Viet­nam. A 45 años de la libe­ra­ción de Saigón

[*]

Por Gas­tón Fior­da[*], Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 mayo 2020

foto: La pobla­ción reci­bien­do las tro­pas de Libe­ra­ción en Bến Tre, des­pués de la vic­to­ria, el 30 de Abril de 1975. Foto­gra­fía del archi­vo del Museo de Bến Tre.

El 30 de abril de 1975 se
ponía
fin a la intervención
de Esta­dos Uni­dos en Indo­chi­na, lue­go de tres déca­das de gue­rra, y sufría la
derro­ta mili­tar más humi­llan­te de su historia. 

Fue una gue­rra no con­ven­cio­nal, sin líneas de fren­te, con com­ba­tes que se
die­ron fue­ra de las zonas deli­mi­ta­das, sobre pobla­ción civil, aldeas y en los
nudos sel­vá­ti­cos. Triun­fó la estra­te­gia del Viet­minh y del Fren­te Nacio­nal de
Libe­ra­ción de some­ter a Esta­dos Uni­dos a una ope­ra­ción de des­ga­te, muy costosa,
que des­per­tó la crí­ti­ca inter­na­cio­nal y de una par­te impor­tan­te de la sociedad
norteamericana.

El des­mem­bra­mien­to polí­ti­co y mili­tar de Viet­nam del Sur fue inevitable
des­de el mis­mo momen­to en que se fir­mó el alto al fue­go en París, y Estados
Uni­dos comen­zó a reti­rar sus tro­pas. Dos ins­tan­tá­neas resu­mie­ron todo el con­flic­to: la imagen
humi­llan­te del heli­cóp­te­ro Chi­nook sobre el techo de la emba­ja­da norteamericana
en Sai­gón en medio de una eva­cua­ción fre­né­ti­ca, y la otra ima­gen triun­fal del tan­que
viet­na­mi­ta des­tro­zan­do las vallas de
l Pala­cio de la
Inde­pen­den­cia, abrién­do­se paso para el iza­mien­to de la ban­de­ra del Frente
Nacio­nal de Libe­ra­ción a las 12:15 de ese 30 de abril. 

La derro­ta en Viet­nam demos­tró el fra­ca­so de Estados
Uni­dos en
su polí­ti­ca anti­co­mu­nis­ta en el Sudes­te Asiá­ti­co. La incur­sión de la
máxi­ma poten­cia mili­tar en un terri­to­rio remo­to dejó un sal­do enor­me: más de 58
mil esta­dou­ni­den­ses muer­tos, 250.000 sur­viet­na­mi­tas y cer­ca de un millón de
sol­da­dos de Viet­nam del Nor­te, entre el Viet­minh y el Fren­te Nacio­nal de
Libe­ra­ción. A eso hay que sumar­le cer­ca de 2 millo­nes de víc­ti­mas civiles. 

La caí­da de Sai­gón supu­so el ini­cio de un perío­do de tran­si­ción para
Viet­nam que esta­ble­ció un Gobierno Pro­vi­sio­nal Revo­lu­cio­na­rio y se lan­zó a la
tarea de uni­fi­car el país. Debió reconstruirse
des­de las rui­nas. Solo Viet­nam del Nor­te sufrió la des­truc­ción del 70 por
cien­to de su infra­es­truc­tu­ra; que­da­ron redu­ci­das a escom­bros escuelas,
vivien­das, uni­ver­si­da­des, fábri­cas, hos­pi­ta­les. En Viet­nam del Sur las
con­se­cuen­cias reca­ye­ron sobre el sue­lo, don­de los norteamericanos
expe­ri­men­ta­ron una gue­rra no con­ven­cio­nal impul­sa­da por el uso de agentes
quí­mi­cos. Usa­ron, de mane­ra com­bi­na­da, defo­lian­tes y her­bi­ci­das, obli­gan­do a la
pobla­ción rural a des­pla­zar­se del Del­ta del Mekong hacia las ciudades. 

El fin del con­flic­to arma­do tam­bién sir­vió para que se cono­cie­ra el ros­tro más bru­tal de la gue­rra, con sol­da­dos que habían sido obli­ga­dos a dis­pa­rar con­tra sus pro­pios her­ma­nos por com­ba­tir en las filas con­tra­rias; o en los tes­ti­mo­nios de aque­llos que fue­ron dete­ni­dos y tor­tu­ra­dos en las pri­sio­nes de Viet­nam del Sur. En las miles de pos­ta­les que mos­tra­ban a un Viet­nam des­pe­da­za­do, con sus rutas y calles inun­da­das de cas­cos, botas, armas, muni­cio­nes y uni­for­mes de com­ba­te. La gue­rra había ges­ta­do un esce­na­rio apo­ca­líp­ti­co que se exten­día por cien­tos de kiló­me­tros. Sin embar­go, deba­jo de esos mis­mos escom­bros, había un pue­blo que no per­dió tiem­po en la tarea de hacer­se visi­ble y aban­do­nar para siem­pre la oscu­ri­dad de los túne­les y de la selva.

El des­per­tar
de Vietnam

Tres acon­te­ci­mien­tos
repre­sen­tan la colum­na ver­te­bral cons­ti­tu­ti­va del Viet­nam actual: La Revolución
de Agos­to de 1945 sobre Fran­cia y el naci­mien­to de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de
Viet­nam; la libe­ra­ción de Sai­gón y la reuni­fi­ca­ción nacio­nal, en 1975; y el VI
Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta, en 1986, cuan­do se deci­dió implementar
una serie de medi­das eco­nó­mi­cas de carác­ter refor­mis­tas cono­ci­das como Doi Moi
[Reno­va­ción]. Esta últi­ma deci­sión, pues­ta en prác­ti­ca a par­tir de 1989,
trans­for­mó la estruc­tu­ra socio-eco­nó­mi­ca de Viet­nam, com­bi­nan­do la
libe­ra­li­za­ción de algu­nos sec­to­res con con­trol del Esta­do. El obje­ti­vo principal
fue vin­cu­lar­se al mun­do, y de algún modo rom­per el cer­co que Esta­dos Unidos
pro­mo­vía con­tra el país indochino. 

Los
datos actua­les de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Viet­nam demues­tran que las
polí­ti­cas toma­das en el mar­co del Doi
Moi fue­ron acer­ta­das. Con una pobla­ción de 95.550.000 habi­tan­tes, logró tener,
en los últi­mos 30 años, un cre­ci­mi­ne­to pro­me­dio de su PBI de 6,5%, mien­tras que
en 2019 lle­gó a 7,02 %. La pobre­za pasó del 75% en 1989 a algo más del 9% en
2019, y el des­em­pleo no supera el 4 %.

Viet­nam reco­no­ce que
habi­ta un esce­na­rio en el que las rela­cio­nes comer­cia­les impo­nen una dosis alta
de espon­ta­nei­dad a los pro­ce­sos socio­eco­nó­mi­cos. Esto repre­sen­ta, para su doctrina,
un desa­fío impor­tan­te de ines­ta­bi­li­dad pero sin duda se tra­ta de una contienda
menor si se ana­li­zan los hechos des­de la pers­pec­ti­va de aquel heroi­co 30 de
abril de hace 45 años cuan­do un derro­ta­do Esta­dos Uni­dos aban­do­na­ba Saigón
dejan­do a sus espal­das un país al que bus­có por todos los medios con­ver­tir en
algo inha­bi­ta­ble. El pre­sen­te de Viet­nam demues­tra lo lejos que estu­vo de lograr
ese objetivo. 

(El artícu­lo es un extrac­to del libro “Viet­nam, de la resis­ten­cia a la pros­pe­ri­dad”,
que se publi­ca­rá por Álva­rez Cas­ti­llo Edi­tor en sep­tiem­bre pró­xi­mo).[*]


[*] Escri­tor. Periodista.
Licen­cia­do en Filo­so­fía. Magis­ter en Dere­chos Huma­nos. Doc­to­ran­do en Ciencias
Socia­les [UBA].

[*]Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *