Uru­guay. Esta­do de necesidad

Por Jor­ge Zabal­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de mayo 2020

foto: Ocu­pa­ción de un pre­dio en San­ta Catalina

¿Tie­nen dere­cho los más humil­des a un techo digno? Por supues­to. ¿Es legí­ti­mo que ocu­pen tie­rra para cons­truir su futu­ro hogar? Cla­ro que sí. A par­tir de estos inte­rro­gan­tes filo­só­fi­co-jurí­di­cas ‑y de sus res­pues­tas- el doc­tor Helios Sarthou había ela­bo­ra­do su “doc­tri­na oku­pa” a la uru­gua­ya, algu­na que otra dece­na de miles deben la pose­sión del solar don­de levan­ta­ron su hogar. 

Un par de cen­te­nas de miles no pue­den acce­der al terreno don­de cons­truir un techo digno, se los impi­de el mono­po­lio del nego­cio inmo­bi­lia­rio urbano. Es la estruc­tu­ra de la pro­pie­dad la evi­den­te razón de las des­igual­da­des en el uso de la tie­rra, el pro­ble­ma bási­co, fun­da­men­tal, de Uru­guay y de Amé­ri­ca Lati­na. Mien­tras no se resuel­va, siem­pre habrá ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas sin techo don­de gua­re­cer a sus hijas e hijos. 

Por su par­te, el Esta­do no cubre el défi­cit habi­ta­cio­nal. El défi­cit afec­ta a las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res más empo­bre­ci­dos y, en espe­cial, a los más jóve­nes y exclui­dos de la vida social y polí­ti­ca. Irres­pon­sa­bi­li­dad total de los gobier­nos que, sean del color que fue­ren, se comen el futu­ro. El tan men­ta­do Esta­do de Dere­cho, dia­man­te del pen­sa­mien­to libe­ral, pro­te­ge sola­men­te los pri­vi­le­gios de la cum­bre, indi­fe­ren­te a las nece­si­da­des de los de aba­jo, redu­ci­dos a la mar­gi­na­ción. Mas que indi­fe­ren­te, los empu­ja hacia el esta­do de per­ma­nen­te nece­si­dad. El actual “orde­na­mien­to terri­to­rial” arro­ja al pre­ci­pi­cio mul­ti­tu­des, es una masa­cre masi­va e impune. 

En con­se­cuen­cia, dado que los due­ños de todo y su Esta­do de Dere­cho impo­nen la des­igual­dad y la mar­gi­na­ción, los per­ju­di­ca­dos tie­nen dere­cho tomar pací­fi­ca­men­te las tie­rras que pre­ci­san para sal­var­se del des­ba­rran­que. Es total­men­te legí­ti­mo aga­rrar­se de un fie­rro calien­te cuan­do te empu­jan al vacío. La situa­ción excul­pa a los usur­pa­do­res, que, últi­ma ins­tan­cia, están actuan­do con­for­me a los prin­ci­pios gene­ra­les del dere­cho: sacri­fi­can el dere­cho del pro­pie­ta­rio del pre­dio para pro­te­ger el dere­cho a un futu­ro digno para sus hijas y nie­tas. Cau­san un mal menor para esca­par al mal mayor. 

Mis veci­nas y veci­nos de San­ta Cata­li­na ocu­pa­ron esas 800 hec­tá­reas de tie­rra yer­ma, que ni siquie­ra esta­ban alam­bra­das, don­de sola­men­te cre­cen chir­cas y abro­jos. El esta­do de nece­si­dad a que están some­ti­dos jus­ti­fi­ca ple­na­men­te que hayan ele­gi­do el camino más direc­to, la usur­pa­ción pací­fi­ca de terre­nos echa­dos al aban­dono por sus pro­pie­ta­rios. Sí, es ver­dad, se está agre­dien­do el dere­cho del pro­pie­ta­rio, pero, tam­bién es ver­dad que la pro­pie­dad no pue­de ser uti­li­za­da para joder a los demás, su uso debe tener una fina­li­dad social, que impul­se el desa­rro­llo de la jus­ti­cia social, no que la impi­da. La pro­pie­dad pri­va­da, al estar mono­po­li­za­da por unos pocos es la cau­sa de la injusticia. 

No hubo daño en las cosas ni en las per­so­nas. Al ocu­par deja­ron mar­ca­das las calles y los espa­cios comu­nes (meren­de­ros, CAIF, salón comu­nal, etc.-, divi­die­ron la tie­rra en sola­res, logra­ron que OSE ‑con con­sen­ti­mien­to del MVOTMA- ins­ta­la­ra tres cani­llas con agua pota­ble, están tra­mi­tan­do en UTE la corrien­te eléc­tri­ca, en la IMM la reco­lec­ción de resi­duos. Están dis­pues­tos a pagar sus sola­res median­te un acuer­do con los propietarios. 

¿Dón­de está el áni­mo de come­ter un deli­to? No. La inten­cio­na­li­dad es resol­ver por una vía direc­ta el pro­ble­ma social que los gobier­nos no quie­ren resol­ver, su áni­mo es civi­li­zar el pára­mo que ocu­pa­ron, lle­var la civi­li­za­ción al desier­to. Obe­de­cen el man­da­to de la jus­ti­cia social. Su des­obe­dien­cia social ha teni­do la vir­tud de reve­lar el carác­ter injus­to del actual esta­do de cosas. 

El fis­cal Die­go Pérez no tie­ne dudas. Ence­gue­ci­do, acu­sa por aso­cia­ción para delin­quir dese­chan­do el con­te­ni­do social de los hechos. ¡Trans­mu­ta un movi­mien­to social en orga­ni­za­ción delic­ti­va! Asu­me la misión sagra­da de defen­der la dic­ta­du­ra del capi­tal sobre los más jodi­dos e inde­fen­sos asa­la­ria­dos. Un ejer­ci­cio des­me­di­do de poder que, en su filo­so­fía, encie­rra las bases del terro­ris­mo de Estado. 

Vivi­mos en patrias dife­ren­te, señor fis­cal, la suya es la de los espe­cu­la­do­res inmo­bi­lia­rios pro­te­gi­dos por el Esta­do de Dere­cho, la nues­tra es la patria de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras que viven en el Esta­do de Necesidad. 

Jor­ge Zabalza 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *