Ecua­dor. Mani­fies­to del pue­blo Kitu Kara fren­te a las medi­das del gobierno

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 1 de mayo de 2020

La pan­de­mia del coro­na­vi­rus ha evi­den­cia­do bru­tal­men­te una reali­dad pre­xis­ten­te, un mode­lo exclu­yen­te y cla­sis­ta en la cos­ta ecua­to­ria­na, y, un mode­lo de polí­ti­ca públi­ca ausen­te en lo social y en lo eco­nó­mi­co; tam­bién ha des­nu­da­do la bes­tia­li­dad y cani­ba­lis­mo del neo­li­be­ra­lis­mo y el capi­tal que, jun­to a la vile­za y mise­ra­bi­li­dad huma­na de fun­cio­na­rios públi­cos y empre­sa­rios. Pago pre­fe­ren­cial de la deu­da exter­na antes que inver­tir en salud, sobre­pre­cio en la com­pra de insu­mos, equi­pos y medi­ci­nas, anti­ci­pos de pago de impues­to a la ren­ta admi­nis­tra­da por pri­va­dos y pro­mo­cio­na­dos como seu­do dona­cio­nes de la ban­ca y empre­sa. Un sis­te­ma eco­nó­mi­co que pri­vi­le­gia al capi­tal y no al ser humano, un sis­te­ma de pro­tec­ción de dere­chos y segu­ri­dad social foca­li­za­do y no uni­ver­sal, y, final­men­te un sis­te­ma de salud pre­via­men­te debi­li­ta­do sin pre­su­pues­to, sin per­so­nal, sin insu­mos ni polí­ti­ca cla­ra, para aten­der la emer­gen­cia sani­ta­ria que a cobra­do innu­me­ra­bles vidas tan­to de ciu­da­da­nos comu­nes como de per­so­nal salu­bris­ta, médi­cos, enfer­me­ras y para­mé­di­cos, muchos de los cua­les han falle­ci­do por la negli­gen­cia y fal­ta de pre­vi­sión de un Gobierno con fun­ción eje­cu­ti­va y legis­la­ti­va indo­len­te y ausen­te, que dio reco­no­ci­mien­to públi­co inter­na­cio­nal al país, por el aban­dono de cadá­ve­res en las calles y domi­ci­lios de la ciu­dad de Guayaquil.

En esta sema­na el Gobierno del pre­si­den­te Lenin Moreno, con el res­pal­do del sec­tor ban­ca­rio y empre­sa­ria­les, pare­cen decla­rar la gue­rra a los tra­ba­ja­do­res, indí­ge­nas, cam­pe­si­nos y cla­se humil­de del país al tras­la­dar­les todo el peso de la cri­sis sani­ta­ria. En las seis sema­nas de cua­ren­te­na el balan­ce es cala­mi­to­so: al 23 de abril supe­ra­mos los vein­te mil infec­ta­dos, casi mil falle­ci­mien­tos ofi­cia­les por COVID-19 y cer­ca de ocho mil falle­ci­dos pro­ba­bles por la pan­de­mia. Sin embar­go, todos ellos, inclui­da la alcal­día de Gua­ya­quil – epi­cen­tro de la pan­de­mia, apro­ve­chan la emer­gen­cia sani­ta­ria, para debi­li­tar al Esta­do y tras­la­dar la admi­nis­tra­ción de la cri­sis al sec­tor pri­va­do en for­ma de cari­dad empre­sa­rial, todo con el pro­pó­si­to de borrar de la memo­ria social el levan­ta­mien­to de octu­bre e inten­tar impo­ner agre­si­va y des­pia­da­da­men­te su vie­jo pro­yec­to neo­li­be­ral. Ante esta trá­gi­ca reali­dad y la negli­gen­te acti­tud del gobierno y los empre­sa­rios, las orga­ni­za­cio­nes, comu­nas y comu­ni­da­des del Pue­blo Kitu Kara expre­sa­mos y exi­gi­mos lo siguiente: 

1. Ecua­dor arras­tra una cri­sis eco­nó­mi­ca más o menos des­de 2016, está cla­ro que ésta no afec­ta a todos por igual, en el mis­mo perio­do muchos sec­to­res acu­mu­la­ron gran­des ganan­cias; has­ta el 2018, 14 empre­sas obtu­vie­ron más de 2 mil millo­nes de dóla­res en uti­li­da­des bru­tas, entre ellas Cor­po­ra­ción Favo­ri­ta, CLARO, Andes Petro­leum, Cer­ve­ce­ría Nacio­nal, Schlum­ber­ger. La empre­sa de tele­fo­nía celu­lar es el caso más gro­se­ro, regis­tra en ese mis­mo perio­do un bene­fi­cio del 90% sobre su patri­mo­nio, igual de indig­nan­te es el caso de la ban­ca ecua­to­ria­na que en ple­na cri­sis entre 2017 y 2019 obtu­vie­ron 1.566 millo­nes de dóla­res en uti­li­da­des. Entre los sec­to­res que menor ren­ta­bi­li­dad están unas 781 empre­sas que supe­ra­ron el millón de dóla­res en uti­li­da­des en 2019. Son pre­ci­sa­men­te estos sec­to­res los que más pro­tes­tan por el con­fi­na­mien­to social, la ele­va­ción de impues­tos; y según la pro­pues­ta de ley del “Plan Huma­ni­ta­rio” del gobierno, son los que menos apor­ta­rían para la emer­gen­cia, unos 500 millo­nes de dóla­res. 

2. La otra cara de la meda­lla de la cri­sis son los tra­ba­ja­do­res, los indí­ge­nas cam­pe­si­nos, las muje­res, los peque­ños comer­cian­tes, los arte­sa­nos, tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia. Según infor­ma­ción del INEC, has­ta diciem­bre de 2019, solo 2 millo­nes de per­so­nas alcan­za­ron un ingre­so labo­ral mayor a 500 dóla­res men­sua­les (el 25% de todos los tra­ba­ja­do­res del país), mien­tras que ape­nas 524 mil per­so­nas obtu­vie­ron un ingre­so mayor a 1.000 dóla­res men­sua­les (el 6,5% de todos los tra­ba­ja­do­res). El ingre­so labo­ral pro­me­dio de los emplea­dos públi­cos lle­gó a casi 1.015 dóla­res men­sua­les, mien­tras que los emplea­dos pri­va­dos obtu­vie­ron unos 565 dóla­res men­sua­les. Por otro, los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia ape­nas lle­gan a los 308 dóla­res, y, los jor­na­le­ros o peo­nes difí­cil­men­te alcan­zan los 286 dóla­res men­sua­les.
Este es el ver­da­de­ro ros­tro de la cri­sis, es pre­ci­sa­men­te a ellos a quie­nes se les pide mayo­res sacri­fi­cios, con el “Plan Huma­ni­ta­rio” el gobierno con­fis­ca­ría 800 millo­nes de dóla­res para com­ba­tir el COVID 19 y se los entre­ga­rá a manos pri­va­das para que la “admi­nis­tre”.

3. La pro­vi­sión de ali­men­tos y medi­ci­nas va con­vir­tién­do­se pro­gre­si­va­men­te en un fac­tor de con­flic­ti­vi­dad social, por la ausen­cia de alter­na­ti­vas de ingre­sos y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos y medi­ci­nas a las fami­lias vul­ne­ra­bles y las que están entran­do en vul­ne­ra­bi­li­dad por la cua­ren­te­na y la impo­si­bi­li­dad de obte­ner ali­men­tos. La deses­pe­ra­ción por con­se­guir­los hace impe­ra­ti­vo el que­bran­ta­mien­to del toque de que­da o la cua­ren­te­na, fra­gi­li­zan­do la segu­ri­dad ante lo cual la auto­ri­dad públi­ca solo se ha limi­ta­do a pro­mo­cio­nar el “qué­da­te en casa” y ame­na­zar con vio­len­cia poli­cial, mili­tar, repre­sión y reclu­sión de 1 a 3 años. En tan­to, el gobierno y los “dona­ti­vos” pri­va­dos incen­ti­van y pro­te­gen a los gran­des super­mer­ca­dos y pena­li­za los mer­ca­dos infor­ma­les y popu­la­res, pero no es solo el aban­dono en salud y ali­men­ta­ción, como dere­chos inalie­na­bles e inem­bar­ga­bles del ser humano, sino tam­bién el aban­dono al dere­cho a la edu­ca­ción, dado que el Esta­do solo se ha limi­ta­do a sus­pen­der la pre­sen­cia­li­dad en las aulas pero no ha defi­ni­do nin­gu­na polí­ti­ca para brin­dar las faci­li­da­des tec­no­ló­gi­cas que posi­bi­li­ten una ver­da­de­ra edu­ca­ción a dis­tan­cia y/​o vir­tual, recor­dán­do­le que el 70% de los estu­dian­tes care­cen del ser­vi­cio de inter­net en sus domi­ci­lios y si bien el 90% de los ciu­da­da­nos podrían tener telé­fo­nos inte­li­gen­tes, este país cuen­ta con el ser­vi­cio de conec­ti­vi­dad más cos­to­so y de pési­ma cali­dad de la región y ni hablar del mis­mo en nues­tras zonas rurales.

4. Ante esta tra­ge­dia, no fal­tan quie­nes quie­ren ali­men­tar­se ‑cual bui­tres- de la tra­ge­dia, el gobierno, fun­cio­na­rios, empre­sa­rios y ban­que­ros, gran­des medios de comu­ni­ca­ción, los par­ti­dos polí­ti­cos (CREO, PSC, Alian­za País, entre otros) ven el “momen­to his­tó­ri­co” para impo­ner la reduc­ción del Esta­do (dis­mi­nu­ción de inver­sión públi­ca, des­pi­do de tra­ba­ja­do­res), fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral (con­tra­tar y des­pe­dir más bara­to), reduc­ción de impues­tos a las gran­des for­tu­nas y empre­sas, pri­va­ti­za­ción de empre­sas públi­cas ren­ta­bles, eli­mi­na­ción de sub­si­dios, extrac­ti­vis­mo a gran esca­la, libe­ra­li­za­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles, pro­mo­cio­nan­do un nue­vo orden de anti­de­re­chos como úni­ca medi­da vali­dad para con­ser­var uno que otro dere­cho y bajo esta pre­mi­sa sin des­par­pa­jo mani­fies­tan que «La cri­sis ha supe­ra­do la nor­ma, debe­mos cam­biar las leyes aje­nas a esta reali­dad, nues­tra nor­ma­ti­va no es fle­xi­ble, las empre­sas no están ven­dien­do y debe­mos ser cons­cien­tes para esta­ble­cer acuer­dos en las jor­na­das de tra­ba­jo, en pago de suel­do, cui­dar la fuen­te de los empleos” y exi­gen uni­dad, dis­ci­pli­na cie­ga y ame­na­zan con cár­cel toda inten­ción de protestas.

5. En este mar­co el pre­si­den­te Lenin Moreno pre­sen­ta su pro­yec­to “Ley de Apo­yo Huma­ni­ta­rio” como pro­pues­ta eco­nó­mi­ca para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de la pan­de­mia. En lo fun­da­men­tal, este pro­yec­to con­fis­ca un por­cen­ta­je men­sual del ingre­so de los tra­ba­ja­do­res duran­te 9 meses a quie­nes ganen más de 500 dóla­res, el 10% a los tra­ba­ja­do­res públi­cos que ganen más de mil dóla­res. En cam­bio, a las empre­sas con uti­li­da­des de más de un millón de dóla­res úni­ca­men­te se les gra­va­ría con el 5%, nada se dice de impues­tos a la ren­ta a las gran­des for­tu­nas, ban­ca y tran­sac­cio­nes finan­cie­ra tras­na­cio­nal; para el gobierno éstos son los sec­to­res que más cui­da­do nece­si­tan, a quie­nes hay que dar­les todo y no qui­tar­les nada. 
El otro gru­po de medi­das pre­sen­ta­da por el gobierno son los “incen­ti­vos” a la pro­duc­ción, pero que en el fon­do son de fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, que tie­ne los siguien­tes pun­tos:
a. Con­tra­to espe­cial por tiem­po defi­ni­do. Que crea un nue­vo tipo de con­tra­to, con dura­ción de dos años, reno­va­bles por una vez. El hora­rio de tra­ba­jo será de míni­mo 20 horas sema­na­les y máxi­mo 40, el tiem­po podrá dis­tri­buir­se has­ta en seis días sema­na­les, sin exce­der las ocho horas por jor­na­da, y el sala­rio se paga­rá en pro­por­ción con las horas tra­ba­ja­das. En con­cre­to esto impli­ca dis­mi­nu­ción de horas de tra­ba­jo y de salario.b. Reduc­ción de jor­na­da labo­ral. Actual­men­te la Ley labo­ral per­mi­te a las empre­sas dis­mi­nuir horas de tra­ba­jo en casos de fuer­za mayor o caso for­tui­to, has­ta un míni­mo de 30 horas sema­na­les. Con la pro­pues­ta no se defi­ne el tiem­po míni­mo del con­tra­to, pero se seña­la que la remu­ne­ra­ción y el apor­te a la segu­ri­dad social serán con base en el tiem­po tra­ba­ja­do y no en su tota­li­dad como actual­men­te es. El obje­ti­vo de esta medi­da sería “la pre­ser­va­ción de fuen­tes de tra­ba­jos”, ¡cla­ro que pre­ser­va­ría el empleo!, pero per­ju­di­can­do al tra­ba­ja­dor y bene­fi­cian­do al empresario.c. Vaca­cio­nes deven­ga­das y por ade­lan­ta­do. Si la ley se aprue­ba, duran­te los dos años siguien­tes a su vigen­cia los emplea­do­res podrán noti­fi­car al tra­ba­ja­dor con la obli­ga­ción de gozar sus vaca­cio­nes ya deven­ga­das o ade­lan­tar vaca­cio­nes de un máxi­mo de has­ta dos años. Es decir, es el empre­sa­rio quién deci­de cuan­do y como el tra­ba­ja­dor debe tener vaca­cio­nes.
Las tres moda­li­da­des serían, según la pro­pues­ta del gobierno, “con­tra­tos de muto acuer­do” entre el emplea­dor y el emplea­do. La excu­sa es que “algo de empleo es mejor a nada”. Esta moda­li­dad es una fala­cia y un cinis­mo abso­lu­to, es bien sabi­do por todos que actual­men­te, pese a las leyes labo­ra­les vigen­tes, los empre­sa­rios con­tra­tan impo­nen con­di­cio­nes labo­ra­les sobre las 8 horas obli­ga­to­rias, des­pi­dos intem­pes­ti­vos sin indem­ni­za­cio­nes lega­les, poca o nin­gu­na segu­ri­dad labo­ral, esto se ha hecho más pal­pa­ble en tiem­pos de pandemia.

Con estas medi­das que el gobierno pre­sen­ta y que tie­ne el pleno aval de los empre­sa­rios, no se bus­ca res­pon­der ni a la cri­sis eco­nó­mi­ca ni a la pan­de­mia, lo que real­men­te se quie­ren es impo­ner su vie­jo plan neo­li­be­ral. Ellos no pien­san en el sufri­mien­to de la gen­te, en los más de 20 mil con­ta­gia­dos con COVID 19, ni en el ham­bre de la gen­te con­fi­na­da en sus casas, solo les intere­sa sus nego­cios y ganan­cias, y si para ello tie­nen que apro­ve­cha­se de la deses­pe­ra­ción de la gen­te, redu­cir a con­di­ción de semi­es­cla­vi­tud a los tra­ba­ja­do­res, no les tiem­bla la mano. La cues­tión es ganar más con­tra­tan­do y des­pi­dien­do más bara­to.
Fren­te a esta situa­ción, las orga­ni­za­cio­nes, comu­nas y comu­ni­da­des del Pue­blo Kitu Kara expre­sa­mos nues­tro más enér­gi­co recha­zo a la tota­li­dad del pro­yec­to de “Ley de Apo­yo Huma­ni­ta­rio”, por aten­tar con­tra la demo­cra­cia, la cons­ti­tu­ción, pero sobre todo al dere­cho a la salud y a la vida dig­na de los ecua­to­ria­nos, pues­to que esta vio­len­ta el cum­pli­mien­to de la Cons­ti­tu­ción y res­trin­ge la pro­tec­ción de la vida y el bien­es­tar de los ciu­da­da­nos, no defi­ne una polí­ti­ca cla­ra y sobe­ra­na en salud, edu­ca­ción e inver­sión pre­fe­ren­te a la pro­duc­ción soli­da­ria en pers­pec­ti­va de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. Por lo expues­to, exi­gi­mos y deman­da­mos tan­to al Gobierno como a la Asam­blea Nacio­nal lo siguiente:

1. El archi­vo inme­dia­to de los pro­yec­tos de Ley pre­sen­ta­dos por el ejecutivo

2. Legis­lar de mane­ra urgen­te para defi­nir polí­ti­cas públi­cas que incen­ti­ven eco­no­mía social y soli­da­ria entre los ecua­to­ria­nos, pro­mo­vien­do y for­ta­le­cien­do las cade­nas de pro­duc­ción y con­su­mo fami­liar y comu­ni­ta­ria, con­tro­lan­do las cade­nas de inter­me­dia­ción y comer­cia­li­za­ción, en espe­cial en estos momen­tos de emer­gen­cia brin­dar, a tra­vés de las fuer­zas arma­das y poli­cia­les, brin­dar la logís­ti­ca nece­sa­ria para que la pro­duc­ción cam­pe­si­na, indí­ge­na, fami­liar y de peque­ños pro­duc­to­res cir­cu­le y se dis­tri­bu­ya direc­ta­men­te hacia las ciu­da­des, los mer­ca­dos de las parro­quias, can­to­nes, provincias.

3. Legis­lar de mane­ra urgen­te para defi­nir polí­ti­cas públi­cas de conec­ti­vi­dad, regu­la­ción de los cos­tos y cali­dad del ser­vi­cio públi­co de inter­net, pro­te­ger y garan­ti­zar los dere­chos ciu­da­da­nos a la tele­edu­ca­ción, tele­tra­ba­jo y tele­re­crea­ción. 

4. Que la fun­ción Judi­cial, así como la de Trans­pa­ren­cia, Par­ti­ci­pa­ción y Con­trol Social, asu­man éti­ca­men­te sus com­pe­ten­cias y desis­tan de per­se­cu­cio­nes polí­ti­cas con fines elec­to­re­ros, es inad­mi­si­ble que se apro­ve­che la emer­gen­cia sani­ta­ria para per­se­guir a opo­si­to­res polí­ti­cos, diri­gen­tes comu­ni­ta­rios y socia­les, así como auto­ri­da­des indí­ge­nas. Ante la emer­gen­cia deben estas enti­da­des velar por la jus­ti­cia de los miles de ciu­da­da­nos a quie­nes se les han nega­do sus dere­chos bási­cos a la salud, ali­men­ta­ción, edu­ca­ción y tra­ba­jo, los escán­da­los de sobre­pre­cios y corrup­ción en la adqui­si­ción de insu­mos y medi­ci­nas; la negli­gen­cia cri­mi­nal y el ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción; el des­pi­do del talen­to humano tan­to en el sec­tor públi­co como pri­va­do; las limi­ta­cio­nes y tra­bas que se han dado al fun­cio­na­mien­to e imple­men­ta­ción de meca­nis­mos e ins­tru­men­tos de par­ti­ci­pa­ción y con­trol social por par­te de la ciu­da­da­nía, etc. 
5. Pro­mo­ver una polí­ti­ca pro­gre­si­va y sos­te­ni­ble de cam­bio tan­to, del mode­lo de desa­rro­llo como, de la matriz ener­gé­ti­ca y pro­duc­ti­va, fomen­tan­do la inver­sión nacio­nal e inter­na­cio­nal en la sus­ti­tu­ción de ener­gías fósi­les por ener­gías lim­pias, así como for­ta­le­cer el mode­lo de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va real y comu­ni­ta­ria; defi­nir los linea­mien­tos para una segu­ri­dad social y de salud uni­ver­sal para todos los ciu­da­da­nos, defi­nir meca­nis­mos; defi­nir los meca­nis­mos para for­ta­le­cer y trans­for­mar de mane­ra radi­cal e inte­gral el sis­te­ma de salud y educación

6. Que el peso de la cri­sis eco­nó­mi­ca y sani­ta­ria, bajo los prin­ci­pios de sos­te­ni­bi­li­dad y soli­da­ri­dad, la asu­man quie­nes han ama­sa­do gran­des for­tu­nas a cos­ta del Esta­do y la redis­tri­bu­ción inequi­ta­ti­va de los recur­sos eco­nó­mi­cos, por ello, se debe pro­mo­ver una polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de redis­tri­bu­ción de la rique­za que pre­vea ingre­sos bási­cos uni­ver­sa­les para todos los tra­ba­ja­do­res, redis­tri­bu­ción jus­ta y equi­ta­ti­va de las uti­li­da­des y ren­ta­bi­li­dad, incre­men­to del impues­to sobre la ren­ta, bene­fi­cios y capi­tal que quie­nes más ten­gan más apor­ten al desa­rro­llo del país y su gen­te; así como tam­bién pre­ver la des­in­ver­sión y explo­ta­ción labo­ral so pre­tex­to del teletrabajo.

7. La sus­pen­sión inme­dia­ta del pago de deu­da, en capi­tal e intere­ses, y gene­rar una comi­sión nego­cia­do­ra de nue­vas con­di­cio­nes favo­ra­bles para su pago en medi­da que el Esta­do vaya recu­pe­ra­do su capa­ci­dad eco­nó­mi­ca y social; así mis­mo la Asam­blea debe nor­mar la inme­dia­ta remi­sión de las deu­das de los peque­ños pro­duc­to­res, pymes, empre­sas de eco­no­mía popu­lar, fami­liar y comu­ni­ta­ria que tie­nen deu­das con ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras del Esta­do, y, la sus­pen­sión del pago de inte­rés sobre las deu­das en el sec­tor pri­va­do has­ta por un año con posi­bi­li­da­des de adqui­rir nue­vos cré­di­tos para la rein­ver­sión, capi­ta­li­za­ción, equi­pa­mien­to y redi­rec­cio­na­mien­to de sus líneas de negocios.

Final­men­te recha­za­mos la inten­ción del gobierno nacio­nal de levan­tar la cua­ren­te­na cuan­do el núme­ro de con­ta­gios está lejos de dis­mi­nuir, todo lo con­tra­rio. Per­mi­tir la cir­cu­la­ción de la gen­te, pasan­do a una eta­pa de dis­tan­cia­mien­to social, no solo es irres­pon­sa­ble, pue­de ser inclu­so cri­mi­nal. Como fue de cono­ci­mien­to públi­co, un comi­té empre­sa­rial lan­za una “pro­pues­ta” de sali­da de la cua­ren­te­na, don­de se prio­ri­za la aper­tu­ra de acti­vi­da­des labo­ra­les, a ren­glón segui­do el gobierno anun­cia su plan de deses­ca­la­da del con­fi­na­mien­to social a par­tir del 4 de mayo; es decir, man­da a los tra­ba­ja­do­res a un segu­ro con­ta­gio masi­vo mien­tras que los empre­sa­rios y ban­que­ros hacen cari­dad repar­tien­do mas­ca­ri­llas en los hospitales.

CARTA PÚBLICA – GOBIERNOS LOCALES ALTERNATIVOS
Hace­mos un lla­ma­do a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les, a las orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to indí­ge­na en gene­rar meca­nis­mos acción y de pro­pues­tas con­sen­sua­das para enfren­tar esta doble cri­sis e impe­dir que el neo­li­be­ra­lis­mo, mode­lo cadu­co y empo­bre­ce­dor de las gran­des mayo­rías, sea impues­to por el gobierno y las cáma­ras empre­sa­ria­les y finan­cie­ras. Debe­mos, hoy mas que nun­ca estar aten­tos a los acuer­dos que la asam­blea nacio­nal en con­tu­ber­nio con el Gobierno pudie­ran tomar para per­ju­di­car no solo a los ciu­da­da­nos del país y poner en ries­go su pleno desa­rro­llo, sino tam­bién a la desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción sis­te­má­ti­ca del Esta­do y la nor­ma constitucional.

Por el Con­se­jo de Gobierno 

Fer­nan­do Cabas­can­go Colla­gua­zoPRESIDENTE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *