aca­ba de nacer”.
El COVID – 19 nos enfren­ta a una cri­sis glo­bal de alcan­ce civi­li­za­to­rio. Y la cua­ren­te­na que han reco­men­da­do lxs sani­ta­ris­tas y adop­ta­do la mayo­ría de los gobier­nos remi­te a la dimen­sión bíbli­ca de otras pan­de­mias, toda vez que cua­ren­ta días y cua­ren­ta noches duró el Dilu­vio Uni­ver­sal, cuan­do el Dios de los cató­li­cos se har­tó de los des­ati­nos huma­nos e hizo tro­nar el escar­mien­to, enco­men­dan­do un arca al fiel Noé para pre­ser­var una pare­ja de ejem­pla­res por cada espe­cie (¿cuán­tas habrán des­apa­re­ci­do entre los 1.250 millo­nes de ani­ma­les muer­tos direc­ta o indi­rec­ta­men­te debi­do a los recien­tes incen­dios ocu­rri­dos en Aus­tra­lia?)
Entre las hipó­te­sis que se han bara­ja­do duran­te los últi­mos meses con­je­tu­ran­do sobre el ori­gen del virus, la más con­si­de­ra­da ha sido la de una gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca impul­sa­da por EEUU para fre­nar la expan­sión comer­cial del gigan­te asiá­ti­co hacia occi­den­te.
Pero otra aún más intran­qui­li­za­do­ra es la que atri­bu­ye al avan­ce de una defo­res­ta­ción que arra­sa los hábi­tats de cier­tas espe­cies ani­ma­les sal­va­jes, la cau­sa de su irrup­ción en el espa­cio urbano, así como la dañi­na muta­ción y con­ta­gio entre huma­nos de coro­na­vi­rus que por lo gene­ral exis­ten en su por­ta­dor ori­gi­nal sin pro­du­cir efec­tos per­ju­di­cia­les.
Ese pun­to de vis­ta remi­te inelu­di­ble­men­te a la noción de Antro­po­ceno, la era geo­ló­gi­ca que tran­si­ta­mos, en que la depre­da­do­ra acción huma­na impri­me hue­llas irre­ver­si­bles sobre el eco­sis­te­ma.
Algu­nas de esas hue­llas son: El des­me­su­ra­do incre­men­to del calen­ta­mien­to glo­bal; la pau­la­ti­na pér­di­da de bio­di­ver­si­dad; la alte­ra­ción del cur­so de las aguas; la explo­sión demo­grá­fi­ca; y el mode­lo de con­su­mo fun­da­do en el esque­ma de obso­les­cen­cia pre­coz y pro­gra­ma­da, que limi­ta la vida útil de los pro­duc­tos.
Entre las pros­pec­ti­vas más inquie­tan­tes res­pec­to al por­ve­nir post pan­de­mia se avi­zo­ra una con­so­li­da­ción de la Socie­dad del Con­trol, que ya se ha veni­do impo­nien­do median­te el endeu­da­mien­to externo y el law­fa­re, pero aho­ra fun­da­men­tal­men­te a expen­sas de una feroz vigi­lan­cia de la vida pri­va­da a par­tir de la Big Data.
Entre las más aus­pi­cio­sas va cua­jan­do una sig­ni­fi­ca­ti­va reva­lo­ri­za­ción del pro­tec­cio­nis­mo por sobre la glo­ba­li­za­ción, y del Esta­do por enci­ma del mer­ca­do. En un con­tex­to de cam­bios tan iné­di­tos como ver­ti­gi­no­sos, aca­so lo más des­ati­na­do sea apre­su­rar­se a aven­tu­rar el derrum­be del capi­ta­lis­mo, cuya resi­lien­cia ya ha frus­tra­do en nume­ro­sas oca­sio­nes tales pro­nós­ti­cos.
El impac­to eco­nó­mi­co nega­ti­vo que la cua­ren­te­na glo­bal impon­drá, fun­da­men­tal­men­te a los paí­ses peri­fé­ri­cos, con un sal­do de rece­sión y des­ocu­pa­ción masi­va, ha hecho que des­de pers­pec­ti­vas neo­key­ne­sia­nas crez­ca el cla­mor en pro de un nue­vo New Deal, lo que el pen­sa­mien­to crí­ti­co pre­fie­re recla­mar como un Green New Deal que no sólo dé res­pues­ta a la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, sino que tam­bién con­tem­ple los dere­chos de la natu­ra­le­za. Uno de sus pro­mo­to­res es el soció­lo­go esta­dou­ni­den­se Jeremy Rif­kin (https://​the​con​ver​sa​tion​.com/​j​e​r​e​m​y​-​r​i​f​k​i​n​-​e​s​t​a​m​o​s​-​a​n​t​e​-​l​a​-​a​m​e​n​a​z​a​-​d​e​-​u​n​a​-​e​x​t​i​n​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​g​e​n​t​e​-​n​i​-​s​i​q​u​i​e​r​a​-​l​o​-​s​a​b​e​-​1​3​6​986), que apor­ta una mira­da alen­ta­do­ra al res­pec­to, sos­te­nien­do que “Los mile­nialls han sali­do de sus cla­ses para expre­sar su inquie­tud. Millo­nes y millo­nes de ellos recla­man la decla­ra­ción de una emer­gen­cia cli­má­ti­ca y piden un Green New Deal. Lo intere­san­te es que esta no es como nin­gu­na otra pro­tes­ta en la his­to­ria, y ha habi­do muchas, pero esta es dife­ren­te: mue­ve espe­ran­za, es la pri­me­ra revuel­ta pla­ne­ta­ria del ser humano en toda la his­to­ria en la que dos gene­ra­cio­nes se han vis­to como espe­cies, espe­cies en peli­gro. Pro­po­nen eli­mi­nar todos los lími­tes y fron­te­ras, los pre­jui­cios, todo aque­llo que nos sepa­ra; empie­zan a ver­se como una espe­cie en peli­gro e inten­tan pre­ser­var a las demás cria­tu­ras del pla­ne­ta. Esta es pro­ba­ble­men­te la trans­for­ma­ción más tras­cen­den­te de la con­cien­cia huma­na en la historia”.

“Yo veo al futu­ro repe­tir el pasa­do” (**)
El recien­te acuer­do entre la UIA y la CGT – que pres­cri­be un 25% de reduc­ción sala­rial y la sus­pen­sión de pari­ta­rias por un año en un con­tex­to de alar­man­te infla­ción – ha obte­ni­do un pri­mer y poten­te cues­tio­na­mien­to duran­te el Día Inter­na­cio­nal de lxs Tra­ba­ja­dorxs, a par­tir de la difu­sión del Mani­fies­to Nacio­nal por la Sobe­ra­nía, el Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción (https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​r​C​A​-​b​P​M​D​Mks), pre­sen­ta­do a ins­tan­cias del MNER en una fábri­ca recu­pe­ra­da (Enva­ses Fle­xi­bles Mata­de­ros Ltd.), y sus­crip­to por nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les, socia­les, coope­ra­ti­vas, de PyMES y polí­ti­cas del cam­po nacio­nal. El tex­to apor­ta una nutri­da pro­gra­má­ti­ca que apun­ta a lograr solu­cio­nes de emer­gen­cia en mate­ria de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, Mone­ta­ria y Finan­cie­ra, Fis­cal, Pro­duc­ti­va, Ener­gé­ti­ca, Marí­ti­ma, Piso de Ingre­sos Garan­ti­za­do, y Acce­so a la Vivien­da Dig­na y Pla­ni­fi­ca­ción Terri­to­rial.
Por otra par­te, una suma de des­ati­nos tales como el “Vier­nes Negro” que mos­tró inter­mi­na­bles colas de jubi­la­dos y ter­mi­nó cos­tan­do la renun­cia del ex titu­lar de ANSES; el affai­re de los sobre­pre­cios en la com­pra de mer­ca­de­rías, que oca­sio­nó la sepa­ra­ción de sus car­gos a 15 fun­cio­na­rixs inter­me­dios de la car­te­ra de desa­rro­llo social; o la influen­cia sobre el pre­si­den­te del ase­sor en asun­tos regio­na­les Mar­co Enrí­quez Omi­na­mi, que des­au­to­ri­za en los hechos al can­ci­ller Solá, entre otros, vie­nen pro­du­cien­do des­en­cuen­tros al inte­rior de un gabi­ne­te nacio­nal lotea­do para derro­tar a la ceo­cra­cia macris­ta y con­ten­tar a una vario­pin­ta can­ti­dad de sec­to­res del pero­nis­mo con dis­tin­to ADN y jue­go pro­pio, entre ellos el que res­pon­de al inquie­to Ser­gio Mas­sa, y por otro lado a La Cám­po­ra, cuyas aspi­ra­cio­nes de poder aca­ban de lle­var a Andrés“Cuervo” Larro­que a des­em­bar­car en el Minis­te­rio de Desa­rro­llo de la Comu­ni­dad bonae­ren­se. Lo cier­to es que, una vez más, “lo peque­ño se hace gran­de cuan­do lo gran­de no exis­te”.
Enfria­da la ini­cia­ti­va de apro­bar un “Impues­to a la Rique­za”, y en eje­cu­ción la deci­sión de pagar la deu­da exter­na “a libro cerra­do”, resul­ta irre­sis­ti­ble la ten­ta­ción de pre­gun­tar­se si esa uni­dad del pero­nis­mo que tan­to pre­go­nan que­ridxs com­pa­ñerxs de lucha de ayer y de hoy alcan­za para resol­ver la encru­ci­ja­da que enfren­ta la Patria en estas horas y reabrir la ancha ave­ni­da que debe­ría con­du­cir­nos a la eman­ci­pa­ción nacio­nal.
¿Es legí­ti­mo – o ape­nas una con­sig­na cada vez más ran­cia – sen­ten­ciar recu­rren­te­men­te que Perón es el futu­ro?
Este cro­nis­ta, cuya edad mayor ha lle­va­do a valo­rar la gran­de­za de pro­ce­der de su pro­pia madre por enci­ma de los nume­ro­sos des­en­cuen­tros domés­ti­cos vivi­dos con ella, tam­bién ha con­se­gui­do dimen­sio­nar la esta­tu­ra de esta­dis­ta y estra­te­ga polí­ti­co sin par del Gene­ral, muy a pesar de los cor­to­cir­cui­tos que aquel líder tuvo con la gene­ra­ción polí­ti­ca de quien escri­be estas líneas, lo cual nun­ca pasa por alto el nefas­to lega­do de cier­ta gra­má­ti­ca – sinar­quía, imber­bes, [email protected] – que sus auto­ti­tu­la­dos here­de­ros con­ti­núan uti­li­zan­do con­tra [email protected] aquel/​la que ose desa­fiar la cal­ma chi­cha del movi­mien­to.
Pero…¿es Perón SIEMPRE el futu­ro?
Resul­ta incon­tras­ta­ble que el movi­mien­to que cons­tru­yó en Argen­ti­na el Esta­do de Bien­es­tar, dig­ni­fi­có a tra­ba­ja­dorxs y muje­res, y lxs cohe­sio­nó en torno a una iden­ti­dad aún vigen­te cons­ti­tu­ye la refe­ren­cia en la que las gran­des mayo­rías se refu­gian para reem­pren­der su lar­ga mar­cha hacia la dig­ni­dad, cada vez que el ape­ti­to voraz del capi­ta­lis­mo diez­ma la Nación. Sobre eso dis­cu­rrió abun­dan­te­men­te y con sin­gu­lar enjun­dia el mon­to­ne­ro Rodol­fo Jor­ge Walsh.
Sin embar­go, aun­que la lar­ga visual del “Pri­mer Tra­ba­ja­dor” vis­lum­bró las posi­bles con­se­cuen­cias de la cri­sis civi­li­za­to­ria que atra­ve­sa­mos, en su sen­ten­cia acer­ca de que “el año 2000 nos encon­tra­rá uni­dos o domi­na­dos” segu­ra­men­te sub­ya­cía la expec­ta­ti­va de que pre­va­le­ce­ría el pri­mer fac­tor de dicha dis­yun­ti­va. Y henos aquí pues, en un mun­do inima­gi­na­ble des­de el Siglo XX. Tan cier­to como que la His­to­ria sigue en dispu­ta y la polí­ti­ca está más viva que nun­ca, con­tra­di­cien­do los funes­tos augu­rios de Fran­cis Fuku­ya­ma.
En todo caso la últi­ma expre­sión pode­ro­sa del nacio­na­lis­mo popu­lar, abre­van­do en el patri­mo­nio expe­rien­cial de todas las tra­di­cio­nes polí­ti­cas que brin­da­ron valio­sas herra­mien­tas teó­ri­cas y orga­ni­za­ti­vas al pue­blo tra­ba­ja­dor, debe­rá cons­ti­tuir­se en el tram­po­lín des­de el que este se per­mi­ta sal­tar hacia un esta­dío supe­rior de la lucha, capaz de remon­tar la uto­pía de una trans­for­ma­ción de fon­do en nues­tro país.
En pleno ais­la­mien­to obli­ga­to­rio, aca­so el dig­ní­si­mo acto de des­obe­dien­cia civil come­ti­do por lxs obrerxs del quil­me­ño fri­go­rí­fi­co Pen­ta al movi­li­zar­se hacia Pla­za de Mayo muni­dos de bar­bi­jos para pro­tes­tar por sus des­pi­dos, así como la esca­la­da de ollas popu­la­res que cre­ce des­de el conur­bano pro­fun­do, expre­sen en gran medi­da las reser­vas mora­les de un pue­blo que no se rin­de, y aca­so el embrión del que está pre­ña­do el futuro.- 

(*) Títu­lo de un tema del can­tau­tor cubano Sil­vio Rodrí­guez
(**) Estro­fa de “El tiem­po no para”, tema com­pues­to por los artis­tas bra­si­le­ños Arnal­do Bran­dao y Age­nor Neto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *