Colom­bia. Des­ta­pan una tra­ma de espio­na­je masi­vo del Ejér­ci­to a perio­dis­tas, polí­ti­cos y activistas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 mayo 2020

Más de 130 per­so­nas, entre ellas nume­ro­sos perio­dis­tas colom­bia­nos y esta­dou­ni­den­ses, habrían sido obje­to de segui­mien­to infor­má­ti­co duran­te varios meses. 

Cier­tas unidades
del Ejér­ci­to colom­biano espia­ron duran­te meses a más de 130 personas
—entre ellas perio­dis­tas nacio­na­les y extran­je­ros, polí­ti­cos, gene­ra­les y
defen­so­res de dere­chos huma­nos— des­vian­do para ello, supuestamente,
par­te de los recur­sos de la coope­ra­ción esta­dou­ni­den­se, según reve­la una
nue­va inves­ti­ga­ción de Revis­ta Semana.

Entre
febre­ro y pri­me­ros de diciem­bre de 2019, cuan­do el car­go de comandante
del Ejér­ci­to lo ocu­pa­ba el gene­ral Nica­cio Mar­tí­nez, estas uni­da­des se
valie­ron de herra­mien­tas infor­má­ti­cas y de soft­wa­re para bus­car y
reco­lec­tar «masi­va e indis­cri­mi­na­da­men­te toda la información
posi­ble de sus obje­ti­vos para ela­bo­rar infor­mes de inteligencia
mili­tar». Estos per­fi­les incluían des­de telé­fo­nos, direc­cio­nes y correos
de los blan­cos, has­ta sus ami­gos, fami­lia­res y cole­gas, entre otra
infor­ma­ción per­so­nal, reza la publi­ca­ción, titu­la­da ‘Las carpetas
secre­tas’, apa­re­ci­da este viernes.

Según el medio, las actividades
corrie­ron a car­go de algu­nos bata­llo­nes de ciberinteligencia,
per­te­ne­cien­tes a las bri­ga­das de inte­li­gen­cia mili­tar y al Bata­llón de
Con­tra­in­te­li­gen­cia de Segu­ri­dad de la Infor­ma­ción (Bac­si), ads­cri­tos al
Coman­do de Apo­yo de Inte­li­gen­cia Mili­tar (Cai­mi) y al Coman­do de Apoyo
de Con­tra­in­te­li­gen­cia Mili­tar (Cacim). 

Revis­ta Sema­na ha tenido
acce­so a dece­nas de estos infor­mes y ha entre­vis­ta­do a más de diez
fuen­tes, muchas de las cua­les par­ti­ci­pa­ron en este supues­to espionaje
masi­vo. Según una de ellas, algu­nas de las uni­da­des impli­ca­das reci­bían ayu­das económicas
de una agen­cia de inte­li­gen­cia extran­je­ra y uti­li­za­ron par­te de este
dine­ro para obte­ner las herra­mien­tas con las que lue­go espia­ron, entre
otros, a ciu­da­da­nos de EE.UU. 

Las víc­ti­mas

Una de las
pri­me­ras víc­ti­mas del espio­na­je mili­tar fue el perio­dis­ta estadounidense
Nicho­las Casey, corres­pon­sal de The New York Times, que reve­ló en
mayo de 2019 una direc­triz del Ejér­ci­to colombiano
que exhor­ta­ba a dupli­car el núme­ro de ope­ra­cio­nes con­tra supuestos
cri­mi­na­les y rebel­des sin medir las con­se­cuen­cias sobre la población
civil. Tras la publi­ca­ción, que des­ató un escán­da­lo en el país, los
mili­ta­res ela­bo­ra­ron un dosier de más de 15 pági­nas que
incluía los datos y con­tac­tos per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les del
perio­dis­ta, así como sus posi­bles fuen­tes e inclu­so sus segui­do­res en
las redes. 

Entre los «per­fi­la­dos» figu­ran tam­bién Juan Forero,
repor­te­ro de The Wall Street Jour­nal; John Otis, perio­dis­ta de National
Public Radio (NPR) e inves­ti­ga­dor de la ONG esta­dou­ni­den­se Comi­té para
la Pro­tec­ción de los Perio­dis­tas; Lyn­sey Adda­rio, foto­pe­rio­dis­ta que
tomó unas foto­gra­fías del ELN en el Cho­có para Natio­nal Geo­graphic, o
Stephen Ferry, otro foto­pe­rio­dis­ta muy cono­ci­do en Colombia.

Supues­ta­men­te,
los mili­ta­res habrían espia­do tam­bién a perio­dis­tas colom­bia­nos como
María Ale­jan­dra Villa­mi­zar, ana­lis­ta de Noti­cias Cara­col; Igna­cio Gómez,
sub­di­rec­tor de Noti­cias Uno; Gina More­lo, edi­to­ra de la uni­dad de datos
de El Tiem­po; Yolan­da Ruiz, direc­to­ra de noti­cias de RCN Radio; y
Daniel Coro­nell, pre­si­den­te de noti­cias de Uni­vi­sión, entre varios
otros.

Entre los obje­ti­vos del espio­na­je tam­bién figu­ra­ban sin­di­ca­lis­tas, mili­ta­res acti­vos y reti­ra­dos, así como polí­ti­cos,
entre ellos los sena­do­res colom­bia­nos Gus­ta­vo Bolí­var, Angé­li­ca Lozano y
Anto­nio San­guino, así como Jor­ge Mario East­man, exvi­ce­mi­nis­tro de
Defen­sa y secre­ta­rio gene­ral de la Pre­si­den­cia de Iván Duque. José
Miguel Vivan­co, direc­tor eje­cu­ti­vo para las Amé­ri­cas de Human Rights
Watch, tam­bién apa­re­ce entre los perfiles.

Inves­ti­ga­ción y rechazo

Nada
más tras­cen­der estas reve­la­cio­nes, la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Nación
ha anun­cia­do en un comu­ni­ca­do que asu­me el pro­ce­so dis­ci­pli­na­rio «por
pre­sun­tos segui­mien­tos por par­te de miem­bros del Ejér­ci­to a periodistas,
polí­ti­cos, ONG y sin­di­ca­lis­tas, que fue­ron denun­cia­dos por Revista
Sema­na en su más recien­te núme­ro». Esta nue­va inda­ga­ción se suma a la
que ya se rea­li­za por las supues­tas inter­cep­ta­cio­nes ile­ga­les realizadas
por varias uni­da­des de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to des­ta­pa­das en enero por la mis­ma publicación.

Por su par­te, el pre­si­den­te colom­biano, Iván Duque, ase­gu­ró
este sába­do en su cuen­ta de Twit­ter que «per­fi­lar periodistas,
polí­ti­cos y fun­cio­na­rios de Pre­si­den­cia debe ser inves­ti­ga­do a fon­do y
san­cio­na­do con seve­ri­dad». «He dicho, des­de ini­cio de mi Gobierno, que no tole­ra­ré a quie­nes des­hon­ren el uni­for­me o reali­cen prác­ti­cas con­tra­rias a la ley», expre­só el mandatario.

Denuncian que el Ejército colombiano interceptaba ilegalmente comunicaciones de magistrados, políticos y periodistas

Danie­lle Rhoa­des Ha, vice­pre­si­den­ta de comu­ni­ca­cio­nes de The New York
Times Com­pany, se mos­tró pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­da por estas
infor­ma­cio­nes, según las cua­les «el Ejér­ci­to colom­biano moni­to­rea las
acti­vi­da­des de perio­dis­tas, entre ellos el corres­pon­sal de The New York
Times». «Dichos actos cons­ti­tu­yen un inten­to de inti­mi­dar a la pren­sa y a
sus fuen­tes, y de res­trin­gir infor­mes que el públi­co tie­ne dere­cho a
cono­cer», decla­ró a Revis­ta Semana.

En la mis­ma línea, la Fun­da­ción para la Liber­tad de Pren­sa denun­ció que «estas accio­nes infrin­gen las obli­ga­cio­nes del Esta­do colom­biano en mate­ria de liber­tad de pren­sa, son pro­pias de regí­me­nes auto­ri­ta­rios y ponen en cues­tión el dere­cho a una socie­dad infor­ma­da y las garan­tías para el libre ejer­ci­cio del perio­dis­mo en el país».

«Las
denun­cias de inter­cep­ta­cio­nes ile­ga­les y moni­to­reo secre­to de
perio­dis­tas y defen­so­res de dere­chos huma­nos serán seria­men­te examinadas
al momen­to de deter­mi­nar la asis­ten­cia mili­tar de Esta­dos Uni­dos a
Colom­bia», advir­tió en decla­ra­cio­nes al perió­di­co el sena­dor demócrata
esta­dou­ni­den­se Patrick Leahy, vice­pre­si­den­te del comi­té de apropiaciones
del Sena­do de EE.UU. Leahy ase­ve­ró que el dine­ro de los contribuyentes
esta­dou­ni­den­ses «nun­ca debe ser­vir para acti­vi­da­des ile­ga­les, mucho
menos para vio­lar dere­chos de ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos». De resultar
cier­tas estas denun­cias, «sería una gra­ve vio­la­ción a la con­fian­za» de
Washing­ton, y «aque­llos invo­lu­cra­dos deben ser cas­ti­ga­dos», enfa­ti­zó el
senador.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *