Argen­ti­na. Otro mun­do se ave­ci­na /​La pre­ca­ri­za­ción labo­ral se escon­de detrá de un barbijo

Por Jor­ge Fal­co­ne*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 mayo 2020

“Como ocu­rre en el mun­do del mer­ca­do, el que no aguan­ta la com­pe­ten­cia es des­ti­na­do a pere­cer. Crear una socie­dad autén­ti­ca­men­te huma­na sig­ni­fi­ca opo­ner­se a toda cos­ta a ese dar­wi­nis­mo social”.
Edgar Morin, filó­so­fo francés. 

De la Emer­gen­cia Social a la Emer­gen­cia Sani­ta­ria
Como es públi­co y noto­rio, el hom­bre que hoy ocu­pa el Sillón de Riva­da­via, en el año 2000 inte­gró la lis­ta de legis­la­do­res de la Alian­za Encuen­tro por la Ciu­dad, que­lle­vó a Domin­go Cava­llo como can­di­da­to a Jefe de Gobier­noy a Gus­ta­vo Béliz, de vice.
Tras ejer­cer el car­go de Jefe de Gabi­ne­te jun­to a Nés­tor Kirch­ner y duran­te par­te del pri­mer man­da­to de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, se reti­ró en medio de desin­te­li­gen­cias sur­gi­das al calor del con­flic­to con las patro­na­les agra­rias sus­ci­ta­do duran­te el año 2008. Des­de enton­ces fue el invi­ta­do estre­lla de todos los pro­gra­mas polí­ti­cos de TN, des­pe­lle­jan­do lite­ral­men­te a su actual Vice­pre­si­den­ta, para delei­te de escri­bas como Joa­quín Mora­les Solá, Alfre­do Leu­co, y Mar­ce­lo Bone­lli (sepa quien lo dude, que aque­llas invec­ti­vas no han sido borra­das aún de you­tu­be)
En 2013, se sumó al Fren­te Reno­va­dor como jefe de cam­pa­ña de Ser­gio Mas­sa, quien se impon­dría en las PASO y más tar­de en las elec­cio­nes gene­ra­les. Des­pués de las pri­ma­rias sen­ten­ció: «El shock que reci­bió Cris­ti­na, lue­go de la derro­ta, hace que se com­por­te como una ado­les­cen­te. El kirch­ne­ris­mo está muer­to, esto es una igle­sia del cris­ti­nis­mo«.
Siem­pre cata­lo­ga­do como «com­po­ne­dor», en 2017 fue pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra de Flo­ren­cio Ran­daz­zo a sena­dor nacio­nal en la elec­ción que com­pi­tió con­tra Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, Este­ban Bull­rich (Cam­bie­mos) y Ser­gio Mas­sa. En ese arma­do de Ran­daz­zo, Alber­to Fer­nán­dez  fue cla­ve para cerrar la puer­ta que le abrió la ex pre­si­den­ta a su ex Minis­tro del Inte­rior y Trans­por­te sobre la rec­ta final de cam­pa­ña. 
No se tra­ta aquí de hacer “polí­ti­ca de pron­tua­rios”, sobre todo cuan­do su pro­mo­to­ra a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial decre­tó que “lo pasa­do pisa­do”. Pero en “El País de No me Acuer­do” (María Ele­na Walsh dixit) siem­pre vale la pena dar cuen­ta de los ante­ce­den­tes que fun­da­men­tan los jui­cios que uno se apres­ta a emi­tir: Se tra­ta de un pre­si­den­te social­de­mó­cra­ta y glo­ba­lis­ta que habla en nom­bre del pero­nis­mo.
Su gobierno asu­mió con una car­ta de inten­ción sin­te­ti­za­da en la con­sig­na “pri­me­ro los últi­mos”, y deci­dió que la nave insig­nia de esta ges­tión fue­ra la “Ley de Emer­gen­cia Social”, a la que ha veni­do tra­tan­do de dar res­pues­ta el Minis­tro Daniel Arro­yo, has­ta que se dio de bru­ces con­tra el affai­re de los sobre­pre­cios en la com­pra de ali­men­tos des­ti­na­dos a los come­do­res popu­la­res, gol­pe del cual su car­te­ra no pare­ce haber­se recu­pe­ra­do aún, con la noto­ria con­se­cuen­cia de estar­se colap­san­do la aten­ción del pro­ble­ma del ham­bre en el conur­bano pro­fun­do.
Tal irre­so­lu­ción, suma­da a la que aca­rrea el Minis­tro Mar­tín Guz­mán res­pec­to al tra­ba­jo­so inten­to de acuer­do con los bonis­tas extran­je­ros, habi­li­ta a con­si­de­rar que por el momen­to todo el cré­di­to del ofi­cia­lis­mo se con­cen­tra en el rol que vie­ne ejer­cien­do el pri­mer man­da­ta­rio con su pro­ver­bial bonho­mía, velan­do por la salud de 45,3 millo­nes de argen­tinxs de los cua­les, quie­nes habi­tan la Matrix de las prin­ci­pa­les metró­po­lis del país, se avie­nen dócil cuan­do no eufó­ri­ca­men­te a su pater­nal cui­da­do… mien­tras lxs com­pa­trio­tas que viven en las peri­fe­rias y bajo la línea de pobre­za pelean la dia­ria valién­do­se de sus pro­pios recur­sos y de los que brin­da la mili­tan­cia más soli­da­ria, anhe­lan­do sobre­vi­vir al cru­do invierno que se ave­ci­na.
En con­se­cuen­cia, el Eje­cu­ti­vo ha pro­rro­ga­do una vez más la cua­ren­te­na pero, pre­sio­na­do por empre­sa­rios impa­cien­tes en recu­pe­rar su ren­ta­bi­li­dad, lo ha hecho fle­xi­bi­li­zan­do cri­te­rios so pre­tex­to de paliar el encie­rro de lxs niñxs – que pare­cen tra­mi­tar mejor que los adul­tos el posi­ble con­ta­gio del COVID – 19 -, aun­que lxs sani­ta­ris­tas siguen insis­tien­do en que el pico máxi­mo de con­ta­gio suce­de­rá duran­te el mes en cur­so.
Al pare­cer, el úni­co camino que el ofi­cia­lis­mo está dis­pues­to a tran­si­tar es el de reac­ti­var la eco­no­mía median­te el retorno a las res­pec­ti­vas acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas por par­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tras­la­dan­do prác­ti­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do a la comu­ni­dad, sin hacer el menor inten­to por gra­var la ren­ta impro­duc­ti­va de rica­cho­nes chu­pa­san­gres ni inves­ti­gar la deu­da cen­te­na­ria que ha resuel­to seguir pagan­do, lo cual, equi­pa­ran­do el prin­ci­pio físi­co de la pre­sión de un émbo­lo den­tro de un reci­pien­te her­mé­ti­co a la esca­la­da del males­tar social, per­mi­te pre­ver pro­tes­tas popu­la­res de impre­vi­si­bles con­se­cuen­cias en pro­cu­ra de la nece­sa­ria vál­vu­la de escape. 

La fábri­ca y la web
Duran­te la Moder­ni­dad, el para­dig­ma metal­me­cá­ni­co que cam­pea­ra has­ta las pos­tri­me­rías del Siglo XX jus­ti­fi­có que algu­na vez el pero­nis­mo hicie­ra del movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do su colum­na ver­te­bral, mien­tras que en la post moder­ni­dad se impu­so el para­dig­ma tele­má­ti­co y los ser­vi­cios comen­za­ron a pre­va­le­cer sobre la pro­duc­ción indus­trial de otro­ra. El mode­lo de exclu­sión social gene­ra­do por la últi­ma dic­ta­du­ra y exa­cer­ba­do duran­te los 90s expul­só del apa­ra­to pro­duc­ti­vo a gran­des con­tin­gen­tes de trabajadores/​as, redu­jo sen­si­ble­men­te la afi­lia­ción sin­di­cal, y fomen­tó la apa­ri­ción de nue­vos acto­res socia­les, muchxs de lxs cua­les se nuclea­rían en los Movi­mien­tos de Tra­ba­ja­do­res Des­ocu­pa­dos que, a par­tir de la amplia­ción de dere­chos gene­ra­da opor­tu­na­men­te por el kirch­ne­ris­mo, ter­mi­na­ron cons­ti­tu­yen­do el fenó­meno de la Eco­no­mía Popu­lar, carac­te­ri­za­do por cier­ta izquier­da como pre­ca­ria­do, y por algu­nos cien­tis­tas socia­les como tra­ba­jo infor­mal.
La pan­de­mia suma a ese com­ple­jo cua­dro de situa­ción un fuer­te impul­so al tele­tra­ba­jo, moda­li­dad que muchxs espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que lle­gó para que­dar­se. Tal fenó­meno agra­va la pre­ca­ri­za­ción exis­ten­te, y pone a las cen­tra­les obre­ras así como a lxs legis­tas ante el desa­fío de crear nue­vos esta­tu­tos regu­la­to­rios de la acti­vi­dad, capa­ces de salir al cru­ce más tem­prano que tar­de de una nue­va mer­ma de dere­chos labo­ra­les.
Según la Revis­ta For­bes, últi­ma­men­te la pro­duc­ti­vi­dad aumen­tó un 28% en mate­ria de home offi­ce. Entu­sias­ma­das con esos índi­ces, nume­ro­sas empre­sas glo­ba­les han resuel­to redu­cir has­ta en un millón de metros cua­dra­dos sus res­pec­ti­vas plan­tas, con el altí­si­mo aho­rro en ser­vi­cios que les pro­por­cio­na, dada la trans­fe­ren­cia del cos­to de los mis­mos al hogar de sus empleadxs, que en con­se­cuen­cia se ven con­di­cio­na­dos a fusio­nar en un solo espa­cio full life lo que has­ta aho­ra fue­ron tres: Tra­ba­jo, recrea­ción, y vivien­da par­ti­cu­lar.
En tal con­tex­to, el mode­lo de Uber se ha exten­di­do a todo tipo de sec­to­res empre­sa­ria­les y por este moti­vo se ha acu­ña­do un nue­vo con­cep­to, ube­ri­za­ción. Se tra­ta de un plan­tea­mien­to empre­sa­rial que con­for­ma un nue­vo para­dig­ma en las rela­cio­nes labo­ra­les y algu­nas de sus carac­te­rís­ti­cas son las siguien­tes:
· Los con­tra­tos labo­ra­les tra­di­cio­na­les des­apa­re­cen, ya que el tra­ba­ja­dor que pro­por­cio­na el ser­vi­cio está aso­cia­do a una com­pa­ñía y entre uno y otro no hay un con­ve­nio regu­la­dor.
· El tra­ba­ja­dor aso­cia­do es reque­ri­do para tareas con­cre­tas y no nece­sa­ria­men­te tie­ne un sala­rio míni­mo garan­ti­za­do, un hora­rio pre­es­ta­ble­ci­do o un perio­do de vaca­cio­nes acor­da­do en un con­tra­to.
· El nue­vo mode­lo impli­ca la des­truc­ción del tra­ba­jo con­ven­cio­nal y la crea­ción de tra­ba­ja­do­res autó­no­mos. Como resul­ta­do de la expan­sión de este nue­vo sis­te­ma, algu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que las empre­sas peque­ñas y media­nas no podrán com­pe­tir con las gran­des cor­po­ra­cio­nes que faci­li­tan ser­vi­cios a tra­vés de apli­ca­cio­nes u otras pla­ta­for­mas onli­ne. Toda revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca impli­ca una serie de con­se­cuen­cias, algu­nas favo­ra­bles y otras nega­ti­vas. Cuan­do apa­re­cie­ron los pri­me­ros auto­mó­vi­les a prin­ci­pios del siglo XX, se abrie­ron todo tipo de posi­bi­li­da­des, pero aque­llos que uti­li­za­ban carros de caba­llos se vie­ron cla­ra­men­te per­ju­di­ca­dos. Con la ube­ri­za­ción suce­de algo simi­lar, pues supo­ne una serie de ven­ta­jas para los usua­rios, pero algu­nos sec­to­res se ven muy afec­ta­dos. Este nue­vo con­cep­to se uti­li­za cada vez más para refe­rir­se al nue­vo mode­lo empre­sa­rial y se va exten­dien­do en todo tipo de sec­to­res, como el de la sani­dad, la edu­ca­ción o el comer­cio. Por este moti­vo, algu­nos ana­lis­tas ya hablan de la ube­ri­za­ción de la eco­no­mía.
He aquí pues una nue­va cau­sa rei­vin­di­ca­ti­va que sumar a la lucha con­tra la reduc­ción de tur­nos labo­ra­les, recor­te de sala­rios y des­pi­dos, penu­rias que tan­to vie­nen recru­de­cien­do des­de que comen­zó la cua­ren­te­na.
Sin ir más lejos, el recien­te acuer­do entre la UIA y la CGT para sus­pen­der las pari­ta­rias duran­te todo el año y redu­cir en un 25 % los sala­rios en un país con un 60% de infla­ción y un dólar que se acer­ca a los 70$ , no hace más que rati­fi­car – con el agra­van­te de hacer­lo de cara al Día Inter­na­cio­nal de lxs Trabajadores/​as – que en la Argen­ti­na la pan­de­mia está sien­do uti­li­za­da como mas­ca­ra­da para seguir expri­mien­do a quie­nes pro­du­cen a dia­rio las rique­zas y valo­res del país, lxs cua­les des­de ya que no se van a mas­ti­car pasi­va­men­te esa afrenta. 

“No que­re­mos vol­ver a la nor­ma­li­dad, por­que la nor­ma­li­dad es el pro­ble­ma”
El pen­sa­mien­to crí­ti­co vie­ne con­fron­tan­do pun­tos de vis­ta en rela­ción a cómo será el sis­te­ma – mun­do post coro­na­vi­rus. Por ejem­plo, mien­tras el filó­so­fo eslo­veno Sla­voj Žižek, des­de una pers­pec­ti­va post mar­xis­ta laca­nia­na, sos­tie­ne que “la pan­de­mia ha dado un gol­pe mor­tal al capi­ta­lis­mo”, su par sur­co­reano Byun – Chul Han, pese a ser un duro crí­ti­co del sis­te­ma des­de la antro­po­lo­gía cul­tu­ral, opi­na que “tras la pan­de­mia el capi­ta­lis­mo con­ti­nua­rá con más fuer­za”.
A esta altu­ra, ya nadie igno­ra que la que atra­ve­sa­mos no es sólo una cri­sis sani­ta­ria. Es lo que las cien­cias socia­les cali­fi­can como “hecho social total”, en el sen­ti­do de que sacu­de al con­jun­to de las rela­cio­nes socia­les, y con­mo­cio­na a la tota­li­dad de sus acto­res, ins­ti­tu­cio­nes y valo­res.
Sien­do el coro­na­vi­rus la pri­me­ra epi­de­mia glo­bal de la era infor­má­ti­ca, no cabe duda de que el ras­treo de los telé­fo­nos móvi­les, aun­que se jus­ti­fi­que con nobles inten­cio­nes, abre la puer­ta a la posi­bi­li­dad de una vigi­lan­cia digi­tal masi­va. Más aún cuan­do las apli­ca­cio­nes que iden­ti­fi­can a cada ins­tan­te dón­de esta­mos pue­den repor­tar­lo a los Esta­dos. Y eso, cuan­do pase la pan­de­mia, podría gene­ra­li­zar­se y con­ver­tir­se en la nue­va nor­ma­li­dad. Los Esta­dos tam­bién pro­cu­ra­rán acce­der a las car­pe­tas médi­cas de los ciu­da­da­nos y a otras infor­ma­cio­nes has­ta aho­ra pro­te­gi­das por la pri­va­ci­dad. Y cuan­do se haya aca­ba­do con este azo­te, las auto­ri­da­des glo­ba­les podrían desear uti­li­zar la vigi­lan­cia para un mayor con­trol social. Como ocu­rrió con las legis­la­cio­nes anti­te­rro­ris­tas des­pués de los aten­ta­dos con­tra las Torres Geme­las. 
Des­de la cri­sis finan­cie­ra de 2008, gru­pos reac­cio­na­rios y xenó­fo­bos – a los que tri­bu­tan, por ejem­plo, los adhe­ren­tes a Donald Trump, Boris John­son, y Jair Bol­so­na­ro – ya venían mani­fes­tan­do su recha­zo a la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca. Por su par­te, des­de fina­les de los años 90, la mili­tan­cia anti­sis­té­mi­ca, des­de pers­pec­ti­vas pro­gre­sis­tas tam­bién venía cues­tio­nan­do con fuer­za la eco­de­pre­da­do­ra glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra, y recla­man­do «otro mun­do posi­ble».
A estas dos con­si­de­ra­bles fuer­zas se van a unir aho­ra, las masas des­con­ten­tas por la depen­den­cia de sus paí­ses a la hora de enfren­tar la emer­gen­cia del Covid ‑19. Hay un cier­to sen­ti­mien­to de que, con la mun­dia­li­za­ción, muchos gobier­nos renun­cia­ron a dimen­sio­nes fun­da­men­ta­les de su sobe­ra­nía, de su inde­pen­den­cia y de su segu­ri­dad.
En con­se­cuen­cia, ¿cómo será enton­ces el pla­ne­ta cuan­do se des­tra­be este impas­se glo­bal? Indu­da­ble­men­te pre­ci­sa­rá voces auto­ri­za­das y con capa­ci­dad de lide­raz­go, que orien­ten hacia un buen camino colec­ti­vo para ini­ciar una eta­pa nue­va, como ocu­rrió tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial. La ONU debe­rá refor­mar­se y dar entra­da, como miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad, a nue­vas nacio­nes como India, Nige­ria, Egip­to, Bra­sil y Méxi­co, más repre­sen­ta­ti­vas del sta­tu quo inter­na­cio­nal.
La zozo­bra del lide­raz­go esta­dou­ni­den­se abre un sig­ni­fi­ca­ti­vo vacío. La dispu­ta se reanu­da peli­gro­sa­men­te. Evi­den­te­men­te la Unión Euro­pea tam­bién ha que­da­do des­co­lo­ca­da por su frus­tran­te fal­ta de coor­di­na­ción duran­te la pan­de­mia. Chi­na y Rusia sin embar­go han con­so­li­da­do su rol inter­na­cio­nal brin­dan­do asis­ten­cia a muchos paí­ses supe­ra­dos por el colap­so de su sis­te­ma sani­ta­rio.
Hace algu­nos años, coin­ci­dien­do con el ini­cio de la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca de Esta­dos Uni­dos, comen­zó a per­mear fran­jas de la inte­lec­tua­li­dad la idea de que, para enfren­tar a lo que dio en lla­mar­se “neo­li­be­ra­lis­mo”, en la coyun­tu­ra corres­pon­día afe­rrar­se al key­ne­sia­nis­mo. Si alguien supu­so que bau­ti­zar al capi­ta­lis­mo como neo­li­be­ra­lis­mo y al mar­xis­mo como key­ne­sia­nis­mo era una ope­ra­ción estra­té­gi­ca de los ideó­lo­gos del capi­tal, no está total­men­te en lo cier­to: no todos eran inte­lec­tua­les coop­ta­dos por pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des del Nor­te Glo­bal. Unxs cuantxs sucum­bie­ron a esa esta­fa como fru­to de la deba­cle teó­ri­co-polí­ti­ca uni­ver­sal, acen­tua­da al extre­mo des­de el derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca. Pue­de que resul­te difí­cil dife­ren­ciar­los, pero lo cier­to es que des­de la social­de­mo­cra­cia inter­na­cio­nal esa noción se espar­ció por todo el mun­do, en Amé­ri­ca Lati­na hizo base en el PT de Bra­sil y en el pero­nis­mo aggior­na­do duran­te los últi­mos años de la Argen­ti­na. Impor­tan­tes diri­gen­tes de la región, algu­nos ori­gi­nal­men­te impen­sa­bles, que­da­ron bajo ese influ­jo ideo­ló­gi­co que diez­mó direc­cio­nes par­ti­da­rias, cen­tros de estu­dios y equi­pos guber­na­men­ta­les de pri­mer nivel.
Pue­de que a par­tir de las actua­les cir­cuns­tan­cias se abra un espa­cio enor­me para avan­zar en la con­cien­cia y la orga­ni­za­ción de las masas. En nues­tro país, no sólo las cla­ses domi­nan­tes, sino los pro­pios sec­to­res medios, han pre­ci­sa­do de esta pan­de­mia para adver­tir la dimen­sión oceá­ni­ca de la pobre­za y la mar­gi­na­ción a que han sido con­de­na­das millo­nes de per­so­nas en las peri­fe­rias de las gran­des urbes. Actual­men­te los sec­to­res pri­vi­le­gia­dos se empe­ñan deses­pe­ra­da­men­te en evi­tar que esas masas pri­va­das de todo cons­ta­ten cuán­to les teme el poder, y com­pren­dan que se les pro­por­cio­na ali­men­to, sub­si­dios, y fal­sas pro­me­sas… ape­nas para que sobre­vi­van y no irrum­pan en los wall marts y los countrys. Los de arri­ba toda­vía tie­nen recur­sos para pre­va­le­cer al cabo de esta bata­lla. Y los de aba­jo aún no cues­tio­nan abier­ta­men­te la vida que se les impo­ne. Pero los pri­me­ros nun­ca logra­rán pre­va­le­cer sin aca­bar con el apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal de su pro­pia auto­ría. De hacer­lo, a con­cien­cia o por impe­rio de las cir­cuns­tan­cias, ter­mi­na­rán pro­du­cien­do ni más ni menos que el des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma polí­ti­co-social que vie­ne gene­ran­do la cri­sis. Si la refe­ren­cia glo­bal de la situa­ción actual es el colap­so de 2008, en nues­tro país es el Argen­ti­na­zo de 2001. Hacia allí con­du­ce la cri­sis en cur­so, aho­ra en un con­tex­to suma­men­te más gra­ve que aquel. El eco de la con­sig­na “que se vayan todos, que no que­de ni uno solo” aún resue­na en la memo­ria de lxs de desposeídxs.- 

*inte­gran­te de la OLP-Resis­tir y Luchar

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *