Cuba. Cró­ni­cas des­de Turín: ¡Feli­ci­da­des en el Día de los Trabajadores!/Nuestro ami­go peque­ño (fotos)

Por Enri­que Ubie­ta Gómez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 1 de mayo de 2020

Hoy el día ha sido espe­cial, aun­que la ruti­na de la zona roja per­ma­nez­ca inal­te­ra­ble. El doc­tor Julio cami­na­ba en direc­ción al hos­pi­tal en las pri­me­ras horas de la maña­na, cuan­do un carro de la poli­cía se detu­vo fren­te a él.

El cho­fer, un hom­bre joven de uni­for­me, abrió la puer­ta y se bajó. Enton­ces, para sor­pre­sa de Julio, empu­ñó el bra­zo y le dijo en voz alta: “¡Has­ta la vic­to­ria siem­pre!”. Inme­dia­ta­men­te, retor­nó al vehícu­lo y se marchó.

En el hos­pi­tal las enfer­me­ras ita­lia­nas que entra­ban a la zona roja le pidie­ron a un cole­ga que escri­bie­ra en la par­te pos­te­rior del tra­je, jun­to a sus nom­bres y espe­cia­li­da­des, como sue­le hacer­se, un men­sa­je: feliz pri­me­ro de mayo.

En la tar­de, fue inau­gu­ra­do el Árbol de la Vida. La cos­tum­bre la traen los cuba­nos que enfren­ta­ron el ébo­la en Áfri­ca; a par­tir de hoy, por cada vida sal­va­da se colo­ca­rá una cin­ta blanca.

Las auto­ri­da­des de la Región de Pia­mon­te y de Turín, la capi­tal, acu­die­ron al acto. Tam­bién el Cón­sul Gene­ral de Cuba en Milán. Dos pacien­tes han sido dados de alta. El doc­tor Julio colo­có la pri­me­ra cin­ta, y el doc­tor ita­liano Ser­gio Livig­ni, Direc­tor del Hos­pi­tal, la segunda.

En la era post­co­vid, será tras­la­da­do a Cuba. El Árbol adquie­re una sig­ni­fi­ca­ción adi­cio­nal, a la que todos alu­den: es el Día Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, que en Cuba ha sido dedi­ca­do a los que sal­van vidas.

El edi­fi­cio don­de radi­ca el hos­pi­tal de cam­pa­ña, fue cons­trui­do en 1895 –cuan­do en Cuba se reini­cia­ba la gue­rra por la inde­pen­den­cia, y José Mar­tí caía en com­ba­te – , y es con­si­de­ra­do la “Cate­dral” de la his­to­ria indus­trial de Turín. ¿Cuán­tos obre­ros alber­gó en duras jor­na­das pro­duc­ti­vas? Hoy aco­ge a los que luchan por la vida, a los de aquí y a los de allá. La pan­de­mia exi­ge de medi­ca­men­tos y de cui­da­dos espe­cia­les. Tam­bién de la soli­da­ri­dad que siem­pre han recla­ma­do los trabajadores.

Nues­tro ami­go pequeño

Hoy los bri­ga­dis­tas le hicie­ron un rega­lo a Ales­san­dro. Foto: Facebook/​Enrique Ubie­ta.

Una tar­de, al salir del hos­tal, los bri­ga­dis­tas cuba­nos de Cre­ma, en Lom­bar­día, vie­ron a un niño de 4 años, solo, en la ace­ra de enfren­te, con una ban­de­ri­ta cuba­na en las manos. Al día siguien­te, a la mis­ma hora, el niño vol­vió. Y al otro, siem­pre con su ban­de­ri­ta. Inda­ga­ron. Los padres, en reali­dad, lo vigi­la­ban de cer­ca, vivían a pocos metros. Su nom­bre es Alessandro.

El niño, pudie­ra decir­se, se con­vir­tió en el líder de una gene­ra­ción de niños que empe­zó a reu­nir­se a la mis­ma hora todos los días fren­te al hos­tal. Traían a sus padres, no sus padres a ellos. Y les hacían por­tar ban­de­ras de Cuba y de Ita­lia. Se con­vir­tió en una tra­di­ción. La Alcal­de­sa, Ste­fa­nia Bonal­di, una mujer sen­ci­lla como su gen­te, me lo expli­ca así:

“Los pobla­do­res de Cre­ma, sor­pren­di­dos, agra­de­cen que unos médi­cos hayan cru­za­do el Océano para venir a Ita­lia a ayu­dar a su pue­blo. Eso les ha infun­di­do mucha espe­ran­za”.

Hoy los bri­ga­dis­tas le hicie­ron un rega­lo. Cru­za­ron la calle, y le entre­ga­ron una bata de médi­co de su tama­ño, un naso­bu­co (nun­ca lo lle­va­ba pues­to, ni él, ni los otros niños) y un este­tos­co­pio. No sé qué se ges­ta, pero algu­na sor­pre­sa debe depa­rar­nos el futuro. 

Por Enri­que Ubie­ta Gómez, facebook

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *