Agen­ti­na. Con­fir­ma­ron la pri­me­ra muer­te en la Villa 31 por coro­na­vi­rus /»No murió, la mataron»

La mujer de 84 años era la madre de la pri­me­ra per­so­na con­ta­gia­da en ese barrio, don­de aumen­ta drás­ti­ca­men­te la cur­va de con­ta­gios. Su espo­so, con el que vivía jun­to a otras once per­so­nas, tam­bién dio posi­ti­vo al test. Los veci­nos lle­van casi una sema­na sin ser­vi­cio de agua potable.

Una mujer de 84 años que vivía en la Villa 31 de Reti­ro y que esta­ba inter­na­da en el Hos­pi­tal Fer­nán­dez, de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, murió hoy por coro­na­vi­rus y
se con­vir­tió en la pri­me­ra víc­ti­ma de la pan­de­mia de Covid-19 en ese
barrio por­te­ño, don­de la cur­va de con­ta­gios se ele­va de manera
alarmante.

Se tra­ta de Tori­bia Bal­bue­na y era la
madre de la pri­me­ra per­so­na con­ta­gia­da en ese barrio don­de, ade­más, los
veci­nos lle­van casi una sema­na sin ser­vi­cio de agua potable.

La gra­ve­dad del caso se dis­pa­ra por varias aris­tas. Una de ellas es que el espo­so de Bal­bue­na tam­bién fue con­ta­gia­do,
tie­ne 85 años y vivía con su mujer y otras once per­so­nas, entre las
cua­les se encuen­tra su hija a la que el test de covid-19 le dio positivo
hace semanas.

El gobierno por­te­ño con­fir­mó el caso y
pre­ci­só que la mujer “se encon­tra­ba inter­na­da des­de el 20 de abril”,
mien­tras que su hija “ya se recu­pe­ró y fue dada de alta” el jueves
pasado.

A tra­vés de un comu­ni­ca­do, el Minis­te­rio de Salud
indi­có que “a la sema­na de su inter­na­ción (Bal­bue­na) había sido intubada
y lue­go que­dó en tera­pia inten­si­va con pro­nós­ti­co reser­va­do, producto
de una falla hemo­di­ná­mi­ca y renal. Ayer, su cua­dro había empeo­ra­do y hoy falle­ció pasa­do el mediodía”.

En
tan­to, el mari­do de la víc­ti­ma y padre de la joven recu­pe­ra­da sigue
inter­na­do en el Hos­pi­tal de Clí­ni­cas. Había ingre­sa­do al Hospital
Riva­da­via tras mani­fes­tar “un gra­ve cua­dro de neu­mo­nía, el mis­mo día que
su mujer”, indi­có la car­te­ra de Salud porteña.

Bal­bue­na “no se
murió, ¡la mata­ron de aban­dono! La mata­ron de desidia, la mata­ron de
indi­fe­ren­cia, la mata­ron de mez­quin­dad”, denun­ció La Pode­ro­sa
en el tex­to que res­pon­sa­bi­li­zó al gobierno de la Ciu­dad de retra­sar los con­tro­les sani­ta­rios en ese barrio.

“Casi
48 horas des­pués del resul­ta­do posi­ti­vo que reci­bió su hija, sí, dos
días des­pués, nos lla­ma­ron los res­pon­sa­bles de Con­tac­tos Estre­chos de la
Ciu­dad, para ‘pedir­nos’ el núme­ro de telé­fono de sus padres, cuan­do ya
no sabía­mos en qué medio nos fal­ta­ba denun­ciar sus fal­sos operativos”,
denun­ció la orga­ni­za­ción La Pode­ro­sa, a tra­vés de un comu­ni­ca­do que reve­ló la muer­te de Balbuena.

Las villas, el otro gru­po de ries­go es
el nom­bre del pri­mer infor­me en el que hace un mes la organización
advir­tó sobre el efec­to de la pan­de­mia en las villas. «No leye­ron, no
escu­cha­ron, no res­pon­die­ron, no reac­cio­na­ron: hace ape­nas diez días,
tenían ape­nas 300 camas para 25 mil per­so­nas mayo­res que habi­tan la
Ciu­dad en con­di­cio­nes habi­ta­cio­na­les infra­hu­ma­nas”, aña­dió el
comunicado.

«¿Y aho­ra qué dirán? Que (Bal­bue­na) ya esta­ba vie­ja, que no
salu­da­ba con los codos, que cuán­ta mala suer­te ¡Siguen min­tién­do­les a
todos y acá ya lle­gó la muer­te!”, con­clu­yó el texto.

En ese barrio «la cur­va del coro­na­vi­rus para pobres cre­ció un 1900 por cien­to» , había aler­ta­do Nacho Levy, refe­ren­te de esa orga­ni­za­ción social, que dio cuen­ta de la situa­ción que viven las villas en el mar­co de la pandemia.

La pri­me­ra veci­na de una villa por­te­ña que murió por coro­na­vi­rus ocu­rrió el 11 de abril, y fue una mujer de 49 años que vivía en la 1−11−14 y tra­ba­ja­ba en el Con­gre­so de la Nación. Esta­ba inter­na­da en la Clí­ni­ca San­ta Isa­bel, de Flo­res, y el posi­ti­vo de covid-19 sur­gió de un test hecho lue­go de su muerte.

No se murió, ¡la mata­ron de abandono! 

Por Nacho Levy*

No se murió, ¡la mata­ron de aban­dono! La mata­ron de desidia, la mata­ron de indi­fe­ren­cia, la mata­ron de mez­quin­dad. O qué nos van a expli­car, ¿aho­ra sí quie­ren escu­char? Aca­ba de per­der la vida Toro­bia Bal­bue­na, una veci­na de 84 años que apa­re­ció anó­ni­ma varias veces en las denun­cias que publi­ca­mos, cuan­do decía­mos lite­ral­men­te: «Los padres de la pri­me­ra con­ta­gia­da tie­nen 84 y 85 años, viven en la mis­ma casa y com­par­ten inodo­ro con 11 per­so­nas más». 

Casi 48 horas des­pués del resul­ta­do posi­ti­vo que reci­bió su hija, sí, dos días des­pués, nos lla­ma­ron los res­pon­sa­bles de Con­tac­tos Estre­chos de la Ciu­dad, para «pedir­nos» el núme­ro de telé­fono de sus padres, cuan­do ya no sabía­mos en qué medio nos fal­ta­ba denun­ciar sus fal­sos ope­ra­ti­vos. «Ellos fue­ron ais­la­dos» decían públi­ca­men­te, antes de pedir­nos el telé­fono, ampa­ra­dos en el silen­cio for­za­do de muchos veci­nos que temen por su vida, pero tam­bién tie­nen mie­do de per­der sus casas, en un barrio que por supues­to sigue pade­cien­do des­alo­jos y suba de alqui­le­res, en la más abso­lu­ta infor­ma­li­dad. Con­fir­ma­da en «la tan­da de nue­vos con­ta­gios», la madre del «Caso Cero» que­dó inter­na­da el domin­go últi­mo por Covid-19. Y aho­ra su espo­so, Ramón, llo­ra su falle­ci­mien­to des­de otra cama del mis­mo hos­pi­tal, por­que tam­bién está contagiado.

Hace más de 70 años que la Villa 31 vie­ne pelean­do por su dere­cho a la vivien­da dig­na y hace más de 10 que veni­mos escu­chan­do como pro­mo­cio­nan una «urba­ni­za­ción» de fan­ta­sía, que tie­ne McDo­nalds, pero no pue­de garan­ti­zar el dere­cho al agua. «Las villas, el otro gru­po de ries­go», anun­cia­ba el pri­mer infor­me que publi­ca­mos hace un mes. No leye­ron, no escu­cha­ron, no res­pon­die­ron, no reac­cio­na­ron: hace ape­nas diez días, tenían ape­nas 300 camas para 25 mil per­so­nas mayo­res que habi­tan la Ciu­dad en con­di­cio­nes habi­ta­cio­na­les infra­hu­ma­nas, don­de día por medio nos que­da­mos sin luz, don­de se cor­ta el agua con o sin cua­ren­te­na, don­de no lle­ga el gas, ¡don­de no lle­ga el Esta­do! Lo diji­mos, lo gri­ta­mos, pero mira­ron para otro lado. ¿Y aho­ra qué dirán? Que ya esta­ba vie­ja, que no salu­da­ba con los codos, que cuán­ta mala suer­te, ¡siguen min­tién­do­les a todos y acá ya lle­gó la muerte!

Larre­taEs­Res­pon­sa­ble.

*refe­ren­te de La Poderosa.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *