¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!

Con­ven­ci­dos de la derro­ta­bi­li­dad de la rapi­ña neo­li­be­ral, de la derro­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo glo­bal, aho­ra con más razo­nes que en cual­quier otro momen­to debe­mos hacer todos los esfuer­zos por orga­ni­zar, uni­fi­car y coor­di­nar la acción trans­for­ma­do­ra de todas las fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas del orbe, por­que apro­ve­chan­do que como nun­ca se ha des­di­bu­ja­do la omni­po­ten­cia de la insa­cia­ble bes­tia, la cual es vis­ta por muchos como un decré­pi­to vejes­to­rio en pro­lon­ga­da ago­nía que hay que ayu­dar a ace­le­rar, con­si­de­ran­do aque­lla refle­xión de Lenin que indi­ca­ba que “el capi­ta­lis­mo no cae­rá si no exis­ten las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas que lo hagan caer”. Y cla­ro que debe caer tan injus­to y depre­da­dor enemi­go del ser humano y de la natu­ra­le­za, que ha mos­tra­do en la actual cri­sis sani­ta­ria gene­ra­da por la pan­de­mia de la COVID 19, su per­ver­sa y des­co­mu­nal inuti­li­dad para resol­ver los pro­ble­mas de vida o muer­te que por su pro­pia estruc­tu­ra de egoís­mo demen­cial, se ha mul­ti­pli­ca­do. La reali­dad nos ha mos­tra­do con el peso y los dolo­res de sus terri­bles con­se­cuen­cias que, si no se quie­re caer en el terreno de una heca­tom­be mayor que la que ya se está pade­cien­do por cuen­ta del coro­na­vi­rus y del ham­bre, el mun­do está urgi­do de cam­bios inme­dia­tos, para ya, como la des­mer­can­ti­li­za­ción de la sani­dad y la segu­ri­dad social, por decir lo míni­mo. Lo cual impli­ca, al menos, la des­mer­can­ti­li­za­ción de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca y la recu­pe­ra­ción de los recur­sos natu­ra­les o bie­nes del común. A no ser que se pre­fie­ra el no impul­so del defi­ni­ti­vo entie­rro del capi­ta­lis­mo, con una alter­na­ti­va como con­se­cuen­cia, que no es otra que la bar­ba­rie, tra­du­ci­da en la domi­na­ción del capi­tal recu­rrien­do a las for­mas más bru­ta­les de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca y de alie­na­ción que sin duda irán de la mano de la impla­ca­ble dic­ta­du­ra mediática.

Des­de diver­sas lati­tu­des del mun­do, se ha gene­ra­li­za­do el sen­sa­to recla­mo en favor de la inter­ven­ción más acti­va del Esta­do para con­tro­lar los noci­vos efec­tos de los mer­ca­dos en el mane­jo usu­re­ro de los ser­vi­cios bási­cos de salud, segu­ri­dad social, agua, edu­ca­ción, vivien­da, trans­por­te, etc. y para inten­tar, fun­da­men­tán­do­se en el sen­ti­do común ‑reva­lo­ri­zan­do la soli­da­ri­dad, enfren­tan­do el desen­freno pri­va­ti­zan­te del neoliberalismo‑, una redis­tri­bu­ción de las rique­zas del mun­do, que hoy por hoy se ven con­cen­tra­das en algo más de la mitad de las mis­mas, escan­da­lo­sa, des­me­su­ra­da y cri­mi­nal­men­te, en manos de un puña­do de pro­pie­ta­rios que no pasa de ser el 1% de la pobla­ción. La hora de la supre­ma­cía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mili­tar yan­qui es la del oca­so, inclu­so en el que por déca­das ha con­si­de­ra­do su patio tra­se­ro, y la pujan­za del capi­ta­lis­mo decli­na tam­bién, empu­ja­da por la actual rece­sión mun­dial sin pre­ce­den­tes. En el hori­zon­te cre­pus­cu­lar la pro­fun­da cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, nave­ga aho­ra el “cis­ne negro” de la pan­de­mia, apre­su­ran­do su inexo­ra­ble des­tino que, sin duda, está en manos de las cla­ses subal­ter­nas en la medi­da en que van toman­do con­cien­cia de la explo­ta­ción y opre­sión que las ava­sa­lla y de que otro mun­do es posi­ble si qui­ta­mos de en medio a esa “bur­gue­sía impe­rial” mez­qui­na, des­com­pues­ta y des­qui­cia­da. Si ate­rri­za­mos un poco en las cifras, la CEPAL ha cal­cu­la­do que como con­se­cuen­cia direc­ta de la viro­sis letal, para el 2020 el Pro­duc­to Interno Bru­to de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be ten­drá una caí­da de 5,3%, la tasa de pobre­za aumen­ta­rá 4,4% y el núme­ro de pobres pasa­ría de 186 millo­nes en 2019 a 214,7 millo­nes, dibu­jan­do tam­bién en la región la rece­sión más gran­de que se haya sufri­do des­de 1914 y 1930. Con lo cual, lo pre­vi­si­ble es un acen­tua­do aumen­to del des­em­pleo, de la pobre­za y de la des­igual­dad. Según la Comi­sión Eco­nó­mi­ca, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be la pobre­za extre­ma cre­ce­ría del 11 al 13,5 %, lo que repre­sen­ta un incre­men­to de 16 millo­nes de per­so­nas (2,5 pun­tos porcentuales).

Nues­tra Colom­bia, sin duda y aún con los tru­cos de cule­bre­ros de sus gober­nan­tes, no esca­pa de esta situa­ción, no impor­ta que se maqui­lle la reali­dad sobre el con­ta­gio y las dimen­sio­nes de la cri­sis sani­ta­ria, y se amplíen y les den deno­mi­na­cio­nes “inte­li­gen­tes” a las cua­ren­te­nas y a las medi­das de ais­la­mien­to social para de paso tapar los nar­co­es­cán­da­los del Pre­si­den­te y de su vice­pre­si­den­ta, pues por más pan­to­mi­mas que se pon­gan en esce­na la tozu­dez de los hechos y sus con­se­cuen­cias pon­drán en evi­den­cia la far­sa de sus polí­ti­cas cica­te­ras, maño­sas e inú­ti­les, como los publi­ci­ta­dos giros a Fami­lias en Acción, o el Ingre­so Soli­da­rio, o la devo­lu­ción del IVA y el pro­gra­ma Adul­to Mayor, entre otras que son una bur­la si se toma en cuen­ta las pin­gües des­ti­na­cio­nes eco­nó­mi­cas que el gobierno, usan­do mala­ba­ris­mos finan­cie­ros, des­ti­na para esas gran­des empre­sas que se ufa­nan de sus “dona­cio­nes” mien­tras tra­mi­tan los des­cuen­tos al impues­to de ren­ta. Fal­sa “soli­da­ri­dad empre­sa­rial”; fal­sos “obse­quios” pro­pa­gan­di­za­dos para faci­li­tar­les la eva­sión de impues­tos a per­so­na­jes tipo Sar­mien­to Angu­lo, y de paso lim­piar­les su des­pres­ti­gia­da ima­gen de gáns­ter adue­ña­dos del país con la com­pli­ci­dad de quie­nes a este y a otras vacas sagra­das del sec­tor finan­cie­ro les per­mi­ten el des­va­li­ja­mien­to de los recur­sos de la nación.

¡Sigan hacien­do su agos­to, que segu­ra­men­te, como a todo marrano gor­do ya les lle­ga­rá su diciem­bre! Sigan bene­fi­cian­do a los ban­que­ros y a Mac Pollo, Arroz ROA, Flor Hui­la e Inge­nio del Cau­ca…, con los cré­di­tos que debie­ron ir para los cam­pe­si­nos y a bene­fi­ciar a los más nece­si­ta­dos. La fies­ta no les va a durar eter­na­men­te. En Colom­bia, apar­te del des­em­pleo y de los emplea­dos con sala­rios de ham­bre, son alre­de­dor de diez millo­nes los tra­ba­ja­do­res lla­ma­dos cuen­ta­pro­pis­tas que están sufrien­do las con­se­cuen­cias de tan­ta insen­sa­tez y sufren como muchos otros millo­nes de pobres, el dile­ma de que si no los mata el coro­na­vi­rus los mata el ham­bre. De com­ple­men­to más de 2 millo­nes de per­so­nas no tie­nen acce­so a acue­duc­to y alcan­ta­ri­lla­do…, y toda­vía se pre­ten­de que la gen­te se lave las manos con agua y jabón, se unte gel y se pon­ga desin­fec­tan­te, por­que nues­tros gober­nan­tes no saben en que país vivi­mos. Creen como Duque, que el país está lleno de biz­co­che­rías don­de los emplea­dos pro­me­dio ganan dos millo­nes de pesos men­sua­les (¡). ¿Has­ta cuán­do tan­ta humi­lla­ción? Sacu­dá­mo­nos este las­tre, expre­se­mos nues­tra indig­na­ción por tan­to abu­so con­tra el pue­blo, y que el des­con­ten­to social se vuel­va un solo cau­dal impa­ra­ble con­tra estas cas­tas de rufia­nes. El des­tino del pla­ne­ta está indu­da­ble­men­te en manos de los tra­ba­ja­do­res; su pará­li­sis es la pará­li­sis del pro­ce­so de crea­ción de valor, es la pará­li­sis de la eco­no­mía y el hun­di­mien­to inde­fec­ti­ble de aque­llos que nece­si­tan explo­tar su fuer­za de tra­ba­jo. De tal mane­ra que, en tiem­pos de pan­de­mia, fren­te a la apa­ren­te encru­ci­ja­da de ir a tra­ba­jar o man­te­ner­se ais­la­dos en casa para pre­ser­var la salud, debe­mos mirar ante todo en que ha lle­ga­do el momen­to de decir que cual­quier sacri­fi­cio es váli­do pero no para seguir lle­nan­do los bol­si­llos de los capi­ta­lis­tas y con­ti­nuar con­tem­plan­do impa­si­bles el des­fi­nan­cia­mien­to del sis­te­ma publi­co de salud y su pri­va­ti­za­ción, los frau­des de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca y seguir res­pe­tan­do el “sagra­do dere­cho de la pro­pie­dad” de los bur­gue­ses empe­ña­dos sola­men­te en defen­der sus negocios.

Debe ser una exi­gen­cia de los tra­ba­ja­do­res que la rique­za que pro­du­cen sea rique­za para el bien común; debe ser exi­gen­cia para los gobier­nos, que inter­ven­gan los hos­pi­ta­les y clí­ni­cas pri­va­das para la aten­ción de los pacien­tes infec­ta­dos por el COVID-19, y todas las afec­cio­nes que ago­bian a las pobre­rías; debe ser exi­gen­cia la for­ma­li­za­ción y la des­pre­ca­ri­za­ción labo­ral. Y debe ser exi­gen­cia que se erra­di­que la hipo­cre­sía que encie­rra la fal­sa filan­tro­pía y la fal­sa cari­dad de empre­sa­rios y ban­que­ros que le sacan ganan­cia has­ta a las limos­nas de las que apa­ren­tan des­pren­der­se, solo pen­san­do en que las pro­tes­tas anti­neo­li­be­ra­les que estre­me­cie­ron el con­ti­nen­te y otros esce­na­rios mun­dia­les des­bor­dan­do las ave­ni­das, las pla­zas y las fron­te­ras del 2019, no retor­nen con más fuer­za de las entra­ñas de la sole­dad y el silen­cio de las calles soli­ta­rias de ciu­da­des enmu­de­ci­das por el virus, pero ansio­sas de rom­per con el ais­la­mien­to y con los cau­san­tes de una tra­ge­dia que ha podi­do ser evi­ta­da si no fue­ra por el autis­mo neo­li­be­ral y la des­hu­ma­ni­za­ción del sis­te­ma, que para nada se ha doli­do real­men­te de la ago­nía de los milla­res de per­so­nas que no tie­nen ni ten­drán por aho­ra los recur­sos para acce­der a un sis­te­ma de salud cada vez más pri­va­ti­za­da, ni aun a los pocos recur­sos públi­cos recor­ta­dos por el fana­tis­mo de hacer de todo lo que tocan un nego­cio y fes­tín de la corrup­ción. Sabi­do está que millo­nes de empre­sas o están en quie­bra, o en cri­sis, o ya han cerra­do dejan­do en ries­go o ya por fue­ra a millo­nes de tra­ba­ja­do­res. Se cree que al menos qui­nien­tos millo­nes de per­so­nas cae­rán en las garras de la pobre­za, sus­ci­tán­do­se cala­mi­da­des socia­les mayo­res que las gene­ra­das por las cri­sis capi­ta­lis­tas de 1929 y de 2008; evi­den­cián­do­se con ello, sí o sí, la nece­si­dad de un nue­vo orden eco­nó­mi­co mun­dial que nos trai­ga jus­ti­cia social y nos libre de una nue­va impo­si­ción de bar­ba­rie y de fascismo.

Así que para este Pri­me­ro de Mayo en Colom­bia y en la mayo­ría de los luga­res don­de tal fecha es la más emble­má­ti­ca del año, aun­que segu­ra­men­te no se podrá mar­char, sí se podrán jun­tar las manos y los puños de la memo­ria des­de lo más pro­fun­do de la sub­je­ti­vi­dad eman­ci­pan­te, expre­san­do por todos los medios que ten­ga­mos a mano las vie­jas y nue­vas rei­vin­di­ca­cio­nes. Debe­re­mos y podre­mos, enar­bo­lar des­de cada hogar, des­de cada cam­pa­men­to insur­gen­te, des­de cada rin­cón de la patria don­de pal­pi­te el sen­ti­mien­to de las luchas del pro­le­ta­ria­do, las ban­de­ras de sus pro­pó­si­tos más loa­bles, por los que se cree y se tie­ne el con­ven­ci­mien­to de vic­to­ria, gri­tan­do nues­tra fe en Colom­bia, en la Amé­ri­ca Nues­tra y en los opri­mi­dos del orbe, hacien­do tre­mo­lar el tri­co­lor nacio­nal y el rojo de la resis­ten­cia inter­na­cio­na­lis­ta, rom­pien­do la cade­nas por un mun­do mejor, post-capi­ta­lis­ta, sin explo­ta­do­res ni explo­ta­dos, con jus­ti­cia social, dicien­do ¡viva el Pri­me­ro de Mayo, vivan los tra­ba­ja­do­res y el pro­le­ta­ria­do del mundo!

FARC-EP, Segun­da Marquetalia

Mon­ta­ñas de Colom­bia, mayo de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *