Argen­ti­na. Los médi­cos cuba­nos y el virus del macartismo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 2 mayo 2020.- 

La feroz cam­pa­ña con­tra la posi­ble lle­ga­da de ayu­da des­de la isla.

Por Car­los Rodríguez.

Una polé­mi­ca des­ve­la a sec­to­res con­ser­va­do­res, aci­ca­tea­dos por algu­nos medios de comu­ni­ca­ción. Al peli­gro ama­ri­llo asig­na­do a la Covid-19 por su ori­gen chino, se sumó el demo­nio rojo que repre­sen­ta­ría la posi­ble lle­ga­da al país de 200 médi­cos cuba­nos para cola­bo­rar en la lucha con­tra la pan­de­mia en terri­to­rio bonae­ren­se. Médi­cos argen­ti­nos reci­bi­dos en Cuba y la coor­di­na­do­ra de una clí­ni­ca oftal­mo­ló­gi­ca cor­do­be­sa que ope­ró gra­tis a 6800 per­so­nas de bajos recur­sos, con ayu­da del gobierno de la isla, con­ta­ron sus expe­rien­cias e impre­sio­nes y con­si­de­ra­ron que se tra­ta de “una cons­pi­ra­ción polí­ti­ca que for­ma par­te del blo­queo” incen­ti­va­do por el gobierno de Donald Trump. Cuan­do el minis­tro de Salud pro­vin­cial, Daniel Gollan, dijo que para sal­var vidas has­ta pedi­ría ayu­da “a la Unión Sovié­ti­ca”, le res­pon­die­ron que el Muro cayó, sin admi­tir­le (ni enten­der) la iro­nía. La reali­dad dice que no es el comu­nis­mo lo que debe­ría preo­cu­par, sino el virus del macar­tis­mo, a 63 años de la muer­te del sena­dor Joseph McCarthy. 

Los entre­vis­ta­dos recor­da­ron los elo­gios que reci­bie­ron, a nivel mun­dial, las misio­nes cuba­nas en catás­tro­fes como el terre­mo­to en Hai­tí en 2010 y la pre­sen­cia en áreas crí­ti­cas del país de los más de 1500 médi­cos argen­ti­nos for­ma­dos en la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM) de La Habana.

Al mis­mo tiem­po, des­ta­ca­ron que el pro­gra­ma Ope­ra­ción Mila­gro, ges­ta­do en Cuba para la crea­ción de clí­ni­cas oftal­mo­ló­gi­cas en 61 paí­ses, inclu­yen­do la Argen­ti­na, lle­va rea­li­za­das en poco más de una déca­da “cua­tro millo­nes de ope­ra­cio­nes gra­tui­tas” que favo­re­cie­ron a per­so­nas de bajos recur­sos. Una de esas clí­ni­cas fun­cio­na en Cór­do­ba des­de hace 11 años y se lla­ma “Doc­tor Ernes­to Che Gue­va­ra”. Más de 6800 per­so­nas se ope­ra­ron de cata­ra­tas en for­ma gratuita.

Argen­ti­nos for­ma­dos en Cuba

Adán Gon­zá­lez es argen­tino, inte­gran­te de una comu­ni­dad qom, naci­do en el Cha­co, en Qui­ti­li­pi. Se reci­bió de médi­co en Cuba y hoy vive en Mon­te­vi­deo. “Lo que está pasan­do es una ope­ra­ción polí­ti­ca que se hace eco de una agre­sión inter­na­cio­nal con­tra Cuba, incre­men­ta­da des­de la Casa Blan­ca tras la asun­ción de Trump” para “hacer ren­dir a la Revolución”.

“El pro­ble­ma para las cor­po­ra­cio­nes es que Cuba man­da médi­cos con algu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des, como tocar y abra­zar al pacien­te; a noso­tros nos for­ma­ron con esos ejes: soli­da­ri­dad, huma­nis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo, pero eso no es un slo­gan ni un pan­fle­to, eso está en la gené­ti­ca de la formación”.

Acla­ró que en la Argen­ti­na tam­bién hay pro­fe­sio­na­les con esas carac­te­rís­ti­cas, aun­que no hayan sido for­ma­dos en Cuba, y recor­dó maes­tros como “René Fava­lo­ro, Sal­va­dor Maz­za o el doc­tor Este­ban Mara­do­na, o doc­to­ras y doc­to­res des­co­no­ci­dos que van por el mis­mo camino, el de una polí­ti­ca de salud que bus­que la equidad”.

Adán Gon­zá­lez fue a estu­diar a Cuba en 2002 y se jun­tó allá “con hijos de cam­pe­si­nos, obre­ros, yo soy de una comu­ni­dad qom, y hubo com­pa­ñe­ros del Moca­se (Movi­mien­to Cam­pe­sino de San­tia­go del Este­ro), mapu­ches, car­to­ne­ros, el 90 por cien­to de los 1500 argen­ti­nos reci­bi­dos allá somos hijos de obre­ros y cam­pe­si­nos obreros».

En Mon­te­vi­deo está tra­ba­jan­do en el barrio Pie­dra Blan­ca, uno de los más popu­la­res. Allí for­ma­ron una aso­cia­ción de médi­cos que estu­dia­ron en Cuba y que rea­li­zan tra­ba­jo volun­ta­rio en algu­nas de las 350 ollas popu­la­res que se arma­ron tras la apa­ri­ción de la pan­de­mia de covid-19.

Recor­dó que la rela­ción argen­tino-cuba­na vie­ne “des­de muy lejos, des­de José Mar­tí como cón­sul argen­tino” en Nue­va York, en 1890, y “por supues­to, por el Che Gue­va­ra”. Por lo demás “estos no son los pri­me­ros cuba­nos que van a lle­gar, siem­pre han veni­do, por empa­tía, por soli­da­ri­dad”. Y des­ta­có tam­bién otras accio­nes inter­na­cio­na­lis­tas como las de alfa­be­ti­za­ción, “con el pro­gra­ma Yo sí pue­do, que bene­fi­ció a más de cien mil per­so­nas en Argentina”.

El hos­pi­tal en Córdoba

La Ope­ra­ción Mila­gro, de la que habló Adán, tie­ne su corre­la­to, des­de hace 11 años, en la ciu­dad de Cór­do­ba. Este dia­rio habló con Clau­dia Cam­ba, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción UMMEP (Un Mun­do Mejor es Posi­ble), que des­de 2009, lue­go de inten­tar­lo sin éxi­to en Bue­nos Aires, se ins­ta­ló en la capi­tal de la pro­vin­cia medi­te­rrá­nea. Allí fun­cio­na la clí­ni­ca oftal­mo­ló­gi­ca que lle­va el nom­bre del Che Guevara.

Lue­go de acla­rar, con humor, que no es afi­lia­da al Par­ti­do Comu­nis­ta, Cam­ba expli­có que es artis­ta plás­ti­ca y que se rela­cio­nó con Cuba a par­tir de tra­ba­jos que hizo sobre el famo­so con­flic­to por el regre­so a la isla del niño Elián Gon­zá­lez, que había sido saca­do ile­gal­men­te de Cuba en 1993. Fue invi­ta­da por Fidel Cas­tro a visi­tar la isla y habló inclu­so en actos rea­li­za­dos en la Pla­za de la Revolución.

En sus visi­tas se con­tac­tó con médi­cos cuba­nos y sur­gió el pro­yec­to de la clí­ni­ca oftal­mo­ló­gi­ca, que tam­bién fun­cio­nó en la fron­te­ra con Boli­via, en Villa­zón, lo que per­mi­tió que se ope­ra­ran argen­ti­nos resi­den­tes en Sal­ta y Jujuy, mien­tras Evo Mora­les fue presidente.

Aho­ra se tra­ba­ja­ba para abrir una clí­ni­ca en Ushuaia, pero se fre­nó por la cua­ren­te­na. La UMMEP tie­ne con­ve­nios con otras pro­vin­cias argen­ti­nas, y ade­más de la clí­ni­ca, lle­va ade­lan­te un plan de alfa­be­ti­za­ción idea­do por Cuba, que se vie­ne rea­li­zan­do en varios esta­dos pro­vin­cia­les, median­te con­ve­nios con las auto­ri­da­des locales.

Sobre la polé­mi­ca, Cam­bia sos­tu­vo que “en estos días se han dicho muchas men­ti­ras que cir­cu­la­ron por las redes y los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción sobre la posi­ble lle­ga­da de los 200 médi­cos y médi­cas de Cuba”. Recor­dó que se han dicho “bar­ba­ri­da­des como escla­vi­tud, comer­cio, espías… ¿De qué comer­cio hablan?, ¿de los nego­cios que per­de­rá la cor­po­ra­ción? ¿De qué espías?, ¿de los de la CIA que ten­drán más tra­ba­jo? ¿De qué escla­vos?, ¿de los que se libe­ra­rán cuan­do ten­gan garan­ti­za­do el dere­cho a la salud?”.

Con­tó que el pro­yec­to de la clí­ni­ca cor­do­be­sa comen­zó a ges­tar­se en el año 2000 y se con­cre­tó nue­ve años des­pués. En el medio, gra­cias a un con­tac­to direc­to con Fidel Cas­tro, se obtu­vie­ron becas para que muchos argen­ti­nos rea­li­za­ran cur­sos de espe­cia­li­za­ción en Cuba. Entre los beca­dos hubo nue­ve médi­cos mapu­ches de la Pata­go­nia. Aho­ra ellos “rea­li­zan prác­ti­cas médi­cas gra­tui­tas den­tro de sus comunidades”.

El pro­gra­ma Ope­ra­ción Mila­gro se ofi­cia­li­zó en Cuba en el año 2005. Ese gobierno ofre­ció mon­tar “un hos­pi­tal oftal­mo­ló­gi­co en el muni­ci­pio de La Matan­za, que sería cabe­ce­ra para el Cono Sur del pro­gra­ma”. Cam­ba expli­có que “lue­go de idas y vuel­tas, la pre­sión cor­po­ra­ti­va pudo más y el hos­pi­tal en lugar de mon­tar­se en Bue­nos Aires se mon­tó en Mon­te­vi­deo”, don­de sigue funcionando.

Como for­ma de repa­ra­ción, el gobierno cubano ofre­ció lle­var a los pacien­tes a la isla. En el pri­mer tes­teo que se hizo, cer­ca de mil per­so­nas se ano­ta­ron sólo en la loca­li­dad juje­ña de Humahua­ca. En el mar­co de la Cum­bre de los Pue­blos rea­li­za­da en Mar del Pla­ta, en 2005, “via­jó a Cuba el pri­mer con­tin­gen­te de argen­ti­nos” para ope­rar­se allá, en for­ma gratuita.

El 8 de abril de 2009, equi­pa­do y finan­cia­do por el gobierno de Cuba, se ins­ta­ló la clí­ni­ca oftal­mo­ló­gi­ca en Cór­do­ba. Hoy cuen­tan con con­sul­to­rios exter­nos, qui­ró­fano, tec­no­lo­gía de pun­ta y se brin­da hos­pe­da­je a los pacien­tes, que lle­gan de dis­tin­tos pun­tos del país.

Con­tra las conspiraciones

La médi­ca nefró­lo­ga María Flo­ren­cia Padi­lla, en 2008 reci­bió su títu­lo en la ELAM cuba­na. Naci­da en San­tia­go del Este­ro, vive en Cór­do­ba des­de hace diez años. “Lo que quie­ro des­ta­car es que des­de el pri­mer día que lle­gué a Cuba com­pro­bé que los pila­res de la for­ma­ción fue­ron el inter­na­cio­na­lis­mo, la soli­da­ri­dad y el huma­nis­mo hacia otros pue­blos, lo que que­dó demos­tra­do en más de sesen­ta paí­ses en don­de Cuba cola­bo­ró en dife­ren­tes misio­nes” fren­te a las emergencia.

Sos­tu­vo que en las actua­les cir­cuns­tan­cias “en medio de esta pan­de­mia, no me sor­pren­de con­tar con el apo­yo de los médi­cos cuba­nos y repu­dio cual­quier teo­ría cons­pi­ra­ti­va en con­tra de quie­nes solo bus­can ayu­dar­nos y en quie­nes han for­ma­do ya más de 1500 médi­cos argen­ti­nos gra­dua­dos en la isla, a pesar de ser un país blo­quea­do y ase­dia­do por el imperio”.

San­dra Juries tam­bién estu­dió en la ELAM de Cuba. Ella es for­mo­se­ña y a los 18 años, en medio de la cri­sis de 2001, con­si­guió la beca. “Todo empe­zó en medio de la incer­ti­dum­bre, con padres con tra­ba­jos inde­pen­dien­tes, sin ingre­sos fijos, lo que com­pli­ca­ba todo”. Por esas razo­nes “poder for­mar­me como pro­fe­sio­nal era muy difí­cil”, pero a pesar de las penu­rias eco­nó­mi­cas, logró el obje­ti­vo. Uno de los requi­si­tos fue que “una vez reci­bi­dos vol­vié­ra­mos a nues­tros paí­ses para tra­ba­jar como médi­cos en zonas rura­les, con la gen­te más nece­si­ta­da”. Estu­vo sie­te años for­mán­do­se como médi­ca, ”siem­pre con­te­ni­dos por los cuba­nos, que nos han tra­ba­jo como si fué­ra­mos sus hijos”. Se reci­bió en 2009 y regre­só a la Argen­tino, don­de tuvo algu­nas difi­cul­ta­des para reva­li­dar su títu­lo “por la for­ma en la que actúan las cor­po­ra­cio­nes” que mane­jan la salud.

En febre­ro de 2010 vol­vió a Cuba como volun­ta­ria para ayu­dar a las víc­ti­mas del terre­mo­to en Hai­tí, ocu­rri­do en enero de ese año. “Estu­ve leyen­do aho­ra, que dicen que los médi­cos de Cuba vie­nen para alo­jar­se en hote­les de lujo. Nada es ver­dad. Nos ins­ta­la­mos en 80 car­pas, de a dos o tres per­so­nas en cada una, y así vivi­mos prác­ti­ca­men­te un mes”. Había que lim­piar y coci­nar en gru­pos. Los espe­cia­lis­tas iban a los hos­pi­ta­les de cam­pa­ña, mien­tras médi­cos y enfer­me­ros reco­rrían los asen­ta­mien­tos don­de se habían ins­ta­la­do las per­so­nas que “habían que­da­do sin vivien­das, sin agua, sin vacu­nas, sin nada”.

La tarea era la aten­ción pri­ma­ria de la salud, de las enfer­me­da­des cró­ni­cas que habían que­da­do sin con­trol. Las des­igual­da­des socia­les esta­ban mar­ca­das por el idio­ma: “Los pobres hablan el crio­llo hai­tiano y los ricos, hablan en fran­cés”. Los que murie­ron “fue­ron los pobres, los que vivían en casas pre­ca­rias, los ricos, se salvaron”.

Elo­gios de la OMS

Como par­te de la cam­pa­ña con­tra la posi­ble lle­ga­da de los médi­cos cuba­nos, se han escu­cha­do teme­ra­rias opi­nio­nes sobre su capa­ci­dad pro­fe­sio­nal e inclu­so sobre el sis­te­ma de salud vigen­te en la isla. Las crí­ti­cas pare­cen dese­char los infor­mes de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS).

Elo­gian­do el tra­ba­jo de for­ma­ción de médi­cos de todo el mun­do que han pasa­do por la Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na (ELAM) de La Habana.

La escue­la cuba­na “reci­be a jóve­nes apa­sio­na­dos de los paí­ses en desa­rro­llo y los regre­sa a casa for­ma­dos como médi­cos” como una for­ma de “impul­sar la equi­dad sani­ta­ria”, afir­ma la OMS citan­do tex­tual­men­te un tra­ba­jo rea­li­za­do por la perio­dis­ta Gail Reed.

La OMS resal­ta la labor rea­li­za­da por los egre­sa­dos de la ELAM en la emer­gen­cia pro­vo­ca­da por el terre­mo­to en Hai­tí, en el 2010. Y recuer­da que en la emer­gen­cia de Hai­tí Cuba envío 557 médi­cos egre­sa­dos de la ELAM, pro­ce­den­tes de 27 países.

Los pri­me­ros estu­dian­tes de otros paí­ses lle­ga­ron en febre­ro de 1999 y se gra­dua­ron en 2005. Des­de enton­ces, la escue­la ha for­ma­do a 7248 médi­cos de 45 paí­ses; actual­men­te están ins­cri­tos 9362 alum­nos de 100 paí­ses, prin­ci­pal­men­te de Amé­ri­ca, Orien­te Medio, Áfri­ca, Asia y las Islas del Pacífico.

La OMS resal­ta que varias facul­ta­des de medi­ci­na de Aus­tra­lia, Cana­dá, Fili­pi­nas, Vene­zue­la y Sudá­fri­ca han hecho suya la pre­mi­sa de la “res­pon­sa­bi­li­dad social” que mar­ca la ELAM en sus estudiantes.

La denun­cia anticastrista

Uno de los temas que se agi­tó en los medios fue una denun­cia de orga­ni­za­cio­nes anti­cas­tris­tas pre­sen­ta­da ante la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia de La Haya, sobre la supues­ta “escla­vi­za­ción” de los médi­cos cuba­nos que son “some­ti­dos” para obli­gar­los a sumar­se a las misio­nes soli­da­rias que se envían a dis­tin­tos países.

El dia­rio La Nación entre­vis­tó a Fran­cis­co Gua­ri­glia, fis­cal de la Cor­te Inter­na­cio­nal. “Estoy a años luz de poder res­pon­der a su pre­gun­ta”, dijo Gua­ri­glia, cuan­do le pre­gun­ta­ron si los esta­dos que con­tra­ten a médi­cos cuba­nos pue­den ser tam­bién san­cio­na­dos por el tri­bu­nal. El fis­cal expli­có que lo pri­me­ro es deter­mi­nar si la denun­cia reci­bi­da tie­ne argu­men­tos válidos.

La expli­ca­ción oficial

Fren­te a la fie­bre dere­chis­ta que cali­fi­có de “espías” y “comi­sa­rios” polí­ti­cos a los médi­cos ofre­ci­dos soli­da­ria­men­te por Cuba, lo absur­do es que ni siquie­ra está con­fir­ma­da su lle­ga­da. El minis­tro de Salud bonae­ren­se, Daniel Gollan, y el gober­na­dor Axel Kici­llof expli­ca­ron que se nece­si­ta incor­po­rar “500 médi­cos para tra­ba­jar en las zonas crí­ti­cas” del conur­bano bonae­ren­se y algu­nos sec­to­res rurales.

El pro­ble­ma es que “de los argen­ti­nos que se ins­cri­bie­ron, el 70 por cien­to plan­teó su opo­si­ción a tra­ba­jar en zonas crí­ti­cas”, como La Matan­za, por ejem­plo. El ofre­ci­mien­to del gobierno es el pago de 65.000 pesos men­sua­les por “36 horas de tra­ba­jo sema­na­les”, es decir guar­dias de un día y medio.

Kici­llof dijo que si no pue­den con­tra­tar argen­ti­nos, amplia­rán la ofer­ta a pro­fe­sio­na­les lati­no­ame­ri­ca­nos que ya tra­ba­jan en el país y even­tual­men­te, recu­rri­rán a los 200 cubanos.

Kici­llof acla­ró que no entra­rá en “dis­cu­sio­nes ideo­ló­gi­cas” res­pec­to de la ayu­da cuba­na, mien­tras que el minis­tro de Salud de la Nación, Ginés Gon­zá­lez Gar­cía, seña­ló que “en cir­cuns­tan­cias en las que hay enor­mes difi­cul­ta­des no veo por qué dis­cri­mi­nar­los (a los médi­cos cuba­nos) por el lugar de procedencia”.

Tal vez influen­cia­da por vie­jas his­to­rias de la Gue­rra Fría, la ex titu­lar de la Ofi­ci­na Anti­co­rrup­ción, Lau­ra Alon­so, fue la que habló de “espías” y “comi­sa­rios” polí­ti­cos, como si tra­ta­ra de repro­du­cir las humo­ra­das del Súper Agen­te 86 “temi­ble ope­ra­rio del recontraespionaje”.

Cam­pa­ña en apoyo

Un gru­po de inte­lec­tua­les y diri­gen­tes de dere­chos huma­nos hizo un lla­ma­do en apo­yo a los médi­cos cuba­nos que podrían venir al país para cola­bo­rar en la lucha con­tra el avan­ce del covid-19. La ini­cia­ti­va es para con­tra­rres­tar la cam­pa­ña que vie­nen rea­li­zan­do en con­tra, “sec­to­res de la dere­cha como la Con­fe­de­ra­ción Médi­ca de la Repú­bli­ca Argen­ti­na (COMRA), que dice haber reu­ni­do 160 mil fir­mas para opo­ner­se a tal iniciativa».

El lla­ma­do es para sumar fir­mas en apo­yo a la lle­ga­da de los médi­cos cuba­nos. Ya fir­ma­ron, entre muchos otros, Este­la Car­lot­to, de Abue­las de Pla­za de Mayo: la escri­to­ra y perio­dis­ta Ste­lla Callo­ni, y el soció­lo­go Ati­lio Borón, entre otros. La direc­ción de mail para enviar las adhe­sio­nes es: [email protected]​gmail.​com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *