Uru­guay. Recor­dan­do a un revo­lu­cio­na­rio cuyas ideas tie­nen total vigen­cia: Raúl Sen­dic Antonaccio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 mayo 2020

Solo mue­ro si uste­des van aflojando

»> Sobre la muer­te de Raúl Sendic 

Xenia Itté, la viu­da del fun­da­dor del MLN, recuer­da el últi­mo enfren­ta­mien­to en el que cayó heri­do La Arma­da no mató a Sen­dic por­que no que­rían otro «Che» en Amé­ri­ca Lati­na «Hay que matar­lo, es Raúl Sen­dic, hay que matar­lo», gri­ta­ba una y otra vez el ins­pec­tor Hugo Cam­pos Her­mi­da aque­lla madru­ga­da del 1º de setiem­bre de 1972, mien­tras el líder tupa­ma­ro esta­ba tira­do en la vere­da en medio de un impre­sio­nan­te char­co de san­gre, heri­do por una bala que le des­tro­zó el maxi­lar, los dien­tes y la len­gua. «Yo tenía el pre­sen­ti­mien­to de que esa noche caía­mos en manos de las Fuer­zas Con­jun­tas, pero está­ba­mos deci­di­dos a resis­tir y Raúl ya había dicho que no se iba a entre­gar vivo», recuer­da Xenia Itté, que en aquel momen­to era la com­pa­ñe­ra del líder gue­rri­lle­ro, y par­ti­ci­pó en el tiro­teo en el que Sen­dic cayó gra­ve­men­te heri­do. A casi trein­ta años de aque­llos hechos, Xenia dijo a LA REPUBLICA que «pudie­ron haber­lo mata­do, pero un coman­dan­te del Fus­na me reve­ló que no que­rían tener otro Che en Amé­ri­ca Latina». 

ALVARO RODRIGUEZ

Tres déca­das des­pués de aquel enfren­ta­mien­to, Xenia Itté recor­dó el tiro­teo con los mili­ta­res, la deten­ción, la cár­cel y los via­jes al exte­rior para aten­der la gra­ve enfer­me­dad que pade­cía Sendic. 

Hoy tie­ne 60 años y vive en una cha­cra ubi­ca­da cer­ca de San Jacin­to, en la zona rural del depar­ta­men­to de Cane­lo­nes. Jun­to con su actual com­pa­ñe­ro se dedi­ca a la api­cul­tu­ra y tareas de gran­ja. Estu­vo sie­te años dete­ni­da en el Fus­na (1972 a 1979) y des­pués pasó a la Cár­cel de Pun­ta de Rieles. 

«Un mal presentimiento»

Había cono­ci­do a Sen­dic en su ciu­dad natal, Bella Unión, don­de era maes­tra y tam­bién admi­nis­tra­do­ra y locu­to­ra de una radio local. Muchos años des­pués for­mó pare­ja con el líder guerrillero. 

Así recuer­da hoy el ope­ra­ti­vo lle­va­do a cabo por la Bri­ga­da Nº 2 de los Fusi­le­ros Nava­les (Fus­na), minu­tos des­pués de la media­no­che del 1º de setiem­bre de 1972. 

«Noso­tros está­ba­mos vivien­do tem­po­ra­ria­men­te en un local de la calle Saran­dí 225 entre Pérez Cas­te­llano y Maciel. En reali­dad vivía­mos en Pan­do, pero con Raúl venía­mos espo­rá­di­ca­men­te a Mon­te­vi­deo y nos que­dá­ba­mos allí. 

Yo ya tenía el pre­sen­ti­mien­to de que esa noche caía­mos. El círcu­lo se venía cerran­do y me daba la impre­sión de que en cual­quier momen­to nos iban a dete­ner. Las Fuer­zas Con­jun­tas habían apre­sa­do a muchos com­pa­ñe­ros y ya casi no había loca­les don­de refu­giar­se. Raúl había plan­tea­do una recu­la­da hacia el Inte­rior, hacia el mon­te, don­de él se sen­tía más segu­ro. Inclu­so, lo más pro­ba­ble era que esa fue­se la últi­ma noche en ese lugar, por­que pen­sá­ba­mos irnos hacia el cen­tro y el nor­te del país». 

«Gra­ba­do a fuego»

«Habían pasa­do unos minu­tos de la media­no­che, cuan­do sen­ti­mos que gol­pea­ban la puer­ta. Aden­tro está­ba­mos Raúl Sen­dic, Jor­ge Rama­da y yo. Des­de afue­ra gri­ta­ban que eran las Fuer­zas Con­jun­tas. Noso­tros tenía­mos pen­sa­do resis­tir y Raúl ya había dicho que no se iba a entre­gar vivo. 

Si hay algo que me que­dó gra­ba­do a fue­go fue el momen­to de la deten­ción. Está­ba­mos en total infe­rio­ri­dad numé­ri­ca y no tenía­mos visión algu­na. El local tenía una per­sia­na metá­li­ca, por­que anti­gua­men­te fun­cio­na­ba una pelu­que­ría, y des­pués venía un corre­dor lar­go y angos­to. Allí empe­zó el tiroteo. 

Raúl empe­zó a dis­pa­rar con una pis­to­la. Los tres está­ba­mos arma­dos. Nos dio la orden de enfren­tar­los y de inme­dia­to noso­tros tam­bién empe­za­mos a dis­pa­rar. Des­de afue­ra gri­ta­ban por un megá­fono que nos entre­gá­ra­mos. En deter­mi­na­do momen­to, se nos ter­mi­na­ron las balas y Raúl nos dio la orden, a Rama­da y a mí, de que tenía­mos que salir. 

Se hizo un silen­cio y por el megá­fono insis­tían en que nos entre­gá­ra­mos. Raúl les dijo que iban a salir dos com­pa­ñe­ros y pidió que les res­pe­ta­ran la vida. Ellos pidie­ron que empe­za­ran a salir y se com­pro­me­tie­ron a res­pe­tar­nos la vida. 

En reali­dad, noso­tros no sabía­mos quié­nes esta­ban afue­ra. Si tene­mos en cuen­ta lo que eran las Fuer­zas Con­jun­tas en aque­lla épo­ca y la for­ma en que sona­ban los dis­pa­ros afue­ra, nun­ca hubié­ra­mos ima­gi­na­do que pudié­ra­mos con­tar el cuento». 

«El túnel del tiempo»

«Raúl le dio la orden a Rama­da para que salie­ra pri­me­ro. Des­de afue­ra pidie­ron que lo hicie­ra con las manos en alto. Rama­da salió y Raúl vol­vió a gri­tar­les que le res­pe­ta­ran la vida. Se hizo un silen­cio total. Des­de aden­tro no sabía­mos qué esta­ba pasan­do afuera. 

Al rato vol­vie­ron a hablar por megá­fono, pidien­do que salie­ra el siguien­te. Raúl, gri­tan­do, les dijo que era una com­pa­ñe­ra y vol­vió a pedir res­pe­to por la vida.
Salí con las manos en alto. Recuer­do que cami­nar por aquel corre­dor era como reco­rrer el túnel del tiem­po. Los minu­tos pare­cían inter­mi­na­bles.
Cuan­do lle­gué a la puer­ta, encan­di­la­da por una poten­te luz, me toma­ron del pelo y me die­ron varias trom­pa­das. Me gri­ta­ban que me pusie­ra con­tra la pared y me pre­gun­ta­ban quién era, cuál era mi nom­bre. Lo vi a Rama­da que esta­ba más lejos, tira­do en el sue­lo. Y siguió el tiro­teo, mien­tras le pedían al que esta­ba aden­tro que se entre­ga­ra. Creo que ya sabían que se tra­ta­ba de Raúl Sendic». 

«Hay que matarlo»

«El con­tes­tó que tenía más balas y que iba a seguir pelean­do. Des­pués se hizo un silen­cio y entra­ron a la casa. Minu­tos des­pués saca­ron a Raúl, arras­trán­do­lo, total­men­te ensan­gren­ta­do. Vi que le salía san­gre por la boca.

Lo deja­ron un rato tira­do en la vere­da, jun­to a la puer­ta del local. Se oían sire­nas. De repen­te, lle­gó una per­so­na que dijo que era el ins­pec­tor Cam­pos Her­mi­da, y gri­ta­ba: ‘Hay que matar­lo, es Raúl Sen­dic, hay que matarlo’.

Pero alguien de la Mari­na dijo que el ope­ra­ti­vo esta­ba a car­go de ellos, que era su dete­ni­do. Des­pués se acer­có una ambu­lan­cia y se lle­va­ron a Raúl. El hecho de que que­da­ra boca aba­jo le sal­vó la vida, de lo con­tra­rio se hubie­ra aho­ga­do con su pro­pia sangre.

El con­ta­ba des­pués que lo tra­ta­ron muy bien. Lo lle­va­ron al Hos­pi­tal Mili­tar y le hicie­ron una tra­queo­to­mía para que pudie­ra respirar».

«No que­re­mos otro Che»

«A mí me lle­va­ron al Fus­na. Unos días des­pués el coman­dan­te de esa repar­ti­ción, Julio César Mar­tí­nez, fue a mi cel­da y me dijo que Sen­dic esta­ba fue­ra de peli­gro. Yo no le creí y le dije que todos eran unos ase­si­nos, que habían mata­do a Raúl. El me res­pon­dió: ‘No lo mata­mos por­que no que­re­mos tener otro Che en Amé­ri­ca Latina’.

Un mes des­pués lo tra­je­ron a la cár­cel del Fus­na. Una madru­ga­da de octu­bre, me saca­ron de mi cel­da, con los ojos ven­da­dos como siem­pre, y me lle­va­ron has­ta su cel­da.
Cuan­do me qui­ta­ron la ven­da, lo pude ver. Los dos nos sor­pren­di­mos. Tenía toda la cabe­za ven­da­da y no podía hablar, le habían pega­do un tiro que le atra­ve­só la man­dí­bu­la y le des­tro­zó el maxi­lar.
En ese momen­to le dije que yo había sido una cobar­de por­que me había entre­ga­do, deján­do­lo solo. El des­pués me escri­bió una car­ta don­de me decía que mi acti­tud había sido muy valiente.

En febre­ro de 1973 lo vol­vie­ron a inter­nar en el Hos­pi­tal Mili­tar, por­que tenían que hacer­le una nue­va ope­ra­ción. Aque­lla bala actuó como una gra­na­da de frag­men­ta­ción y le voló el maxi­lar, el labio infe­rior y par­te de la len­gua. Raúl nun­ca pudo vol­ver a hablar bien.
Des­pués que sali­mos en liber­tad, la pri­me­ra ope­ra­ción impor­tan­te se la rea­li­za­ron en Cuba, a fines de 1985. Le hicie­ron una ciru­gía, por­que tenía la len­gua pega­da a la meji­lla. Des­pués tuvo que hacer can­ti­dad de ejer­ci­cios para poder recu­pe­rar el habla. Mejo­ró mucho, tuvo cier­ta recu­pe­ra­ción, pero nun­ca vol­vió a hablar bien y se can­sa­ba bastante».

El via­je a Francia

«En febre­ro de 1989 nos fui­mos a Fran­cia, pen­san­do que podía tener algu­na mejo­ría. Raúl esta­ba muy enfer­mo. La ver­dad es que reci­bía­mos ofre­ci­mien­tos des­de todas par­tes del mun­do, intere­sa­dos en brin­dar­le tra­ta­mien­to médi­co especializado.

Pero el her­mano, Alber­to, y la cuña­da Anne Marie, qui­sie­ron que nos fué­ra­mos a París, bus­can­do mejo­res posi­bi­li­da­des de atención.

Estu­vo inter­na­do en dis­tin­tas clí­ni­cas. Lo aten­día un médi­co espe­cia­li­za­do en el mal de Char­cot, que fue lo que lo afec­tó al final de su vida. Es una enfer­me­dad que ata­ca las neu­ro­nas motri­ces. El médi­co decía que era un caso extra­ño, por la rapi­dez con que avan­za­ba la pér­di­da de motri­ci­dad. Todos los días le apa­re­cía algo nue­vo, afec­tan­do par­tes fundamentales.

Lo últi­mo fue la res­pi­ra­ción y la deglu­ción. Antes de falle­cer, Raúl prác­ti­ca­men­te no podía comer. Para poder res­pi­rar le habían colo­ca­do un apa­ra­to que sus­ti­tuía el dia­frag­ma. Fue una eta­pa muy dura, prác­ti­ca­men­te todos los días le sus­ti­tuían algu­na fun­ción colo­cán­do­le un nue­vo apa­ra­to. La enfer­me­dad fue pro­vo­ca­da no sola­men­te por la heri­da de bala, sino por todo el sufri­mien­to que pade­ció en las cár­ce­les». Sen­dic falle­ció en París el 28 de abril de 1989, a los 64 años de edad. Fue tras­la­da­do a Mon­te­vi­deo el 5 de mayo y, al día siguien­te, una ver­da­de­ra mul­ti­tud acom­pa­ñó el cor­te­jo fúne­bre has­ta el Cemen­te­rio de La Teja. 

fuen­te: blog El muerto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *