Argen­ti­na. Coro­na­vi­rus en villas y cár­ce­les: Bom­bas biológicas

Una ame­na­za que no reco­no­ce fron­te­ras internas

Por Luis Bruschtein*/ Resu­men Latinoamericano/​2 de mayo 2020.-

El poder mediá­ti­co pone la dis­cu­sión en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos, cuan­do se tra­ta de un pro­ble­ma de salud que exce­de el absur­do plan­teo de que alguien pue­da estar intere­sa­do en la libe­ra­ción de ase­si­nos y vio­la­do­res. Si las cár­ce­les se con­vier­ten en foco infec­cio­so, ame­na­za­rán a ricos o pobres, libres o presos 

Nadie sabe cómo sal­drá la huma­ni­dad de la pan­de­mia, pero ya se pue­de saber cómo fun­cio­na. Des­de el pun­to de vis­ta comu­ni­ta­rio, actúa como un cata­li­za­dor que pone en cri­sis los pun­tos vul­ne­ra­bles del sis­te­ma. No es un orga­nis­mo inte­li­gen­te pero por la rapi­dez y la faci­li­dad de con­ta­gio des­bor­da los sis­te­mas de salud, con­vier­te a las cár­ce­les en poten­cia­les bom­bas bio­ló­gi­cas y a la des­igual­dad en cal­do de cul­ti­vo. Ese meca­nis­mo cam­bia el abor­da­je tra­di­cio­nal de estos problemas.

La enfer­me­dad es pro­pa­ga­da ini­cial­men­te por un sec­tor aco­mo­da­do de la socie­dad, que es el que via­ja al exte­rior y actúa con la idea de que pue­de pagar para sanar­se. Pero cuan­do el virus se suel­ta, cual­quier lugar con­cu­rri­do o de haci­na­mien­to se con­vier­te en un nue­vo foco que dis­per­sa­rá la infec­ción en for­ma constante.

No bas­ta con pagar para sanar, por­que una vez que el “rico” tra­jo el virus, todos los “ricos” están en peli­gro si no se cura y se pro­te­ge a los pobres y a los ricos al mis­mo tiem­po y de la mis­ma mane­ra. En ese sen­ti­do, podría decir­se que la pes­te sería “popu­lis­ta”, pero como todo el mun­do sabe, la enfer­me­dad no es inte­li­gen­te y fun­cio­na sim­ple­men­te por la ten­den­cia natu­ral a la repro­duc­ción masi­va de un orga­nis­mo que es menos que una célula.

Se equi­vo­can los que no están pre­sos si pien­san que pue­den per­ma­ne­cer tran­qui­los mien­tras la epi­de­mia se ensa­ña en las cár­ce­les. Por­que cuan­do las cár­ce­les –don­de lo nor­mal es que estén super­po­bla­das al doble o al tri­ple, de su capa­ci­dad– se con­vier­tan en foco infec­cio­so, eso pon­drá en ries­go de con­ta­gio a ricos o pobres, libres o pre­sos. Hay un tema de salud, con rela­ción a la epi­de­mia, que se nece­si­ta enca­rar en las cár­ce­les por fue­ra del deba­te entre “garan­tis­mo” y “puni­ti­vis­mo”.

Los medios opo­si­to­res pusie­ron esta dis­cu­sión en un con­tex­to que la epi­de­mia sobre­pa­sa. Lo hicie­ron al uní­sono, como si se tra­ta­ra más de una cam­pa­ña pla­ni­fi­ca­da con­tra el Gobierno que de asom­bro­sa coin­ci­den­cia en el error. Si bien hubo fallas en la comu­ni­ca­ción del Gobierno y tam­bién exce­so en algu­nos jue­ces que comen­za­ron a apli­car esta acor­da­da de Casación.

Cuan­do lo ata­ca­ron por la posi­bi­li­dad de acep­tar el ofre­ci­mien­to de coope­ra­ción de médi­cos cuba­nos , el Gobierno fue cla­ro al ubi­car esa cues­tión fue­ra del plano ideo­ló­gi­co. Muchos médi­cos argen­ti­nos recha­za­ron la con­vo­ca­to­ria por­que no les satis­fi­cie­ron las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Y a par­tir de allí que­dó abier­ta la par­ti­ci­pa­ción de médi­cos cuba­nos o de cual­quier otra nacionalidad.

Los medios opo­si­to­res macha­ca­ron esta sema­na con la ame­na­za de “libe­ra­cio­nes masi­vas” de pre­sos. Y no son lo uno ni lo otro. Pero con esas dos pala­bras deja­ron implí­ci­to ex pro­fe­so que la epi­de­mia era nada más que una excu­sa para libe­rar a vio­la­do­res y ase­si­nos. Es una ima­gen infan­til, por­que nadie se sien­te cómo­do con esa gen­te suel­ta y no se la iba a libe­rar, pero es de fuer­te impac­to públi­co al acti­var las zonas de mie­do. Ins­tru­men­tan polí­ti­ca­men­te el miedo.

La des­con­ges­tión en las cár­ce­les ha sido un recla­mo de la OEA y Nacio­nes Uni­das, pero esta vez se le sumó la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud para res­guar­dar la salud de los dete­ni­dos, pero tam­bién para evi­tar que los pena­les pon­gan en situa­ción de ries­go al res­to de la socie­dad. Y no fue sola­men­te a la Argen­ti­na, sino a todos los paí­ses, en muchos de los cua­les, como Esta­dos Uni­dos y Fran­cia, ya se empe­zó a cumplir.

Según la acor­da­da de la Cáma­ra de Casa­ción Penal, las medi­das pue­den ser de ade­lan­to de la liber­tad a los que están a pun­to de cum­plir sus con­de­nas, liber­tad con­di­cio­nal a los que ya tie­nen per­mi­sos de sali­das, y domi­ci­lia­ria mien­tras dure la epi­de­mia a los que no hayan come­ti­do deli­tos gra­ves con uti­li­za­ción de armas, deli­tos de vio­len­cia sexual o de géne­ro y aque­llos que cons­ti­tu­yen pobla­ción de ries­go. Y en el caso de las muje­res abar­ca tam­bién a las emba­ra­za­das o con hijos en situa­ción de crian­za, que tam­po­co hayan come­ti­do deli­tos violentos.

La apli­ca­ción de esta medi­da tie­ne sen­ti­do como par­te de una estra­te­gia sani­ta­ria para evi­tar luga­res de aglo­me­ra­ción como shop­pings, escue­las, tea­tros, esta­dios, cines y tea­tros. Todos han sido cerra­dos y en los super­mer­ca­dos se apli­ca­ron reglas de dis­tan­cia­mien­to. Lo que se plan­tea en las cár­ce­les con una pobla­ción en con­di­cio­nes insa­lu­bres y de haci­na­mien­to es des­con­ges­tio­nar­las con un cri­te­rio razonable.

Sin embar­go, en la apli­ca­ción de esos cri­te­rios se pue­den come­ter erro­res por­que hubo casos don­de el rubro “pobla­ción de ries­go” liqui­dó a las otras con­di­cio­nes y se con­ce­dió domi­ci­lia­ria a un vio­la­dor y a un geno­ci­da. Esa dis­cu­sión es más váli­da y muy dife­ren­te a la pro­tes­ta que fue moto­ri­za­da con fines polí­ti­cos sobre la base de men­ti­ras mediá­ti­cas que bus­ca­ron incen­ti­var el miedo.

Poner las cár­ce­les en el con­tex­to de una epi­de­mia como la del coro­na­vi­rus pone en evi­den­cia un desas­tre que nin­gún gobierno has­ta aho­ra abor­dó con resul­ta­dos concretos.

El otro pun­to que entró en cri­sis ape­nas comen­zó la pan­de­mia ha sido la salud públi­ca. Las clí­ni­cas pri­va­das no están pre­pa­ra­das para reci­bir en for­ma masi­va a pacien­tes infec­ta­dos, por­que tie­nen enfer­mos de otras dolen­cias que serían pues­tos en peli­gro. La salud públi­ca des­ple­gó una can­ti­dad de hos­pi­ta­les de cam­pa­ña con miles de camas de urgencia.

Hay una con­tra­dic­ción entre los que aplau­den a la salud públi­ca y cace­ro­lean para que se man­ten­ga a las cár­ce­les como posi­bles focos de infec­ción. Hay una con­tra­dic­ción entre aplau­dir a los médi­cos y no recla­mar que los pro­vean de equi­pos sani­ta­rios espe­cia­les de pro­tec­ción para com­ba­tir a la pandemia.

Hubo pro­tes­tas en dife­ren­tes hos­pi­ta­les por­te­ños, el Ramos Mejía entre ellos, por­que los tra­ba­ja­do­res de la salud debían rea­li­zar sus tareas con equi­po que no reu­nía las míni­mas con­di­cio­nes de pro­tec­ción sani­ta­ria. ATE debió pre­sen­tar un ampa­ro en la Jus­ti­cia para que el gobierno de CABA acep­te ese recla­mo ele­men­tal. La cua­ren­te­na, la des­con­ges­tión de las cár­ce­les o pro­veer a los hos­pi­ta­les el equi­pa­mien­to nece­sa­rio, son medi­das que resul­tan más caras y lesi­vas cuan­to más demo­ran en aplicarse.

Pero el pro­ble­ma más gra­ve es la for­ma en que ope­ra la epi­de­mia sobre la des­igual­dad pro­fun­da de estas socie­da­des. La epi­de­mia con­vier­te a la des­igual­dad en un pro­ble­ma de salud que invo­lu­cra a ricos y pobres por igual por­que el virus no eli­ge a sus hués­pe­des según la con­di­ción socio­eco­nó­mi­ca. Y mien­tras haya un foco de pro­pa­ga­ción esta­rán en peli­gro tan­to ricos como pobres.

En las villas de emer­gen­cia o barria­das humil­des de la CABA viven alre­de­dor de 400 mil per­so­nas. Según el Obser­va­to­rio Ville­ro de la orga­ni­za­ción La Gar­gan­ta Pode­ro­sa, en cada casa viven entre cua­tro y diez per­so­nas, en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to. Y si bien has­ta aho­ra los barrios más ricos de la CABA son los que tie­nen mayor can­ti­dad de infec­ta­dos, el virus comen­zó a pro­pa­gar­se en las barria­das más humil­des. Has­ta el jue­ves se con­ta­bi­li­za­ron 124 casos de coro­na­vi­rus y las dos villas más afec­ta­das son las del Bajo Flo­res y el Barrio Car­los Mugi­ca, de Retiro.

En los barrios popu­la­res, las con­di­cio­nes de pobre­za y haci­na­mien­to faci­li­tan la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad. En el Car­los Mugi­ca y en otros barrios han denun­cia­do la fal­ta de agua pota­ble, lo que difi­cul­ta la higie­ne y pro­vo­ca aglo­me­ra­mien­tos ya que las per­so­nas tie­nen que tras­la­dar­se has­ta los pun­tos don­de dis­tri­bu­yen el agua y hacer lar­gas colas de espera.

El gobierno de CABA impul­só un pro­gra­ma de urba­ni­za­ción de estos barrios en los que es posi­ble ver aho­ra nue­vos mono­blocks. Y sus­pen­dió el sis­te­ma de pro­vi­sión de agua por­que en teo­ría iba a cons­truir la infra­es­truc­tu­ra defi­ni­ti­va, lo que nun­ca ocu­rrió. Enton­ces estos barrios aho­ra no tie­nen la pro­vi­sión de agua pre­ca­ria pero segu­ra que tenían antes, pero tam­po­co ins­ta­la­ron las cañe­rías nue­vas. Tam­bién en este caso, los movi­mien­tos socia­les inter­pu­sie­ron un ampa­ro colec­ti­vo, pero el gobierno de CABA dijo que la pro­vi­sión de agua le corres­pon­de a la empre­sa AYSA y con­vir­tió en un pro­ble­ma juris­dic­cio­nal una situa­ción de vida o muer­te para miles de personas.

Si para la eco­no­mía en gene­ral, el cos­to de la cua­ren­te­na es alto, en los barrios popu­la­res lo es aún mayor. La mayo­ría son tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos, infor­ma­les y tem­po­ra­les que ganan su jor­nal día por día. Al pri­mer día de la cua­ren­te­na, esos hoga­res se que­da­ron sin sus­ten­to por lo que han pro­li­fe­ra­do los come­do­res popu­la­res, ade­más de los que ya existían.

El gobierno de la CABA ase­gu­ra que refor­zó en un 30 por cien­to la pro­vi­sión a los come­do­res. Pero refe­ren­tes de los barrios, ase­gu­ran que en los últi­mos cua­tro años, el gobierno de la Ciu­dad dis­mi­nu­yó la can­ti­dad y la cali­dad de la mer­ca­de­ría. Haci­na­mien­to, des­em­pleo, fal­ta de agua y ham­bre son fac­to­res favo­ra­bles para la pro­pa­ga­ción del virus.

Pero para el virus no hay cas­ti­llos de rique­za inex­pug­na­bles. Mien­tras haya un foco de infec­ción, toda la socie­dad está en ries­go, con lo cual, lo que pase en las villas ya ten­dría que haber­se con­ver­ti­do en el cen­tro de la preo­cu­pa­ción del gobierno de CABA.

*Página12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *