Argen­ti­na. El levan­ta­mien­to de la cua­ren­te­na expon­drá a un gobierno sin programa

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­n­ame­ri­cano, 4 mayo 2020


“En medio del camino de la vida me encon­tré per­di­do en sel­va oscu­ra”.

Dan­te Alighie­ri, poe­ta flo­ren­tino. Pri­mer Can­to del Infierno, “La Divi­na Comedia”. 

Es un hecho. Las pre­sio­nes empre­sa­ria­les y el funes­to pro­nós­ti­co sobre las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la cua­ren­te­na hacen que sea inmi­nen­te su levan­ta­mien­to cua­si total, para­do­jal­men­te en el perío­do de con­ta­gio más temi­do por lxs sani­ta­ris­tas. ¿Qué ocu­rrió? ¿¿En reali­dad el virus no era tan peli­gro­so o las esta­dís­ti­cas de con­ta­gio ya son irre­le­van­tes?? Nos incli­na­mos a creer que la lógi­ca del capi­tal se va impo­nien­do por sobre el cui­da­do colec­ti­vo. Y como en Argen­ti­na esa últi­ma pala­bra tam­bién desig­na a un vehícu­lo de trans­por­te públi­co que en otras lati­tu­des de Nues­tra Amé­ri­ca lla­man gua­gua o bus, recu­rri­re­mos a dicha figu­ra para dar un ejem­plo de la pers­pec­ti­va que está pre­va­le­cien­do: El dis­tan­cia­mien­to social pre­go­na­do por un perio­dis­mo “más papis­ta que el Papa” aca­ba de sucum­bir a la hora de com­pa­re­cer pun­tual­men­te al tra­ba­jo via­jan­do exclu­si­va­men­te sen­tadx… inclu­so en asien­tos de dos (!) Con­sul­ta­da sobre dicho des­pro­pó­si­to por un cro­nis­ta en Cons­ti­tu­ción, una humil­de emplea­da domés­ti­ca res­pon­dió cate­gó­ri­ca­men­te “no sé, yo igual ten­go que ir a tra­ba­jar”. Eso sí, los asien­tos de ade­lan­te deben que­dar vacíos. No vaya a ser que la “bes­tia de car­ga” que con­du­ce se man­que y deba reem­pla­zar­la el patrón, toda vez que habla­mos de un tra­ba­jo full time. Del res­to del pasa­je, sabe­mos que even­tual­men­te se ocu­pa­rá el “ejér­ci­to de recam­bio” que des­cri­bie­ron los cási­cos del marxismo. 

“La era está parien­do un cora­zón” (*)
Ape­lan­do a una expre­sión con que Don Artu­ro Jau­ret­che des­cri­bió otros cli­va­jes de la His­to­ria recien­te, ante el momen­to que afron­ta­mos repe­ti­re­mos que “lo vie­jo no aca­ba de morir y lo nue­vo no aca­ba de nacer”.
El COVID – 19 nos enfren­ta a una cri­sis glo­bal de alcan­ce civi­li­za­to­rio. Y la cua­ren­te­na que han reco­men­da­do lxs sani­ta­ris­tas y adop­ta­do la mayo­ría de los gobier­nos remi­te a la dimen­sión bíbli­ca de otras pan­de­mias, toda vez que cua­ren­ta días y cua­ren­ta noches duró el Dilu­vio Uni­ver­sal, cuan­do el Dios de los cató­li­cos se har­tó de los des­ati­nos huma­nos e hizo tro­nar el escar­mien­to, enco­men­dan­do un arca al fiel Noé para pre­ser­var una pare­ja de ejem­pla­res por cada espe­cie (¿cuán­tas habrán des­apa­re­ci­do entre los 1.250 millo­nes de ani­ma­les muer­tos direc­ta o indi­rec­ta­men­te debi­do a los recien­tes incen­dios ocu­rri­dos en Aus­tra­lia?)
Entre las hipó­te­sis que se han bara­ja­do duran­te los últi­mos meses con­je­tu­ran­do sobre el ori­gen del virus, la más con­si­de­ra­da ha sido la de una gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca impul­sa­da por EEUU para fre­nar la expan­sión comer­cial del gigan­te asiá­ti­co hacia occi­den­te.
Pero otra aún más intran­qui­li­za­do­ra es la que atri­bu­ye al avan­ce de una defo­res­ta­ción que arra­sa los hábi­tats de cier­tas espe­cies ani­ma­les sal­va­jes, la cau­sa de su irrup­ción en el espa­cio urbano, así como la dañi­na muta­ción y con­ta­gio entre huma­nos de coro­na­vi­rus que por lo gene­ral exis­ten en su por­ta­dor ori­gi­nal sin pro­du­cir efec­tos per­ju­di­cia­les.
Ese pun­to de vis­ta remi­te inelu­di­ble­men­te a la noción de Antro­po­ceno, la era geo­ló­gi­ca que tran­si­ta­mos, en que la depre­da­do­ra acción huma­na impri­me hue­llas irre­ver­si­bles sobre el eco­sis­te­ma.
Algu­nas de esas hue­llas son: El des­me­su­ra­do incre­men­to del calen­ta­mien­to glo­bal; la pau­la­ti­na pér­di­da de bio­di­ver­si­dad; la alte­ra­ción del cur­so de las aguas; la explo­sión demo­grá­fi­ca; y el mode­lo de con­su­mo fun­da­do en el esque­ma de obso­les­cen­cia pre­coz y pro­gra­ma­da, que limi­ta la vida útil de los pro­duc­tos.
Entre las pros­pec­ti­vas más inquie­tan­tes res­pec­to al por­ve­nir post pan­de­mia se avi­zo­ra una con­so­li­da­ción de la Socie­dad del Con­trol, que ya se ha veni­do impo­nien­do median­te el endeu­da­mien­to externo y el law­fa­re, pero aho­ra fun­da­men­tal­men­te a expen­sas de una feroz vigi­lan­cia de la vida pri­va­da a par­tir de la Big Data.
Entre las más aus­pi­cio­sas va cua­jan­do una sig­ni­fi­ca­ti­va reva­lo­ri­za­ción del pro­tec­cio­nis­mo por sobre la glo­ba­li­za­ción, y del Esta­do por enci­ma del mer­ca­do. En un con­tex­to de cam­bios tan iné­di­tos como ver­ti­gi­no­sos, aca­so lo más des­ati­na­do sea apre­su­rar­se a aven­tu­rar el derrum­be del capi­ta­lis­mo, cuya resi­lien­cia ya ha frus­tra­do en nume­ro­sas oca­sio­nes tales pro­nós­ti­cos.
El impac­to eco­nó­mi­co nega­ti­vo que la cua­ren­te­na glo­bal impon­drá, fun­da­men­tal­men­te a los paí­ses peri­fé­ri­cos, con un sal­do de rece­sión y des­ocu­pa­ción masi­va, ha hecho que des­de pers­pec­ti­vas neo­key­ne­sia­nas crez­ca el cla­mor en pro de un nue­vo New Deal, lo que el pen­sa­mien­to crí­ti­co pre­fie­re recla­mar como un Green New Deal que no sólo dé res­pues­ta a la rela­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, sino que tam­bién con­tem­ple los dere­chos de la natu­ra­le­za. Uno de sus pro­mo­to­res es el soció­lo­go esta­dou­ni­den­se Jeremy Rif­kin (https://​the​con​ver​sa​tion​.com/​j​e​r​e​m​y​-​r​i​f​k​i​n​-​e​s​t​a​m​o​s​-​a​n​t​e​-​l​a​-​a​m​e​n​a​z​a​-​d​e​-​u​n​a​-​e​x​t​i​n​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​g​e​n​t​e​-​n​i​-​s​i​q​u​i​e​r​a​-​l​o​-​s​a​b​e​-​1​3​6​986), que apor­ta una mira­da alen­ta­do­ra al res­pec­to, sos­te­nien­do que “Los mile­nialls han sali­do de sus cla­ses para expre­sar su inquie­tud. Millo­nes y millo­nes de ellos recla­man la decla­ra­ción de una emer­gen­cia cli­má­ti­ca y piden un Green New Deal. Lo intere­san­te es que esta no es como nin­gu­na otra pro­tes­ta en la his­to­ria, y ha habi­do muchas, pero esta es dife­ren­te: mue­ve espe­ran­za, es la pri­me­ra revuel­ta pla­ne­ta­ria del ser humano en toda la his­to­ria en la que dos gene­ra­cio­nes se han vis­to como espe­cies, espe­cies en peli­gro. Pro­po­nen eli­mi­nar todos los lími­tes y fron­te­ras, los pre­jui­cios, todo aque­llo que nos sepa­ra; empie­zan a ver­se como una espe­cie en peli­gro e inten­tan pre­ser­var a las demás cria­tu­ras del pla­ne­ta. Esta es pro­ba­ble­men­te la trans­for­ma­ción más tras­cen­den­te de la con­cien­cia huma­na en la historia”.

“Yo veo al futu­ro repe­tir el pasa­do” (**)
El recien­te acuer­do entre la UIA y la CGT – que pres­cri­be un 25% de reduc­ción sala­rial y la sus­pen­sión de pari­ta­rias por un año en un con­tex­to de alar­man­te infla­ción – ha obte­ni­do un pri­mer y poten­te cues­tio­na­mien­to duran­te el Día Inter­na­cio­nal de lxs Tra­ba­ja­dorxs, a par­tir de la difu­sión del Mani­fies­to Nacio­nal por la Sobe­ra­nía, el Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción (https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​r​C​A​-​b​P​M​D​Mks), pre­sen­ta­do a ins­tan­cias del MNER en una fábri­ca recu­pe­ra­da (Enva­ses Fle­xi­bles Mata­de­ros Ltd.), y sus­crip­to por nume­ro­sas orga­ni­za­cio­nes gre­mia­les, socia­les, coope­ra­ti­vas, de PyMES y polí­ti­cas del cam­po nacio­nal. El tex­to apor­ta una nutri­da pro­gra­má­ti­ca que apun­ta a lograr solu­cio­nes de emer­gen­cia en mate­ria de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria, Mone­ta­ria y Finan­cie­ra, Fis­cal, Pro­duc­ti­va, Ener­gé­ti­ca, Marí­ti­ma, Piso de Ingre­sos Garan­ti­za­do, y Acce­so a la Vivien­da Dig­na y Pla­ni­fi­ca­ción Terri­to­rial.
Por otra par­te, una suma de des­ati­nos tales como el “Vier­nes Negro” que mos­tró inter­mi­na­bles colas de jubi­la­dos y ter­mi­nó cos­tan­do la renun­cia del ex titu­lar de ANSES; el affai­re de los sobre­pre­cios en la com­pra de mer­ca­de­rías, que oca­sio­nó la sepa­ra­ción de sus car­gos a 15 fun­cio­na­rixs inter­me­dios de la car­te­ra de desa­rro­llo social; o la influen­cia sobre el pre­si­den­te del ase­sor en asun­tos regio­na­les Mar­co Enrí­quez Omi­na­mi, que des­au­to­ri­za en los hechos al can­ci­ller Solá, entre otros, vie­nen pro­du­cien­do des­en­cuen­tros al inte­rior de un gabi­ne­te nacio­nal lotea­do para derro­tar a la ceo­cra­cia macris­ta y con­ten­tar a una vario­pin­ta can­ti­dad de sec­to­res del pero­nis­mo con dis­tin­to ADN y jue­go pro­pio, entre ellos el que res­pon­de al inquie­to Ser­gio Mas­sa, y por otro lado a La Cám­po­ra, cuyas aspi­ra­cio­nes de poder aca­ban de lle­var a Andrés“Cuervo” Larro­que a des­em­bar­car en el Minis­te­rio de Desa­rro­llo de la Comu­ni­dad bonae­ren­se. Lo cier­to es que, una vez más, “lo peque­ño se hace gran­de cuan­do lo gran­de no exis­te”.
Enfria­da la ini­cia­ti­va de apro­bar un “Impues­to a la Rique­za”, y en eje­cu­ción la deci­sión de pagar la deu­da exter­na “a libro cerra­do”, resul­ta irre­sis­ti­ble la ten­ta­ción de pre­gun­tar­se si esa uni­dad del pero­nis­mo que tan­to pre­go­nan que­ridxs com­pa­ñerxs de lucha de ayer y de hoy alcan­za para resol­ver la encru­ci­ja­da que enfren­ta la Patria en estas horas y reabrir la ancha ave­ni­da que debe­ría con­du­cir­nos a la eman­ci­pa­ción nacio­nal.
¿Es legí­ti­mo – o ape­nas una con­sig­na cada vez más ran­cia – sen­ten­ciar recu­rren­te­men­te que Perón es el futu­ro?
Este cro­nis­ta, cuya edad mayor ha lle­va­do a valo­rar la gran­de­za de pro­ce­der de su pro­pia madre por enci­ma de los nume­ro­sos des­en­cuen­tros domés­ti­cos vivi­dos con ella, tam­bién ha con­se­gui­do dimen­sio­nar la esta­tu­ra de esta­dis­ta y estra­te­ga polí­ti­co sin par del Gene­ral, muy a pesar de los cor­to­cir­cui­tos que aquel líder tuvo con la gene­ra­ción polí­ti­ca de quien escri­be estas líneas, lo cual nun­ca pasa por alto el nefas­to lega­do de cier­ta gra­má­ti­ca – sinar­quía, imber­bes, [email protected] – que sus auto­ti­tu­la­dos here­de­ros con­ti­núan uti­li­zan­do con­tra [email protected] aquel/​la que ose desa­fiar la cal­ma chi­cha del movi­mien­to.
Pero…¿es Perón SIEMPRE el futu­ro?
Resul­ta incon­tras­ta­ble que el movi­mien­to que cons­tru­yó en Argen­ti­na el Esta­do de Bien­es­tar, dig­ni­fi­có a tra­ba­ja­dorxs y muje­res, y lxs cohe­sio­nó en torno a una iden­ti­dad aún vigen­te cons­ti­tu­ye la refe­ren­cia en la que las gran­des mayo­rías se refu­gian para reem­pren­der su lar­ga mar­cha hacia la dig­ni­dad, cada vez que el ape­ti­to voraz del capi­ta­lis­mo diez­ma la Nación. Sobre eso dis­cu­rrió abun­dan­te­men­te y con sin­gu­lar enjun­dia el mon­to­ne­ro Rodol­fo Jor­ge Walsh.
Sin embar­go, aun­que la lar­ga visual del “Pri­mer Tra­ba­ja­dor” vis­lum­bró las posi­bles con­se­cuen­cias de la cri­sis civi­li­za­to­ria que atra­ve­sa­mos, en su sen­ten­cia acer­ca de que “el año 2000 nos encon­tra­rá uni­dos o domi­na­dos” segu­ra­men­te sub­ya­cía la expec­ta­ti­va de que pre­va­le­ce­ría el pri­mer fac­tor de dicha dis­yun­ti­va. Y henos aquí pues, en un mun­do inima­gi­na­ble des­de el Siglo XX. Tan cier­to como que la His­to­ria sigue en dispu­ta y la polí­ti­ca está más viva que nun­ca, con­tra­di­cien­do los funes­tos augu­rios de Fran­cis Fuku­ya­ma.
En todo caso la últi­ma expre­sión pode­ro­sa del nacio­na­lis­mo popu­lar, abre­van­do en el patri­mo­nio expe­rien­cial de todas las tra­di­cio­nes polí­ti­cas que brin­da­ron valio­sas herra­mien­tas teó­ri­cas y orga­ni­za­ti­vas al pue­blo tra­ba­ja­dor, debe­rá cons­ti­tuir­se en el tram­po­lín des­de el que este se per­mi­ta sal­tar hacia un esta­dío supe­rior de la lucha, capaz de remon­tar la uto­pía de una trans­for­ma­ción de fon­do en nues­tro país.
En pleno ais­la­mien­to obli­ga­to­rio, aca­so el dig­ní­si­mo acto de des­obe­dien­cia civil come­ti­do por lxs obrerxs del quil­me­ño fri­go­rí­fi­co Pen­ta al movi­li­zar­se hacia Pla­za de Mayo muni­dos de bar­bi­jos para pro­tes­tar por sus des­pi­dos, así como la esca­la­da de ollas popu­la­res que cre­ce des­de el conur­bano pro­fun­do, expre­sen en gran medi­da las reser­vas mora­les de un pue­blo que no se rin­de, y aca­so el embrión del que está pre­ña­do el futuro.- 

(*) Títu­lo de un tema del can­tau­tor cubano Sil­vio Rodrí­guez
(**) Estro­fa de “El tiem­po no para”, tema com­pues­to por los artis­tas bra­si­le­ños Arnal­do Bran­dao y Age­nor Neto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.