Argen­ti­na. Coro­nar la vida

Por Alfre­do Gran­de* /​Resu­men Latinoamericano/​3 de mayo 2020 . — –

En algu­na oca­sión, en una reu­nión cien­tí­fi­ca de psi­co­ana­lis­tas, dije que la elec­ción de una teo­ría no es teó­ri­ca sino polí­ti­ca. Me sor­pren­dió que no me enten­die­ran. Tam­po­co me enten­dió una tía cuan­do le pre­gun­té a los 7 años por qué los duraz­nos al natu­ral venían en lata. “De la natu­ra­le­za a la mesa” era la publi­ci­dad enga­ño­sa de la épo­ca. La res­pues­ta de mi tía fue: “calla­te y comé”. Duran­te los 64 años pos­te­rio­res reci­bí res­pues­tas peo­res. Pero fue el comien­zo de una con­vic­ción muy fir­me, bor­dean­do la cer­te­za. Si algo sir­ve, sir­ve para todo. El pro­ble­ma es que hay cosas que no sir­ven para nada, y lo usan para todo. Algu­nos lla­man a esto demo­cra­cia representativa.

Al caso: la elec­ción de una eti­mo­lo­gía no es eti­mo­ló­gi­ca sino polí­ti­ca. A la pala­bra alumno siem­pre se le dio el sen­ti­do de “sin luz”. Y la ilu­mi­na­ción era del maes­tro. “Magis­ter dixit”. Lo dijo el maes­tro. Nada para dis­cu­tir. Solo aca­tar. Este mama­rra­cho se ha obser­va­do inclu­so en la cien­cia, y es el entie­rro del pen­sa­mien­to crí­ti­co. Del “libre pen­sa­mien­to” que tan­to irri­ta a Berni.

Sin embar­go, en mi pro­lon­ga­da acti­vi­dad docen­te uni­ver­si­ta­ria, abor­ta­da por la uni­ver­si­dad nacio­nal de Bue­nos Aires por­que cum­plí 65 años, des­cri­bí otro sen­ti­do de la pala­bra “alumno”. En la eti­mo­lo­gía grie­ga es: “el que está dis­pues­to a apren­der”. Dime qué eti­mo­lo­gía eli­ges, y te diré qué eres. O sea: cuál es tu impli­ca­ción polí­ti­ca, éti­ca, filo­só­fi­ca. Coro­nar la vida: ador­nar de una mane­ra osten­to­sa o visi­ble, que otor­ga dig­ni­dad. Esa es la eti­mo­lo­gía que eli­jo. Y como toda elec­ción, es desean­te y es polí­ti­ca. Otor­gar dig­ni­dad es muy cer­cano a hon­rar la vida, como ense­ña­ra la poe­ta Ela­dia Blázquez.

El modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que pre­fie­re el valor de cam­bio al valor de uso y cons­tru­ye el feti­che de la mer­can­cía, deni­gra la vida. Le arran­ca toda dig­ni­dad. Una zapa­ti­lla vale no por su uso sino por su mar­ca. Una ami­ga de un ami­go de una ami­ga pagó $21.000 (sic) por un par de zapa­ti­llas “de mar­ca”. Lo más deni­gran­te es que la gen­te humil­de se con­ta­gia fácil­men­te del virus del con­su­mis­mo. Como ya lo seña­lé, pero me gus­ta reite­rar, con­su­mis­mo es “con­su­mir con­su­mo”. Y no sola­men­te es una enfer­me­dad de cla­se media para arri­ba. Tam­bién es una enfer­me­dad de cla­se media para abajo.

Por eso es nece­sa­rio acor­dar que cuan­do habla­mos de bata­lla cul­tu­ral es con­tra el capi­ta­lis­mo. El impe­ria­lis­mo es su fase supe­rior, como ense­ña­ra la teo­ría mar­xis­ta. Pero curio­sa­men­te, o qui­zá no tan­to, hay dis­cur­sos furio­sa­men­te anti impe­ria­lis­tas pero que no son furio­sa­men­te anti capi­ta­lis­tas. Inclu­so pue­den ser furio­sa­men­te anti socia­lis­tas. Recuer­do la épo­ca que se habla­ba de los dos impe­ria­lis­mos, otra teo­ría de los dos demonios.

El enemi­go sin cara no es el virus. El enemi­go sin cara es el capi­ta­lis­mo. Es cier­to que tie­ne muchas care­tas visi­bles. Un Roc­ca, un Coto. Pero la ver­da­de­ra cara de la bes­tia sigue ocul­ta. Maqui­lla­da por la publi­ci­dad. La mer­can­ti­li­za­ción de los ali­men­tos, la salud, la edu­ca­ción, la vivien­da, el cré­di­to. El Ban­co Cen­tral sabe quié­nes son los que han fuga­do cifras millo­na­rias de dóla­res al exte­rior. Más que fuga, turis­mo fácil. Más que impues­to a la rique­za por úni­ca vez, habría que sacar el impues­to a la pobre­za para todas las veces. O sea: el IVA para ali­men­tos y todo lo que per­mi­ta que las nece­si­da­des bási­cas sean satis­fe­chas. Que la CGT acep­te dis­mi­nuir los sala­rios, no es bue­na for­ma de cele­brar un pri­me­ro de mayo com­ba­ti­vo. Cada vez es más evi­den­te la dimen­sión viral de la cul­tu­ra repre­so­ra.

El reduc­cio­nis­mo viro­ló­gi­co devie­ne encu­bri­dor. Un virus muta­do en for­ma deli­be­ra­da, o una mal­di­ta casua­li­dad para dar­le tex­to a Lagar­de, ex pre­si­den­ta del FMI, ha sido la tor­men­ta per­fec­ta para que el capi­ta­lis­mo se hun­da pero no le suel­te la mano al pla­ne­ta. Como arca de Noé de últi­ma gene­ra­ción, tam­bién el arca capi­ta­lis­ta sal­va­rá a dos de cada espe­cie: gran indus­tria y finan­cie­ras internacionales.

Habrá una nue­va nor­ma­li­dad. Más nue­va que nor­ma­li­dad. Recuer­do la adver­ten­cia de León Rozitch­ner: “el nor­mal está enfer­mo de reali­dad”. Lo peor que nos pue­de pasar es que habrá algo pare­ci­do a lo nor­mal. El ham­bre en niñas y niños, ¿es nor­mal? La fal­ta de agua, y no sola­men­te pota­ble, ¿es nor­mal? Las masa­cres por goteo por arra­sa­mien­to de tie­rras, aires y aguas… ¿es nor­mal? La res­pues­ta es que para el capi­ta­lis­mo no sólo es nor­mal, sino nece­sa­rio. El mal­di­to Cava­llo dijo: “cos­to social del ajuste”.

Hoy preo­cu­pa más el cos­to sexual de la cua­ren­te­na. Lo digo como psi­quia­tra, psi­co­ana­lis­ta y coope­ra­ti­vis­ta. El ais­la­mien­to social obli­ga­to­rio enfer­ma. La reali­dad vir­tual es un esta­do alu­ci­na­to­rio (visual y audi­ti­vo) más allá de cuán­tos usua­rios de zoom o jitsi lo com­par­tan en for­ma simul­tá­nea. Esa enfer­me­dad es la iatro­ge­nia. O sea: que el ais­la­mien­to es nece­sa­rio, pero es una nece­si­dad que trae dema­sia­dos efec­tos secun­da­rios nada desea­bles. Los chi­cos pobres cada vez tie­nen más ham­bre y los chi­cos ricos qui­zá ten­gan más tris­te­za. Pero sin duda era para pen­sar­lo antes, no para decir­lo des­pués, y des­pués desmentirlo.

Como al Esta­do lo finan­cia­mos los tra­ba­ja­do­res con impues­tos al con­su­mo, por­que los impues­tos a la rique­za no bri­llan por su ausen­cia, la men­ta­da ren­ta uni­ver­sal será algo así como un auto prés­ta­mo. Algu­na vez se vol­ve­rá a dis­cu­tir qué deci­mos cuan­do deci­mos esta­do sin adi­ta­men­tos. No hay con­tra­dic­ción entre esta­do y mer­ca­do. Por algo se socia­li­zan las pér­di­das. Y la sagra­da Cons­ti­tu­ción Nacio­nal con­sa­gra la pri­va­ti­za­ción de las ganancias.

No le demos la razón a la tía que esta­ba con­ven­ci­da que lo natu­ral venía en lata. Nues­tra deci­sión polí­ti­ca, éti­ca y afec­ti­va será luchar en reali­da­des comu­ni­ta­rias, coope­ra­ti­vas, colec­ti­vas, con pro­fun­dos cimien­tos desean­tes. Para crear la nue­va anor­ma­li­dad: coro­nar la vida.

*  (APe).-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *