Bra­sil. Lula: depen­de de los tra­ba­ja­do­res cons­truir un mun­do pos­pan­dé­mi­co con un bene­fi­cio colec­ti­vo superior

Caro­li­ne Oli­vei­ra*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de Mayo de 2020.

.

En un men­sa­je el Día del Tra­ba­jo, el ex pre­si­den­te tam­bién des­ta­có el papel de los pro­fe­sio­na­les de la salud.

.

El 1 de mayo, día en que se cele­bra el Día del Tra­ba­jo, el ex pre­si­den­te Luiz Inácio Lula da Sil­va (PT), en un video publi­ca­do en sus redes socia­les, defen­dió que el mun­do des­pués de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus debe­ría trans­for­mar­se des­de el pun­to vis­ta de las rela­cio­nes sociales.

«La his­to­ria nos ense­ña que las gran­des tra­ge­dias tien­den a ser par­te­ras de gran­des trans­for­ma­cio­nes. Lo que espe­ra­mos, lo que espe­ro, es que el mun­do que ven­drá des­pués del coro­na­vi­rus será una comu­ni­dad uni­ver­sal en la que hom­bres y muje­res, en armo­nía con la natu­ra­le­za, ser el cen­tro de todo y que la eco­no­mía y la tec­no­lo­gía estén a su ser­vi­cio y no al revés, como ha suce­di­do hoy. En el mun­do que espe­ro des­pués de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, el colec­ti­vo triun­fa­rá sobre la soli­da­ri­dad y la soli­da­ri­dad. la gene­ro­si­dad triun­fa­rá sobre las ganan­cias «, dijo el ex presidente.

Lula seña­ló al capi­ta­lis­mo como res­pon­sa­ble de la cri­sis y enfa­ti­zó que son los tra­ba­ja­do­res quie­nes garan­ti­zan la pro­duc­ción mun­dial. «Se nece­si­ta­ron 300,000 cadá­ve­res para que la huma­ni­dad vie­ra una ver­dad que los tra­ba­ja­do­res hemos sabi­do des­de el día en que naci­mos. La tra­ge­dia del coro­na­vi­rus expu­so una ver­dad incues­tio­na­ble a la luz solar: lo que sos­tie­ne el capi­ta­lis­mo no es el capi­tal». Es esta ver­dad, nues­tra vie­ja cono­ci­da, la que lle­va a los prin­ci­pa­les perió­di­cos eco­nó­mi­cos del mun­do, las biblias de éli­te del mun­do, a anun­ciar que el capi­ta­lis­mo tie­ne sus días con­ta­dos. Y lo es. Está murien­do. Y está en nues­tras manos. , en manos de los tra­ba­ja­do­res, la tarea de cons­truir este nue­vo mun­do que se avecina «.

Al refe­rir­se a Jair Bol­so­na­ro, seña­ló que gran­des tra­ge­dias reve­lan el «ver­da­de­ro carác­ter de las per­so­nas y las cosas». «No me refie­ro solo al liber­ti­na­je del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca con el recuer­do de más de cin­co mil bra­si­le­ños ase­si­na­dos por los codi­cio­sos. La pan­de­mia dejó al capi­ta­lis­mo desnudo». 

El ex pre­si­den­te tam­bién habló sobre la impor­tan­cia de la soli­da­ri­dad entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra en este momen­to. «Bra­sil siem­pre ha sido una tie­rra de espe­ran­za. A pesar de las difi­cul­ta­des extre­mas, noso­tros, los que naci­mos y vivi­mos aquí, supi­mos cómo enfren­tar­los y cómo rein­ven­tar­nos para cre­cer. El odio y la igno­ran­cia se ali­men­tan mutua­men­te y son lo opues­to a lo que suce­de». Alma bra­si­le­ña, como bra­si­le­ño, estoy segu­ro de que deja­re­mos esta tra­ge­dia para un mun­do mejor, para un Bra­sil mejor, y es aho­ra, en medio de la tor­men­ta, que los bra­si­le­ños reve­lan lo que son, lo que somos: gene­ro­sos, tole­ran­tes, soli­da­rios. Es con ese espí­ri­tu, esa ale­gría y esa crea­ti­vi­dad que todos esta­mos luchan­do para salir de la oscu­ri­dad y traer el ama­ne­cer de la jus­ti­cia social, la igual­dad y la liber­tad lo antes posible «.

Coro­na­vi­rus

El vier­nes (30), Bra­sil regis­tró un núme­ro récord de casos nue­vos en 24 horas, con un aumen­to de 7,218,000 infec­ta­dos a las esta­dís­ti­cas, alcan­zan­do un total de 85,380,000 per­so­nas infec­ta­das con covid-19. En cuan­to al núme­ro de muer­tes, hubo un aumen­to de 435 muer­tes, alcan­zan­do un total de 5,901 mil: un aumen­to del 8%. Con estos datos, la leta­li­dad fue del 6,9%.

Mira el video:

Lea el dis­cur­so completo:

«Mis ami­gos y mis amigos,

Tra­ba­ja­do­res de Bra­sil y del mundo,

Quie­ro comen­zar mi dis­cur­so mos­tran­do soli­da­ri­dad con las fami­lias de todas las víc­ti­mas del coro­na­vi­rus y con todos los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que luchan por sal­var vidas en todo el mundo.

Un virus des­co­no­ci­do ha logra­do cerrar fron­te­ras, ence­rrar a más de tres mil millo­nes de seres huma­nos en el hogar y cam­biar dra­má­ti­ca­men­te la vida de cada uno de noso­tros. Hemos esta­do en un túnel lar­go e inter­mi­na­ble duran­te tres meses, reci­bien­do noti­cias peo­res cada día que el día ante­rior. La huma­ni­dad des­pier­ta todos los días con la espe­ran­za de que el núme­ro de muer­tos hoy sea más bajo que ayer. Esta­mos vivien­do los días más oscu­ros de nues­tra historia.

El virus, que ata­ca a todos, sin dis­tin­ción, mos­tró que la raza huma­na no es inmor­tal e inclu­so pue­de desaparecer.

La his­to­ria nos ense­ña, sin embar­go, que las gran­des tra­ge­dias tien­den a ser par­te­ras de gran­des transformaciones.

Lo que espe­ra­mos, lo que espe­ro, es que el mun­do que ven­drá des­pués del coro­na­vi­rus sea una comu­ni­dad uni­ver­sal en la que el hom­bre y la mujer, en armo­nía con la natu­ra­le­za, sean el cen­tro de todo, y que la eco­no­mía y la tec­no­lo­gía estar a su ser­vi­cio, y no al revés, como ha suce­di­do has­ta el día de hoy.

En el mun­do que espe­ro des­pués de la tra­ge­dia del coro­na­vi­rus, el colec­ti­vo triun­fa­rá sobre el indi­vi­duo, la soli­da­ri­dad y la gene­ro­si­dad triun­fa­rán sobre las ganancias.

Un mun­do en el que nadie explo­ta el tra­ba­jo de nadie, un mun­do en el que se res­pe­tan las dife­ren­cias entre uno y otro, un mun­do en el que todos, abso­lu­ta­men­te todos, tie­nen las herra­mien­tas para eman­ci­par­se de cual­quier tipo de domi­na­ción o control.

Pero las gran­des tra­ge­dias tam­bién reve­lan el ver­da­de­ro carác­ter de las per­so­nas y las cosas. No me refie­ro solo al liber­ti­na­je del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca con el recuer­do de más de cin­co mil bra­si­le­ños ase­si­na­dos por los codiciosos.

La pan­de­mia dejó al capi­ta­lis­mo des­nu­do. Se nece­si­ta­ron tres­cien­tos mil cadá­ve­res para que la huma­ni­dad vie­ra una ver­dad que los tra­ba­ja­do­res hemos sabi­do des­de el día en que naci­mos. La tra­ge­dia del coro­na­vi­rus expu­so una ver­dad incues­tio­na­ble a la luz del sol: lo que sos­tie­ne el capi­ta­lis­mo no es el capital.

Somos noso­tros, los tra­ba­ja­do­res. Es esta ver­dad, nues­tra vie­ja cono­ci­da, la que lle­va a los prin­ci­pa­les perió­di­cos eco­nó­mi­cos del mun­do, las biblias de éli­te del mun­do, a anun­ciar que el capi­ta­lis­mo tie­ne sus días con­ta­dos. Y lo es. Se esta murien­do. Y está en nues­tras manos, en manos de los tra­ba­ja­do­res, la tarea de cons­truir este nue­vo mun­do que se avecina.

Bra­sil siem­pre ha sido una tie­rra de espe­ran­za. A pesar de las difi­cul­ta­des extre­mas, noso­tros, que naci­mos y vivi­mos aquí, supi­mos enfren­tar­los y rein­ven­tar­nos para cre­cer. El odio y la igno­ran­cia se ali­men­tan mutua­men­te y son lo con­tra­rio de lo que suce­de en el alma bra­si­le­ña. Como bra­si­le­ño, estoy segu­ro de que deja­re­mos esta tra­ge­dia para un mun­do mejor, para un Bra­sil mejor.

Y es aho­ra, en medio de la tor­men­ta, que los bra­si­le­ños reve­lan lo que son, lo que somos: gene­ro­sos, tole­ran­tes, soli­da­rios. Y es con ese espí­ri­tu, esa ale­gría y esa crea­ti­vi­dad que todos esta­mos luchan­do para salir de la oscu­ri­dad y traer, lo antes posi­ble, el ama­ne­cer de la jus­ti­cia social, la igual­dad y la libertad.

Espe­ro que la tra­ge­dia de Coro­na­vi­rus sea la par­te­ra del ver­da­de­ro mun­do nue­vo con el que soñamos.

Lar­ga vida a los tra­ba­ja­do­res. ¡Viva el Pri­me­ro de Mayo!

Luiz Inácio Lula da Silva

.

*Bra­sil de Fato – Edi­ción: Cami­la Maciel 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *