Esta­do Espa­ñol. El mata­de­ro (no solo de ani­ma­les) de la loca­li­dad de Binéfar

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 mayo 2020

Este últi­mo 25 de abril han sal­ta­do todas las alarmas
en los medios de comu­ni­ca­ción al vol­ver­se vira­les unos vídeos en los que salían
cien­tos de tra­ba­ja­do­res del mata­de­ro Lite­ra Meat, en Biné­far, hacien­do
cola para rea­li­zar test masi­vos. Lo alar­man­te de estos vídeos era que no se
guar­da­ba nin­gu­na medi­da de segu­ri­dad
en dichas colas; no había
dis­tan­cia­mien­to entre los tra­ba­ja­do­res, y la mayo­ría de ellos no dis­po­nían de
mas­ca­ri­llas (ni que diga­mos de EPI). El hecho es que pare­cía que fue­ran los
pro­pios tra­ba­ja­do­res los ani­ma­les que esta­ban espe­ran­do antes de ser llevados
al mata­de­ro
.

Como resul­ta­do, en una situa­ción tan crí­ti­ca como
esta, las con­se­cuen­cias han sido escla­re­ce­do­ras; de los más de 700 trabajadores
a los que se les hicie­ron los test, 263 han dado posi­ti­vo. Pero no nos
pode­mos con­fun­dir, este bro­te no ha sur­gi­do por un des­cui­do de “minu­tos” tal
como se ase­gu­ra en la pren­sa, sino que obvia­men­te este bro­te es fru­to de la polí­ti­ca
de la pro­pia empre­sa
en la que no se uti­li­za nin­gu­na medi­da de segu­ri­dad, por
lo que el con­ta­gio está más que ase­gu­ra­do. Por con­si­guien­te, no han lle­ga­do a
sor­pren­der decla­ra­cio­nes como la de Gre­gory Oroz­co, que ase­gu­ra que “el día
20 de mar­zo se con­fir­ma­ron los tres pri­me­ros tres afec­ta­dos por la enfermedad
en Pini y des­de la empre­sa reci­bí ins­truc­cio­nes para que guardáramos
silen­cio
y colo­cá­ra­mos unos car­te­les en el come­dor don­de se ase­gu­ra­ba que
la plan­ta esta­ba libre de la Covid19”
o esta decla­ra­ción de Fernando
Mar­tí­nez, que des­ta­ca que “lo de des­pe­dir a quie­nes cogían la baja era la
polí­ti­ca de la empre­sa des­de abrió sus puer­tas. Está cla­ro que todos estos
pro­ble­mas han sido cau­sa­dos por unos tipos a los que se ha deja­do cam­par a
sus anchas y crear un nido de explo­ta­ción de tra­ba­ja­do­res
, en su mayoría
inmi­gran­tes y con poco arrai­go en la zona”
.

Uno se pue­de lle­gar a pre­gun­tar cómo no se ha
podi­do denun­ciar estas prác­ti­cas antes
, pero la res­pues­ta es sin duda el
pan de cada día que se vive en muchas empre­sas, y sobre todo en un sec­tor como
el cár­ni­co. En Lite­ra Meat, la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res son inmi­gran­tes
(a poder ser recién lle­ga­dos), lo que difi­cul­ta una bue­na comu­ni­ca­ción y
orga­ni­za­ción den­tro de la empre­sa dado que la mayo­ría no hace mucho que
lle­ga­ron a Espa­ña y no domi­nan el idio­ma ni cono­cen sus dere­chos. Si a eso le
suma­mos que las sec­cio­nes sin­di­ca­les más repre­sen­ta­ti­vas de la empre­sa (CCOO
y UGT
) ya ama­ri­llea­ron el
pro­ce­so de selec­ción de su pri­mer dele­ga­do sin­di­cal, ponien­do así a una persona
de con­fian­za de Rober­to Pini (el due­ño de la empre­sa), nos da un cóc­tel del que
solo se vier­te pre­ca­ri­za­ción y ple­na liber­tad para el empre­sa­rio para
impo­ner unas pési­mas con­di­cio­nes de trabajo. 

De
hecho, se ha teni­do que crear un escán­da­lo públi­co de tal cali­bre para que
estas orga­ni­za­cio­nes “actua­ran”. Están bajo pre­sión ya que no quie­ren que
los demás se den cuen­ta a qué intere­ses res­pon­den
, por lo que tan­to ellos
como los medios apa­ren­ta­rán preo­cu­par­se por lo que suce­de allí, has­ta que los
áni­mos se tran­qui­li­cen y pue­dan seguir sin hacer nada por los tra­ba­ja­do­res como
has­ta aho­ra. En esta mis­ma línea, Fer­nan­do Mar­tí­nez, decla­ra­ba que a
nadie le ha impor­ta­do lo que suce­día ahí den­tro
has­ta que la enfer­me­dad ha
crea­do un pro­ble­ma de salud públi­ca”
.

LOS PINI, MAFIA
EMPRESARIAL

La
empre­sa Lite­ra Meat per­te­ne­ce a un hol­ding empre­sa­rial lla­ma­do “Pini
Hol­ding”
(recor­de­mos que un hol­ding se tra­ta de una socie­dad cuya función
prin­ci­pal es la de for­mar un gru­po de empre­sas adqui­rien­do el total o la
mayo­ría de sus accio­nes, con­vir­tién­do­se en sus due­ños, y sin más acti­vi­dad que
la pro­pia ges­tión de éstas), y a la cabe­za está la pro­pia fami­lia Pini,
ori­gi­na­rios de Ita­lia. Esta fami­lia se dedi­ca a con­tro­lar empre­sas del
sec­tor cár­ni­co
dis­tri­bui­dos por Euro­pa, y sus prác­ti­cas carac­te­rís­ti­cas de una
mafia
se han hecho eco allá por don­de van.

La
figu­ra visi­ble del mata­de­ro es Pie­ro Pini, que ya fue dete­ni­do en 2017,
en su mata­de­ro de Polo­nia (Kutno), acu­sa­do de un frau­de fis­cal de 35 millo­nes de zlotys (8.159.000 euros) a
tra­vés de la crea­ción de trein­ta empre­sas fic­ti­cias. Este capo sabía desde
enton­ces las ven­ta­jas de con­for­mar una empre­sa con tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes (en
ese caso roma­níes); car­ne de cañón para la explo­ta­ción. Es más, hoy en
día, el fis­cal pola­co Lodz (el que lle­vó el caso) con­si­de­ra a Pie­ro Pini como uno
de los mayo­res esta­fa­do­res
de la his­to­ria de Polonia.

Por si fue­ra poco, en mar­zo de 2019, cuan­do se
esta­ba a pun­to de inau­gu­rar el mata­de­ro de Biné­far, fue dete­ni­do tam­bién por
frau­de fis­cal
en otro de sus mata­de­ros en Hun­gría, por una can­ti­dad similar
a la de Polo­nia. A la luz de la des­con­fian­za que sus­ci­tó en Ara­gón por eso,
Lite­ra Meat sacó un comu­ni­ca­do en el que se des­en­ten­día de toda vinculación
con las empre­sas pola­cas y hún­ga­ras
y de Pie­ro Pini, ale­gan­do que Lite­ra Meat es pro­pie­dad al cien por cien
de la empre­sa ita­lia­na Pini Hol­ding S. R. L., de la que es due­ño, tam­bién al
cien por cien, Rober­to Pini. Lo que tal vez no se dijo en ese comu­ni­ca­do es que
Pie­ro Pini sigue sien­do admi­nis­tra­dor soli­da­rio de la empre­sa jun­to al
res­to de la fami­lia (Mar­ce­llo, Fran­ces­co y Rober­to, este últi­mo incorporándose
en abril, des­pués del arres­to de Pie­ro). Obvia­men­te, da igual que se borre al
“Vito Cor­leo­ne” de la fami­lia, ya que el res­to de sus com­po­nen­tes siguen
ope­ran­do en la mis­ma línea que se venía haciendo.

EL SECTOR CÁRNICO,
FUENTE DE EXPLOTACIÓN

No son pocas las veces que sale algún tema de
escán­da­lo labo­ral rela­cio­na­do con el sec­tor cár­ni­co. En un sec­tor don­de se
acen­túa la con­cen­tra­ción de tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes, fal­sas coope­ra­ti­vas, y la
prác­ti­ca anu­la­ción de los dere­chos labo­ra­les
, gene­ra un foco de potencial
cre­ci­mien­to de la desigualdad. 

El suce­so más recien­te lo pudi­mos ver en ESFOSA,
uno de los mata­de­ros más impor­tan­tes de Cata­lu­ña. Al igual que con Lite­ra Meat,
en ESFOSA se tra­ba­ja­ba en unas con­di­cio­nes lamen­ta­bles en las que los
acci­den­tes labo­ra­les y las enfer­me­da­des pro­fe­sio­na­les esta­ban a la orden del
día; tur­nos sobre­hu­ma­nos, retri­bu­cio­nes de 900 euros o infe­rio­res… Sin
embar­go, a tra­vés del impul­so del sin­di­ca­to COS (Coor­di­na­do­ra Obrera
Sin­di­cal), se con­si­guió rea­li­zar huel­gas y paro­nes en la pro­duc­ción para
pro­tes­tar no solo por las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, sino por los constantes
ata­ques pro­ce­den­tes de la empre­sa para des­mo­vi­li­zar todo inten­to de organización
(ERE, san­cio­nes, ame­na­zas de liqui­dar la empre­sa…). Tras los éxi­tos
cose­cha­dos a raíz de estas huel­gas, COS fue efec­ti­va­men­te un ejem­plo de
sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, dejan­do ver has­ta don­de se pue­de lle­gar con una fuer­te
uni­dad de cla­se y de lucha con­tra el terro­ris­mo patronal.

No obs­tan­te, el con­tex­to en el que se desa­rro­lla el
mata­de­ro de Lite­ra Meat es com­ple­ta­men­te dife­ren­te. Con el COVID-19 amenazando,
el mie­do de los tra­ba­ja­do­res es doble, y no es para menos, pues­to que, si
se con­ta­gian o mues­tran sín­to­mas de haber­se con­ta­gia­do, son inme­dia­ta­men­te des­pe­di­dos.
Por eso no es raro ver tra­ba­ja­do­res que inten­tan ocul­tar sus sín­to­mas para así
no per­der el pues­to de tra­ba­jo con la situa­ción tal y como está aho­ra. Por
con­si­guien­te, si jun­ta­mos el hecho de que nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res ocul­tan sus
sín­to­mas para no ser des­pe­di­dos, y en la empre­sa no se pro­por­cio­na ninguna
medi­da de segu­ri­dad para evi­tar con­ta­gios, solo tene­mos que sumar 1+1 para
dar­nos cuen­ta de que no es nin­gu­na sor­pre­sa que die­ran posi­ti­vo más del 25% de
los tra­ba­ja­do­res a los que se hizo el test.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *